Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

3 enero 2010 7 03 /01 /enero /2010 11:05


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, primero de julio de 2009.


La frase “La historia permite comprender, pero no exige absolver”, del pensador Nicolás Gómez Dávila, es el epígrafe que el escritor, editor, educador y columnista de EL MUNDO José Alvear Sanín ha escogido para su nuevo libro, “Historia del Transporte y la Infraestructura en Colombia 1492 – 2007”.  Con semejante título, ya podrán imaginar que no es tarea fácil compendiar y resumir el trasegar de cinco siglos de nuestra patria, en materia de Obras Públicas.  Sin embargo, el autor logra, en las 625 páginas del libro (versión resumida), hacer un serio y completísimo trabajo.
Publicado por la Imprenta Nacional,  esta es, sin duda, una obra que hacía falta, dado que la historia de nuestra economía no puede entenderse sin el debido seguimiento al sector del Transporte y de la Infraestructura, como dice el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, en el prólogo de la obra.
El mismo Ministro fue quien tuvo la feliz idea de encomendar al investigador Alvear, profundo conocedor del tema, para acopiar la mayor información posible sobre la historia de nuestro transporte, con motivo del centenario del Ministerio de Obras Públicas (hoy de Transporte).
Con 195 ilustraciones y 97 tablas (muchas de ellas originales del autor), el libro descuella, además, por su alta calidad estética.
En la dedicatoria que engalana el ejemplar que he recibido, el autor me escribe: “Ahí te va el libro.  Es del tamaño y peso de un directorio telefónico, por lo tanto, como lectura, cura el insomnio”.
Sin embargo, en vez de adormecer, este libro consigue que el lector se apasione por un tema tan complejo e importante, que ha sido soslayado sistemáticamente a través de los decenios.  Todo gracias a la calidad estilística y a la didaxis del autor, quien logra convertir una materia tan especializada en un sujeto ameno y entretenido.
La frase inicial del libro bien puede reflejar el panorama con el que se enfrentará el lector: “Parecerá sorprendente la afirmación de que, en 1905, cuando aparece el Ministerio de Obras Públicas, Colombia seguía siendo un país que no conocía la rueda”.
A lo largo de las páginas, Alvear logra sintetizar el ritmo reposado del “desarrollo” en nuestros tres siglos de la Colonia, con todas sus carencias tecnológicas, en los cuales, según el autor, fuimos una “Patria Boba”, en materia de Obras Públicas, de la cual no saldríamos sino hasta 1950.
Para Alvear, la tarea de salir del regionalismo y orientarnos, en cuanto a infraestructura, por criterios técnicos, llegaría a su máximo esplendor, con la transformación, en 1992, del Ministerio de Obras Públicas en Ministerio de Transporte. En este período, destaca la labor emprendida por dirigentes antioqueños como Guillermo Gaviria Correa y Andrés Uriel Gallego.
Y ya que hablamos de antioqueños, me gustaría referirme a algunos casos importantes para Antioquia sobre los cuales habla nuestro historiador:

El autor, quien “no traga entero”, hace severas críticas a la construcción del Ferrocarril de Antioquia y deja muy mal parado a su principal gestor, el cubano Francisco Javier Cisneros, a quien desmitifica “con objetividad”.  Lo hace quedar como un aventurero, mentiroso y avivato.  Incluso, pone en duda su grado como ingeniero.
Destaca el aporte de don Guillermo Echavarría, como pionero de la aviación comercial en nuestro país, campo en el cual también abrió camino otro antioqueño, don Gonzalo Mejía.  Pero acerca de este último, Alvear cuestiona como idea insensata la construcción de la Carretera al Mar, de la cual fue alma don Gonzalo:  “Los peores reclamos regionales correspondieron a Antioquia, porque hacia 1928 don Gonzalo Mejía, cuñado del gobernador además, resolvió que era necesario hacer una carretera entre Medellín y el golfo de Urabá, cuando todavía no existía comunicación vial con Manizales, Cali y Bogotá”.
Acerca del famoso ingeniero antioqueño José María Villa, Alvear cuenta que: “Villa, que era muy aficionado al aguardiente, tomaba medidas durante la construcción de sus puentes, en ‘ruanas’, despejaba ecuaciones y aplicaba fórmulas matemáticas con la longitud de dicha prenda”.
Acerca de la máxima obra de nuestro ingeniero visionario Alejandro López, señala que: “Afortunadamente para Colombia, la primera salida pública de A. López significó un triunfo total para su tesis (el Túnel de la Quiebra).  No se volvió a pensar en soluciones inferiores y fantasiosas”.
Alvear ubica en el ranking de los presidentes más preocupados por el desarrollo de la infraestructura del país a dos antioqueños (ambos ingenieros): Pedro Nel Ospina y Mariano Ospina Pérez (quien fue ministro de Obras). 
Hace especial elogio del “Plan Vial” del contralmirante yarumaleño Rubén Piedrahíta Arango, ministro de Obras Públicas del ingeniero presidente Rojas Pinilla (y futuro Presidente de la República).
En cuanto al gobierno del también antioqueño Belisario Betancur, el autor se centra en reiterar sus denuncias contra de las irregularidades en el proceso de puesta en marcha del Metro de Medellín.  Al respecto, es importante recordar que este historiador ganó, en 1991, el Premio Diners de Periodismo Económico, con su profusa investigación “El negocio del Metro”.
 Al respecto de algunos de sus comentarios que se sabe que levantarán controversia, el autor dice: “Estoy preparado para recibir duras críticas, cuando toque demoler en este libro mitos y leyendas”.   Vale la pena leerlo.


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección
A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=120666&imagen=&vl=1&r=buscador.php

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios