Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

15 octubre 2010 5 15 /10 /octubre /2010 12:15

 

DIANA CAROLINA MEJÍA

El Mundo, 13 de octubre de 2010

 

Un homenaje a los 80 años del maestro David Manzur que el periodista, columnista y poeta Sergio Esteban Vélez y el periódico EL MUNDO le rindieron al pintor el pasado 26 de febrero, se convirtió en ganador del prestigioso premio periodístico.

 

Un acucioso, intenso, profundo y apasionado trabajo investigativo de más de 10 años, le valió a Sergio Esteban Vélez, y a través de él, al periódico EL MUNDO, obtener el premio más prestigioso que se otorga al quehacer periodístico en Colombia: el Simón Bolívar, que en una sobria, pero siempre elegante ceremonia, fue entregado ayer en Bogotá. 

El premio le es conferido gracias a un suplemento especial de Palabra y Obra de EL MUNDO, que se tituló “Manzur, en cuerpo y alma”, que comprende una extensa serie de entrevistas de Sergio Esteban Vélez al pintor colombiano David Manzur, en la celebración de sus ochenta años de edad. Este trabajo mereció aplausos a nivel local, nacional, e incluso internacional, evidenciándose así en el galardón que por este mismo trabajo se le otorgó recientemente, el “José María Heredia”, máxima distinción de El Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, con sede en Los Ángeles, California. 

Vélez, quien se encuentra actualmente en Canadá adelantando estudios superiores en lenguas en la Universidad de Montreal, habló con EL MUNDO y manifestó su complacencia y agradecimiento por este reconocimiento que extiende, además, a esta casa editorial por haber sido artífice y difusora del trabajo que él realizó con el maestro David Manzur, y que hoy se convierte en uno de los trabajos periodísticos más importantes del país en el último año. 

“Este fue un trabajo incisivo y de mucho estudio. Surge como fruto de todas las anécdotas que me ha contado el maestro en los últimos 10 años, y de mi devoción hacía él. Desde que empecé a visitar su casa y a interesarme en su obra, he leído cuanto artículo sobre él se ha escrito, recogiendo cuanta reproducción encuentro de sus obras, y en un gesto de confianza de él, me permitió realizar estas entrevistas”, afirma Sergio Esteban sobre este merecimiento. 

Por su lado, David Manzur, en comunicación con EL MUNDO, se mostró feliz por este reconocimiento, y felicitó a este diario y a su colaborador y columnista, Sergio Esteban Vélez, por haber logrado retratar de forma tan fiel, profunda y profesional su vida artística. “Este es un periódico de mucha trascendencia. En EL MUNDO hay un personal de altísima calidad. Les estoy agradecido tanto a Sergio como al periódico por la deferencia que han tenido conmigo de hacerme este reportaje que no merezco”, apuntó el artista. 

Particularidades 

Este galardón está rodeado de tres aspectos particulares; el primero es que es de las pocas ocasiones en que le es entregado a una persona tan joven que apenas inicia su vida profesional, ya que Sergio apenas cumplió los 27 años de edad; el segundo, es que es la sexta vez que se le otorga a un periodista que es más reconocido por su labor poética que periodística, tal como sucedió antes con Juan Manuel Roca, José Luis Díaz Granados, Eduardo Escobar, Harold Alvarado Tenorio y Mario Rivero. 

Y el tercer aspecto, y quizá el más importante, es que le es otorgado a un trabajo de periodismo cultural que en muchas ocasiones suele ser la cenicienta del medio.

“Los pintores no son gente importante, lo que no está en torno a la productividad no es importante. El hecho que el premio haya sido concedido por una serie de entrevistas a un pintor es muy importante, porque con este trabajo compitieron otros de entrevistas a grandes políticos y personajes de la vida pública y que sea éste el ganador es muy destacable. Hace 2 ó 3 años la entrevista ganadora fue al ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton, y que este año haya sido una a David Manzur es algo de trascendencia para el periodismo cultural y nos indica que el país está pensando en arte”, explica Sergio Esteban. 

También señala que para los lectores de EL MUNDO, este también es su premio porque les garantiza que la información que están leyendo a diario tiene calidad periodística y es un trabajo serio, “es un honor para mí entregarle este premio al periódico y a los lectores”, aseveró. 

Señala final y visiblemente emocionado, que este premio al periodismo cultural es un empujón para que los periodistas de este campo se estimulen y busquen este tipo de personajes como David Manzur, “dignos de mención y de especiales tan acuciosos e incisivos como este”.

 

Datos - Galardonado

 

Sergio Esteban Vélez es comunicador de la Universidad de Antioquia, especializado en Lenguas Modernas en la Universidad de Sherbrooke, donde se graduó con “Mención de Excelencia”. Actualmente, adelanta estudios superiores en la Universidad de Montreal. Ha desarrollado actividad periodística en prensa, radio e internet. Actualmente, es columnista semanal del periódico EL MUNDO, comentarista cultural del suplemento literario “Palabra y Obra”, del mismo diario,  y corresponsal de la revista española de Poesía “La Sombra del Membrillo”. Colaborador eventual de otras publicaciones.

 

 

 

Repost 0
15 octubre 2010 5 15 /10 /octubre /2010 02:53

   

HUGO ÁLVAREZ RESTREPO

EL MUNDO, 14 de octubre de 2010

 

Varias y muy poderosas razones me llevan a dedicar este espacio de hoy en “VERSOS Y CANCIONES DE SIEMPRE” para abrazarme espiritualmente a Sergio Esteban Vélez Peláez

El día martes próximo pasado se le otorgó el Premio Simón Bolívar por su obra “Manzur en cuerpo y alma”, y hace pocos días fue galardonado con el Premio José María Heredia.

A éstas dos valiosas razones se agregan: una, que conocí a Sergio Esteban estando él muy pequeñito y yo, ya curtido en los asuntos de la poesía, vi en sus obras algo de gran valor. Otra, que hallé en él a un muchacho abierto a la vida, con visión futurista, sincero y espontáneo. A esto se agrega el que por nuestras venas, aunque un poco mezcladita, corre la misma sangre. Y una quinta razón es el compartir el mismo techo de nuestro periódico El Mundo.

Por todo lo anterior, dedico este rincón de versos y canciones a aquel a quien conocí de pequeño, al poeta, al amigo, al pariente, al colega, al distinguido con los Premios Simón Bolívar y José María Heredia

¡Adelante, Sergio! Que sigas por el sendero del éxito con la humildad de los grandes sin que te envanezcan los laureles justamente recibidos. ¡Y que continúes cosechando triunfos para tu satisfacción y el orgullo de quienes te llevamos en el corazón!

 

Repost 0
5 octubre 2010 2 05 /10 /octubre /2010 01:24

EL RIONEGRERO.  Edición 303.  Septiembre de 2010

 

El Instituto Nacional de Perio dismo Latinoamericano, con sede en Los Ángeles, entregó el 3 de octubre el Premio “José María Here dia” 2010 al des tacado periodista antioqueño Sergio Esteban Vélez, gran promotor y realizador de nume rosas actividades culturales desde su interesante producción bibliográfica y sus columnas especializadas en el perió dico “El Mundo”, de Medellín y otras.

Vélez fue conocido cuando incursionó en el ámbito cultural de Antioquia como el Niño Poeta, a los 6 años de edad, y desde entonces se ha destacado en el país como importante referente cultural gracias a su trabajo constante que no ha dado tre gua hasta hoy, cuando está en alto grado de capacidad productiva en sus 26 años, gracias a su grado de comunicador en la Universidad de Antioquia y estudios es pecializados en lenguas modernas, que complementa ahora en Canadá con estudios superiores en la Universidad de Montreal.

Quienes hemos estado junto a mu chas de sus realizaciones culturales en el Recinto de Quirama, Academia Antio queña de Letras etc., nos alegramos con este nuevo triunfo, preludio de otros más que de seguro obtendrá, gracias a su ca pacidad intelectual y constancia en el manejo de los asuntos culturales y artísti cos del país y del exterior. Ha sido confe rencista y ha recitado sus poemas varios centros culturales del país y del exterior.

Como bien nos expresa Sergio Esteban: “Este premio es un estímulo inmenso que me anima a no desfallecer en una lucha tan in grata como es la de la promoción del pe riodismo cultural en nuestra comunidad

 

Repost 0
2 octubre 2010 6 02 /10 /octubre /2010 01:20

HÉCTOR GÓMEZ GALLEGO

Periódico "LA PIEDRA".  Octubre de 2010

 

 

Este pasado domingo 3 de Octubre el Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, con sede en Los Ángeles, California, ha honrado a nuestro intelectual y periodista antioqueño Sergio Esteban  Vélez Peláez con el Premio de Periodismo “José María Heredia”, conjuntamente con otros cinco periodistas de América, entre ellos la cubana Yoani Sánchez, a quien el gobierno cubano le impide  salir de la isla. Sergio Esteban es Comunicador de la Universidad de Antioquia, especializado en  Lenguas Modernas en la Universidad de Sherbrooke, graduado con “Mención de Excelencia”, es  columnista muy brillante en el Periódico El Mundo de Medellín, y para la obtención de este premio le  fue considerada su actividad en el periodismo cultural.

Conocemos muy bien la trayectoria de Sergio Esteban en el campo de la poesía, dentro de tantas actividades intelectuales que ha desarrollado, y nos ha manifestado que “Este premio que se me ha  otorgado es el estímulo que estaba necesitando para no desfallecer en una lucha tan ingrata como esta,  la del periodismo cultural en nuestro medio”.

Sergio Esteban Vélez fue muy conocido en Colombia como “El Niño Poeta”, ya que a los 12 años  empezó a publicar libros de poesía, y hoy a los 26 años de edad es el columnista más joven de Colombia y ha sido considerado por la crítica nacional e internacional como una de las voces más  prometedoras de la nueva poesía colombiana, mientras continúa adelantando estudios superiores en la Universidad del Quebec  (Canadá).

Repost 0
1 octubre 2010 5 01 /10 /octubre /2010 03:13

 

 

 

Portal web de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia

Octubre de 2010

 

 

 

 

El Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, con sede en Los Ángeles, le otorgó el premio "José María Heredia" 2010 a nuestro egresado Sergio Esteban Vélez. Desde sus tiempos de estudiante en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia, Vélez, a quien conocimos con El Niño Poeta se destacó por su disciplina y seriedad para ejercer el periodismo cultural. En relación con el premio, este destacado miembro de nuestra comunidad declaró al periódico El Mundo, espacio que ha sido por mucho tiempo su casa periodística: “A los jurados del premio les gustó mucho un trabajo que circuló en Palabra y Obra de EL MUNDO sobre David Manzur que tuvo 14 páginas de extensión y que incluyó entrevistas, mucha documentación, ilustraciones y poemas. Esto es un gran estímulo, porque los periodistas culturales pocas veces tenemos aplausos y somos exaltados. Este es un empujón para saber que se están haciendo las cosas bien, y que aunque el periodismo cultural no le llegue al pueblo tanto como quisiéramos, hay que seguir trabajando con el fin de promover la cultura, que es un elemento fundamental para la civilización y la paz”. ¡Felicitaciones a Sergio Esteban, extensivas al periódico El Mundo, a quien dedica el premio!

Repost 0
30 septiembre 2010 4 30 /09 /septiembre /2010 01:03

 

Héctor Gómez Gallego

La Piedra. Noviembre de 2010

 

En nuestra edición anterior de La Piedra, celebramos el nuevo triunfo del Poeta-Periodista antioqueño Sergio Esteban Vélez Peláez, cuando recibió el Premio de Periodismo “José María Heredia” en los Ángeles (California), y hoy engalanamos nuestras páginas comunicando que nuestro distinguido amigo ha obtenido en Colombia el Premio Simón Bolívar, máxima distinción para el periodismo colombiano, el cual fue recibido por su señora madre, ya que el galardonado se encuentra en Montreal (Canadá) adelantando estudios de lenguas y humanidades. De nuevo, Sergio Esteban ha entregado para “La Piedra” las siguientes declaraciones:

 

¿Se imaginó usted, lo pensó alguna vez , ser ganador del Premio Simón Bolívar en Periodismo?

Desde niño, cuando empecé a publicar mis primeros textos y a leer, a modo de aprendizaje , lo que escribían los periodistas consagrados, admiraba con fascinación a los ganadores del Premio Simón Bolívar y a los periodistas que eran enaltecidos con galardones en el exterior.

 

¿Y cuando se dispuso a concursar, qué propósitos tenía?

Recuerdo especialmente que cuando me disponía a concursar, algunos trataron de persuadirme  de no hacerlo, pues estaban seguros de que era tiempo perdido, pues, según ellos, “el premio  estaba arreglado” y el jurado estaba compuesto por personas con ideologías políticas diferentes a la mía, lo cual afectaría la imparcialidad de la decisión.

Además, me insistieron en que, en un país como Colombia, un trabajo de homenaje a un pintor nunca se llevaría el premio si estaba compitiendo con las mejores entrevistas del país, muchas de ellas a políticos no sólo de Colombia, sino de otras latitudes. Y ahora me encuentro con la decisión del Jurado, presidido por el ex canciller Rodrigo Pardo García-Peña... Este es uno de esos momentos en que he recordado que “inefable” significa “sin palabras”.

 

¿Y cómo recibió la noticia?

Cuando me lo anunciaron, hace menos de una semana, creí que era una broma. Y no tuve la  certeza de que el premio era real, sino hasta el momento en que lo recibió mi madre, de manos del reputadísimo escritor español Juan Cruz y de los demás miembros de la mesa principal,  entre ellos los ex presidentes Betancur y Gaviria.

 

¿Ahora cuando usted es ganador del Premio Simón Bolívar en periodismo, cómo es su estado de ánimo?

Y he ahí el motivo de tristeza, en una circunstancia que sólo debería colmarme de alegría: ¡Ganarme el Simón Bolívar justamente cuando estoy tan lejos del país y no puedo ir a recibirlo! ¡Perderme una de las ceremonias más importantes de mi vida! ¡Qué tal la paradoja!

Repost 0
20 septiembre 2010 1 20 /09 /septiembre /2010 00:55


 

DIANA CAROLINA MEJÍA

El Mundo, 20 de septiembre de 2010

 

 

 

El Periodista habla del significado de trabajar por la cultura y las letras, a propósito del premio latinoamericano de periodismo “José María Heredia”.

Como premio a lo que ha sido una vida dedicada con rigor a la promoción cultural, al arte, a la literatura y al periodismo, el joven periodista antioqueño, Sergio Esteban Vélez, columnista de EL MUNDO y colaborador de Palabra y Obra, también de esta casa editorial, ha sido galardonado con el Premio de Periodismo “José María Heredia”, máxima distinción del Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, con sede en Los Ángeles, California. 

Además de Vélez, el premio será concedido este año a otros cinco periodistas de diversos países del continente, entre los cuales sobresale la cubana Yoani Sánchez, considerada actualmente como la bloguera más influyente del mundo. Esto pone al periodista colombiano en un importante lugar dentro del panorama periodístico de la región, exaltando no sólo su labor a nivel personal, sino la labor periodística que se hace en la ciudad y en el país, especialmente en un campo como el cultural, que tantos obstáculos encuentra en el camino para su difusión y reconocimiento. 

Conocido otrora como el Niño Poeta, Vélez, desde temprana edad, se ha destacado en la ciudad como un importante referente cultural que cada vez adquiere mayor dimensión, gracias a un trabajo constante que no ha dado tregua desde sus inicios en la poesía a los 6 años de edad, instinto artístico que se ha ido cultivando gracias a estudios posteriores en lenguas y en periodismo, que redundan en este importante reconocimiento, más importante aún, si se toma en cuenta que Sergio Esteban se encuentra aún en el albor de su carrera con apenas 26 años de edad, pero que han sido suficientes para madurar un estilo y un trabajo que hoy es reconocido no sólo al interior del país sino en el exterior. 

Promoción de la cultura 

Vélez, quien se encuentra actualmente en Canadá adelantando estudios superiores en la Universidad de Montreal, habló con EL MUNDO, y expresó su complacencia por este reconocimiento que él extiende a este periódico como difusor y promotor de su trabajo poético y periodístico. 
“Siento este premio como un honor inmenso, ya que apenas estoy empezando a sembrar en mi carrera y siento que esto es empezar con paso firme. Esto me llena de entusiasmo y de ganas de seguir trabajando”, expresó. 
Añadió además que este es un premio para quienes le apuestan al periodismo cultural, “a los jurados del premio les gustó mucho un trabajo que circuló en Palabra y Obra de EL MUNDO sobre David Manzur que tuvo 14 páginas de extensión y que incluyó entrevistas, mucha documentación, ilustraciones y poemas. Esto es un gran estímulo, porque los periodistas culturales pocas veces tenemos aplausos y somos exaltados. Este es un empujón para saber que se están haciendo las cosas bien, y que aunque lo cultural no le llegue tanto a las masas, hay que seguir trabajando con el fin de promover la cultura, que es un elemento fundamental para la civilización y la paz”, indicó. 
Señaló, entre otras, que es un honor que un colombiano comparta este premio con personalidades tan importantes actualmente como la cubana Yoani Sánchez, y que en ediciones pasadas ha premiado a los más selectos del periodismo de habla hispana, contando ya con 40 premiados. 
“Este es un premio también para periódico EL MUNDO, por el respaldo que les da a los nuevos valores periodísticos y que está dando ya resultados como estos. Eso es muy satisfactorio”, puntualizó Vélez. 
La ceremonia de entrega de los premios se llevará a cabo en Los Ángeles, el próximo 3 de octubre.

 

Reseña - Sobre el galardonado

 

Sergio Esteban Vélez es comunicador de la Universidad de Antioquia, especializado en Lenguas Modernas en la Universidad de Sherbrooke, donde se graduó con “Mención de Excelencia”. Actualmente, adelanta estudios superiores en la Universidad del Quebec. Con 26 años de edad, es el columnista semanal más joven de Colombia y ha sido considerado por la crítica nacional e internacional como una de las voces más prometedoras de la nueva poesía colombiana. Ha publicado cuatro libros de poemas y uno de entrevistas a los principales artistas colombianos, “El color en el arte moderno colombiano”, prologado por el ex presidente Belisario Betancur. Con el ex ministro Octavio Arizmendi Posada, fue fundador y director de la Academia Antioqueña de Letras, que reunió durante un lustro a muchos de los principales humanistas y escritores de Antioquia. Fue también director de Cultura del Colegio Altos Estudios de Quirama. Un panorama general de su vida y de su trabajo periodístico y literario puede encontrarse en el sitio web www.sergioestebanvelez.com. 

 

 

 

Repost 0
1 septiembre 2010 3 01 /09 /septiembre /2010 06:47

El poeta, gestor cultural y columnista de EL MUNDO Sergio Esteban Vélez presenta su quinto libro “El color en el arte moderno colombiano”.

 

 

El Mundo, 31 de agosto de 2008

 

A pesar de su corta edad, Sergio Esteban Vélez puede ostentar un significativo número de realizaciones en el campo de la cultura. La más reciente de estas es la edición de su quinto libro, “El color en el arte moderno colombiano”, publicado por Colorquímica S.A., en el aniversario de su fundación. 

En esta edición de lujo, Sergio Esteban explora el panorama de lo que ha sido el color en nuestras artes. Y, para ello, entrevista a los “maestros mayores”, como Armando Villegas, Omar Rayo, Manuel Hernández, David Manzur, Olga de Amaral, Santiago Cárdenas, Ana Mercedes Hoyos, Maripaz Jaramillo, entre otros. Acude, además, para complementar la conceptualización sobre este tema, a algunos de los principales críticos de arte del país, como son Eduardo Serrano, Leonel Estrada, Juan Gustavo Cobo Borda, Darío Ruiz Gómez y Olga Elena Mattei. 

El columnista de EL MUNDO José Alvear Sanín comenta de este libro que: “Nada más difícil que hacer una buena entrevista. Y Sergio Esteban ha logrado que todas sean interesantes, porque sus preguntas, a la vez amables e incisivas, denotan un amplio conocimiento del arte moderno colombiano”. 

Continúa el columnista Alvear que “el libro está ilustrado con 75 excelentes reproducciones de obras de los pintores entrevistados. El diseño y diagramación, de Sandra de Bedout, impecables, así como el trabajo de Especial Impresores”. 

Y, en cuanto al autor, afirma que “Sergio Esteban es dueño de una prosa recia y firme. Como es original, analítico y no traga entero, me parece que tiene mucho futuro como columnista”. 

Hablando de arte 

¿Qué hace un poeta hablando de artes plásticas? Es una cuestión que podrían formular algunos. Cuando se le pregunta acerca de esto, el maestro Omar Rayo, uno de los pintores seleccionados en el libro, asegura que “si en nuestro país hay buena crónica de arte, la hacen los poetas, que son, justamente, los que deberían hacerla. Los poetas son los que más se acercan al arte y a la cultura plástica”. 

Y, sobre el mismo asunto, el ex presidente Belisario Betancur, autor del prólogo del libro, comenta que “no es insólita la intercomunicación entre la poesía y el color: Rimbaud escribió un impredecible soneto sobre las vocales, a las que percibe cada una de tonalidades cromáticas diferentes. Años después el surrealista Apollinaire, de estridentes policromías hacía cantos elegíacos. Para Aurelio Arturo sentimos que todos los colores son verdes. En cambio para mí, en la ‘Tierra del Fuego’ todos los colores son blancos”. 

Agrega el ex presidente y poeta que “está bien, por tanto, que para la celebración de los 30 años de Colorquímica, que trabaja con el color, se haya invitado al joven poeta Sergio Esteban Vélez a juntar poesía y color en un bello libro testimonial que recoge voces de creadores en torno a la metáfora de la pintura. Lirismo, plástica e industria del color, forman el trípode hermoso de la presente edición de visiones innumerables sobre la obra de los creadores, pequeños dioses como los llamara el poeta chileno Vicente Huidobro”.

 

Una carrera hiperactiva

 

Este escritor, que, por años, fue conocido como “el Niño Poeta”, reúne, ante la comunidad, el perfil de un joven hiperactivo apasionado por la propulsión de la cultura en el país. 

A sus 24 años de edad, ha publicado 5 libros y tiene otros 7 inéditos. La multiplicidad de sus intereses lo ha llevado a estudiar Derecho y Ciencias Políticas, en la Universidad Pontificia Bolivariana, y Comunicación Social, en la Universidad de Antioquia. 

En el campo de la gestión cultural, fundó, en 1997, la Academia Antioqueña de Letras, en la cual congregó a muchos de los principales intelectuales y humanistas de Antioquia. La dirigió, durante 7 años, en compañía del ex ministro Octavio Arizmendi Posada, quien fuera uno de los mayores promotores de su obra. 

Ha sido, además, director de Cultura del Colegio Altos Estudios de Quirama y miembro de múltiples juntas de instituciones culturales, a lo largo de los últimos 10 años. 

Ha ofrecido casi un centenar de lecturas poéticas y presentaciones, en importantes auditorios de Colombia y de ciudades como Buenos Aires, Santiago de Chile, Lima y Quito, y su obra se ha divulgado por numerosos medios en múltiples países de América y Europa. 

Algunos de sus libros y su labor como trabajador de la cultura, le han merecido diversos premios, distinciones y homenajes. 

 

 

En relación con este nuevo aporte al acervo cultural del país, Germán Londoño, otro de los artistas incluidos, comentó a EL MUNDO que “‘El color en el arte colombiano’ es un trabajo importante, porque nadie había hecho una edición dedicada a este tema. Además, la calidad de la impresión, el contexto en el cual las obras han sido incluidas y todo lo demás quedó muy bien”. 

En cuanto a la importancia de que en el texto se busquen las consideraciones propias de los grandes artistas colombianos, más allá de la crítica y los comentarios personales del autor, Londoño afirma que “la forma en que está orientado el libro, a través de la entrevista directa con los artistas, más que la interpretación, le da una inmediatez extraordinaria, porque están hablando de un aspecto fundamental del arte, que es el color, y los pintores están dando sus opiniones, mostrando su visión, y está quedando textualmente. En ese sentido, este libro es sumamente distinto a lo que uno ha visto en libros de arte”. 

Un joven polifacético 

La escritora antioqueña Olga Elena Mattei, autora de uno de los textos introductorios de esta obra, describe al autor Vélez asegurando que “a los 12 años, Sergio Esteban sabía que ya era una persona capaz de realizar cualquier proyecto en el que necesitara desplegar gran liderazgo, capacidades organizativas, don de gentes, entusiasmo, energía y constancia. Lleno de buenas ideas, puso manos a la obra... y por primera vez en dos siglos de cultura y literatura, tuvimos Academia Antioqueña de las Letras. 

En cuanto a su poesía, es capaz de fundir modos llenos de espiritualidad, de sarcasmo filosófico, de vuelo poético, con modos tan opuestos como el corte seco de la antipoesía y el dato intelectual del brillo de su cultura, ya que conoce al detalle temáticas como la literatura, las artes, la música, la geografía y la historia universales, las de Colombia, la política, nuestra genealogía (y en estas 3 últimas su erudición nos maravilla). Puedo mencionar cualquier personaje histórico o mundial, y él conoce bien su biografía, sus peculiaridades, las razones de su notabilidad...”. 

Mattei encuentra, además, en, la personalidad de este joven, cualidades como “su profunda espiritualidad, y, si me perdonan la mención inmediata de una característica tan antagonizante, hay que reconocerlo, su exquisita elegancia en el vestir y en sus modales”, y agrega que “de todo ello se nutre su don de gentes, que todos disfrutamos. Desde sus 13 años, ya era amigo de grandes personalidades, tales como políticos, gobernantes, directivos, empresarios, jerarcas de la Iglesia, personajes de la cultura de todo el país, y de nuestra alta sociedad”. 

La escritora concluye afirmando que estamos ante quien “no solo probó ser un niño y joven precoz, un líder, un estudioso, ‘adicto al conocimiento’, y una persona de gran talento, sino también un sorprendente, excelente, moderno y maduro poeta”. 

La investigación necesaria para la realización de esta obra llevó a que Sergio Esteban se sumergiera en la historia personal y artística de cada uno de los mayores pintores de nuestro país. Uno de ellos, el maestro David Manzur, convencido de la importancia de la labor de este joven, le escribió diciéndole que “Sergio Esteban, de ti he aprendido que la vida tiene mucho más que el arte mismo y el arte mucho para la vida (...) Me siento muy afortunado de ser uno de tus amigos y admiradores”. 

Por el momento, el libro está distribuyéndose en las principales bibliotecas, centros educativos y entidades culturales del país, en pos de que la comunidad pueda tener acceso a los resultados de estas exploraciones.

 

Bendecido por Meira Delmar

 

Paralelamente ha desarrollado sus investigaciones sobre arte colombiano, Sergio Esteban Vélez ha seguido evolucionando en el trabajo poético que lo ocupa desde hace 15 años. 

Nos cuenta que, a pesar de que ha recibido el elogio de escritores tan destacados como Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, Ernesto Cardenal, Fernando Vallejo, Jorge Edwards, Manuel Mejía Vallejo, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Olga Elena Mattei, Dora Castellanos y Carlos Germán Belli (el mayor poeta del Perú), el comentario que más le ha llegado al alma es el que redactó, para su próximo poemario, la prestigiosa maestra colombiana Meira Delmar. 

En aquel texto, Delmar, figura sagrada de las letras nacionales, se refiere a la obra de este poeta, diciendo, entre otras cosas, que “Sergio Esteban Vélez: un poeta de esos que no necesitan adjetivos para calificar su obra. Para explicarme mejor, debo decir que el poeta que yo prefiero es aquel que le es fiel a la poesía, más allá de épocas, modas o invenciones. 

Sergio Esteban, con una gran riqueza de vocabulario (uno se pregunta en qué momento encontró tiempo para nutrir de tal manera su idioma propio), ha escrito algunos de los más hermosos poemas de la poesía colombiana. Quiero referirme a su ‘Requiem por Antinoo’, que le he hecho repetir más de una vez, con el deseo de saciar mi afán de belleza en la palabra escrita. 

En sus poemas u ‘oraciones’, puede palparse la fina sensibilidad del autor, que es capaz de captar, en el mundo que le rodea, la emoción que puede encerrarse en una palabra, en un adiós, en una lágrima; y que es capaz, además, de transmitir esa su emoción, al afortunado lector de sus palabras. 

A lo largo de mi vida, siempre he dicho lo que siento, y ¡es magnífico lo que él hace! 

Es de desear que este creador siga siendo fiel a sí mismo, a su fino gusto, a su capacidad de regalarnos poesía de buena ley”. 

 

 

Repost 0
30 agosto 2010 1 30 /08 /agosto /2010 07:13

 

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ PELAÉZ

EL GENIO MADURO Y SU NUEVA OBRA:

“EL COLOR EN EL ARTE COLOMBIANO”

 

Periódico ÓRBITA.  Diciembre de 2006

 

Por: Patricia Helena Vélez R.

pvelez@une.net.co

 

 

El lanzamiento de su libro “El Color en el Arte Colombiano”, por COLORQUÍMICA S.A., la empresa antioqueña que patrocinó el desarrollo del proyecto, le acaricia el orgullo a Sergio Esteban por estos tiempos.  Se trata de un trabajo en edición de lujo que exhibe obras de unos cuarenta pintores colombianos representativos, entre los cuales entrevistó los quince más destacados “acerca de sus incidencias en el color, sus desarrollos en los distintos períodos y consideraciones holísticas y científicas”

 

Una obra donde se divulga “lo principal del color en el Arte Colombiano del siglo XX” y dan a conocer “importantes disquisiciones de reconocidos críticos y conocedores del Arte en Colombia”, cuyo prólogo fue elaborado por el ex presidente colombiano Belisario Betancur y que da cuenta de que este joven de inteligencia superior, quien a los 13 años publicó “Destellos Nocturnos”, su primer libro de poesía, revelándose ante el juicio de los expertos como un gran poeta lírico con un futuro brillante por su interés en las humanidades, la historia, las artes y el conocimiento en general, ha madurado su ensoñación vivencial y encaminado el hacer por elevadas sendas.

 

Su discurrir por las Artes y las Letras comenzó tempranamente de manera intuitiva, cual fuerza de imanes, aunque también lo lleva en los genes, su familia ha tenido inclinaciones artísticas y ha sido con sus padres un permanente respaldo que ha impulsado y apoyado su incursión en las manifestaciones humanísticas.  A la hora de publicar sus libros tuvo varios tutores y maestros que le ayudaron a perfeccionar su estilística, como Luis Flórez Berrío en el campo de la poesía clásica y Olga Elena Mattei en la poesía moderna.

le preguntamos entonces:

 

La inteligencia te hizo diferente a los demás niños, ¿Te llegaste a sentir extraño, cómo te asumiste socialmente?

 

Nunca me he sentido extraño pero los demás sí sienten que soy muy extraño.  A mí me parece que soy muy normal, pero a los demás no.   Ésto me ha llevado a desarrollar una férrea personalidad, a tratar de exaltar mis cualidades y de fortalecerlas en pos de poder crear un mundo interno de tranquilidad.  No diría que soy extraño, porque todos los seres humanos somos distintos y nadie es igual a nadie, pero en la historia de la humanidad ha habido casos excepcionales y se ha visto que éstos muchas veces han dado resultados muy interesantes.

 

Según expresaste a los trece años, con motivo de la publicación del primer poemario, a través de tu obra buscas hacer una contribución al pensamiento humano, ¿Aún es ese el objetivo y el sentido de tu expresión artística?

 

En realidad yo creo que era muy ambicioso querer hacer una contribución al pensamiento humano, porque ni siquiera sabemos si los grandes filósofos y pensadores de la historia han logrado este cometido.  En este momento, mi intención es un poco más humilde. Es sencillamente la de poder hacer catarsis de mis propios pensamientos y consideraciones y plasmarlas en textos que si alguien tiene a bien comprenderlos, puede aprehenderlos o utilizarlos del modo que considere.

 

¿Cuál es la propuesta que subyace a lo largo de tu obra poética y literaria desde sus inicios hasta hoy?

 

Mi propuesta desde mis inicios no ha sido otra que la de los filósofos y pensadores de la humanidad a través de los tiempos, que es la de desentrañar las preguntas fundamentales del ser humano:  ¿Qué es el hombre?, ¿qué es la vida?, ¿qué es el mundo?, ¿qué es Dios?, ¿qué objetivo tiene la existencia?.  Es exactamente lo mismo que los otros indagaron, simplemente con consideraciones muy personales y distintas, teniendo en cuenta el paso de los tiempos y las vivencias propias de quien las escribe.

 

Desde muy temprano te señalaste como amante de todas las artes, a partir de las cuales has concebido “proyectos realizables” para ayudar a mitigar el sufrimiento causado por el hambre en nuestro pueblo colombiano,  ¿Puedes darnos una idea de lo qué son esos proyectos y los planes para su realización?

 

Hace años mis proyectos estaban más enfocados hacia metas políticas, hacia la justicia distributiva de saldo de la deuda social tan grande que hay en nuestros países latinoamericanos, pero con el pasar del tiempo he comprendido que mi misión ha de estar orientada a concientizar estas comunidades, de que sin verdadera gestión cultural y sin realizaciones artísticas o humanísticas, jamás podremos ser países realmente civilizados; entonces mis proyectos actualmente están dirigidos hacia los campos artístico y cultural, y estoy verdaderamente convencido de que este va a será el trampolín que nos llevará hacia una sociedad más equitativa y pacífica. 

 

Has nominado tu poesía como lírica y social, de sentido concientizador respecto a la posibilidad de vivir mejor y preservar el patrimonio universal mediante el uso adecuado de la mente humana, en un mundo de amor y paz, ¿Cómo crees que puede lograrse la construcción de ese mundo humano tan ideal y utópico como se plantea en la actualidad?

 

Anteriormente habría podido pensar en aquel mundo utópico, pero a través de los años me he dado cuenta de que el ser humano es un individuo bifronte en el que se conjugan el bien y el mal, el orden y el desorden, la coherencia y la incoherencia, etc., como un Yin y Yan perenne.  Entonces no ha de ser viable esta realidad utópica de tranquilidad absoluta.  Sin embargo, debemos esforzarnos por hacer un poco más vivible nuestra realidad y llevar un mensaje concientizador acerca del respeto, la tolerancia, la pluralidad.  Creo que el mundo está en un período de entropía, de caos universal, que ha de llevarnos hacia un orden nuevo.  Sólo tenemos que tener paciencia.

 

Has asumido una búsqueda espiritual intensa y profunda y una formación humanística extensa y divergente, ¿Cuál es tu postura frente a la sabiduría?

 

En mi último libro hay un poema en el que, al igual que otros poetas que han escrito sobre este tema, habló de que mientras más sepa un sabio, mientras más estudie, se siente más vacío, más sólo, más desgraciado y se da cuenta de que como dice el tango: “El mundo fue, es y será una porquería”, (porque el tango es una fuente de sabiduría igual que la opera).  Entonces yo entendería la sabiduría no en términos de acopiar conocimiento, sino de saber vivir, es como una laguna espaciosa del ser y sus neuronas, el culmen de usarlas y saber qué hacer con el producto.  Lo decía anteriormente, mientras tú más sabes, más te das cuenta de lo ínfimo que eres.

 

Tienes muchas obras inéditas, entre investigaciones históricas, ensayos y poemarios, ¿cuáles son tus proyectos para editarlas y darlas a conocer, por qué no las has publicado?

 

En Colombia, es sumamente difícil publicar, sobre todo cuando no eres un escritor que está en la rosca de las editoriales y de los altos grupos intelectuales.  Mi amiga Olga Elena Mattei asevera que en Colombia si se escribe no se publica y si se publica no se distribuye, si se distribuye no se vende y si se vende o se regala no se lee.  Sin embargo esto no será causa para que deje de esforzarme para publicar estas obras que tengo.  La próxima que pienso publicar es un libro de 350 páginas, acerca de la vida de mi tatarabuelo, don Luciano Restrepo, que fue el último presidente del Estado Soberano de Antioquia y figura indispensable en el desarrollo antioqueño del siglo XIX, y posteriormente mi otra producción, “Estancias Cerradas”, en la cual me adentro en la vida de grandes personajes de la historia con los que más me identifico, y que tiene unas bellísimas ilustraciones del maestro David Manzur.

 

¿En qué proyectos estás trabajando en la actualidad y qué tienes en mente en un mediano y largo plazo respecto a tu vida y la labor artística?

 

En este momento estoy muy concentrado en todo lo pertinente al lanzamiento de mi libro “El Color en el Arte Colombiano”, que pienso es una gran contribución al acervo histórico-artístico de nuestra cultura.  También en mis proyectos académicos universitarios y estoy encaminado a la reactivación de la Academia Antioqueña de Letras, que hace un tiempo está en receso con motivo de la muerte de su presidente, el doctor Octavio Arizmendi Posada.  Así mismo en la publicación y terminación de otros libros de poesía y de historia.  Posteriormente me gustaría poder viajar a Europa o a Norteamérica a especializarme en Gestión cultural e Historia del arte, para regresar a Colombia a trabajar por la cultura.

 

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ:

 

Sergio Esteban Vélez P. tiene 23 años, cursa el séptimo semestre de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de Antioquia.  Realizó cuatro semestres de Derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana.  También incursionó en las Humanidades y Lengua Castellana en la Pontificia Universidad Javeriana.  Ha hecho estudios complementarios de teatro contemporáneo en la Universidad de Santiago de Chile; Historia del Arte en la U.PB y piano, Musicología e Historia de la Música, en la Universidad Adventista y la Escuela de Música Amadeus.  Así mismo, ha tomado cursos de perfeccionamiento de Francés e Italiano con docentes varios y además, profundos estudios autodidácticos en casi todas las áreas de la humanística.

 

Su producción literaria es vasta: tiene publicados cuatro poemarios y una obra inédita densa, poética e histórica, también decenas de ensayos de crítica literaria, artística y musical, biografías de antioqueños ilustres y asuntos religiosos e históricos.  Es miembro activo de importantes academias e instituciones de historia, literarias y culturales, nacionales y latinoamericanas.  Ha sido galardonado con distinciones como el “Premio al Humanismo Integral” ASOPROINT (2005), finalista “Premio Nacional de Poesía Porfirio Barba Jacob” (2004), “Premio Literario Jorge Isaacs” (2005), y representó a Colombia en las VII Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana, en Santiago de Chile (2005), entre otros.

 

Destacado en varios homenajes como poeta, ha recibido elogiosos comentarios de personalidades políticas, eclesiásticas, militares, empresariales e intelectuales colombianos y de sobresalientes escritores latinoamericanos.  Numerosas han sido las entrevistas que le han hecho prestigiosos medios de comunicación nacionales e internacionales y las presentaciones poéticas y literarias que ha ofrecido en Colombia, Buenos Aires, Santiago de Chile y Lima.  Tiene publicaciones en Colombia, España y Suecia y ha sido organizador y director de un centenar de eventos culturales.  Su colaboración ha sido intensa desde los seis años de edad en medios periodísticos: radio, prensa e internet.  Actualmente es corresponsal de la revista española de poesía “El Membrillo” y encargado del área cultural en el portal “De la Urbe Digital”.

 

Repost 0
1 agosto 2010 7 01 /08 /agosto /2010 06:53

JOSÉ ALVEAR SANÍN

El Mundo,  30 de enero de 2008

 

 

 

Los diarios colombianos son muy descuidados en el registro de los nuevos libros en un país donde se están produciendo diariamente muchas obras de mérito. Especialmente en provincia, como dicen los cachacos, ignoramos, por esa omisión de los periódicos, multitud de libros.

Quiero entonces llamar la atención sobre un libro precioso, recién aparecido en Medellín y que merece difusión nacional. 
Con motivo de sus primeros treinta años, Colorquímica, empresa antioqueña dedicada a la producción de colorantes para textiles, alimentos, curtimbres, papel, flores, adhesivos, construcción, pinturas, impresión y empaque, ha tenido la feliz idea de publicar El Color en el Arte Moderno Colombiano. 
Varios escritores fueron invitados a presentar ideas para el libro. Entre ellos resultó escogido Sergio Esteban Vélez, que los lectores de este diario ya conocen por su columna, variada ágil e independiente. 
Sergio Esteban se inició como poeta. Además tiene varios textos inéditos sobre temas históricos. Es dueño de una prosa recia y firme. Como es original, analítico y no traga entero, me parece que tiene mucho futuro como columnista. 
El Color en el Arte Moderno Colombiano recoge una serie de conversaciones sobre las tonalidades cromáticas, entre Sergio Esteban Vélez y Armando Villegas, Omar Rayo, Manuel Hernández, Olga de Amaral, Juan Cárdenas, Ana Mercedes Hoyos, Maripaz Jaramillo, entre otros. Para tratar de Alejandro Obregón el diálogo es con Juan Gustavo Cobo Borda. 
Nada más difícil que una buena entrevista. Y Sergio Esteban ha logrado que todas sean interesantes, porque sus preguntas, a la vez amables e incisivas, denotan un amplio conocimiento del arte moderno colombiano. 
A los reportajes se suman algunas páginas valiosas de Darío Ruiz Gómez (sobre Fernando Botero),de Olga Elena Mattei, de Eduardo Serrano (sobre nuestros coloristas) y de Leonel Estrada. 
El libro está ilustrado con 75 excelentes reproducciones de obras de los pintores entrevistados. 
El diseño y la diagramación de Sandra de Bedout, impecables, así como el trabajo de Especial Impresores. 
Este bello y excelente libro merece también una edición comercial que permita adquirirlo en las librerías. 
Para esa segunda edición, que sería un éxito, recomiendo omitir el inútil y pedante prólogo de Belisario Betancur, refrito de frases rimbombantes y citas acomodaticias, y ofrecer el índice general y el de ilustraciones que le hacen falta. 

Repost 0