Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

1 septiembre 2012 6 01 /09 /septiembre /2012 01:59

Alguienhavistoalupita2.jpg

 

Gonzalo Justiniano es uno de los cineastas latinoamericanos de mayor proyección intercontinental.  Su filme “¿Alguien ha visto a Lupita?  acaba de ser premiado en el Festival des Films du Monde, de Montreal.

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

 

Desde finales del 2011, el director de cine chileno Gonzalo Justiniano (1955) está enfocado en la presentación internacional de su nueva película, “¿Alguien ha visto a Lupita?”.  Tras su estreno, en Los Ángeles,  la cinta ha sido proyectada en los festivales más prestigiosos del orbe, incluyendo el de Cannes y el de Nueva York.  En el de Austin, Texas, fue la película inaugural, y en el de Montreal, fue premiada como  Mejor Película de América Latina.  En las próximas semanas, llegará a los cines de Alemania, Austria y Suiza.

Esta producción (Chile – México – Argentina), que contó con un presupuesto de más de dos millones y medio de dólares,  fue rodada en locaciones en Santiago de Chile, Puerto Vallarta, Guadalajara, Austin y Los Ángeles.  Es protagonizada por la actriz y cantante mexicana Dulce María, recordada en nuestro país como integrante del grupo RBD. 

Gonzalo Justiniano, toda una institución del cine en español, aceptó ser uno de los protagonistas de nuestra serie “Voces del cine”.

 

- ¿Qué tanto el recuerdo del Chile de su infancia ha sido definitivo en la expresividad de su obra cinematográfica?

- Yo he hecho nueve películas, en las cuales he tratado distintos temas... pero, uno, así quiera o no, a través de las historias y los personajes, termina contando su propio pasado.  En ese sentido, el recuerdo de mi infancia y, sobre todo, de una situación política tan fuerte como fue la dictadura militar en Chile, me marcó profundamente. 

 

- A usted le tocó vivir bajo una dictadura militar.  ¿Ahora, como cineasta, es un creador políticamente comprometido?

- Estoy políticamente comprometido con contar y mostrar todo lo que pienso, siento e intuyo, aunque acepto también que probablemente esté equivocado o no tenga la verdad.

 

-  ¿La soledad típica del inmigrante ha sido fuente de inspiración para usted?

- Sí.  Viví mucho tiempo en Francia, como un inmigrante, en una ciudad llena de inmigrantes, lo cual me permitió conocer personas de distintas partes del mundo. Y, obviamente, se podría decir que un inmigrante tiene mucha más libertad que los que no lo son, porque los inmigrantes llegan con una mirada de afuera, sin ninguna referencia muy marcada, y van simplemente descubriendo los lugares. 

 

- Hablemos de la representación de la muerte en sus películas...

- La muerte siempre está presente en los trabajos que he hecho, como una forma de libertad.  El hecho de que vamos a morir es lo único de lo cual el ser humano tiene absoluta certeza. Entonces, esa conciencia le permite a uno pensar que, antes de que ocurra ese hecho inevitable,  hay que jugársela por lo que uno quiere, porque, a la larga, estamos condenados a dejar nuestros huesos bajo tierra.

 

- ¿Cuál ha sido la representacion de la sociedad que usted ha querido proyectar en el conjunto de sus filmes?

- Hay varios elementos. Uno de ellos es el de la soledad del ser humano, el cual es una especie de hormiga en un charco de agua.  Está también la constante de que casi siempre las grandes historias las padecen personas comunes y corrientes, que a veces sufren sus consecuencias.  Y el absurdo:  la comedia de equivocaciones que es la sociedad, a pesar de las buenas intenciones.

 

- ¿Cuál “ismo” o escuela cinematográfica le ha aportado más como director?

- El “buenismo”.  He tenido la oportunidad de vivir y estudiar en París, que es una ciudad llena de cine,  y puedo decir que me ha marcado haber podido ver tantas buenas películas, de corrientes como el neorrealismo o el nuevo cine alemán, o de autores como Polansky y diversos cineastas soviéticos.  No me encasillo.

 

- ¿Qué piensa de la frase del compositor austríaco Arnold Schönberg de que “Si se entiende no es arte y si es arte no se entiende”?

- No la entendí mucho.  ¡Debe haber sido, entonces, de un artista! Yo creo que el arte va mucho más allá de comunicar una idea linealmente. Pienso que uno tiene que intentar plasmar en la obra y llevar al espectador sensaciones  que uno no pueda tratar.  Yo siempre he intentado hacer mi cine teniendo como referencia la música, que es algo que te entra por los oídos y, cuando menos te das cuenta, estás saltando o llorando.  Eso no es algo que uno entienda muy racionalmente. 

 

- ¿Cree en la originalidad?

- No hay otra posibilidad.  Uno es original de por sí.  Tú eres tú, quién sabe por qué...gonzalojustiniano.jpg

 

- Cuando he estado en Chile, me ha tocado comprobar que se trata de un país en el cual la poesía brota por todas partes.  Uno podría decir, o, por lo menos, sentir, que allí todos son poetas.  Hablemos de la carga poética que usted, como buen chileno, deja apreciar en su trabajo...

- Yo creo que la poesía, en el sentido de ir más allá de las imágenes o de lo que se muestra literalmente, es algo que todo cineasta busca.  Y hay una ley del montaje en el cine que dice que hacer una película no es poner el primer plano, más el segundo y más el tercero, sino que, a veces, un plano más otro plano no son dos planos, sino que son ochenta o, a veces, mil. 

 

- ¿Hacia dónde cree que va el cine chileno?

- Creo que está dando algo muy interesante y es que hay todo un espectro de nuevos cineastas con distintas sensibilidades. Nuevas generaciones que están enfocando diferentes temáticas. Pero me parece que el concepto de cine chileno no es muy concreto:  quizás sabemos lo que no es, pero no lo que es.  Sabemos que no es mexicano, ni sueco, ni alemán.  Llegar a saber lo que es cine chileno sería fruto de una búsqueda infinita y es posible que uno nunca pueda lograr una respuesta.

 

- ¿Y, después de tantos años de trabajo, de tantos experimentos y búsquedas, hacia dónde se encamina la obra cinematográfica de Gonzalo Justiniano?

- Yo creo que se encamina hacia ser guardada en una cinemateca o en una biblioteca.  Como decía un gran director francés, 'somos productos desechables', y eso tenemos que asumirlo. 

 

 - ¿Y cree que, después de tantas exploraciones, ha logrado forjar un lenguaje cinematográfico propio?

- No sé.  Lo veré en la próxima película.  Cada película, para mí, es una experiencia que parte casi de cero. 

 

- ¿Cuál puede ser la mayor muestra de autocrítica de un director como usted, lleno de premios y reconocimientos?

- Mi mayor muestra de autocrítica es seguir haciendo películas, porque, si estuviera demasiado contento con lo que he hecho, no haría nada más.  

 

Filmografía de Gonzalo Justiniano:

 

- Los hijos de la Guerra Fría (1985)   Premio Ópera Prima en el Festival de Biarritz.

- Sussi (1988)

- Caluga o Menta (1990)  Premio al Mejor Director Latino en el Festival de Cine de Nueva York. Nominado a un Premio Goya.

- Amnesia (1994)  Premio a la Mejor Película en el Festival de Cine de Gramado, Premio del Jurado en el Festival de Cine de Friburgo, Premio de la Prensa en el Festival de Cine de La Habana y Premio del Público en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

- Tuve un Sueño contigo (1999)  Premio Claqueta y Premio a la Mejor Película Iberoamericana en el Festival de Cine de San Sebastián.

- El Leyton: Hasta que la muerte nos separe (2002) Nominaciones a premios en los festivales de cine de San Sebastián, Miami y Cartagena de Indias y a un premio MTV.

- B-Happy (2003)   Premios en el Festival Internacional de Cine de Berlín, el Fórum del Nuevo Cine de Berlín,  el Festival Internacional de Cine de Toronto,  el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y el Festival de Cine de Cartagena de Indias.

- Lokas (2008)

- ¿Alguien ha visto a Lupita? (2011)
Premio Glauber Rocha a la Mejor Película de América Latina, en el Festival des Films du Monde, de Montreal, y Premio Cinecolor a la Mejor Película en Competencia, del Festival de Cine de Lima. 
 


Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez
Comenta este artículo

Comentarios