Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 04:37

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 9 de noviembre de 2011

 

El próximo 8 de enero, se celebrarán 200 años del nacimiento de don Luciano Restrepo Escobar, último presidente del Estado Soberano de Antioquia y uno de los antioqueños más importantes del siglo XIX.

Consciente de que la historia ha sido ingrata con don Luciano y de que hoy día son muy pocos quienes saben de él,  me propuse, hace ya doce años, “rescatar” su figura y comencé a investigar sobre él en libros, archivos históricos, documentos familiares y correspondencia antigua y a entrevistar a sus descendientes de más edad.  Así, pude acopiar abundante información que terminó convirtiéndose en un trabajo profundo y exhaustivo de más de 400 páginas.

En este bicentenario del natalicio de don Luciano, quisiera donar ese trabajo a alguna entidad cultural o gubernamental, para que lo publique y divulgue la vida y la obra de este benemérito gobernante y empresario nuestro.

Los antioqueños no podemos olvidar que don Luciano, como fundador y alma del Banco de Restrepos & Cía. y cofundador del Banco de Antioquia, fue uno de los padres de la Banca en nuestro departamento. Ni que, a través de su casa comercial y de la Sociedad Minera El Zancudo (la más grande empresa antioqueña del siglo XIX, de la cual fue el segundo mayor accionista) fue uno de los principales propulsores del comercio, la agricultura y la minería en la Antioquia de su tiempo. Ni que fue un determinante dinamizador de procesos tan significativos como el de la colonización del Occidente Antioqueño.

Además, fundó diversas instituciones cívicas de valía y fue uno de los más corajudos y pundonorosos adalides de la democracia en nuestra comarca. Como militar, defendió el orden constitucional en el decenio de 1830, y, como líder civil, fue diputado, en 1857; vicepresidente de la provincia de Antioquia, en 1862; tres veces secretario del Despacho (1862, 1877, 1878-79) y uno de los Constituyentes de Rionegro, en 1863.

La curia y la diligencia con que desempeñó estos altos cargos fueron motivo para que, años después, el presidente de la República Francisco Javier Zaldúa lo designara Ministro de Guerra. Sin embargo, en esa oportunidad, Rafael Núñez y su camarilla se atravesaron en el nombramiento e impidieron la posesión de don Luciano.

Finalmente, en 1881 don Luciano fue elegido Presidente del Estado Soberano de Antioquia, dignidad desde la cual realizó grandes obras en favor del transporte y de las comunicaciones, decretó la fundación de varios municipios, celebró con civismo las fiestas patrióticas, se esforzó por amainar el conflicto que había entre el gobierno liberal y la Iglesia, dirigió los destinos del Estado con suma austeridad y ecuanimidad y siempre actuó con extrema honradez.  Dato importante a la hora de evaluar su visión de la administración pública es que, a lo largo de sus tres años y medio en el poder, donó su sueldo de gobernante a obras de beneficencia.

Como presidente de Antioquia, fue uno de los principales protagonistas de la guerra de 1885, en la cual lucharon las tropas liberales antioqueñas, gobernadas por don Luciano, contra las cuadrillas conservadoras de Rafael Núñez.  Después de intensas batallas, los liberales fueron vencidos y  don Luciano debió desistir. Tras la derrota, el presidente Restrepo fue retenido por el nuevo gobierno conservador, el cual, para liberarlo, le exigía el pago de un “comparto de guerra”, equivalente a una considerable parte de su fortuna. Hasta el último minuto, el dignísimo líder se negó a entregar un solo céntimo a los conservadores, y habría muerto en la cárcel de no ser porque, sin su consentimiento, sus hijos, al verlo gravemente enfermo, cancelaron la suma del rescate.  Falleció don Luciano, el 2 de julio de 1885, a las pocas semanas de entregar el poder.

Como escribiera el general Rafael Uribe Uribe: “La biografía de don Luciano Restrepo debería ser la historia del comercio de Antioquia”.  Esperemos que, ahora, en este importante aniversario de su natalicio, instituciones como la Gobernación de Antioquia, la Asamblea Departamental, el Municipio de Envigado y la Academia Antioqueña de Historia se acuerden de rendirle el debido homenaje.

Una conmemoración del bicentenario de este preclaro servidor de la patria sería muy oportuna en el marco de las celebraciones previas del Bicentenario de Antioquia, que ya están preparándose. Es una afortunada coincidencia que se debería aprovechar para rememorar en ambos casos la excelencia cívica que ha hecho progresar a Antioquia.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios