Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 04:42

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 21 de noviembre de 2011

 

¿Cuánto capta el cerebro de un niño en su primer año de vida?  ¿Cuánto recibe y guarda su corazón? Y si pudiéramos hacer un cálculo sumando conocimientos, experiencias y recuerdos, sabiduría y asombros, ¿cuánto almacena en su mente una persona de 50 años? ¿Cuántas alegrías, tristezas, dolor, y también amor, quedan para siempre impresos en su corazón, a esa millonaria edad?  Es difícil hacer una evaluación y, por esto, es todavía más sobrecogedor tratar de figurarse cuál será el acopio, el tesoro que reúne un ser humano que alcanza a cumplir los cien años, especialmente si se trata de una persona con las cualidades que la han hecho merecedora del cariño, la admiración y el respeto del grueso de sus conciudadanos.

La semana pasada, la distinguida matrona antioqueña doña María Eugenia (Maruja) Botero de Santa María llegó a la feliz cumbre de los cien años de edad.  Como era de esperarse, su familia entera se congregó para festejar semejante aniversario. En Santa Fe de Antioquia, lugar escogido para la celebración, se reunieron casi todos sus descendientes, incluyendo algunos que vinieron desde tierras tan lejanas como el Japón (es el caso de su nieta, la embajadora Patricia Cárdenas Santa María) o de otros, más numerosos, que llegaron desde otras ciudades del país (entre ellos, su nieto Mauricio, actual ministro de Minas).

Según me cuentan, aunque doña Maruja, que todavía tiene su cabeza muy bien puesta, llegó a la fiesta un tanto prevenida, pues creía que la iban a tratar “como animal raro”, por tratarse de la primera centenaria de la familia, terminó por disfrutar plenamente ese que será, sin duda, un momento inolvidable para todos los suyos.

Esta mujer corajuda (de quien Google nada dice) encontró siempre los medios para poder combinar su trabajo como madre y esposa con sus aficiones personales y el servicio a la comunidad. Así, por ejemplo, mientras daba rienda suelta a su pasión por la jardinería (fue fundadora y presidente del Club de Jardinería de nuestra ciudad) era, al mismo tiempo, una de las más activas colaboradoras de entidades como la Clínica Noel y hacía parte del grupo de damas que, dirigido por doña Luz Castro de Gutiérrez, recogían fondos y organizaban eventos para apoyar iniciativas diversas de beneficencia. En tal cofradía, no se dejó “achantar” por ser la única conservadora.

Con su prima Sofía Ospina de Navarro, fundaría la Sociedad Benéfica Santa Ana, la primera institución antioqueña enfocada al auxilio a los llamados “pobres vergonzantes”.  Hoy, 50 años después, Santa Ana sigue adelante con su laudabilísima misión (a la que esperamos poder referirnos con más detenimiento, en una de las próximas columnas).

Con la política en la sangre (su padre, Julio E. Botero, fue gobernador de Antioquia, y su bisabuelo, Mariano Ospina R., su tío abuelo, Pedro Nel Ospina, y su primo Mariano Ospina P., presidentes de la República), incursionó con éxito en la gestión pública. Como diputada a la Asamblea de Antioquia y como concejal de Medellín, cargo que ejerció sin remuneración económica alguna, sacó adelante proyectos para beneficiar a la familia y a la infancia desprotegida. Destaca la creación del Almacén Escolar, para proporcionar calzado digno a nuestros niños más pobres. 

Al ver el buen balance de las realizaciones de doña Maruja, su amigo J. Emilio Valderrama le propuso candidatizarla por su movimiento político a la Cámara de Representantes, pero ella, considerando que ese alto cargo significaría un desplazamiento permanente a Bogotá, prefirió quedarse en Medellín, con su esposo, el eminente ingeniero Peter Santa María (alma de la Facultad de Minas y cofundador de Eafit, de la EIA y del IDEA) y con sus hijos, que heredaron su vocación de asistencia a los más necesitados (Silvia trabaja con la mencionada Sociedad Santa Ana, y Cecilia, dirige desde hace lustros el capítulo colombiano de la Asociación Nuevo Futuro, que comanda en España la Infanta Pilar de Borbón. Desde allí, organiza el famoso Rastrillo y recoge aportes para sus varios albergues para niños sin hogar).

¡Pocos pueden, como doña Maruja, estar tan tranquilos y satisfechos ante el balance de sus días!

Por mi parte, con un gusto especial por el hecho de que, al conocerla, tal vez alcancé a formar parte minúscula del acopio de memorias en su alma, me alegro, además de ser una de las numerosas personas que ahora la saludan con entusiasmo con motivo de su extraordinario cumpleaños.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 04:40

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 16 de noviembre de 2011

 

Hay muchas maneras de saltar a la plataforma internacional.  Lo saben bien los artistas, los deportistas, los escritores. También los periodistas.  Por lo general, cualquiera de estas personas sale a la palestra no desde un trampolín de poca altura, sino tras trepar una larga cuesta y con arduo esfuerzo. 

A pesar de que como poeta, he tenido la satisfacción de ver, desde hace más de un decenio,  mi trabajo divulgado en publicaciones de diversos países, lo que yo menos esperaba era que, a pocos años de haber comenzado mis labores como columnista y reportero en la prensa local de mi país, mis textos periodísticos fueran a salir destacados en la prensa internacional.

Pero lo que mucho menos imaginaba era que iba a llamar la atención de un gobierno extranjero,  de manera absolutamente insospechada y por profundas razones políticas. 

Más extraño aún, por ser héroe de batallas que ni siquiera he acometido. 

Aficionado como he sido desde siempre a la genealogía, el año pasado, publiqué en estas mismas páginas una columna sobre los ancestros de la canciller María Ángela Holguín, con la intención sincera de recordar el liderazgo de los ilustres antepasados de la señora ministra y de mostrar cómo, por genética, ha sido bendecida con el don de la diplomacia y de la excelencia en la gestión pública. 

Y cuál no sería mi sorpresa cuando, el pasado jueves, recibí una llamada de un amigo, para informarme sobre la aparición en el diario Ciudad Caracas, impreso por la alcaldía de la capital venezolana, de un artículo en el cual, bajo el título de “La saga oligárquica colombiana”, aseguran que mi trabajo “ilustra cómo la oligarquía controla Colombia, más parecida a una monarquía que a una república” y me hacen quedar como un enemigo de “la aristocracia”.  A continuación, copian casi la totalidad (largos fragmentos descontextualizados) de mi artículo sobre la Canciller y, para rematar, publican “lo mío” al lado de notas de clara tendencia comunista, incluyendo un artículo que exalta un libro de homenaje a la guerrilla.

Como si fuera poco, al día siguiente, el Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología de Venezuela reproduce en su página web el artículo de Ciudad Caracas sobre mi texto, ¡acompañado de una imagen que reza “La lucha por la Independencia continúa“!  Otras páginas afines a la “revolución bolivariana” también lo difundieron, al lado de notas defendiendo a Gadafi o lamentando la muerte de ‘Alfonso Cano’. 

Otra persona, ducha en las lides políticas y en los duelos judiciales, tomaría ventaja de este suceso e instauraría una demanda por millones de pesos o de bolívares.  Yo, sin embargo, no quisiera entrar en semejantes procesos.  Pero lo que sí deseo hacer es dejar constancia de que nunca he compartido las ideas ni aprobado los procedimientos del comunismo, de que los mencionados medios del vecino  país reprodujeron mi texto sin mi consentimiento y de que tales medios le dieron una interpretación diferente a la inicial y con malicia publicaron dicha interpretación errada, haciendo ver como si yo estuviera en batallas de resentimiento y de odio de clases frente a esa “oligarquía” contra la que ellos “luchan”.  

¿Hasta dónde puede llegar la libertad de hermenéutica de los medios? ¿Cómo lograr que, por amparar la libre interpretación, no se termine manipulando la información, y, como en este caso, cambiándole a un artículo el contexto y el propósito?

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 04:37

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 9 de noviembre de 2011

 

El próximo 8 de enero, se celebrarán 200 años del nacimiento de don Luciano Restrepo Escobar, último presidente del Estado Soberano de Antioquia y uno de los antioqueños más importantes del siglo XIX.

Consciente de que la historia ha sido ingrata con don Luciano y de que hoy día son muy pocos quienes saben de él,  me propuse, hace ya doce años, “rescatar” su figura y comencé a investigar sobre él en libros, archivos históricos, documentos familiares y correspondencia antigua y a entrevistar a sus descendientes de más edad.  Así, pude acopiar abundante información que terminó convirtiéndose en un trabajo profundo y exhaustivo de más de 400 páginas.

En este bicentenario del natalicio de don Luciano, quisiera donar ese trabajo a alguna entidad cultural o gubernamental, para que lo publique y divulgue la vida y la obra de este benemérito gobernante y empresario nuestro.

Los antioqueños no podemos olvidar que don Luciano, como fundador y alma del Banco de Restrepos & Cía. y cofundador del Banco de Antioquia, fue uno de los padres de la Banca en nuestro departamento. Ni que, a través de su casa comercial y de la Sociedad Minera El Zancudo (la más grande empresa antioqueña del siglo XIX, de la cual fue el segundo mayor accionista) fue uno de los principales propulsores del comercio, la agricultura y la minería en la Antioquia de su tiempo. Ni que fue un determinante dinamizador de procesos tan significativos como el de la colonización del Occidente Antioqueño.

Además, fundó diversas instituciones cívicas de valía y fue uno de los más corajudos y pundonorosos adalides de la democracia en nuestra comarca. Como militar, defendió el orden constitucional en el decenio de 1830, y, como líder civil, fue diputado, en 1857; vicepresidente de la provincia de Antioquia, en 1862; tres veces secretario del Despacho (1862, 1877, 1878-79) y uno de los Constituyentes de Rionegro, en 1863.

La curia y la diligencia con que desempeñó estos altos cargos fueron motivo para que, años después, el presidente de la República Francisco Javier Zaldúa lo designara Ministro de Guerra. Sin embargo, en esa oportunidad, Rafael Núñez y su camarilla se atravesaron en el nombramiento e impidieron la posesión de don Luciano.

Finalmente, en 1881 don Luciano fue elegido Presidente del Estado Soberano de Antioquia, dignidad desde la cual realizó grandes obras en favor del transporte y de las comunicaciones, decretó la fundación de varios municipios, celebró con civismo las fiestas patrióticas, se esforzó por amainar el conflicto que había entre el gobierno liberal y la Iglesia, dirigió los destinos del Estado con suma austeridad y ecuanimidad y siempre actuó con extrema honradez.  Dato importante a la hora de evaluar su visión de la administración pública es que, a lo largo de sus tres años y medio en el poder, donó su sueldo de gobernante a obras de beneficencia.

Como presidente de Antioquia, fue uno de los principales protagonistas de la guerra de 1885, en la cual lucharon las tropas liberales antioqueñas, gobernadas por don Luciano, contra las cuadrillas conservadoras de Rafael Núñez.  Después de intensas batallas, los liberales fueron vencidos y  don Luciano debió desistir. Tras la derrota, el presidente Restrepo fue retenido por el nuevo gobierno conservador, el cual, para liberarlo, le exigía el pago de un “comparto de guerra”, equivalente a una considerable parte de su fortuna. Hasta el último minuto, el dignísimo líder se negó a entregar un solo céntimo a los conservadores, y habría muerto en la cárcel de no ser porque, sin su consentimiento, sus hijos, al verlo gravemente enfermo, cancelaron la suma del rescate.  Falleció don Luciano, el 2 de julio de 1885, a las pocas semanas de entregar el poder.

Como escribiera el general Rafael Uribe Uribe: “La biografía de don Luciano Restrepo debería ser la historia del comercio de Antioquia”.  Esperemos que, ahora, en este importante aniversario de su natalicio, instituciones como la Gobernación de Antioquia, la Asamblea Departamental, el Municipio de Envigado y la Academia Antioqueña de Historia se acuerden de rendirle el debido homenaje.

Una conmemoración del bicentenario de este preclaro servidor de la patria sería muy oportuna en el marco de las celebraciones previas del Bicentenario de Antioquia, que ya están preparándose. Es una afortunada coincidencia que se debería aprovechar para rememorar en ambos casos la excelencia cívica que ha hecho progresar a Antioquia.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 04:33

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 3 de noviembre de 2011

 

Desde hace algunas semanas, comentaristas diversos han venido exponiendo sus argumentos en pro y en contra del proyecto de “Código de Paternidad y Maternidad Responsable”, que está impulsando la senadora Gilma Jiménez. Tal proyecto legislativo busca que los progenitores que no reconozcan a sus hijos y aquellos que no velen por ellos económicamente, sean sancionados social y penalmente.

Y justamente en medio de esta lluvia de opiniones sobre una temática tan controversial, un lector de mi columna me ha enviado un extenso mensaje que me ha conmovido sobremanera.  En él, el remitente me cuenta las angustias que ha enfrentado, en su búsqueda por ser reconocido por su padre, un ilustre exministro antioqueño. Mientras la leía, no podía creer que el sujeto imperdonablemente irresponsable del que habla la misiva sea el mismo líder encantador y exquisito, admirado y respetado por todos en nuestra comunidad.

Aunque no estoy autorizado para revelar los nombres de los protagonistas de esta historia, quisiera compartir con ustedes un resumen que hice de la carta. Estos son los fragmentos más dicientes:
“Nací un 21 de diciembre, el mismo día que nació el mejor amigo del exministro. Nací con labio y paladar hendido. Mi mamá se casó con otro hombre, sin amarlo, para cubrir su desliz ante la sociedad. Mi mamá trabajaba en un hotel. Supongo que, como ella dice, se fijó en el exministro por su arrogancia y su sonrisa. Al parecer, ella le contó que estaba embarazada y el hombre decidió borrarse del mapa.

“Yo crecí sin saber quién era el exministro hasta que cumplí 14 años. Mi mamá se separó del hombre con el cual se había casado y decidió contarme la verdad. Al principio, pensé que estaba loca, pero luego vi en sus ojos la mirada de quien cuenta algo que pesa en lo profundo de su ser. En ese momento, entendí por qué yo no era igual a mis hermanos, por qué era más alto, más delgado, mi tipo de cabello... Y también comprendí por qué en el álbum familiar existía una foto de un señor de apellido XXX.

“Mi mamá empezó a sugerirme que lo buscará. Yo siempre le respondí que si él no quiso saber de mí cuando no había nacido, qué iba a querer saber de mí ahora.

“Luego apareció Internet, y con él se abrieron las puertas para conocer un poco más del ex inistro. Entonces, en mi mundo de fantasías esperaba que algún día él apareciera queriendo conocerme y a lo mejor queriendo corregirme los defectos físicos de nacimiento y una cicatriz que tengo en el rostro debido a un intento de robo que sufrí. Así pasaron los años y nunca tuve noticia del ministro, mas mis cicatrices y mis problemas de comunicación permanecieron. Las cirugías plásticas son costosas y mi mamá no podía pagarlas. Así que quedé con problemas para comunicarme oralmente con las personas.

“Con el tiempo, me enteré de que el exministro poseía una fundación por la niñez desamparada, y pensé que qué irónico es el mundo: ¡él tiene una fundación para niños abandonados y ni siquiera respondió por el suyo! 

“Al principio sentí rabia, pero luego pensé en darle la oportunidad de comunicarse conmigo, así que le escribí a la fundación. 

(…) Hace unos años otro buen hombre me colaboró redirigiéndole un correo mío. A diferencia de usted, a este buen hombre no le expresé que yo era el hijo no reconocido del doctor XXX. El exministro muy amablemente me respondió, y me indicó a qué correo electrónico me podía dirigir.

“Yo al instante, lleno de alegría, de felicidad, decidí escribirle contándole quien era yo. No recibí respuesta alguna. Durante 2 meses le seguí escribiendo, pero nunca obtuve una nueva respuesta, hasta que me llegó otro mensaje de una señora diciéndome que no volviese a escribirle al exministro. 

“(...) Como le dije, mi interés no es de cobrar venganza, ni de saldar viejas cuentas, sino simplemente poder conocerlo, darle la oportunidad de escucharlo, de que me cuente su versión de la historia.

“Usted me ha hecho entender que estoy más cerca que nunca de él (...) Pero, estoy buscando a un desconocido y no sé si el desconocido esté esperando noticias mías”.

Ojalá que al exministro, que es lector de esta columna, se le mueva por fin el corazón, y que la iniciativa de la senadora Gilma Jiménez tenga un respaldo arrollador.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
15 marzo 2012 4 15 /03 /marzo /2012 03:49

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 15 de marzo de 2012

 

Hace pocos días, fui invitado por el Consejo de Relaciones Internacionales de Montreal (CORIM) a asistir a una importante exposición acerca del liderazgo cada vez mayor de Montreal y de su región, el Quebec, en el campo internacional de las artes y las letras.

Una vez más, quedé sorprendido ante la curia con la cual Montreal, muy especialmente a través de entidades tan activas como el CORIM, ha sabido hacerse en el mundo a una marca de “ciudad ejemplar”.  

En el campo de la cultura, en el cual se enfocó el mencionado evento, hay que mencionar que Montreal es la ciudad de mayor dinamismo cultural del Canadá.  Cuenta con más de 30 museos y en ella tienen lugar más de 100 festivales. 

Montreal, y su provincia, el Quebec, son sede de algunas de las más prestigiosas compañías circenses del mundo, incluyendo el Circo del Sol.  Cuenta, además, con la Escuela Nacional de Circo, única institución de formación superior en Artes Circenses en América del Norte.  

Es una ciudad que ha conservado y aprovechado su patrimonio histórico y arquitectónico, que la hace acreedora al título de “la ciudad más europea de Norteamérica”. 

Pero, si de otras temáticas hablamos, en todas ellas queda también claro que la impecable imagen internacional de Montreal ha sido bien ganada:

Canadá, especialmente Montreal, es admirado mundialmente en materia de defensa de derechos humanos.  Es, además, una sociedad que ha logrado superar sustancialmente los prejuicios y la discriminación por motivos de género, raza, religión u orientación sexual, entre otros (Canadá ocupa el primer puesto entre los países del G7 en cuanto a igualdad de oportunidades).

Montreal brilla en el ámbito internacional como abanderada de la multiculturalidad (acoge alrededor de 120 culturas en su territorio).  

Es una de las ciudades más seguras del mundo.   Por añadidura, en esta ciudad, la gente no teme al policía, sino que lo ve como un amigo o como una persona confiable y decente cuya función es proteger a la comunidad. 

Es reconocida en el mundo como “ciudad solidaria”, reputación que ha crecido significativamente desde la Cumbre de Montreal, en el 2002, cuando determinó sus principales planes en relación con este sujeto.

Es la tercera región metropolitana de América con mejor calidad de vida, y, en cuanto a Infraestructura, Montreal es segunda en Norteamérica.

Es la ciudad de mayor práctica bilingüe en el Canadá. Y es también la más trilingüe, con un 18% de la población que domina al menos tres idiomas.

En cuanto a liderazgo en temas medioambientales, Montreal cuenta con el “Mercado Climático de Montreal”, creado por la Bolsa de Montreal y el Chicago Climate Exchange, el primer sistema de intercambio de cuotas de emisiones de gas en lo relacionado con el efecto invernadero.  Así, han desarrollado en Canadá un sistema importante de “finanza” y regulación de emisiones de carbono.

Además, Montreal fue gestora del Protocolo de Montreal, el cual, hasta el momento, ha sido firmado por 196 países; esto lo convierte en el primer protocolo ambiental que ha alcanzado ratificación universal.

Esta metrópolis, sede de los Juegos Olímpicos de 1976,  goza de la cultura de una muy significativa comunidad de conductores de vehículos automotores que han adoptado una conducta de respeto al peatón y de abstinencia del consumo de bebidas alcohólicas en el momento de conducir.   Es también una ciudad con avanzados y numerosos recursos disponibles para facilitar la vida de los discapacitados de toda índole.

 Cuenta con un consolidado y moderno sistema de reciclaje y de reutilización de materias residuales, cuyo éxito ha dependido en buena medida de la consciente colaboración de los ciudadanos.

Por lo demás, Montreal, con Toulouse y  Seattle, es una de las capitales mundiales de la industria aeroespacial y, al mismo tiempo, es la Capital de la Aviación Civil Internacional.

Está posicionada como la segunda “ciudad de la ONU” en Norteamérica (por ser sede de la OACI y del Instituto de Estadística de la UNESCO) y acoge más de 60 organizaciones internacionales.

Y, como si fuera poco, recientemente fue señalada como la segunda gran metrópolis norteamericana con mejor desempeño a la hora de salir de la recesión económica mundial.

A las ciudades de Colombia les sería conveniente aprender de los interesantes procesos sociales y culturales de Montreal, en aras de su consolidación como metrópolis cambiantes que puedan avanzar a pasos agigantados hacia la paz y la equidad.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 03:50

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 28 de octubre de 2011

 

Esta semana, una amiga que se encuentra entre los indecisos respecto de la contienda electoral que se avecina me pidió que le sugiriera por quién votar para la Alcaldía de Medellín.  Sin dudarlo un instante, le respondí: “Por Aníbal Gaviria Correa”.  Al ver la seguridad y velocidad con que lo dije, mi amiga replicó: “¿Y por qué debería votar por él?, ¿Por qué crees tan firmemente que él es el mejor candidato?”.  Aquí mi respuesta:

Podría decir que creo en Aníbal porque conozco a su familia y he sido testigo de cómo la ética y la decencia han imperado en su grupo familiar y de cómo los suyos han sido bendecidos con una clara inteligencia, una asombrosa capacidad de emprendimiento y un extraordinario espíritu de servicio a la comunidad.

También podría decir que creo en él porque representa al Liberalismo, un partido al cual deben sus mayores victorias sociales las mujeres y las minorías étnicas y sexuales y que ha conseguido para los trabajadores y las clases más pobres de Colombia los principales avances hacia una sociedad justa, amén de haber sido el mayor garante de las libertades individuales, de la democracia y de los derechos humanos en nuestra patria.

Pero, más allá de estos factores que ya serían suficientes para darle mi voto, mi principal motivo para creer en Aníbal es que rara vez en la vida uno se encuentra con un hombre con una capacidad de ejecutoria semejante a la suya.  “Por sus obras los conoceréis”, dicen los textos sagrados.  Y, en el caso de Aníbal, la lista de obras es impresionante.  Del fecundísimo balance de su paso por la Gobernación de Antioquia (premiada como la mejor de Colombia), el breve espacio de esta columna sólo me alcanza para destacar unos cuantos puntos:

- Durante su administración, el desempeño fiscal de Antioquia fue ejemplo para el país entero.

- Duplicó la capacidad de inversión de nuestro departamento.

- Se aumentó en un 128% el número de afiliados al Régimen Subsidiado de Salud en Antioquia.  Más de un millón de antioqueños tuvieron por primera vez acceso garantizado a la salud.  Su administración se distinguió por las elevadas cifras invertidas en infraestructura hospitalaria, dotación y ambulancias, en 85 municipios de Antioquia.

- Aníbal sacó adelante el programa bandera de llevar el servicio esencial del agua potable a todos los rincones de Antioquia. Fue beneficiada la población de más de 70 municipios de Antioquia.  Durante su mandato, la inversión en gestión de agua potable y saneamiento básico fue más de 75 veces mayor que la hecha por la administración inmediatamente anterior a los gobiernos de “Antioquia Nueva”.

- Sus programas por la erradicación del hambre en Antioquia fueron clave para que, durante su administración, se redujera en más de un 80% la mortalidad por desnutrición en niños menores de cinco años en el departamento.  MANÁ ha recibido uno de los más honrosos premios de la ONU.

- Se invirtió más de un billón de pesos en proyectos de infraestructura física, para integrar las subregiones de Antioquia con el resto del país.  ¡Logró el récord de construir más de 450 puentes en nuestro departamento!

- Por medio del internacionalmente reconocido programa VIVA, construyó y mejoró más de 220.000 viviendas, lo cual equivale a más de sesenta veces el número de las construidas o mejoradas durante una gobernación tan bien calificada como fue la de Álvaro Uribe Vélez.

- Mediante el programa RIA, plantó ¡más de 15 millones de árboles!

- Generó más de 300.000 nuevos empleos, directamente dependientes de los programas departamentales que sacó adelante.

- Construyó o mejoró 908 establecimientos educativos en Antioquia y creó 100.000 nuevos cupos escolares.

- Dotó a establecimientos educativos de 120 municipios antioqueños de 1.242 salas de cómputo.

- Gestionó los recursos para la construcción y dotación de parques infantiles en 124 municipios.

- Aníbal, como su hermano Guillermo, se ha distinguido por ser un infatigable defensor del derecho a la vida. En los gobiernos de “Antioquia Nueva” se presentó en Antioquia una reducción de homicidios de más del 70%.

 Se me acabó el espacio de hoy y se me quedan sin mencionar páginas y páginas de méritos y realizaciones de Aníbal Gaviria. Espero, sin embargo, que este breve resumen de su diligentísima gestión como gobernante sea suficiente para convencer a mi amiga, la indecisa, y a tantos otros que quieren votar a conciencia, guiados solamente por las ideas, las  obras y las trayectorias de los candidatos.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 03:47

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 27 de octubre de 2011

 

En una reciente columna en El Colombiano, Juan José García Posada se excusa públicamente de abstenerse de aceptar la invitación que le extendí para firmar una carta de adhesión pública a la campaña de excelencia del doctor Aníbal Gaviria Correa y de protesta por la campaña sucia desatada en su contra.  El amigo Juan José escribe: “Me abstengo de adherir a esa moción que suscriben los eminentes amigos del entorno cultural, porque prefiero mantener una posición de distancia crítica frente a todas las candidaturas, hasta el momento de poner en la urna mi voto, que es secreto”.  La posición de Juan José, respetable como todas, fue también asumida por algunos otros intelectuales que prefieren mantenerse apartados de la órbita política y consideran que los representantes de la cultura no deben mezclarse en asuntos de Estado. 

Como recordarán mis lectores, ese fue, justamente, el tema que abordé hace pocas semanas en mi columna “Hay que tomar partido”, en la que me quejaba de que numerosos artistas, intelectuales y académicos no muestran interés alguno hacia la contienda electoral que se avecina y son tibios a la hora de evaluar los perfiles y realizaciones de los candidatos.

Al leer la columna de Juan José, se acrecentó mi angustia, lo mismo que mi convicción de que los representantes de la cultura no podemos ser indiferentes ni ignorantes ante la problemática de la ciudad y de que los gestores culturales debemos sensibilizarnos con nuestra realidad y ser activos participantes en la búsqueda de soluciones para una mejor situación de los habitantes de una urbe tan importante como la nuestra.  

Sin embargo, al día siguiente, mi estado de ánimo cambió, cuando, al abrir mi correo electrónico, me encontré con una avalancha de mensajes de artistas plásticos, escritores, músicos, directores de Teatro, historiadores, gestores culturales, rectores universitarios y catedráticos de prestigio avalando todos ellos la carta de respaldo a Aníbal y manifestando su compromiso incondicional con los programas y proyectos que ha trazado este candidato excepcional.

Otros, muy numerosos, me manifestaron su respaldo total a Aníbal y a sus proyectos culturales, pero lamentaron no poder firmar la carta, pues sus compromisos con representantes, editoriales o casas disqueras o el hecho de tener convenios o contratos con el Municipio les impedía ventilar públicamente sus posiciones.

Algunos de quienes firmaron, como el doctor Otto Morales Benítez y el maestro David Manzur, ya estaban familiarizados con el mundo de la política. Pero la mayoría de los ilustres personajes de nuestra cultura que nos anunciaron el “sí” (a los diversos promotores de la carta) habían estado casi siempre al margen de la actividad política y sólo en esta ocasión, dadas la ética y la fecundidad ejecutiva de Aníbal, se decidían a apoyar públicamente a un candidato a un cargo público.  

Días después, otros impulsores de la carta me comentaron que dirigentes de otros sectores de la sociedad querían unirse a esta manifestación de fe en Aníbal y recibí con agrado la buena nueva de que importantes empresarios, científicos, líderes cívicos, líderes sindicales, deportistas, y representantes de otros gremios se habían vinculado a la iniciativa. En total, más de 400 personalidades de nuestra Antioquia la Grande firmaron la misiva, que ya fue publicada. 

Rara vez se produce en torno a un hombre de Estado una red semejante de respaldo de figuras de todas las edades, procedencias sociales y tendencias ideológicas. 

Todo esto me hace recobrar la esperanza en nuestros creadores artísticos y gestores culturales y me lleva a pensar, que, ante tan contundentes manifestaciones ciudadanas, el próximo 30 de octubre Medellín logrará esa “catarsis democrática” de la que habla Juan José García Posada.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 03:41

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 12 de octubre de 2011

 

Por estos días, he tenido el placer de recibir una avalancha de noticias positivas concernientes a escritores y periodistas meritorios de nuestra tierra.  Me gustaría escribir una columna sobre cada una de estas buenas nuevas, pero, como sólo tengo un espacio semanal, deberé arreglármelas para extender en pocas líneas mis congratulaciones a los protagonistas de algunos de estos eventos de importancia.  Así, hoy mis felicitaciones son:

-       Para el director de este diario, el doctor Guillermo Gaviria Echeverri, por la Medalla al Egresado Ilustre, con la cual lo ha enaltecido la Universidad Nacional.   El doctor Guillermo, ejemplo para todos los que nos proponemos avanzar por la senda del periodismo ético y de análisis profundo, ha sido uno de los prohombres fundamentales de la Antioquia de los últimos decenios, no sólo por su protagonismo en el campo de los medios de comunicación, sino también por su aporte inconmensurable al desarrollo de nuestra región en áreas trascendentales como son la ingeniería, la agricultura, la minería y el transporte. Muchos dicen que, con don Gonzalo Mejía, el doctor Guillermo puede ser considerado como el verdadero propulsor del progreso en el Urabá.  Además, gracias a él, los antioqueños gozamos de un aeropuerto como el José María Córdova.  Su fe profunda en el liberalismo y su permanente vocación de servicio a los más necesitados lo han llevado a convertirse en uno de los máximos custodios y patrocinadores de ese ideario en nuestra comunidad y a inculcar en su prole los más loables valores cívicos y sociales.  Todos los aplausos del mundo para usted, doctor Guillermo.

-       Para el amigo Fabio Villegas Botero, catedrático y columnista de EL MUNDO, quien se posesiona hoy como vicepresidente de la Academia Antioqueña de Historia.  Fabio, juvenil estudiante de 82 años de edad, es un eterno adicto al conocimiento lleno de grados y diplomas en Filosofía, Teología y Economía. Los libros de excelencia que ha publicado son la prueba viva de su saber enciclopédico.  Descuellan, además, su increíble capacidad para articular nuevas tesis y presentar propuestas sorprendentes, que pueden dejar con la boca abierta a los grandes peritos de un sinnúmero de disciplinas.  ¡Qué privilegio ser su vecino en estas páginas!

-       Para el doctor Evelio Ramírez Martínez, quien recibió anoche un merecido homenaje de admiración y gratitud en la sede de la Academia Antioqueña de Historia.  El doctor Evelio, quien nos impresiona cada semana con la erudición que ostenta en sus columnas en EL MUNDO, es el ejemplo perfecto del líder ciudadano que ha sabido organizar su tiempo para consagrarse simultáneamente a servir a la comunidad y a acopiar la mayor cantidad posible de saber sobre temáticas tan diversas como la ingeniería, la economía, la historia y la literatura.  Es uno de los más recordados alcaldes de Medellín y uno de los más eminentes consejeros de nuestro Partido Liberal.  ¡Mil felicitaciones!

-       Para otro columnista de altura de este diario, Darío Ruiz Gómez, por el concurridísimo homenaje que le rindió hace poco la Universidad Eafit, al cual acudieron numerosas figuras de las letras nacionales para reconocer el valor inmenso de su más de medio siglo de trabajo literario.  El homenaje incluyó la publicación de “Entre muros”, una antología de los mejores cuentos de este representante insoslayable de la literatura antioqueña.  Además, hace pocos meses, la editora Lucía Donadío publicó en nuestro país “Crímenes municipales”, delicioso libro de Darío que sólo se conocía en España.   ¡Tenemos que leerlos!

-       Para la talentosa Miryam Ríos Mejía, más conocida como “María Alejandra”, por el premio de poesía que acaba de concederle el Municipio.  Ya Miryam había sido ganadora en varias oportunidades del Concurso Nacional de Declamación.  En ese arte, ella es, talvez, la mejor profesional con que cuenta nuestro país.  ¡Qué bueno que ahora esté brillando por su propia obra poética!

-       A la bella y culta Liliana Estrada, por su Premio Simón Bolívar de Periodismo.  Ella es paradigma del periodista emprendedor, tenaz, astuto y visionario. Pionera de la televisión en Antioquia, ha logrado mantener a través de los lustros una de las mejores productoras de comunicaciones de nuestro departamento. ¡Cómo me alegra este premio!

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
15 noviembre 2011 2 15 /11 /noviembre /2011 03:38

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 5 de octubre de 2011

 

Este último mes ha sido de intensa actividad para el joven (27) artista antioqueño Joaquín Restrepo:  ha llevado a cabo, con buen suceso, su segunda exposición en China, ha inaugurado en Medellín su muestra individual “Ágora” y, entre el 7 y el 28 de octubre, presentará una nueva escultura monumental en la exposición-subasta de la Fundación Corazón Verde, en Bogotá.

Dado que en las tres pasadas versiones de tal subasta (que realiza la Casa Christie’s de Nueva York) las obras de Restrepo han causado sensación y se han vendido por precios superiores a los de muchos de los más prestigiosos artistas del país, no sería extraño que este año se repitiera la ola de éxito.  Incluso, la admiración general y el impacto podrían llegar  a ser mayores, debido a la originalidad de la obra que ahora nos entrega Restrepo y al trasfondo simbólico de este trabajo.

La escultura, bautizada “Ichtys”,  representa a un pez gigante al cual Restrepo dio forma  utilizando como materiales cuchillos y navajas incautados por la Policía Nacional en los operativos de seguridad que ésta  realiza en las calles de Bogotá.

Acerca de esto, dice el artista:  “Será un pez que represente la transmutación de la violencia. Elegí los chuchillos y navajas más culposos, aquellos que contaran su historia urbana y violenta al verlos. Objetos violentos transformados en un símbolo de vida para que la comunidad pueda disfrutar e interactuar”.

Otros de los artistas elegidos para participar en este evento son Edgar Negret, David Manzur, Ana Mercedes Hoyos, Manuel Hernández, Carlos Jacanamijoy, Hugo Zapata y Antonio Caro, entre otros.

En unos comentarios que, en estas mismas páginas, escribimos sobre la pasada exposición de Restrepo, en el Capitolio Nacional, transcribimos algunos fragmentos de los elogiosos conceptos que sobre este novel artista escribiera el expresidente Belisario Betancur, quien dice que Restrepo es ya “un maestro completo”.  Ahora, cuando el joven Joaquín inaugura en Medellín, su ciudad natal, su excepcional muestra “Ágora”, vale la pena acudir a las palabras que hace unos meses le dedicara uno de los grandes maestros del arte colombiano, David Manzur: “Me he interesado siempre en la aparición de nuevas propuestas en lo que a las artes visuales se refiere. Los valores que han perdurado, casi siempre están ligados al talento, capacidad de trabajo y constancia en el desarrollo de los planteamientos originales. A este grupo pertenece el joven artista Joaquín Restrepo.

Siento enorme admiración por Joaquín Restrepo quien ha mostrado, en sus trabajos, gran sensibilidad de artista con verdadera capacidad de oficio envidiable, como es llevar a la escultura en bronce (una de las técnicas más nobles y difíciles de la escultura), sus propuestas conceptuales que le

aseguran estilo de gran fuerza y le abren puertas a una evolución que nos puede deparar grandes sorpresas entre las nuevas generaciones del arte en Colombia”. 

Con semejantes avales a nuestro artista, los amantes de la plástica en Medellín no tienen excusa para dejar de visitar esta exposición. Podrá apreciarse hasta el próximo 22 de octubre, en la Galería Mundo Arte (Calle 10 A Número 36-18).

 

***

Esta semana, se realiza en la ciudad el IX Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia. Su directora, mi  muy querida amiga Georgina Cuartas Cadavid, es una de las más meritorias trabajadoras de la poesía en nuestro departamento.

En esta edición del certamen, descuella el homenaje que se rendirá esta noche, en la Sala de Beethoven (Bellas Artes) a las fundadoras del encuentro: Mara Agudelo, Luisa Isabel Aguilar, Clara Luz Cartagena y Beatriz E. Valencia.

A lo largo de la semana, más de medio centenar de representantes de la poesía femenina de Antioquia compartirán sus versos con la comunidad.

Habrá también talleres y conferencias, dictados por expertos como el catedrático Luis Fernando Macías, las poetas laureadas Guiomar Cuesta y Marta Quiñónez y las reconocidas declamadoras María Alejandra y María Cecilia Estrada.

El viernes próximo, tendrá lugar uno de los eventos más esperados por las poetas participantes: la entrega del Premio Nacional de Poesía “Meira Delmar”.

Las actividades se desarrollarán en el auditorio del Banco de la República y en la Escuela del Maestro (Calle 51 La Playa  40-155).

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo
29 octubre 2011 6 29 /10 /octubre /2011 04:04

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 21 de septiembre de 2011
 

Muchas veces, los medellinenses desconocemos la realidad de las zonas rurales de nuestro departamento.  Y una de las cosas que ignoramos es la explosión de adicción al conocimiento que está generando en nuestros municipios el Plan Departamental de Lectura y Bibliotecas, liderado por el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia, en convenio de asociación con Comfenalco Antioquia.

Este programa viene del convencimiento de que “aportarle a la sociedad” no se trata solamente de asuntos relacionados con alimentación, vestido, vivienda y artículos de la canasta básica familiar, sino de que además hay otras necesidades que también son sustanciales para la salud mental y espiritual individual y colectiva.

Hasta el momento, la idea se ha consolidado con tanto éxito, que ha logrado llevar dotaciones bibliotecarias a 9 ciudadelas (que son como los parques-biblioteca, pero en el contexto municipal), 5 bibliotecas municipales, 84 veredales, 283 corregimentales y 2 resguardos indígenas.

Según me cuenta Cristina Serna Duque, comunicadora de este proyecto, cuando estas poblaciones reciben tales recursos bibliográficos, celebran el evento como si fuera un 24 de diciembre o un Año Nuevo.   Ella misma me dice: “Esta política busca responder al imperativo de mejorar los índices de equidad en el acceso al conocimiento y a la información y de apoyar la práctica pedagógica y el fomento de las competencias en lectura y escritura, tanto de los estudiantes en sus diferentes niveles escolares como de la comunidad en general”.

En la actualidad, además de las bibliotecas que ya están marchando, el proyecto está en proceso de beneficiar a 19 establecimientos educativos adicionales, ubicados en los municipios de Barbosa, San Jerónimo, Zaragoza, Abejorral, Campamento, Chigorodó, Yondó, Urrao, Valparaíso, Entrerríos, Cisneros, Salgar, Caracolí, San Rafael, Sabanalarga, Yolombó y Cocorná, candidatos a recibir las citadas colecciones documentales, las cuales suman alrededor de 600 títulos (material impreso y audiovisual).

Y vale la pena anotar que las líneas de acción de este plan también abordan temas cualitativos importantes, como la capacitación permanente de los bibliotecarios públicos de nuestros municipios. Está gestionando la publicación de 4 manuales para quienes se encargan de los servicios bibliotecarios, y está organizando el próximo Encuentro de Bibliotecarios, que aunará a más de 100 profesionales antioqueños de esta rama, para intercambiar conocimientos y experiencias de la mano de peritos nacionales e internacionales en el tema.

Cuando le pregunto a la comunicadora Serna acerca de los criterios que imperan a la hora de seleccionar el material bibliográfico que se distribuye, responde que: “Se trata de abarcar las diferentes categorías que conforman el entorno del lector real y potencial, para satisfacer sus necesidades de información, educación, cultura y entretenimiento; por tanto, se selecciona un número determinado de material infantil, colección general,  educación, participación ciudadana, arte, medioambiente, literatura infantil, juvenil y para adultos, entretenimiento, cine. La economía y factores socio-demográficos de la zona objetivo de la dotación también son una variable que se analiza para seleccionar los títulos bibliográficos más útiles a la colectividad a impactar, pues dicha colección no está enfocada exclusivamente a la población escolar, sino al público general”.

Una biblioteca pública no se anquilosa en los cambios individuales silenciados en los monólogos. Su impacto se mide a través del aprovechamiento que le da la sociedad, en su papel dinamizador de los escenarios social, cultural y artístico.  Ojalá el Plan Departamental de Lectura y Bibliotecas siga avanzando con éxito en este propósito.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo