Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

22 marzo 2010 1 22 /03 /marzo /2010 02:26


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 23 de diciembre de 2009

 

Esta semana, es imposible no hacer mención del completo informe que acaba de entregar la Comisión de la Verdad acerca de lo sucedido en la toma y retoma del Palacio de Justicia hace ya casi un cuarto de siglo.

Entre la numerosa información publicada al respecto, encontré que El Tiempo, cuando se refiere al informe, el pasado jueves, en el artículo “Que Belisario acepte responsabilidad por tragedia del Palacio de Justicia: Comisión de la Verdad”, dice: "En la investigación, la comisión logró establecer que el presidente Betancur delegó en un miembro de la Fuerza Pública, el Director de la Policía, general Carlos Delgado Mallarino, la misión de dialogar con los guerrilleros del M-19 para tratar de salvar la vida de los rehenes".

Se equivoca El Tiempo cuando anota el nombre del general Delgado Mallarino, pues este valeroso policía se llama Víctor Alberto y no Carlos.  ¡Esperamos que el resto del informe no esté plagado de errores como este!

El mencionado general Delgado Mallarino es uno de los máximos representantes actuales del llamado “lado culto” de nuestras fuerzas armadas, en el cual comparte sitio de honor con otros eminentes generales, como Álvaro Valencia Tovar y Manuel José Bonnet.

Tuve la oportunidad de acercarme a este “lado culto” desde el año 2002, cuando el coronel Adolfo Gómez Parada (en tiempos de la comandancia de mi amigo el abruptamente vilipendiado general Leonardo Gallego) me propuso como miembro honorario del capítulo antioqueño de la Academia Colombiana de Historia Policial.

Allí, en las sesiones solemnes de la Academia, fue donde conocí al general Víctor Delgado Mallarino.   En esa ocasión, lo primero que noté fue su gran parecido físico con Gabriel García Márquez.  Más tarde, a través de su conversación, exquisita y multitemática, pude darme cuenta de su altura intelectual. 

Recuerdo especialmente una tarde tomando chocolate santafereño en su apartamento en Bogotá.  Ese día, el general me sorprendió al enseñarme su inmensa colección de grabaciones de Ópera y de Música Clásica y me deleitó al narrarme interesantes anécdotas de sus correrías por los principales teatros europeos. Admiré, además, su vasta y bien seleccionada biblioteca.

Entre los temas sobre los que conversé más profusamente con el general, las veces que lo vi, se encuentran la Historia y la Genealogía, materias de las cuales ambos hemos sido estudiosos.  En el caso del general, él es un gran conocedor de la historia de egregias familias del Cauca y del Valle del Cauca, especialmente de las que él proviene.  Vale la pena, por ejemplo, mencionar a su bisabuelo el presidente Manuel María Mallarino.

Huérfano de madre cuando era un niño, Delgado Mallarino quiso ser médico en su juventud.  Sin embargo, a raíz de una muestra de rebeldía ante su padre, decidió renunciar a la protección del hogar paterno y terminó enfilándose en la Policía, sin apoyo económico alguno de su ilustre familia.  Y su disciplina y reciedumbre fueron tales, que llegó a ser uno de los mejores policías que ha dado nuestra patria, a la altura de sus nobles antepasados (fue el primer general de tres estrellas que tuvo la Policía Nacional). Aparte de la formación castrense, se graduó como abogado  y se especializó en Criminología.  Entre los destacados cargos que ocupó se encuentran los de embajador en un par de países europeos y Director General de la Policía Nacional.

Y precisamente cuando estaba al mando de la Policía, fue cuando desarrolló importante papel en las acciones que salvaron la democracia colombiana ante la toma terrorista del M-19 al Palacio de Justicia   Si no hubiera sido por la actuación de nuestras fuerzas armadas, los guerrilleros, financiados por Pablo Escobar, muy posiblemente habrían tenido éxito en su plan de llevar a cabo un golpe de Estado, con juicio al Presidente de la República y paredón incluido, en pos de que el país se convirtiera en una dictadura comunista.

Pero, paradójicamente, los héroes que salvaron entonces la patria están hoy en el banquillo de los acusados, mientras los forajidos terroristas y secuestradores, aliados del narcotráfico, fungen como ejemplos de moralidad, desde el Congreso de la República y desde ciertos medios de comunicación.

Ojalá algún día podamos conocer la versión precisa del general Delgado Mallarino acerca del ataque contra el Palacio de Justicia.  Según me he enterado, él ha escrito un documento especial al respecto que sólo podrá ser publicado luego de su fallecimiento.

Punto aparte.  A mis queridos lectores, les pido que reciban mis mayores augurios de alegría en estos tiempos de buenas nuevas.  ¡Feliz Navidad!

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios