Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

10 agosto 2012 5 10 /08 /agosto /2012 15:03

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 12 de abril de 2012

 

A raíz de una columna que publiqué hace unas semanas, en la cual mencionaba las virtudes de Montreal e invitaba a los alcaldes de Colombia a estudiar los procesos de esta ciudad, en aras de la consolidación cívica, física, social y ambiental de nuestras áreas urbanas, recibí algunos comentarios de personas que no gustan de las comparaciones, sobre todo cuando lo nuestro no sale vencedor. En respuesta a estos lectores, quisiera presentar esta lista que he elaborado, ya no de factores que hacen de diversas ciudades del "Primer Mundo" modelos a imitar, sino de las numerosas y positivas similitudes que, en este caso, nuestra Medellín llega a tener con la Montreal protagonista de la columna mencionada:

Montreal es la principal ciudad no capital en el mundo francófono (más de 35 países). Medellín es la principal ciudad no capital hispanófona de Suramérica, y tercera en el conjunto global de la Hispanofonía (más de 20 países).

Son ciudades con similar número de habitantes. Montreal cuenta con, aproximadamente, 1.700.000 residentes y es centro de una región metropolitana de alrededor de 3.900.000 personas. En Medellín, moran más de 2.360.000 personas, y en su área metropolitana, aproximadamente 3.600.000.

La superficie espacial de ambas ciudades es similar: 382 km2 la de Medellín, y 365 km2, la de Montreal.

Son ciudades de edades similares: El primer asentamiento francés en Montreal tuvo lugar en 1611 y la ciudad fue fundada oficialmente en 1642; mientras que la primera fundación de Medellín, como aldea de españoles, se produjo en 1616, pero se tiene a 1675 como año oficial de su constitución como villa.

Tanto Montreal como Medellín fueron las ciudades pioneras del desarrollo industrial de sus respectivos países y fueron consideradas durante largos períodos como el corazón industrial de los mismos. De estas dos ciudades depende en significativa medida la historia del progreso económico de sus naciones.

En la actualidad, ambas son consideradas como grandes centros de desarrollo industrial, comercial y tecnológico de sus países, con un sobresaliente liderazgo en artes, cultura, política, comunicaciones y emprendimiento. Montreal es la segunda mayor ciudad del Canadá y Medellín, segunda de Colombia.

Son ciudades con especial enfoque presupuestal en el fomento a la cultura y en demoler las barreras sociales a través del acceso gratuito a las artes a personas de todas las condiciones y clases sociales.

Ambas se destacan por el estímulo al espíritu de innovación.

Medellín se precia de ser una metrópolis universitaria, con más de 130.000 estudiantes de educación superior, en más de diez universidades de notoriedad. La región metropolitana de Montreal (superada sólo por Minneapolis) es la segunda aglomeración urbana norteamericana con mayor número de estudiantes universitarios "per cápita": más de 170.000, en sus once establecimientos universitarios, cuatro de ellos de prestigio internacional.

Medellín y Montreal comparten el interés por la investigación científica universitaria.

Ambas descuellan por la cantidad y belleza de sus templos católicos.

Sus gentes comparten un arraigado sentido idiosincrático de identidad regional. En ambas regiones han surgido activos movimientos por la descentralización o separación de sus países. En Antioquia, se habla con frecuencia de la supremacía y la gloria del "País Paisa" y se canta el Himno Antioqueño con mayor entusiasmo que el Himno Nacional. Mientras tanto, en el Quebec se ha formado un movimiento nacionalista de alcance similar al de los vascos, los escoceses y los catalanes, entre otros.

Ambas ciudades sufren la necesidad de combatir la ignorancia del mundo ante sus realidades. La mayoría de los colombianos ignoran el hecho de que existe una vasta región francófona que está incluida en la denominación geográfica que une a tres países con el solo nombre de Norteamérica. Nuestra gente piensa solamente en Estados Unidos y en el idioma inglés cuando se menciona a América del Norte. Al mismo tiempo, la mayoría de los canadienses desconocen el hecho de que en América Latina hay ciudades no capitales con el nivel de dinamismo y desarrollo económico y tecnológico de Medellín.

La provincia del Quebec es líder internacional en economía forestal e industria maderera sostenible. Antioquia, tras la creación del RIA, avanza hacia el mismo objetivo.

Tanto Montreal como Medellín son las ciudades centrales de regiones de importante producción hidroeléctrica en sus respectivos entornos (en el caso del Quebec, es potencia norteamericana en la materia). Hydro-Québec es, para la gente de esa provincia, una compañía tan emblemática como lo es EPM para los medellinenses.

Ambas ciudades son líderes internacionales en sistemas de transporte público sostenible (en el 2010, la Sociedad de Transporte de Montreal fue galardonada por la American Public Transportation Association como la mejor sociedad de transporte de Norteamérica. Mientras tanto, Medellín acaba de ser premiada con el International Sustainable Transport Award).

Como podemos ver, es impresionante el número de factores que nos unen. Sea, pues, tarea de los gobiernos aprovecharlos al máximo. Espero que, en esta ocasión, hayan quedado satisfechos mis cordiales y criticones corresponsales.

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios