Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:57
El Mundo, 29 de Noviembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Y como estamos en noviembre, el mes de las reinas, seguiré hablando sobre el tema. Quiero darle otra vuelta, impulsado, esta vez, por los comentarios que he recibido de personas que, luego de leer mi anterior columna, reconsideraron la visión nociva que tenían acerca de los reinados, y de aquellos que insistieron en que las reinas son simples figuras “de porcelana”, inútiles, estúpidas, materialistas y triviales y que no aportan nada al país.

A estos últimos interlocutores, que parece que no leyeron los párrafos en los que enuncio las cosas buenas que fomentan los reinados (turismo, empleo, folclor, buen nombre internacional, beneficencia, alegría en la gente...), me gustaría responderles que aunque la vida siempre da tantas vueltas y revueltas, las personas necesitan tener muchas cualidades, inteligencia y energía, para llegar a ser y hacer lo que las siguientes reinas colombianas han logrado:

Comenzaremos por la ex Miss Universo Luz Marina Zuluaga de Vélez. Durante 50 años, ha realizado una valiosa gestión cívica y social, en Manizales, como concejal, miembro de diversas juntas de entidades de Caridad y en su excelente desempeño como directora de Turismo de su ciudad.

En el campo social, ha fulgido como pocas la ex señorita Cundinamarca Yolanda Pulecio de Betancur, quien ha sido, durante medio siglo, una de las máximas luchadoras por la protección de la niñez desamparada en nuestro país. Esto ha hecho que ella sea más conocida como “Mamá Yolanda”. De alta inteligencia, ha sido congresista y embajadora. Ahora, se dedica a batallar por la liberación de los secuestrados. Este año, fue galardonada con el Premio Naciones Unidas/Viena a la Sociedad Civil.

En trabajo de Desarrollo Comunitario ha sobresalido también Vanesa Alexandra Mendoza, primera señorita Colombia de raza negra. Ella ha sido una defensora continua de sus coterráneos chocoanos y ha creado una fundación muy bonita, a favor de los niños del Chocó.

Y si de Política hablamos (lástima no poder exponer, por no ser colombiana, el caso de la ex miss Universo Irene Sáenz, quien casi alcanza la Presidencia de Venezuela), en ella han tenido notable actuación las ex señoritas Colombia María Teresa Egurrola y Catalina Acosta. Esta última detentó, en el presente cuatrienio, la presidencia de la Asamblea de Cundinamarca.

Para muchos, la mejor ministra de Cultura que hemos tenido es la ex señorita Bolívar Aracelly Morales, quien ha sonado para la alcaldía de Cartagena (y en esa campaña la acompañaría la activa arquitecta Susana Caldas, también ex Miss Colombia, quien ejerce notorio liderazgo cívico en esa ciudad).

Luego de loable servicio social con reclusos, la ex Virreina Mundial Nini Johana Soto, se consagró a hacer política en el Liberalismo y se convirtió en una especialista en Diplomacia, campo en el cual también es experta la ex Miss Colombia Diana Lucía Mantilla, hoy alta funcionaria de la Cancillería.

Como diseñadoras han brillado la ex Miss Colombia Leonor Navia, la ex Miss América Mercedes Baquero y la ex reina del Carnaval de Barranquilla Silvia Tcherassi, quien llevó los diseños colombianos por primera vez a las altas pasarelas europeas.

La ex Miss Colombia Tatiana Castro comenzó su labor misionera, en sus días de reinado. Creó una fundación para jóvenes drogadictos, se convirtió en una ministra evangélica y ha llegado a pertenecer a la dirección de uno de los proyectos cristianos más importantes de los Estados Unidos, que incluye la presentación de un programa de contenidos teológicos, con audiencia en más de 50 naciones.

Y en la televisión estadounidense también descuellan la bellísima Paola Turbay, quien triunfa en Hollywood, y la ex Virreina Nacional Ángela Patricia Janiot, estrella del Periodismo Latinoamericano. Ni hablar de las demás (innumerables) reinas que han destacado como actrices y presentadoras.

De gran relevancia, además, el liderazgo internacional de la ex miss Colombia Stella Márquez (18 coronas), quien, desde 1964, ha sido organizadora y directora ejecutiva del certamen de Miss Filipinas y de otros de los principales concursos de Belleza del Sudeste Asiático.

Y en Medellín vive una mujer que es el ejemplo claro de una reina integral: la ex señorita Colombia y tercera en Miss Universo Ella Cecilia Escandón. Administradora de Empresas, ha hecho también estudios avanzados de Ingeniería, Arquitectura, Economía, Turismo e Idiomas, en universidades de Colombia, Inglaterra y Estados Unidos. Su incansable labor ad-honorem en entidades sociales, cívicas y de Beneficio a la Comunidad le mereció ser escogida como “Mujer del Milenio”, en Santander. También ha sido columnista de opinión. Como concejal de Medellín, trató por primera vez dentro de los proyectos de la ciudad temas como los de la violencia intrafamiliar, el consumo del alcohol y las drogas, los desplazados y otros de singular importancia.

¡Y todavía hay quienes creen, aseguran y alegan que todas las reinas son tontas y vacías!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=70747&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=821

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:56
El Mundo, 22 de Noviembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Hace un par de semanas, la Primera Dama del departamento de Caldas se unió a otras primeras damas y a algunos columnistas que se habían declarado detractores radicales de los reinados de belleza y, muy especialmente, del Reinado Nacional de la Belleza, que coronó su nueva reina, la semana pasada.

Con todo respeto, me gustaría exponer ante ustedes algunas consideraciones que hacen pensar que los reinados, en nuestro país, hacen más bien que mal.

Si en nuestro medio es bien visto que haya quienes trabajen sin descanso, para llegar a ser ricos; que otros se dediquen a leer compulsivamente, para volverse los más cultos; que otros entreguen su vida a la oración, para ser los más espirituales, y que los deportistas entrenen con todas sus fuerzas, constantemente, para ser los mejores... ¿Por qué se ataca el hecho de que una persona se consagre a hacer ejercicio, vigile sus comidas y se someta a toda clase de masajes, retoques y otras torturas, con la finalidad de mejorar su apariencia estética y ser la más bella?

Bien sabemos que en el Exterior, la imagen de Colombia es mayoritariamente negativa y que el nombre de nuestro país es casi siempre asociado con narcotráfico y violencia. Pero me contaba una embajadora que los pocos aspectos positivos por los que es conocida Colombia en el Orbe son, en su orden: el fútbol (aunque ya no tengamos participación en los mundiales), las reinas de belleza, las telenovelas (justamente, por la belleza de las actrices), el café y las esmeraldas. Infortunadamente, en esta lista no están incluidos nuestros escritores, artistas y científicos, ni la amabilidad de nuestras gentes, ni tantos otros tesoros de nuestra patria.

Y el segundo lugar que ocupan las reinas se debe, más que todo, a que casi siempre nuestras representantes resultan incluidas entre las finalistas de Miss Universo y de los demás reinados mundiales. Ellas presentan, entonces, lo bello de Colombia y hacen que los miles de millones de televidentes de estos certámenes queden enamorados, por un minuto, del fascinante producto de nuestra mezcla de razas. Los que se esfuerzan por hacer que el nombre de Colombia se luzca ante el mundo, ¿saben cuánto vale un minuto de publicidad positiva en la televisión mundial?

Las altas posiciones que alcanzan nuestras reinas en estos concursos incrementan la reputación del país, tanto como cuando (rara vez) obtenemos medallas en olimpiadas o campeonatos internacionales y deberían enorgullecernos, como cuando vimos a Shakira cantando en el Mundial de Fútbol.

Y como, gracias a los reinados, se ha propagado por el mundo la fama de que nuestras ciudades son las que tienen más mujeres bellas por kilómetro cuadrado, cuando uno conversa con los extranjeros que visitan Colombia, se encuentra con frecuencia con que ellos manifiestan que vinieron atraídos por la célebre belleza de sus mujeres. Y son muchos los que, soñando con la dulzura y delicadeza de nuestras féminas, vienen al país a encontrar esposa... Y justamente esto es lo que hace que miles de muchachas pobres de Cartagena y Santa Marta se despierten todos los días con la única ilusión de que algún turista se case con ellas y las saque de su infrahumana pobreza (y así salvar a sus familias, que sólo lograrán mantenerse, gracias a las remesas...)

Y no sólo el turismo se nutre de los reinados, sino también, el empleo. Hay miles de familias que subsisten gracias a todo lo necesario para la realización de estos certámenes y para la preparación y menaje de las reinas y de sus comitivas y todos los demás factores que se mueven alrededor... Son innumerables las personas, en Cartagena, que esperan todo el año a que sea noviembre, para poder exprimir a los turistas y equilibrar un poco las finanzas familiares.

Y todo esto sin hablar de la alegría enorme que traen los reinados a nuestra gente. Hasta en el pueblo más pequeño, perseguido por la violencia y la pobreza, los reinados logran que las personas olviden por un instante el agobio oprobioso de sus terribles flagelos y rían y aplaudan con regocijo. ¿Será que sobra un escape como este, ante los males dolorosos que afronta Colombia?

Y precisamente, en relación con los problemas sociales del país, nuestras reinas cumplen una formidable labor de apoyo a un sinnúmero de causas cívicas y de beneficencia. Las señoritas Colombia y las demás reinas, activísimas y generosas, pasan todo su año de reinado dedicadas a participar gratuitamente en eventos de caridad, en todo el país. Este es uno de los motivos por los cuales son recordadas con tanto cariño.

Siendo una producción nacional, para cuyo éxito colaboran múltiples sectores y una inmensa cantidad de personas, y considerado como una industria, el proceso de los reinados se puede equiparar al de las Danzas Folclóricas y al de las Artesanías... ¿Y quién y con cuáles argumentos podría oponerse a éstas?

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=70148&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=814

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:54
El Mundo, 14 de Noviembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

La legislación francesa de 1977 fue la primera en considerar la prohibición de los sondeos de intención de voto y los de cualquier tema ligado a las campañas electorales.

Desde entonces, diversos países, sobre la presunción de que el ciudadano es blanco fácil de manipulación y de que los medios conspiran para conducir su voto, han sancionado leyes para suprimir sistemáticamente la realización de esta clase de encuestas (es el caso de Japón, Corea, Brasil o Sudáfrica) o para evitar su divulgación en períodos de hasta 30 días antes de elecciones (Ecuador, El Salvador, Indonesia, Luxemburgo, Turquía, Canadá, Italia...)

Las encuestas han demostrado ser un eficaz instrumento para orientar la intención de voto hacia los candidatos favoritos de los medios de comunicación y de los emporios económicos de los que estos dependen. Por esto, diversos analistas han hecho énfasis en la necesidad de que en Colombia se apruebe una ley que prohíba o por lo menos regule drásticamente la realización y divulgación de los sondeos preelectorales, en pos de crear un espacio temporal prudencial para que los electores puedan centrar su atención en las propuestas de los candidatos y no en los puestos que ellos ocupan en las encuestas.

Ha sido frecuente observar que los medios que publican encuestas toman partido al exponer el resultado. Ya no se trata de dar a conocer objetivamente una información, sino que al exponerla la hacen suya y la defienden, dando incluso argumentos adicionales para provocar un efecto.

La ineficacia de las encuestas, en la pasada contienda electoral, ha despertado dudas sobre la independencia de las encuestadoras y sobre la moralidad en el quehacer de las mismas. Algunos no vacilan en afirmar que muchas de las encuestas se alejan de ser investigaciones objetivas sobre la opinión pública y fueron mandadas a hacer por personas cercanas a algunos candidatos, como herramienta estratégica para el triunfo, con la finalidad, no sólo de inducir a la gente a votar por estos, sino también para hundir, de modo aberrante, a los demás contendores, cuyas campañas, ante la baja preferencia electoral divulgada, se quedan sin patrocinadores (nadie apoya a un seguro perdedor) y, como consecuencia, sin recursos para contratar la publicidad necesaria que les ayude a difundir sus ideas, ni para lograr en la comunidad la presencia general deseada ni el cubrimiento adecuado en la logística del día de elecciones. Los líderes comunales también abandonan a los candidatos que no salen bien librados en las encuestas y, para obtener prebendas, se parcializan a favor de los que vayan ganando. El público en general, por otra parte, quiere sentirse ganador, por eso, al conocer las encuestas, vota “como Vicente”, y no por convicción ni por ideología.

Son especialmente interesantes las consideraciones al respecto de tres ex alcaldes de Medellín, los doctores Bernardo Trujillo Calle, Evelio Ramírez Martínez y Sergio Naranjo Pérez, quienes han manifestado su preocupación ante el manejo de las encuestas en el país.

Trujillo Calle afirma que: “Las encuestas están resultando ser una farsa peligrosa para la democracia. La cabalgata alocada de ellas antes de una elección se convierte en vehículo de desinformación. Hace falta una ley que las regule o las prohíba” (EL MUNDO, 3 de nov).

Según él, que dice que “el voto útil es el voto de los inútiles”, las encuestas maniobradas distorsionan la realidad electoral y constituyen un juego sucio y antidemocrático cargado de emotividad (y, lógicamente, de dinero), por parte de los medios interesados en divulgarlas y se están convirtiendo en un mecanismo tramposo, para hacerle campaña a un candidato, en perjuicio de los demás, “una masacre política”, como diría el columnista Fabio Villegas.

Por su parte, Ramírez Martínez (EL MUNDO, 1 de nov.) asegura que: “Sobre las encuestas de opinión, es necesario que el gobierno tome medidas y establezca severa reglamentación, pues no es admisible que con el argumento de que su control constituiría un atentado contra la libertad de expresión, se esté auspiciando la aparición de falsos sondeos, con los cuales lo que se pretende es manipular esa misma opinión”.

Vigente la ley de libertad de prensa, se prohíben, sin embargo, la difamación, la calumnia, la injuria o la violación de la privacidad, sin que nadie salga a argüir que eso vaya contra la libertad de expresión.

Sergio Naranjo, además, señala los inmensurables daños que las encuestas viciadas producen en el debido desarrollo de la democracia y cómo las encuestadoras hacen preguntas sesgadas, según sus intereses.

Para finalizar, nos unimos a la pregunta al respecto del columnista Rodrigo Puyo: “¿Hasta dónde deben aceptarse democráticamente estas actuaciones irresponsables y deformadoras de la opinión publica?”.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=69457&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=806

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:51
El Mundo, 7 de Noviembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Este 11 de noviembre, en la celebración del centenario del nacimiento de Débora Arango Pérez, evocamos a uno de los símbolos de la revolución social, femenina y artística del país.

Sin duda, es la gran irreverente del Arte Antioqueño. No en vano el presidente Samper la calificó como la “más grande mujer del Arte Colombiano” y comparó su altivez con la de su cantante favorita, Violeta Parra.

Esta eterna incomprendida nació en Medellín (pero se le considera envigadeña), el 11 de noviembre de 1907. Se inició en el inmensurable mundo de las Artes, como alumna del Instituto de Bellas Artes, donde Eladio Vélez, recién llegado de Europa, le dio las primeras preceptivas, que, sin embargo, Débora consideró algo “pacatas”, pues el maestro no dibujaba desnudos, el principal objetivo de la artista, quien deseaba iniciar una obra estrechamente relacionada con la interpretación de la vida y la realidad. Diría al respecto que: “En mi concepto, el arte no tiene que ver con la moral: un desnudo es la naturaleza sin disfraces, tal como debe verla el artista”, “Un cuerpo humano puede no ser bello, pero es natural, es real, con sus defectos y deficiencias”.

En los años 30, se encontró con el nacionalismo de Pedro Nel Gómez y se inscribió en su grupo de alumnas. Gómez le dejó elementos que la identificarían con él a lo largo de su carrera. Años después, se produjo un distanciamiento entre ellos. Pedro Nel, de manera egoísta, se negó a enseñarle (a todo el que se lo pedía) la técnica del fresco. Pero en 1946, Débora aprendería esta técnica, en México.

En relación con Gómez, después de su ruptura, Débora diría que: “Él pinta la figura humana muy fea. Una cantidad de indios y mujeres. Tenía mucha idea de lo que hacía, pero pintaba muy feo (...) él no era bueno para el color”

Paradójicamente, hay muchos conocedores que ven como de mal gusto el feísmo de Débora. Recuerdo especialmente una cena con Enrique Buenaventura, en la cual el prolijo dramaturgo aseveró que ella “nunca ha sido buena pintora, si es que se le puede llamar pintora. Picasso, que sí era un genio, primero dominó la Academia, para luego estallar y revolucionar el arte mundial. Pero esa señora siempre pintó mal”.

En 1940, por invitación de Jorge Eliécer Gaitán, hizo su primera exposición individual, en el Teatro Colón de Bogotá, la cual sería ferozmente atacada por Laureano Gómez, quien logró el cierre de la muestra. Es famosa la disputa entre Gómez y Gaitán, curtidos contendores, por cuenta de esta joven pintora de “brochazos lúbricos”, “obras impúdicas que ni siquiera un hombre debía exhibir”, de “lienzos apenas dignos de figurar en una casa de Venus” En 1954, otra de sus exhibiciones fue censurada, esta vez en Madrid, por órdenes del ultracatólico “Generalísimo” Franco.

Bien recordadas son sus obras, en alusión a la hecatombe del “Bogotazo”, y después, las satíricas sobre la caída de Laureano Gómez, el gobierno de Rojas y la ascensión de la Junta Militar. Representar a Gómez como una rata y a los quíntuples militares como micos, no obtuvo buen recibimiento. Y Peor fue la reacción, cuando pintó un monje en una bacinilla, una monja embarazada, un sacerdote con una prostituta... ¿Qué habría pensado Laureano, si hubiera sabido que, 40 años después, le impondrían dos veces la Cruz de Boyacá a Débora?

En los 60, dejó de pintar, “por motivos de salud”. Se aisló por completo del medio y se encerró en su Casablanca, con su hermana Elvira.

Su reivindicación sería en 1984, cuando el MAMM mostró 205 obras suyas. Esta exposición la sacaría del olvido y la pondría, nuevamente, en un primer plano en el ámbito de las Artes nacionales.

Gracias a este “boom”, el gobernador Nicanor Restrepo le concedió el Premio a las Artes y a las Letras, y a este homenaje siguieron muchos otros, interminables de enumerar.

Lo valioso de su obra es la denuncia social y el testimonio crudo de un período histórico, con la inusual representación de personajes sórdidos o marginales y de fenómenos como la trata de blancas o las matanzas de la época de la violencia partidista.

Impulsora de los derechos políticos de las mujeres, sus desnudos femeninos y su eterna soltería, hicieron cada vez mayor el rumor de su supuesto lesbianismo, el cual no se afanaría por desmentir.

Pero su amor verdadero fue el de Dios. A pesar del rechazo de la Iglesia hacia su obra, fue una cristiana convencida, de comunión diaria, siempre con un crucifijo en su pecho. Acerca de esto, la ex canciller Noemí Sanín, destacando que ella nunca se había apartado de su propia verdad, señaló que: “ella, la más cristiana, que estuvo a punto de la excomunión, la más recta de las ciudadanas, fue acusada de inmoral, y en vez de enfrentarse a polémicas inútiles, se encerró en su casa y prosiguió el silencioso trabajo que tanta algarabía despertaba fuera de su estudio”.

Desprendida de lo terreno, el 4 de diciembre de 2005, Débora se encontró definitivamente con su gran amor.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=68905&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=799

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:45
El Mundo, 31 de Octubre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Hace un par de años, en el apartamento del gran escritor Jorge Edwards (Premio Cervantes, 1999), en Santiago de Chile, al calor de unos vinos, este maestro latinoamericano abordó el tema de cómo la internet está permeando precipitadamente todos los fueros y todos los aspectos de la vida humana. Se quejaba de que, después de cumplir los 70 años de edad, le había tocado a él también entrar en la onda cibernética y decía sentirse vencido por este medio hostil para un escritor enamorado del papel.

Me aseguró que estaba decidido a cancelar su cuenta de e-mail. No soportaba más este mecanismo. Insistía en que no se podía permitir que el Arte fuese invadido por un medio tan frío como la internet, tan inerte per se, tan pobre para transmitir afectos y sensaciones.

Un año después, acerca de esto mismo, me escribía Pedro Gandolfo, crítico literario de “El Mercurio”: “Todo lo que aparece en e-mail pierde fuerza, se diluye, se desvanece. Será por la letra gris, el espacio en blanco... Pero comparados a la carta, la diferencia es abismal. En ella, incluso en la mecanografiada, hay una materialidad, hay huellas, restos del otro, de su persona, de su tarea manual”.

Pero, a pesar de estas humanísticas consideraciones, la internet cada vez gana más terreno en las Artes y las Letras, no sólo como medio para su divulgación y democratización, sino también como tema central de algunas producciones de elevada calidad.

Es el caso de la ópera “Las horas vacías”, de Ricardo Llorca, uno de los más reconocidos compositores españoles contemporáneos, ganador de numerosos premios y distinciones (como el Guggenheim y el Richard Rodgers) y autor de una nutrida obra, que se ha interpretado en los principales escenarios del mundo y le ha merecido los más altos elogios de la crítica internacional.

Sostengo correspondencia con este compositor, desde hace 3 años. El 4 de agosto de 2005, en uno de sus mensajes, Llorca me dejaba vislumbrar su nueva obra: “He estado totalmente aislado, durante dos meses, intentando concentrarme en mi nueva obra y la cosa está yendo muy lenta, aunque espero tener algunos bocetos terminados para diciembre y así poder buscar teatros y compañías interesadas en representarla. Se va a llamar “Las Horas Vacías” y es una Ópera-Monodrama (con texto hablado y partes cantadas) para soprano, coro, orquesta de cámara y percusión. El tema central es la soledad (...) Estoy escribiendo yo mismo el libreto. Es curioso, porque nunca había escrito un texto anteriormente y me ha sorprendido la facultad terapéutica que tiene...”.

Hoy, dos años después, la obra está concluida y ha sido estrenada, el pasado 7 de septiembre, en la Catedral de Berlín, en una gala producida por la Universität der Künste, la Coral de la Semana de Música Sacra de Berlín y la Orquesta del Julius Stern Institute.

“Las horas vacías” (con influencia, en su esquema, de “Il Telefono”, de Menotti y de “La voz humana”, de Poulenc) es la primera ópera sobre la red de redes y su composición demuestra, una vez más, que internet lo está envolviendo todo.

El autor, profesor de la Julliard School, de Nueva York, combina en ella técnicas tradicionales con elementos de música contemporánea y demuestra, una vez más, su constante interés en yuxtaponer estilos diversos, que logren una fusión de música atemporal. Las fuentes de inspiración estilística para este trabajo han sido ciertos motivos de la música del Renacimiento y elementos de la polifonía tradicional española, combinados con un lenguaje decididamente contemporáneo.

Se trata de un ensayo sobre la soledad, a través de una mujer adicta a internet, que vive encerrada en su propio mundo de fantasía.

Con esta ópera, el compositor ha intentado explorar uno de los estados psicológicos más comunes y más dolorosos que el ser humano puede experimentar: la soledad, la confusión entre el mundo real y el imaginario y la sensación de vacío en la que vive inmersa la materialista sociedad actual.

Este fenómeno de soledad – adicción a internet, es, justamente, uno de los problemas crecientes del desarrollo de la sociedad en red (según Wikipedia, Messenger -lanzado en 1999- tiene más de 130 millones de afiliados, que envían más de 2.500 millones de mensajes al día).

Aquí, se muestra esta compulsión, desde la mirada de las Altas Artes... La otra cara de la comunicación moderna. La faz que separa, que aleja. No hay miradas, ni roces de piel; ni besos, ni aromas; ni mucho menos la huella de alguna lágrima que haga correr la tinta... Sólo palabras, precisas y sintéticas, de desazón cibernética.

Esta obra nos muestra este fenómeno contemporáneo, de una manera más humana y realista, que cualquier libro de cualquier teórico, como Bericat y Castells, que tanto han ahondado en este estudio.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idedicion=792&idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=68319&imagen=070627080650sergio.jpg&vl=1&r=opinion.php

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:43
El Mundo, 24 de Octubre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Esta semana, conversando con algunos de mis amigos fajardistas, uno de ellos expresó su preocupación ante la investigación que adelanta la Procuraduría contra el alcalde Fajardo por presunta intervención ilegal en política.

Aseguró que se trata de una persecución infame contra su “alcalde y maestro” (como dice el secretario de Cultura Ciudadana) y señaló de apátrida al Procurador, por el comunicado por el cual “en ejercicio de su labor preventiva, independiente de la labor disciplinaria, la Procuraduría solicitó al alcalde Fajardo Valderrama suspender toda actividad relacionada con la inauguración de obras y programas de su administración para evitar que estos actos sean utilizados como mecanismo proselitista y retirar toda valla de publicidad política que contravenga las disposiciones constitucionales, legales y reglamentarias”. (Comunicado 427, del 18 de oct. de la PGN).

Para tranquilizarlo, otro contertulio, el más salazarista de todos, exclamó: “No te preocupés, que Fajardo puede hacer lo que quiera, y no le va a pasar nada. Los Fajardo son intocables... Mire no más al hermano del Alcalde, que fue condenado a un año de cárcel y no pagó ni un día...”, y, a continuación (con toda la emoción de saber que sus héroes son invencibles), de sus labios brotó una ominosa serie de relatos, acerca del historial depredador de la familia Fajardo, con aseveraciones gravísimas, acerca de asuntos muy oscuros, que en un comienzo no pude creer, por lo cual me tomé el trabajo de hacer ingentes investigaciones, hasta que logré hacerme a una copia de una sentencia de la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín, la cual me dejó muy claro que mi amigo no estaba mintiendo, por lo menos en lo que se refería al caso del hermano del Alcalde.

En esta sentencia penal (048 – 2006), se describe minuciosamente el proceso de cómo, por años, Andrés Fajardo Valderrama, como representante de la empresa de los Fajardo, fue responsable de la tala indiscriminada de bosque natural primario y secundario, en una zona considerada como pulmón de la ciudad, que quedó desprotegida, para dar paso a un gran proyecto arquitectónico de Fajardo Moreno.

Se le imputa la destrucción de humedales, la construcción de vías sin la debida licencia ambiental, la contaminación de las aguas de toda una comunidad de habitantes, la desestabilización del terreno y la facilitación de la erosión “movido tan sólo por el interés económico, en desmedro de las condiciones de salud de los habitantes de esa comarca”. Se hizo visible cómo arrasó con todo un hábitat y desplazó una cantidad de especies de fauna y flora de la zona, con pleno conocimiento de sus actos y sin autorización de las autoridades pertinentes.

Por todo lo anterior (que es el análisis de uno solo de los innumerables proyectos multimillonarios de construcción – deforestación de la familia Fajardo), el Tribunal condenó al señor Andrés Fajardo Valderrama, como autor responsable del delito de Contaminación ambiental, a un año de prisión. Además, lo sentenció también a pagar una multa y le impuso la pena accesoria de inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas, por el mismo período.

Lógicamente, no fue difícil que el señor Fajardo se hiciera al beneficio de la libertad condicional, gracias, en parte, a los oficios del señor Ricardo Smith, quien, con sus declaraciones, se constituyó, en el juicio, en uno de sus mayores defensores. Y como denuncia el doctor Rafael Rincón Patiño: “Después de los escándalos silenciados en los procesos de contratación administrativa del Área Metropolitana, en donde el alcalde Fajardo extrañamente retiró a los denunciantes y no a los denunciados, fue nombrado como director del Área Metropolitana el declarante Ricardo Smith Quintero, el que había atestiguado a favor de la empresa de la familia del Alcalde, en el caso de contaminación ambiental” (“El Yesquero”, Nro. 164). ¿Ahhh? ¡Y la oficina de Área Metropolitana es la máxima autoridad ambiental de Medellín!

Con esto, se aclara que el desprecio del Alcalde por la naturaleza y su afán por talar para encementar es mal de familia y culpa de quienes lo criaron...

Post Scriptum. La ciudad está llena de avisos en los cuales el partido de la U, (creado para apoyar los programas del presidente Uribe) manifiesta su incondicional respaldo a Uribe, a Fajardo y a Alonso Salazar. En relación con esto, el señor Salazar, en un foro, en la Universidad de Antioquia, ante una pregunta que le hice, declaró: “Yo no soy uribista, nunca he sido uribista y no me siento compatible con esas políticas (...)”. ¡Están utilizando la popularidad de Uribe, para lograr respaldo para un personaje que no se afilia ni a su política de seguridad democrática, ni a su nombre!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=67695&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=785

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:41
El Mundo, 17 de Octubre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Hago parte del público que se ha sentido agredido por la falta de ética de la campaña “No es Pérez más”, mediante la cual el candidato a la Alcaldía Gabriel Jaime Rico pretende zaherir acerbamente a dos de sus contendores, los ex alcaldes Sergio Naranjo Pérez y Luis Pérez Gutiérrez.

De lo que no se ha dado cuenta el señor Rico es de que, más que favorecerlo en la intención de voto, esta campaña le resta favorabilidad en las preferencias de los cientos de miles de pobres de Medellín, que no olvidan que Naranjo y Pérez han sido sus máximos favorecedores y benefactores.

Además de irrespetuosa, encuentro esta publicidad incoherente con la pasada actuación política de este candidato, pues recuerdo perfectamente cómo, hace 4 años, el señor Rico pronunciaba sendos discursos, en los cuales aseguraba que Naranjo era la mejor opción para conducir la guía de Medellín y no ahorraba ningún elogio para calificar la labor ejemplar de este burgomaestre.

Los personajes a los que se pretende desprestigiar son hombres cívicos, que, sin duda, son muy diferentes, en muchos aspectos, pero que, a la vez, comparten mucho más que el apellido Pérez: ambos pueden ostentar nutridas y brillantes hojas de vida y de realizaciones, aman a Medellín y han estudiado hondamente sus problemáticas; han hecho el curso para alcalde, y lo han aprobado con creces, y ambos quieren dar continuidad a las trascendentales obras que iniciaron.

Si alguno de los dos resultase electo, lo lógico sería que invitase al otro a trabajar con él, a complementar el inventario de programas y a sumar fuerzas para que, al fin, volvamos a sentirnos orgullosos de la pujanza paisa. Ellos ya lo demostraron una vez. Durante la administración Naranjo, trabajaron juntos y formaron un equipo admirable.

En 1995, el alcalde Naranjo, en pos de dar desarrollo al fuerte programa educativo y cultural que tenía craneado, escogió para dirigir este quehacer a un experto, el ex rector de la U. de A. Luis Pérez G., con quien logró iniciar la más formidable transformación que en estas áreas hubiésemos vivido los medellinenses.

Naranjo, que había sido decano universitario y dirigente deportivo (con la Copa Libertadores, llevó al Nacional al más alto escaño que hubiese podido alcanzar un equipo antioqueño), desde un comienzo, determinó que la suya habría de ser la alcaldía de la Educación y de la masificación popular del deporte y de la cultura. Fue así como, de la mano del Secretario Pérez Gutiérrez, creó 100.000 nuevos cupos escolares, para nuestros niños y jóvenes más pobres, los cuales, a la vez, se beneficiaron de un programa que llegó a repartir 120.000 almuerzos diarios, en 381 restaurantes escolares (modelo para América Latina).

Este equipo de gobierno consiguió que fueran mejorados y equipados más de 230 establecimientos educativos, que se establecieran 800 nuevos puestos para profesores, se construyese el Colegio Piloto del Futuro, se conformara la Autopista Electrónica Escolar (integrada por 456 colegios y primera en América Latina) y se impulsara el énfasis en la enseñanza del Inglés y de Sistemas, entre otros programas colosales.

El quijote Naranjo y su colaborador Pérez lograron que, por primera vez, se asignara a la alta cultura un presupuesto digno y se le diera impulso en los estratos más bajos. Con miras a este objetivo, se crearon más de 50 escuelas de Música y 10 bandas musicales, para 2.000 jóvenes de los barrios populares. Así, se dio inicio a la maravillosa Red de Bandas y Escuelas de Música, que son ejemplo para el mundo y han demostrado ser el mejor medio para evitar que nuestros muchachos más pobres terminen en la delincuencia (en su nueva propuesta, Naranjo pretende extender esta red de escuelas a todos los campos del Arte, para que ningún niño de Medellín quede sin acceso a una alta formación artística, que lo mantenga alejado de la violencia).

No podemos olvidar que esa administración organizó el Festival Internacional de Arte, con 145 artistas, que donaron 33 obras a la ciudad. Además, fue el doctor Naranjo quien le dio el primer impulso al proyecto Ciudad Botero y proporcionó las bases para su realización. Gracias a esto, Medellín hoy está en el mapa del Arte mundial.

Todos creen que el Metrocable fue una realización del doctor Luis Pérez, pero se debe recordar que fue Naranjo quien no sólo lo inició, sino que dejó los estudios para su materialización.

La calidad de estos programas, más los de Bienestar Social, Vivienda, Deporte, Salud, Seguridad, Obras Públicas, Ambiente, Empleo y su inmejorable manejo de EPM hicieron que la administración Naranjo fuera escogida, por 3 años consecutivos, como la mejor alcaldía de Colombia. Lástima que no nos alcance el espacio para terminar de enunciar sus logros.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=67019&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=778

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:40
El Mundo, 3 de Octubre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

La semana pasada, en París, falleció el gran maestro de todos los mimos, Marcel Marceau. Cuando este genio de las tablas ingresó a la escuela de Teatro, el mimo estaba olvidado y sólo quedaba el recuerdo de la pantomima decimonónica de Pierrot. Había grandes actores, pero ninguno con la energía necesaria para resucitar el arte de la Mímica.

Cuando su maestro, Esteban Decroux (que había configurado toda una gramática del cuerpo, basada en Miguel Ángel y en Rodin), quiso llevar a escena “Los niños del paraíso” -inspirada, justamente, en Pierrot- escogió a Marceau, su mejor discípulo, para el papel de Arlechino,. Este fue el comienzo de su identificación vital y vitalicia con la mímica.

Llevó sus “gritos silenciosos”, por los 5 continentes. Esto fue su máximo orgullo. Su genio fue la cualidad suprema, para que su arte fuese cualificado a la par de la Literatura y las Artes Plásticas.

Siendo ya Marceau el indestronable gran maestro de los mimos, el alcalde de París, Jacques Chirac, en pos de que su obra continuara avanzando, le organizó una escuela, desde la cual el ducho intérprete buscó la creación de nuevas técnicas y el crecimiento de su quinesis, de su “arte profundo, en la comedia de la vida”. Nada raro, entonces, que una de sus mayores tristezas fuera ver la desaparición de su escuela, en el 2005, por falta de financiación.

Hoy, cuando sus admiradores y el pueblo francés están de luto, resulta oportuno recordar que Marceau no ignoró a Medellín, ni durante su luminosa carrera, ni en su gira mundial de despedida. Por eso, a continuación, me gustaría rememorar su última visita a nuestra ciudad.

Septiembre de 2005. La directora del Teatro Pablo Tobón Uribe, Norella Marín Vieco, consciente de la importancia de que Medellín fuese partícipe de la última gira del más reconocido de los mimos de la Historia, puso manos a la obra... Y, sin duda alguna, valió la pena asumir la contingencia de tal empresa, pues la boletería se agotó... Todos querían ver al legendario Marceau, que acompañó con su intelectual diversión a 4 generaciones (Marceau se había presentado en la ciudad, en otras 2 ocasiones, la primera de ellas en junio de 1969, también en el Pablo Tobón, traído por el Ministerio de Educación y la Embajada de Francia, como recuerda la misma Norella).

Tuve el honor de ser invitado al encuentro del gran artista francés, en el Hotel Sheraton, con algunos periodistas de la ciudad, evento en el cual aprendimos mucho de sus vivencias e ideales, pues, contrario a lo que podría esperarse de cualquier mimo, su palabra era abundante y locuaz.
Recuerdo muy especialmente que este maestro de la escena silenciosa elogió la elevada conciencia cultural de la gente de América Latina, continente que visitó más de 10 veces. Evocó su encuentro, en Chile, con el poeta Neruda, y, orgullo para nosotros, manifestó su veneración por Colombia y su cultura, especialmente por la obra de nuestros Gabriel García Márquez y Fernando Botero. Por eso, pidió a la directora Norella Marín recorrer la Plaza Botero y el Museo de Antioquia, para personificar a su modo y darles vida a algunos de los cuadros y esculturas del maestro antioqueño. 

Habló también de un encuentro con su gran antecesor, Charles Chaplin, en París, en 1967, cuando el actor inglés le declaró su admiración y llamó vivamente a sus hijos, para que conocieran y aplaudieran a Marceau, quien ya triunfaba en Europa.

Después de otros varios temas, en aquel inolvidable encuentro, los invitados nos despedimos de él, con un “Je vous admire, avec toute mon ame”.

Al día siguiente, en las 2 horas que duró su espectáculo, en el Pablo Tobón, con lo mejor de su creación, demostró que sus 82 años no habían menguado su fuerza, tanto física como dramática, ni su precisión y virtuosismo. La primera parte fue una selección de “mimodramas”, de algunas de sus “Pantomimas de estilo”, y en la segunda, su archifamoso personaje estrella, BIP, fungió como domador de leones invisibles, viajero marino, músico callejero, vendedor de porcelanas, fabricante de máscaras...

Así como los principales gobiernos del mundo no dudaron en exaltar sus méritos, nuestras instituciones no podían permanecer estáticas frente a su histórica visita, por lo cual la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía y el cabildo de Medellín decidieron aprovechar su estadía en la ciudad, para condecorarlo. La Universidad de Antioquia no se quedó atrás y le otorgó el Honoris Causa en Artes Escénicas, en un acto, en el Teatro Universitario, seguido de una clase maestra del mundial actor.

Marceau no volverá a estar con nosotros, pero la imagen de su silueta y sus expresiones y movimientos seguirán en nuestra memoria y vivirán por siempre, en el registro de los más altos exponentes del Arte Dramático del siglo XX.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=65817&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=764

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:37
El Mundo,  26 de Septiembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Cada vez que escucho al alcalde de Medellín Sergio Fajardo tratar de convencernos con discursos contra la corrupción y la politiquería, detecto en él los mismos trucos típicos de los políticos a los que ataca.

El alcalde se refiere permanentemente a que, gracias a “Él” tenemos “otra Medellín”, “una nueva ciudad” (que podría ser envidiada por Estocolmo). Y, efectivamente, muchos se han embutido el “paquete chileno” de su administración, gracias al artificio de su multimillonaria campaña de relaciones públicas y medios (entre los cuales cuenta con uno que funciona como propiedad de su despacho).

Saúl Hernández (El Tiempo, 3 de abril) pregunta: “¿Dónde están las transformaciones de Fajardo y las evidencias que las sustentan?”. Tal vez, nos haría una idea la revista Cambio, del 20 de agosto, que deja saber que en Medellín operan más 180 bandas delincuenciales, que los delitos callejeros han aumentado y que la tasa de desempleo en la ciudad es del 12.3%, superior a la del resto del país. Semana (20 de agosto) constata que “Medellín vive uno de sus peores momentos en cuanto a accidentalidad vial y movilidad. Los muertos en las vías aumentan y la respuesta para solucionar el tema de los trancones aún no se tiene”. La revista Dinero (14 de sept.) divulga que, en cuanto a contaminación, en Medellín el nivel de particulación en suspensión y de material particulado triplica los límites definidos por la OMS para la prevención de la enfermedad (¡seguimos usando el combustible más contaminante del mundo!)

La desnutrición infantil es mayor al 24%; las condiciones de pobreza, intactas. Nuestras aceras están llenas de indigentes, desplazados y de niñas que se tienen que prostituir.

No culpamos a su administración de estos males, que nos vienen de vieja data, pero sí nos vemos enfrentados a que no haya hecho nada contundente por remediar dichas situaciones y hay que protestar por las 80.000 familias desconectadas de los servicios públicos y por los malos manejos que se están dando en EPM y que están menoscabando, como nunca antes, el peculio y el prestigio de la entidad... No sólo Antioquia, sino el país entero, está escandalizado de que, bajo su tolerancia, se dé el corrupto reparto de millones en salarios de los funcionarios de EPM, que, al fin de cuentas, depende de la Alcaldía. Y si hablamos del detrimento de nuestro patrimonio ambiental, en los últimos 4 años, no terminaríamos nunca.

¿Y ésta es la “Medellín, del miedo a la esperanza”?

***
“Los seguidores del alcalde insisten en afirmar que su principal realización ha sido haber acabado con la corrupción y el robo, dando a entender que las administraciones de Medellín han sido corruptas y ladronas”, dice el insigne ex alcalde Ignacio Vélez Escobar (El Colombiano, 10 de julio). A las insinuaciones ofensivas de Fajardo contra sus antecesores se suma la actitud del candidato oficialista Alonso Salazar, quien no pierde oportunidad para atacar a las anteriores administraciones, lo que podemos ver, por ejemplo, cuando respondió acerca de sus contendores: “Pérez y Naranjo son como siameses, representan el pasado (...) Esa es la razón por la que ingresamos a la política. Sentíamos que Medellín no avanzaba en ningún campo” (Cambio, 20 de agosto). ¡Y eso que Naranjo fue señalado como el mejor alcalde de Colombia y América Latina!.

“Para hacer el elogio del alcalde Fajardo no es ni justo, ni conveniente crear dudas sobre la honorabilidad de sus antecesores (...) El desarrollo de la ciudad y las mejoras en el nivel de vida de sus habitantes ha sido el resultado de largos y sostenidos esfuerzos de las diversas administraciones, y no el milagro de los tres últimos años”, concluye Vélez Escobar (No cabría la lista de los ilustres forjadores de utopías que comandaron los destinos de Antioquia y la convirtieron en el alma del desarrollo del país...)

A pesar de que Fajardo acusa especialmente a las administraciones de los 80, nombró en su gabinete a uno de los Villegas Moreno y en la Gerencia de EPM a uno de los alcaldes de esa época, Juan Felipe Gaviria, quien, casualmente, ha tenido qué ver en los 2 mayores escándalos de corrupción en Antioquia: el de la compra de Orbitel y el de la adjudicación del Metro a un consorcio alemán-español, como denunció el doctor José Alvear S.

Y, ¿si las administraciones de ese decenio fueron tan poco santas, por qué el candidato fajardista se alió con Bernardo A. Guerra (hijo del gobernador Guerra Serna) y con el partido de la U., cuyo centro es apoyar los programas del ex alcalde y ex gobernador Álvaro Uribe?

No podría pensar que, en sus alusiones, Fajardo incluya a su suegro, Evelio Ramírez, dignísimo ex alcalde, del más alto civismo y fervor humanista.

¡Por favor, respeto por nuestra historia y nuestros prohombres!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=65146&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=757

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:35
El Mundo, 19 de Septiembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El día anterior a la inauguración del Parque Lineal La Presidenta, escuché al Alcalde de Medellín, por “Telefajardo”, afirmar que, después de su apertura, nadie podrá volver a decir que la suya es una administración arboricida.

Una semana antes (20 de agosto), la revista “Semana” afirmaba que “La tala de 4.700 árboles deja mal parada a la administración Fajardo, en el tema ambiental”.

Y resulta que el remedio que encontró el Alcalde para demostrar que sí quería al medio ambiente fue planear la tala de 70 árboles patrimoniales, para dar paso a los decks y a las eras de piedritas de La Presidenta, que costó más de 11.000 millones.

Bastante atribulados estaban ya los habitantes de ese contaminadísimo sector, pues el señor Fajardo les había suprimido el beneficio oxigenador de una gran cantidad de árboles centenarios adyacentes al parque de El Poblado, que hizo talar, para llevar a cabo un cuello de botella más para la ciudad. Entre los pocos árboles que quedaban, estaban los 70 que ordenó retirar, para la obra del Parque Lineal, algunos de los cuales eran verdaderos tesoros estéticos e históricos y estaban allí, desde la época en que llegaron los españoles (en el Parque de El Poblado, se fundó Medellín). En la vecina cancha de la Divina Eucaristía, la administración municipal taló también, recientemente, varios árboles desarrollados, sin ninguna justificación (La Gente, 8 de sept.).

Dan tristeza los famélicos chamizos sembrados, tanto en la avenida El Poblado como en La Presidenta, en reemplazo de los magnánimos árboles patrimoniales que descontaminaban el ambiente y eran cedazo de la polución producida por los miles de vehículos que transitan diariamente por allí. Estos chamizos tardarán 20 años en alcanzar una adecuada capacidad de purificación del aire, si es que crecen, lo cual algunos dudan, debido al ominoso poder de los exhostos.

Aparte de la formidable red de ecosistemas devastada por estas talas, cualquier conocedor de Biología sabe que el hecho de secar un humedal es considerado, hoy en día, crimen ecológico, pues éste es fuente de vida y de equilibrio ambiental.

Lo primero que uno piensa, al divisar este parque, es que las directivas del Dann Carlton deben estar felices con este inmejorable nuevo lobby que les ha proporcionado la Alcaldía, casi exclusivamente para deleite paisajístico de sus huéspedes. Y digo esto, pues he comprobado que, en el día, la concurrencia es muy escasa. Al respecto, el semanario “El Observador” (13 de sept.) dice que en La Presidenta “durante estos días de inauguración, la panorámica ha sido desoladora (...) Hemos visto que la asistencia no ha sido la mejor. ¿Qué pasará en el nuevo parque?”. Pues pasa que este es un parque poco atractivo para pasear, porque en él la sombra no existe, ya que sus nacientes árboles enanos tardarán muchos años en poder proporcionarla. Además, casi no hay bancas donde sentarse.

Sabemos que la mugre y la contaminación ponen potencialmente en peligro la sanidad del hombre y, al caminar por La Presidenta, nos damos cuenta de que su finalidad primordial es la de pasear al lado de una quebrada de caudal infecto, de aguas fétidas de color café, cargadas de basuras (muy distintas de las aguas cristalinas de un jardín japonés), en cuyas riveras se pretende que jueguen nuestros niños. Y eso que no hemos hablado de que la administración no respetó la sagrada norma de guardar los retiros de las quebradas...

Además, nos ponemos a pensar en los jardines del parque, llenos de flores efímeras, como “besitos” y otras plantas de gran fragilidad, de las cuales puede preverse que durarán no mucho (sobre todo, teniendo en cuenta que este parque se está convirtiendo en un lugar de tránsito de los borrachos que bajan del Lleras, aplastando todo lo que está en su camino). ¿Quién velará por el mantenimiento de estos jardincitos? En Medellín, no contamos con jardineros preciosistas debidamente preparados, que garanticen la supervivencia de estas matas y no tenemos tampoco una Sociedad de Ornato, como en Bogotá. Lo lógico habría sido sembrar plantas que, además de bellas, fuesen también resistentes.

Y lo peor de todo es que, mientras el Alcalde alaba las virtudes ambientales de los parques lineales, acaba de arrasar el más grande de la ciudad, el de la Regional (1.600 árboles), el que fuera establecido como parque y gran pulmón urbano, según decreto firmado por el presidente liberal Alfonso López P.; ese “Parque de los Libertadores”, indispensable para decenas de miles de trabajadores, estudiantes y residentes vecinos, que están lamentando que, ya sin los árboles, el smog producido por el inmenso tráfico de la Regional terminará en sus pulmones, causándoles innumerables enfermedades.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=64598&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=750

Compartir este post

Repost0