Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

29 agosto 2012 3 29 /08 /agosto /2012 02:57

Els-nens-salvatges-1-.jpg

“Los niños salvajes”, de la directora española Patricia Ferreira, puede ser la gran ganadora de la edición 2012 del Festival des Films du Monde

 

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

 

Patricia Ferreira es una de las mujeres más versadas del cine español de nuestros días.    Desde los años ochenta del siglo pasado, se ha consagrado sin descanso a la creación y divulgación de las artes audiovisuales.  Las ha sondeado desde los más diversos campos de acción:  ha sido crítica de cine, realizadora, directora y guionista de series de televisión y de documentales, profesora universitaria, autora de volúmenes sobre el séptimo arte, dirigente de asociaciones de cineastas y, sobre todo, directora de cine.

Sus películas, que le han asegurado ya un puesto de importancia en la nómina de cineastas de su país, han facturado millones de euros.

Este año, está presentando su quinto largometraje, “Los niños salvajes” (“Els Nens Salvatges”, en catalán).  Esta historia llena de contrastes sociales, con diálogos en catalán y en español, fue la gran vencedora en la edición 2012 del  Festival de Cine de Málaga.  Es, además, una de las finalistas del Festival des Films du Monde, de Montreal.

 

- Hablemos de la problemática social y de las reflexiones que usted ha querido abordar en “Los niños salvajes”...

 - Cuando uno es cineasta, lo más importante que uno tiene que hacer es contar una historia y que esta llegue a la gente.  Y, como todos tenemos una forma de ver el mundo, inevitablemente, lo que pensamos se traslada a lo que hacemos.  Yo quería contar una historia de adolescentes y ponerme de su lado, intentar entenderlos desde adentro, saber cómo se sienten en ese momento de confusión y de “desarreglo” total en la vida, cuando no uno no sabe lo que es, si niño o adulto.   Y a partir de ahí, uno se da cuenta de que a los adultos, cuando dejamos de ser adolescentes, se nos olvidan estas cosas y dejamos de ocuparnos de lo que les pasa de verdad a nuestros jóvenes y de respetar su mundo.

 

- Su película toca un tema muy especial y de mucha actualidad, que es el de la falta de adaptación de algunos jóvenes, que, como ha ocurrido varias veces en los Estados Unidos, se han refugiado en la criminalidad y han llegado hasta concretar atentados masivos en escuelas y en lugares públicos, como medio para expresarse o para lograr catarsis. En esta historia, vemos un caso de desesperación semejante...

 - Sí, “Los niños salvajes” es rodada en Barcelona, con niños españoles, pero  es una historia que podría haber sucedido en cualquier sitio del Primer Mundo (no sé si en Asia o en África). Es una situación muy extrema y está situada en España, pero podría haber sucedido en los Estados Unidos, o en Canadá, o en Colombia, o en cualquier país de Europa.  En ese sentido creo que la película es muy universal. 

 

- ¿Se siente identificada con el concepto operático de que todo tiene que terminar en tragedia?

 - ¡Es que la vida es una tragedia!  Sí me siento identificada con eso.  Me cuesta que las cosas terminen bien en las películas, aunque sé que el espectador agradece los finales felices.  Prometo que en la próxima película habrá un final feliz.  De hecho, voy a hacer una comedia, para que así sea. 

 

- ¿Cómo influye el hecho de que el todo sea visto por el ojo de una mujer?

 - Evidentemente, influye, porque uno es quien es.  Si yo fuera colombiana o tuviera veinte años, seguramente vería las cosas de otra manera, pero cada uno es quien es. Somos hijos de nuestra nacionalidad, de nuestro sexo, de nuestra cultura.   Yo veo las cosas desde el punto de vista de una mujer, pero no sabría decir esto cómo podría cambiar las cosas.  A lo mejor yo, al ser mujer, he querido centrar la problemática en la figura de una chica y les he dado especial importancia a los personajes femeninos de la película.

 

- ¿Pero qué piensa usted del concepto de “cine realizado por mujeres”?

 - Que es una bobada:  las mujeres hacemos cine, igual que lo pueden hacer los hombres.  Lo hacemos mucho menos, porque nos dejan mucho menos. Hay muy pocas mujeres dirigiendo cine.  No sé si en Colombia, pero en España y en los sitios que conozco bien, las mujeres no llegan al diez por ciento, entre los cineastas.  Somos pocas, pero lo que hacemos no tiene sexo: hacemos películas.  No hay un cine de mujeres y un cine de hombres.  En mis películas, hay más personajes femeninos con protagonismo e importancia, pero eso es lo único que podría resultar diferente.  Mis dos primeras películas fueron dos “thrillers”, dos historias policíacas.  Si alguien las ve, sin saber que fueron hechas por una directora, podría pensar: “policíaca: dirigida por hombre”. Mi tercera película fue de melodrama, y todo el mundo diría “es de una mujer”.  Pero, definitivamente, no hay cine dirigido por mujeres diferente del cine dirigido por hombres.

 

- Hablemos de Patricia Ferreira, la mujer, más allá de la cineasta...

 - Yo no soy nada más que una directora de cine. Estudié Ciencias de la Imagen y Periodismo, hice crítica, trabajé muchos años para televisión haciendo documentales y he hecho varias series documentales y musicales en Latinoamérica y en Europa. Llegué al cine después todo eso, ya con un bagaje bastante amplio.   Mi vida es el cine. 

 

- ¿Por qué decidir pasar del oficio de la crítica a la acción de producir cine?

 - Fui crítica de cine sólo durante tres años.  Era muy joven, había visto muchas películas y me sentía con capacidad para comentarlas.  Pero enseguida me di cuenta de que lo que me gustaba era hacer cine, no criticarlo.  Creo que alguien llega a ser un buen crítico sólo cuando ya lleva muchos años en el oficio, sabe mucho de cine y tiene mucho respeto por los demás.

patricia.jpg

- ¿Cree, entonces, en eso de que sólo la saturación, de ver cine incansablemente, puede llevarlo a uno a encontrar la óptica perfecta?

 - Yo no diría saturación, sino experiencia y madurez a la hora de afrontar una opinión sobre una obra que no es tuya.  Está muy bien haber visto mucho cine, pero no hace falta ver todo lo que hay para saber exactamente cómo se ha movido la historia del cine.

 

- ¿Cree haber alcanzado un justo medio entre “el ojo sabio” y el del público masivo?

 - Creo que estoy por ahí.  A mí me interesa el público que quiere ver películas inteligentes.  Yo apelo más a la inteligencia del público que a la sensibilidad. Tengo mucho respeto por su inteligencia.  Y si esto es para que mis películas no sean de consumo masivo, qué le vamos a hacer, pero ahí es donde quiero estar. 

 

- ¿Qué piensa de la responsabilidad de un cineasta frente a la sociedad?

 - Un director tiene una responsabilidad ante un público, sabe que lo que haga se va a ver y que es responsable de lo que está enseñando, de las ideas que está transmitiendo, de los mensajes que está dando.    Aunque la película sea exclusivamente de entretenimiento, tenemos que ser responsables de lo que estamos comunicando.  Yo me siento muy responsable con el público.  Siempre lo primero que hago es pensar en él. 

 

- ¿Cree que usted puede ser encasillada en una sola escuela cinematográfica?

 - Eso lo tienen que decir los críticos.  Pero, si me encasillaran, me gustaría que fuera en una escuela narrativa clásica. A mí me gusta mucho el cine americano clásico, los cineastas de los años setenta, que venían de la televisión y que tenían una forma muy directa de contar las cosas, muy teniendo en cuenta al espectador.  Me gusta la narrativa clásica, esa en la que hay un principio, un medio y un final.

 

- ¿Qué piensa de la proyección internacional actual del cine español?

 - En España se producen muchas películas, bastantes de ellas muy buenas, con un nivel de calidad muy alto.  Sin embargo, nos cuesta salir, vender en el exterior.    Algo pasa con el cine español, que cruza mal las fronteras.  Nos va muy bien en festivales, al público le gusta... pero luego tenemos muy difícil la venta.  No sé por qué sea, tal vez por unos matices especialmente localistas. No sé qué pueda influir en esto. 

 

- ¿Ha logrado hacerse a una conceptualización del cine latinoamericano actual?

 - No.  Sinceramente, no podría responderte a eso, porque, en primer lugar, el cine latinoamericano no es uno solo: de lo poco que sé, hay una enorme diferencia entre un cine argentino o brasileño y uno peruano.  Colombia, que yo sepa, está como en el medio.  Lo que sí es cierto es que lo que viene de Latinoamérica me parece bastante valiente.  En general, os atrevéis con temas o con formas de contar a los cuales en España seguramente no nos atrevemos.  Nosotros estamos más sometidos a una industria que intenta, como sea, recuperar el dinero invertido. 

 

Otros largometrajes de Patricia Ferreira

 

- “Sé quién eres” (2000)  Presentada en más de veinte festivales, incluyendo la Berlinale.  Premiada en los festivales de Las Palmas, de Lleida, de Tudela y de Llorca.  “Mejor ópera prima”, en los Premios Turia.  Tres nominaciones a los Goya (ganadora en una categoría). 

- “El alquimista impaciente” (2001)  Dos premios del Círculo de Escritores Cinematográficos.   Premio Olid a la mejor dirección española.  Un premio Turia y dos nominaciones a los Goya.  Presentada en numerosos festivales, incluyendo el de Bogotá.

- “Para que no me olvides” (2005).  Presentada en la Berlinale.  Premiada en los festivales de Toulouse y de Marsella.  Premiada en los Turia.  Tres nominaciones a los Goya. 

- “Señora de” (2009).  Premiada en el Festival de Valladolid.  Presentada entre otros, en el Festival de Cine de Cartagena. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez
Comenta este artículo

Comentarios