Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:34
El Mundo, 10 de Octubre de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Ayer, 9 de octubre, se cumplieron 50 años del fallecimiento de SS. Pío XII. Como era de esperarse, algunos han aprovechado este aniversario para retomar la divulgación de los rumores que se han esparcido acerca de la relación entre la Iglesia y los nazis.

Una cosa es no estar de acuerdo con las consideraciones ideológicas de algunas religiones e incluso uno puede pensar que diversas actuaciones históricas de la Iglesia no fueron las más adecuadas, pero creo que en el caso de la campaña que se ha emprendido contra aquel pontífice, se ha obrado injustamente, tal vez por ignorancia, pues la evidencia muestra que carece de fundamento la acusación a la Iglesia de no haberse pronunciado enérgicamente en contra del nazismo, en la época en que este cometía sus mas inicuas atrocidades. 

El catolicismo no fue quien eligió al Nazismo para gobernar la nación germana, cuya población es mayoritariamente protestante. Miles de católicos sufrieron la violenta persecución de Hitler, entre ellos importantes políticos, como el canciller austríaco Dollfuss, quien pagó con su vida el haberse enfrentado a Hitler; el canciller austríaco Kurt Von Schuschning, quien sufrió prisión por ser enemigo del nacionalsocialismo; y el canciller alemán Heinrich Bruening, uno de los mas caracterizados líderes de la lucha contra el nazismo, quien tuvo que huir a Suiza para no ser eliminado.

Cuando Pío XI falleció, en 1939, ascendió al papado el cardenal Eugenio Pacelli, quien adoptó el nombre papal de Pío XII.

Pío XII evitó pronunciarse contra Hitler, para evitar que este tomara represalias contra los judíos convertidos al catolicismo. El Arzobispo Pietro Sambi asegura que, al no denunciar públicamente el régimen nazi, Pío XII evitó la matanza de muchos judíos y el fin de importantes instituciones católicas.

Prueba de lo acertado que fue ese silencio es el hecho de que en una carta pastoral que se leyó en toda Holanda, el 24 de julio de 1942, los obispos holandeses denunciaron la deportación de los judíos, y en venganza, los nazis enviaron 300 católicos, de origen judío, al campo de concentración de Auschwitz.  El 2 de agosto siguiente, los nazis detuvieron a todos los judíos católicos y a los religiosos de origen judaicos de los conventos holandeses.

El médico e historiador Alfredo Naranjo Villegas (q.e.p.d.) escribió alguna vez que: “Pío XII debió afrontar una prueba que seguramente lo atormentó en aquellos años sombríos. Tenía al frente un enemigo sin piedad. Si ordenaba a la Iglesia actuar públicamente contra el nazismo, Hitler acudiría a su frase favorita, la cual permitió aglutinar en torno suyo a los más encarnizados fanáticos del nacionalismo germano: ‘La puñalada por la espalda’. Piénsese en la suerte que correrían todos los católicos alemanes, cuando la jauría de Goebbels y de Himmler fuera lanzada en su persecución... ¿Hubo alguna amonestación de El Vaticano a cuantos obispos y sacerdotes católicos prestaron ayuda, o trataron de esconder a los judíos condenados sin juicio a la muerte? Los que fuimos contemporáneos de aquellos trágicos años no hemos olvidado la gratitud que más de un rabino expresó al Santo Padre Pío XII por el apoyo que brindó a los perseguidos de su raza. El anticlericalismo enceguece también... y quita valor a todo juicio”.

La Iglesia, en vez de encender un conflicto mucho peor denunciando el genocidio nazi (cuyas verdaderas dimensiones, por cierto sólo vinieron a conocerse después del fin de la Guerra), organizó clandestinamente un programa para auxiliar a los judíos en tan difícil situación. “El Papa ofreció bienes del Vaticano como rescate de judíos. También escondió y alimentó a miles de ellos en templos, conventos y hasta en la ciudad del Vaticano”, como recuerda Carmen Villa, en su pasada columna de El Colombiano.

Es memorable el cuadro de cuando, en la visita de Juan Pablo II a Israel, se reencontró con Edith Tzirer, una judía polaca de 69 años, a la cual él mismo le salvó la vida, en enero de 1945, cuando la llevó en sus brazos tres kilómetros hasta una estación de tren.

Y ya que mencionamos a ese Papa, fue él quien se encargó de reiterar la posición de la Iglesia de rechazo al nazismo. En su visita a Tierra Santa, recordó con dolor los sucesos ocurridos durante el régimen nacionalsocialista. En un sentido acto en Yad Vashem, el monumento erecto por Israel en homenaje a los millones de judíos que perecieron en el Holocausto, puso una corona de flores amarillas y blancas (los colores de la bandera del Vaticano) y dijo entristecido: “He venido a Yad Vashem para rendir homenaje a los millones de judíos que, privados de todo, y fundamentalmente de su dignidad humana, fueron asesinados durante el Holocausto (…) No hay palabras suficientemente fuertes para deplorar tan terrible tragedia”.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=97655&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1143
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:30

El Mundo, 3 de Octubre de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

En su columna de esta semana, “Samper, ¿genealogista?”, mi amigo Hernán Cárdenas Lince se refiere a las irónicas alusiones del columnista Daniel Samper, acerca de los ancestros del presidente Uribe y aprovecha para sondear los orígenes del mismo Samper… Su conclusión, tan burlesca como las del columnista de El Tiempo, es que aquel escritor y su ex presidencial hermano vienen de Juana la Loca.

Lo que ha olvidado mi apreciado colega es que el mismo Daniel hace constantes bromas acerca de su genealogía y que, en vez de hablar del peso de su apellido en la aristocracia bogotana, prefiere ocuparse de relatar las vergüenzas que sufre en los países francófonos, en los cuales Samper se escucha como “sans père”: “sin padre”. 

Con refinado humor, Samper Pizano se ha preocupado siempre por tergiversar los acontecimientos del pasado.  Para él, nuestra memoria es, simplemente, la “Histeria de Colombia”…  por tanto, es apenas lógico que le parezca aburrido hablar de sus abuelos Santamarías y Valenzuelas, y de los Pombos, los cuales, por cierto, descienden de los mismos monarcas europeos de los que viene Uribe (según nuevo dictamen de la Academia, cuando se habla en plural, a los apellidos se les agrega una “s”).

Pero una cosa es que don Daniel se mofe de sus propios antepasados y otra muy distinta, que, en pos de ridiculizar al Presidente de la República, se refiera despectivamente a la prosapia del pueblo antioqueño, del cual asegura que sólo procede “del hacha del colono y el carriel del peón” y que, según él, tiene como única “orgullosa humildad” “no tener más abolengos que los del arriero”. Pero lo que más desconcierta es que Samper, de paso, zahiera su propio origen paisa, por cierto tan ilustre, pues (como me confirmó el ex presidente Ernesto) su bisabuelo materno fue el antioqueño Wenceslao Pizano Restrepo, sobrino nieto de José Félix, primo segundo (por el Vélez) de don José Manuel Restrepo y del patriota envigadeño Alejandro Vélez Barrientos, gobernador de Antioquia y dos veces ministro.

                                                                 Ernesto Samper Pizano y Sergio Esteban Vélez

El bisabuelo del bisabuelo de Samper fue don Vicente Restrepo Guerra Peláez. Don Vicente se desempeñó en Medellín como Alcalde de la Santa Hermandad, en 1756 y 1784; Procurador General, en 1763, y Alcalde Ordinario en 1768, 1774 y 1783.  Constructor de las casas del Cabildo de Medellín, así como del camino de Santa Rosa de Osos a Cáceres.  En esta última región abrió algunas tierras y explotó la mina del Espíritu Santo, como recuerda el historiador Roberto Luis Jaramillo. También fue de los primeros colonos de Amagá y Titiribí y próspero comerciante.  Se avecindó en Envigado, ciudad de la cual fue uno de los fundadores. La carrera 20 de ese municipio lleva su nombre y en honor de sus vástagos surge la designación del sector de “La Doctora”, pues 4 de sus hijos, caso único en la Antioquia de aquel entonces, estudiaron y se graduaron en el Real Colegio Mayor y Seminario de San Bartolomé, en Santa Fe, donde se educaba la elite neogranadina.
 
Para ser admitido en tal colegio había que demostrar ser de alcurnia española, hijo y nieto legítimo, la lealtad a la religión católica y a la corona española; origen hidalgo, limpio de sangre negra o india; se preferían los descendientes de los conquistadores y de quienes desempeñaran oficios nobles y no se recibía a quienes tuvieran familiares que ejercieran oficios viles o mecánicos.

Don Vicente fue padre de don Javier, abogado de la Real Audiencia (ascendiente de los muy presidenciables Santos Calderón, el poeta José Asunción Silva y este poeta columnista...), y de José Félix, presidente de la Constituyente de Cúcuta, de 1821; ministro de Relaciones Exteriores; presidente de la Alta Corte de Justicia y propulsor de la liberación de los esclavos, tatarabuelo de Carlos Lleras Restrepo y, por ende, antepasado del presidenciable Germán Vargas Lleras.

También fueron sus hijos: Felipe (quien luego de enviudar, se ordenó), abuelo de Carlos E.

Restrepo y bisabuelo de los Restrepo Jaramillo; José J., de quien vienen los Samper Pizano, y Josefa María, madre del presidente del Senado y consejero de Estado Miguel Uribe Restrepo, del gobernador de Antioquia José María Uribe R. (suegro de C. Amador) y de Juan B. Uribe, tatarabuelo de Mariano Ospina Pérez. ¡Y estos son sólo unos cuantos, entre los más de 120 descendientes ilustres de don Vicente que incluyo en mi libro sobre la Restrepería!
¡Samper no puede menos que sentirse orgulloso de su fina estirpe paisa!

***
Un presidente que, aunque era apasionado de la Historia, decía, a veces, jocosamente, que no podía hablar de Genealogía era Alfonso López Michelsen. Resulta que su bisabuela era doña Carmen Uribe de Michelsen, la hija natural del patricio socorrano Miguel Saturnino Uribe y de la célebre “dama indómita” doña Bernardina Ibáñez…. “Hija del amor puro”, como se refirió a doña Carmen, una vez, el presidente Uribe, en un consejo comunal en Ocaña, la tierra de las Ibáñez.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idedicion=1136&idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=97004&imagen=070627080650sergio.jpg&vl=1&r=opinion.php
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:29
El Mundo, 27 de Septiembre de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Mi pasada columna “Uribe, con el don de mando en los genes”, provocó algunos comentarios muy entusiastas, en cuanto al origen del pueblo antioqueño, y, lógicamente, otros, algo escépticos. Recuerdo, especialmente, que alguien me dijo: “¡Lo único que falta es que Uribe sea primo de la Virgen María!”. A lo cual respondí: “Pues Uribe no; pero el Vicepresidente y el Ministro de Defensa, sí”.

sergiopoesia@yahoo.com
¿Y de dónde los Santos con tan santo parentesco?  ¡Pues por el lado paisa!  Bueno, el camino que llevaría a esa conclusión es algo largo y un poco rebuscado: resulta que la abuela materna de “Pachito” y Juan Manuel (primos hermanos dobles) era doña Teresa Nieto Restrepo, sobrina biznieta de nuestro José Félix y biznieta, a la vez, del patriota antioqueño Raimundo Santa María Tirado.  Don Raimundo (Medellín, 1795) se desempeñó, entre otras dignidades, como alcalde de Bogotá (1828 – 29) y senador (1849).  Visionario empresario, fue uno de los 6 hombres más ricos del país.  Sus hijos fundaron el Banco de Bogotá (uno de ellos, fue el padre del diestro pintor Andrés de Santa María -1860-1945-, padre del Impresionismo en Colombia).    Don Raimundo tenía 2 hermanos:  Josefa (cuarta abuela de este columnista) y Julián, militar de la Independencia, recordado como el «edecán» de «el Libertador».  Aquel se radicó en Caracas y contrajo nupcias con doña Concepción Soublette, hermana del general Carlos Soublette, presidente de Venezuela.  Y de ellos es biznieto el escritor venezolano Arturo Úslar Pietri, como me confirmó, hace un tiempo, mi pariente Jorge J. Restrepo.  Úslar, ministro de Educación y de Relaciones Interiores de su país, embajador, senador, candidato presidencial, fue uno de los intelectuales más destacados de América Latina.  Como escritor, recibió galardones de la talla del “Príncipe de Asturias” y el “Rómulo Gallegos”.

Don Raimundo y sus hermanos eran nietos del español Manuel Santa María y Fernández, quien, como todos los que tengan el Santa María (a pesar de que don Peter y don Tomás lo negaran), era descendiente del rico judío burgalés Salomón Ha-Levi, convertido al catolicismo con el nombre de Pablo de Santa María… y posteriormente arzobispo de Burgos y de Cartagena, posiciones desde las cuales persiguió a sus hermanos de raza. Santa María fue padre de Alonso de Cartagena, también obispo de Burgos, considerado como el Padre del Humanismo Español.  En adelante, sus descendientes enlazaron con lo más selecto de la nobleza castellana y aragonesa.

Antes de su conversión al cristianismo, en 1390, Santa María (Ha-Levi) había sido el principal rabino de Castilla la Vieja, digno hijo de la casta de Leví (Leví no dejó tribu, sino que a sus descendientes se les encomendó la misión del cuidado de los templos)… Y Leví era hermano de Judá, ascendiente directo de María, y, por ende, de su sacratísimo Hijo… ¡De manera que los Santos (de El Tiempo) vienen siendo “muy de la casa” de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad!  ¿Sí quedó claro?
***
Cuando se conoció la noticia de que Ingrid Betancourt había sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, fueron pocos los que mencionaron que quien la nominó a ese honor fue otro Betancur, el ex presidente Belisario, y ninguno comentó que aquel ex mandatario había sido, a la vez, exaltado con la misma distinción, en 1983 (en la categoría “Cooperación Internacional”). 

Y como el Betancourt está de moda… es oportuno hacer un par de observaciones. Se ha dicho que Ingrid, hija de Gabriel Betancur, en sus años parisinos “afrancesó” su apellido, que devino en “Betancourt”.  Pero pocos han caído en la cuenta de que el “Betancur” paisa no es más que una mala transcripción del verdadero “Bethencourt” francés… y lo que algunos han hecho es, simplemente, devolverle su ortografía natural (recordemos que la mujer más rica de Francia es Lilianne Bettencourt, propietaria del emporio L’Oreal). 

Francisco Melián de Betancourt y Manuel Betancourt y Velasco fueron quienes trajeron este apellido a nuestra tierra. Eran canarios y descendientes directos del noble normando Maciot de Bethencourt, a quien cedió sus derechos sobre las Islas Canarias su famoso tío Jean de Bethencourt (1360-1422), corajudo normando que comenzó el proceso colonizador sistemático de aquellas islas y que se proclamó rey de las mismas. Con los años y las migraciones, de sus descendientes surgieron variaciones de este apellido: Bethancur, Bethencur, Betancur, Betencur, Betancour, Betancourt, Betencour, Betencout, Bethancor, Bethencor, Bethencourt… y de esta “cepa” vienen, no sólo Ingrid y Belisario, sino también Rómulo Betancur, presidente venezolano, y algunos otros presidentes colombianos, como ¡Carlos E. Restrepo, Pedro Nel Ospina, Mariano Ospina P., Alfonso López M., César Gaviria T. y Álvaro Uribe V!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=96471&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1130
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:28

                                              Álvaro Uribe Vélez y Sergio Esteban Vélez

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 19 de Septiembre de 2008

Costumbre ha sido escribir las genealogías de los varones ilustres por sus hazañas y antigüedad de linaje, porque en ellos tenemos un dechado que imitar y sirven siempre de estímulo para que las generaciones venideras, que con la sangre heredarán las glorias y blasones de sus mayores, procuren, con todo esfuerzo, imitarlos y hacerse dignas de tales honores. G. Fletcher.

La última revista Semana revela que, según una investigación de la Asociación Colombiana para el Estudio de las Genealogías, el presidente Uribe sería “descendiente directo” de Ricardo I “Corazón de León”, quien reinó en Inglaterra, entre 1189 y 1199.   La publicación comenta, además, que aquel soberano no es el ancestro más importante de nuestro mandatario, ya que en su árbol genealógico aparecen también el emperador Constantino; la reina Nefertiti y el faraón Amenoteph III.

Según un e-mail que me envió mi amiga y colega genealogista Marilú Nicholls, ministra de Colombia en Brasil, diversos medios de México, Perú y Venezuela ya han reproducido esa reseña.

Como estudioso compulsivo de la historia de las familias antioqueñas, considero pertinente hacer algunas anotaciones.  Lo primero es que el Presidente no podría ser “descendiente directo” del legendario “Corazón de León”, ya que aquel monarca no tuvo hijos, puesto que, a pesar de que se casó con Berenguela de Navarra, era homosexual y no hubo método que sirviera para que cambiara “de bando”.  Ricardo, quien se distinguió por su talento para la Poesía y su gusto por las Artes, fue un adolescente de complexión frágil y tez pálida, que, con los años, debió desarrollar las habilidades de guerra que lo inmortalizaron. Su caso nos confirma, una vez más, que el valor y el heroísmo nada tienen que ver con la orientación sexual.

Aclarado esto, vale decir que la Asociación de Genealogía mencionada es una institución sumamente rigurosa y que es muy probable que el error publicado sea producto de un mal resumen del editor, ya que la información correcta, que seguramente fue la que divulgó la Asociación, es que el Presidente sí tiene enredado en su genética a Ricardo, pero indirectamente, pues desciende de la reina Leonor de Plantagenet, hermana de aquél.

¿Y de dónde un paisa “pura cepa” puede resultar vástago de las familias reales europeas?  A pesar de que, para venir a América, era preciso mostrar pruebas de ser “cristianos viejos” y de que algunos de quienes llegaron eran “hijosdalgo notorios”, casi ninguno de los que emigraron al Nuevo Reino de Granada podía ostentar nobleza en su abolengo.  Sin embargo, hubo un par de excepciones, como doña Ana de Céspedes y Guzmán (1612 – 1665), antepasada, no sólo de nuestro aguerrido mandatario, sino también de todos los paisas que tengamos atravesado un Jaramillo, pues ella fue la esposa del Cap. Juan Jaramillo de Andrade, estípite de ese apellido en Colombia.

Doña Ana descendía de las más ilustres familias castellanas. Uno de sus séptimos abuelos, el hidalgo Juan A. de Guzmán, contrajo matrimonio con doña Beatriz de Castilla (1355), hija del rey Enrique II de Castilla y León, quien era biznieto de la memorable reina Santa Isabel de Portugal (de aquí, y del también ancestro San Fernando III, las constantes muestras de piedad de nuestro presidente) y tataranieto de Alfonso VIII de Castilla y Leonor de Plantagenet, hija de la célebre Leonor de Aquitania y hermana de Ricardo “Corazón de León”, como ya comentamos.

Y aquellos reyes castellanos procedían de héroes legendarios, como Rodrigo Díaz de Vivar, “el Cid Campeador” (tal vez sea este el origen de la entrega de Uribe a la lucha contra los enemigos de la patria) y de monarcas de los antiguos reinos de Aragón, Navarra, Asturias, Portugal, Hungría, Escocia, Flandes, Baviera, Polonia, entre otros.  Uno de esos ascendientes, Pedro III de Aragón, Cataluña y Valencia, casó con Constanza, hija del rey Manfredo de Sicilia y Nápoles, a la vez hijo del emperador Federico II de Alemania… y de ahí, provenimos de los emperadores romano-germánicos, hasta Teodosio, y, hacia atrás, el hilo llega hasta Constantino III, a quien también se refiere la nota de Semana (a quienes sí no pude encontrar fue a Nefertiti y al faraón). 

Daniel Samper, en su columna de esta semana, en El Tiempo, dedicada a este tema, dice que tal estudio confirma que: “En Uribe no palpita vulgar sangre roja sino aristocrática sangre azul. Ya se le notaba en política, pues creció Liberal pero está haciendo un gobierno netamente conservador”.  Lo que se hereda… !Pues el Presidente también es descendiente directo de los reyes “godos” y “visigodos”!

Lo que no se ha mencionado (y que quién sabe qué reacción provocaría en Correa, Morales y compañía) es que Uribe “es noble hasta por lo indígena”.  En su árbol genealógico aparecen las princesas Francisca de Coya, hermana de Huascar XII y Atahualpa XIII, y Francisca Palla, sobrina de Huayna Càpac, ambas descendientes de todos los grandes emperadores Incas, !hasta el Padre Sol! Amén.

 

 



http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=95802&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1122
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:26


                                                    Sergio Esteban Vélez y Wole Soyinka

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 12 de Septiembre de 2008

Hace pocos días, se anunció que la llamada “Fiesta del Libro” de Medellín, que se desarrollará, a partir de la última semana de este mes, contará con la presencia “estelar” del escritor nigeriano Wole Soyinka, Premio Nobel de Literatura 1986, quien ha sido el primer escritor negro y primer autor africano en recibir aquel, el galardón más importante del mundo.

No es la primera vez que ese importante creador visita nuestro país. Ya había estado en Cartagena, participando del Hay Festival, y lo habíamos tenido en Medellín, en 2005, cuando vino, para presentarse en un evento poético internacional.  Infortunadamente, en aquella ocasión, en la cual este columnista pudo conocerlo y conversar con él, los organizadores de aquel desafortunado y controvertido certamen no hicieron ni la más mínima divulgación ante la prensa de la visita de esta personalidad y ni siquiera en el catálogo de programación de aquel evento hicieron alusión a la categoría del invitado (lo cual sería apenas lógico, tratándose de un Nobel), y, simplemente, lo incluyeron como un poeta participante más y lo albergaron en un modesto hotel en el Centro (en el cual también hospedaron a un archifamoso líder sandinista, al cual rindieron homenaje ese año).  Milagro, entonces, que este prolijo autor haya aceptado volver a visitarnos, aunque es posible que su “solidaridad” con Colombia se deba a la campaña de algunos poetas que han mostrado en el Exterior nuestra realidad como la de un país paupérrimo sometido por una tiranía paramilitar y cuya única esperanza es la de un grupo de “valientes rebeldes” que buscan toman el poder por las armas.  Nada raro que Soyinka, quien es de izquierda radical y fue víctima de una verdadera dictadura, se hubiera dejado convencer por tal discurso, más aún por estar empapado de los gravísimos problemas del Continente Negro.

Pero, a decir verdad, Soyinka es selectivo en su lucha contra la opresión de los pueblos y está de acuerdo con la arbitrariedad y la coacción, siempre y cuando sean en pos de que prime el pensamiento de la extrema izquierda.  Ejemplo de esto es la exaltación que hizo, el año pasado del convaleciente dictador Fidel Castro, a quien alabó como “ejemplo para los pueblos de África”  y «modelo para la paz y la solución de conflictos» y lo contrapuso con los “estúpidos” que gobiernan en los “países más agresivos de la actualidad” (esa no ha sido su única declaración a favor de esa “revolución”).  ¿Podrá ser aceptable que un Nobel exalte a un dictador asesino?  Hasta Saramago, que es tan de izquierda, ha sido enfático en rechazar los horrores del régimen castrista…

Como el espacio no nos alcanzaría para una reseña que nos permitiera ahondar  en la obra de este escritor africano mayor, nos limitaremos a una brevísima semblanza acerca de su vida y de sus obras.




Originalmente Akinwande Oluwole Soyinka, nuestro próximo visitante ha descollado como dramaturgo, poeta, novelista, conferencista, crítico, catedrático, actor, traductor, político y editor. Nació en Abeokuta, Nigeria, en 1934.  Asistió a la Universidad de Ibadan (1952-54), y luego realizó su doctorado en el Reino Unido, en la Universidad de Leeds (en la cual trabaja nuestra escritora colombiana Alba Lucía Ángel).

En 1960, regresó a Nigeria y fundó algunas compañías de Teatro, con las que realizó montajes de sus primeras obras. Años después, en 1967, fue encarcelado, como preso político, hasta 1969, por haber abogado por el alto al fuego, durante la guerra civil en Nigeria.   En “Locos y especialistas” (1970), escrita poco después de su liberación de la prisión, la protesta de Soyinka se hace mucho más poderosa.

De su extensa obra, escrita en Inglés, comentamos que ha publicado 4 libros de poemas, 2 novelas, 9 obras de Teatro, 3 obras filosóficas y multitud de ensayos acerca del mundo africano, la tragedia de Yoruba (su etnia), los aspectos políticos del lenguaje, las piezas de de Shakespeare, el totalitarismo y las formas de espiritualidad.

En 1986 se hizo merecedor al Premio Nobel de Literatura y su obra empezó a ser conocida en el mundo entero.  En 1994, por su declarada oposición política al régimen nigeriano, se vio obligado al exilio.

Ahora, viene a nosotros, en esta ocasión, en que la Secretaría del señor Melguizo gastará más de 1.200 millones, en 10 días de “fiesta” (ojalá, ese platal -que según el ex director de la Feria del Libro Darío Ruiz, alcanzaría para 3 ferias-  no se pierda, en conciertos de reggaetón y rap gratuitos, presentaciones “literarias” con arengas comunistas, discursos demagogos… dentro de la programación). Esperamos que pueda ser atendido como merece, y que la prensa divulgue esta visita suya a Medellín, como fueron enaltecidas, en su momento, las de los entonces futuros premios Nobel Neruda y García Márquez.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=95148&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1115
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:23


Omar Rayo, Sergio Esteban Vélez y María Helena Uribe de Estrada.  Medellín, 2005


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 5 de Septiembre de 2008


Por estos días, la escritora antio queña María Helena Uribe de Estrada está celebrando sus 80 años de edad. A pesar de haberse alejado, desde hace años, de la vida pública, María Helena sigue siendo recordada como una de las primeras (y mejores) mujeres en nuestra Literatura.

Nacida en Medellín, en 1928, su pasión por las Letras no es gratuita, pues la casa de sus cultos padres, Gustavo Uribe Escobar (quien fuera rector de la Universidad de Antioquia) y Rosita Echavarría Misas, y las de sus tíos (los mayores benefactores del Arte en Antioquia, en su momento) siempre fueron lugares de encuentro de los principales personajes de nuestro departamento. Y ese interés familiar por aunar y respaldar a los trabajadores de la cultura, en pos de un país mejor, se le quedó marcado para siempre y por eso, cuando estableció su hogar con el doctor Leonel Estrada, su casa se convirtió en el santuario de todos los artistas. Por allí pasaron Fernando Botero, Alejandro Obregón, David Manzur, Enrique Grau, Marta Traba y todo aquel que se considerase importante en nuestra cultura. Leonel Estrada y María Helena Uribe y sus amigos entrañables Justo Arosemena y Olga Elena Mattei fueron las parejas estelares de la cultura en Medellín, en los años 60, y de sus energías visionarias (y de las de otros líderes de igual valía), queda el legado de una Antioquia que se esfuerza por la civilidad y la paz, a través de las Artes. Pero ya, en otra columna, hablaremos de los méritos inmensos del doctor Estrada, al cual debemos la inicial propulsión y apertura de nuestro medio al Arte Contemporáneo.

Y, en el campo de las Letras, María Helena Uribe ha descollado, como autora de obras de excelencia, como “Polvo y ceniza” y “Reptil en el tiempo”; que le han asegurado ya un lugar de privilegio en la nómina de nuestras mujeres de mayor talento. La estilística de estos libros la hizo acreedora del elogio unánime de la crítica literaria del país, especialmente de autores como Carlos Castro Saavedra y Manuel Mejía Vallejo, quien, en un comentario en “El Colombiano”, aseguró que ella era “la mejor novelista de Colombia”. Considero oportuno transcribir el siguiente comentario del maestro Fernando González, sobre “Polvo y ceniza”, que, por venir de quien viene, es prenda de la altura literaria de María Helena: “Este es el libro de la sabiduría. Usted es vasca, usted es minera; rompe, cava, desgarra en la apariencia, para hallar al que está escondido y es inefable. Por eso, usted es tenaz en agotar las palabras, en bombardear las imágenes”.


María Helena Uribe de Estrada, Sergio Esteban Vélez,
José Gutiérrez Gómez y Olga Elena Mattei.  1999

Y, justamente, fue tal la fruición de María Helena con la obra del maestro González, que, por años, sacrificó su propia vid, para dedicarse a desentrañar la obra de aquel filósofo inmensurable. Su obsesión por el trabajo de González la llevó a escribir y a publicar 3 libros sobre aquel pensador “profundo, agudo, arbitrario, independiente, profético”, como decía el hombre cívico del Valle Alfonso Bonilla Aragón, quien comentó, alguna vez, acerca de las exploraciones de María Helena sobre ese trascendental envigadeño: “No creía yo que hubiera en Colombia una mujer capaz de enfrentarse al ‘problema de Fernando González’ con tanto conocimiento y tanta lucidez. Escribir esos ensayos requería lectura y relectura de 20 libros difíciles, de muchos ensayos y artículos y reconstrucción de las plurales charlas con el maestro. Todo esto lo logró en la exacta medida y así pudo darnos, sin pedanterías ni pretensiones, un Fernando González en toda su verdad”. Cuando el doctor Bonilla hace referencia a la relectura que María Helena hiciera de los libros de Fernando, ignora que, además, se auto-obligó a la tarea de ¡sentarse a digitar en el computador todos los libros de Fernando! “Para que se me grabaran en el subconsciente”, como me comentó la autora hace unos años, cuando ella y su digno esposo fueron unos de los miembros más apreciados de la Academia Antioqueña de Letras.

No nos alcanzaría el espacio para ahondar en la profunda espiritualidad de esta escritora y de sus interesantes indagaciones sobre el Creador, la Virgen María y los ángeles, entre otros. Sólo nos resta, pues, invitar a los estudiosos de nuestra Literatura a analizar la producción de esta escritora, en un momento tan oportuno como es este significativo aniversario.
***
No se pueden perder la exposición de Margarita Vélez, en el Hotel Belfort. Esta joven artista se perfila ya como una de las mejores pintoras antioqueñas del siglo XXI. Original, satírica y metafórica, pero sin caer en la estupidez y en la extravagancia de muchos de los artistas jóvenes de nuestros días. Su obra merece el respaldo y el impulso de los curadores y conocedores. Ya varias galerías internacionales la tienen en la mira... No tienen pretexto para no darle un vistazo, pues la muestra estará colgada hasta el 25 de octubre.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=94560&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1108
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:21
El Mundo, 28 de Agosto de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

En su más reciente columna sobre el enfrentamiento entre la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, el ex senador Raúl Tamayo Gaviria, antes de mandar al Alcalde a que mejor “se tome uno doble”, manifiesta su sospecha de que el señor Salazar, por no ser oriundo de Antioquia, habría estado de acuerdo con las agresiones de su secretario de Cultura Ciudadana contra importantes íconos de nuestro departamento, como Epifanio Mejía y Montecristo. Eso nunca lo sabremos.

Y lo más probable es que tampoco sepamos si Melguizo era consciente de que con esa metida de pata estaba agudizando aún más el distanciamiento con la Gobernación. ¿Cómo se le ocurre al Secretario de Cultura de Medellín denigrar públicamente del tío predilecto de la “mano derecha” del Gobernador de Antioquia?

Con el doctor Jesús Alfonso Jaramillo Zuluaga, secretario privado del Gobernador y, por años, alma del Equipo Colombia, ha ocurrido que, a pesar de que ha sido un gentleman que ha descollado por su brillante trayectoria como líder cívico y cultural (ha sido, por decenios, el motor de Quirama), y como autorizado jurisconsulto y ejecutivo gerencial, muchos lo identifican más como “el sobrino de Montecristo”. Lógicamente, es injusto que, en nuestra parroquial villa, este parentesco sea mayor motivo de fama que una carrera ascendente de tanta excelencia. Pero así somos acá...

¿Habrá meditado Melguizo en que, cuando volvió a ofender la memoria del principal humorista antioqueño de todos los tiempos, estaba, al mismo tiempo, zahiriendo a la familia de este artista y muy especialmente a uno de los personajes de mayor influencia en el Gobierno Departamental?

Poniéndome en los zapatos de la gente de la Gobernación, pensaría que, lógicamente, si a mi mejor amigo le atacaran la familia injustamente, yo también me sentiría agredido.

Imaginen si, en algún momento, algún secretario departamental aludiera a la condena a un año de prisión del hermano de Fajardo... ¡No dudo que provocaría una furibunda reacción de los señores del Municipio!

Pero, contrario al hermano de Fajardo, Montecristo (“el Más Grande”, como lo designó “Cantinflas”) nunca cometió delito alguno... y Epifanio Mejía, mucho menos: su único pecado fue enloquecer de amor por nuestra tierra. Los antioqueños, que sentimos que, más que Colombia, Antioquia es nuestra patria, entonamos el himno antioqueño a todo pulmón, con toda la fuerza y orgullo que jamás podría producirnos alguna otra melodía. ¡Hay que ver al presidente Uribe sintiéndolo, con la mano en el corazón! ¡Y al maestro Botero dejándose llevar por esas notas de libertad! Al igual que todos los demás grandes de Antioquia, que se han inspirado en su corajudo mensaje. Para que ahora venga Melguizo a decir que nuestro himno, nuestro mayor símbolo, es sinónimo de incivilización...

Lógicamente, su nivel cultural (ni siquiera es capaz de distinguir entre “Cultura” y “Cultura Ciudadana”) apenas le da para pensar que sería mejor nombrar por decreto como himno alguna de las estruendosas “canciones”, esas sí violentas, de los grupos de su muy amado Festival Altavoz.

Pero, llegando a este tema, ¿qué podemos esperar de un secretario de Cultura que destina una buena tajada de los recursos de ese estamento a patrocinar, como mayores representaciones de nuestras Artes, al ensordecedor Altavoz y a un “Festival de Poesía” que es señalado por los conocedores de ser uno de los últimos reductos del comunismo extremo?

En otras ocasiones, criticamos el hecho de que la administración Fajardo no tuviera ni idea de lo que era cultura... ¿Qué tal defender como “obra de Arte” el adefesio de las pirámides de la Oriental? ¿Y la agonía en que quedaron las entidades promotoras de la auténtica Alta Cultura, como la Ópera y el Ballet? Ni siquiera se han salvado de tal orfandad el Teatro Pablo Tobón Uribe y Medellín Cultural. Y así, dando millonadas para el rap, el reguetón y la música de despecho, como lo más elevado de nuestra humanística, atacan a Montecristo “por inculto”.

Esta no es la primera ocasión en que Melguizo utiliza la Feria de las Flores para propósitos extracurriculares. El año pasado, al finalizar el Desfile de Silleteros, el secretario, en uso de funciones públicas, aprovechó que las cámaras lo seguían para hacer abierto proselitismo al señor Salazar y reconocer públicamente que, renunciaba en ese momento a la Secretaría, pues, desde hacía varios meses, estaba planeando irse a trabajar en la campaña de ese candidato...

El “maestro” Echandía aseguró que este era un país de cafres. Y, hablando de la Feria, una de las pocas excepciones a la ordinariez que en ella imperó fue la exposición de “Orquídeas, Pájaros y Flores”, ¿Y creen que la flamante “Secretaría de Cultura Ciudadana” dio un centavo para apoyarla? ¡Ni uno!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=93810&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1099

Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:20


                           Sergio Esteban Vélez y Luis Uribe Bueno.  Medellín, 1998


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 21 de Agosto de 2008

La Orquesta Sinfónica Juvenil de Antioquia está cumpliendo 10 años, y, para celebrarlo, ofreció un concierto de gala, el pasado martes, en el Teatro Metropolitano. En el programa, descuella la obra “Simón, el Mago”, compuesta y dirigida por el maestro Gustavo Yepes, con la cual el compositor se une a la orquesta y a la Corporación Fomento de la Música, para homenajear al gran don Tomás Carrasquilla, en el sesquicentenario de su nacimiento.

De las demás obras interpretadas, quisiera destacar una que me impresionó muy positivamente por su impoluta ejecución: el pasillo “El cucarrón”, del maestro Luis Uribe Bueno.

La inefable vibración colombianísima que crece en uno, cuando escucha esa obra maestra de nuestra Música Andina, me lleva a recordar una de mis visitas sabatinas al maestro Uribe Bueno, en la cual me contó la historia de ese pasillo.

Cuando este compositor era contrabajista en la orquesta del inolvidable Lucho Bermúdez, con sede en Bogotá, en 1948, la orquesta fue contratada para tocar por 4 años, en el Hotel Nutibara y el Club Campestre de Medellín. Por esto, Uribe debió trasladarse con su familia a “La Tacita de Plata”, a la cual llegó ¡horror! el mismísimo 9 de abril. En medio de tal hecatombe, fue acogido en nuestra ciudad por el consumado artista Jorge Marín Vieco, quien les tenía lista, para él y su familia, una casita auxiliar en su finca, «Salsipuedes», en la que se hospedaron los Uribe durante algunos meses.

Las alegres tertulias que organizaba Marín V. para los músicos de la orquesta, en la casa principal de la finca, inspiraron al maestro Lucho a escribir su entrañable «Salsipuedes».

Contaba el maestro Uribe que, meses después, en agosto, abundaban en la finca cucarrones de distintos tamaños y colores y que, cuando las dos familias se reunían a comer, los cucarrones se golpeaban contra la pared. El joven músico, que desde hacía algún tiempo quería escribir algo distinto, se inspiró en esto y, al manifestarse presto a la comunión con la musa, Marín Vieco y su esposa, Maruja, le trajeron papel fino y plumas recortadas... Así, compuso «El Cucarrón», una de las obras sismo en la música de nuestra tierra.

Por esos días, se realizaba en Medellín el Concurso «Fabricato» de composición y Luis Uribe envío «El Cucarrón» a dicho concurso.

Un día, cuando se dirigía al matutino ensayo con la orquesta del maestro Bermúdez, Uribe Bueno escuchó desde la calle cómo la orquesta del Concurso «Fabricato» tocaba «El Cucarrón», pero muy lento; entonces, se dirigió al director de la orquesta (el español José María Tena), se presentó y le dijo que lo mejor sería que tocaran más rápido esta melodía. El director lo invitó al ensayo, sin decirles a los músicos que este caballero era el compositor, y al final los músicos la interpretaban perfectamente.

La premiación del concurso se realizó en el «Teatro Junín» y la última melodía que se tocó fue «El Cucarrón». Y hay que ver la cara del maestro, cuando recordaba el momento en el cual el locutor Cañavera, presentador de la premiación, anunció que el primer puesto lo obtuvo «El Cucarrón».

Con los $1.700 del premio, el “Maestro Bueno”, como le llamaban, compró para su casa una nevera y otros artículos de hogar (posteriormente, con el dinero de los 4 premios posteriores en ese mismo concurso, pudo pagar la cuota inicial de su casa de dos pisos en el barrio San Joaquín).

Con respecto a “El Cucarrón”, el maestro Uribe Bueno afirmaba que: “En realidad, ha sido un beneficio haber hecho ese pasillo, porque ya hay mucha gente que ha tomado nota de que el pasillo no puede ser solo dominante y tónica. En la música y la danza hay una gama lindísima donde uno debe procurar buscar otras perspectivas armónicas, además de las de dominante y tónica, como quintas divididas que si son 30 suenan como 60”.

Uribe Bueno volvió a ganar el primer puesto en el Concurso «Fabricato», en 1949, 1950, 1951 y 1952 con sus obras «Pajobam» (pasillo, joropo, bambuco), «Caimaré» (pasillo), «El duende» (pasillo) y «El disco rayao» (torbellino). Una de estas obras, «Pajobam», fue compuesta por “el Maestro”, para comprobar que el bambuco estaba creado incorrectamente en su tradicional estructura de 3/4 y comprobar que este debía escribirse en 6/8 para que quedara perfecto (una de las grandes batallas de Uribe Bueno).

Felicitaciones a la Corporación Fomento de la Música y a nuestra Orquesta Sinfónica Juvenil ¡Gracias por sus esfuerzos por formar en la Música a las nuevas generaciones y por divulgar lo mejor de nuestro acervo musical!
***
Hace unos días, al escritor Óscar Hernández se le soltó en su columna la siguiente perla: “Me apunto al gas para el Metroplús, ya que en pocos años, el gas y el diésel serán cosas del pasado”.

Nos quedamos sin saber si se trató de una equivocación o si fue que el poeta se las ingenió para burlarse del Alcalde...

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idedicion=1091&idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=93212&imagen=070627080650sergio.jpg&vl=1&r=opinion.php
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:11
El Mundo, 2 de Agosto de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

La pasada columna, “De pronto”, del siempre agudo colega Tomás Castrillón Oberndorfer, dejó a nuestros lectores una serie de cuestionamientos acerca del Metroplús, su planeación y su fuente motriz.

Su lectura nos lleva a repasar las inquietudes basadas en la ya proclamada pregunta acerca de la opción del gas:

El gas emite partículas finas y ultrafinas que van directamente al torrente sanguíneo y a los pulmones y causan enfermedades irreversibles del sistema respiratorio, del corazón y del cerebro. El aire contaminado puede quitar hasta dos años de vida, según la Comisión Económica para Europa.

2) En Medellín, a causa de la contaminación atmosférica, hay un promedio de 30.796 consultas anuales, para atender enfermedades respiratorias en niños menores de 6 años.

3) En nuestro país, la contaminación es la causa de muerte de 8.700 personas al año. Es decir, de 25 personas al día (más de una, por hora).

4) Un motor de gas (de combustión interna) funciona por explosiones y, por tanto, es, aproximadamente, un 60% más ruidoso que un motor eléctrico.

5) El gas es un combustible no renovable y en nuestro país, se ha anunciado que, en poco tiempo, escasearán las reservas.

6) Los efectos letales del gas se incrementan en Medellín, pues esta ciudad se encuentra en un estrecho valle, cercado por altas montañas, que no permiten que los vientos se lleven la contaminación. Por tanto, el veneno termina, irremediablemente, en nuestros pulmones.

7) Un motor de gas, con el deterioro que conlleva el uso, comienza a producir metano, que es el tóxico más perjudicial para el planeta, en tiempos del Calentamiento Global.

8) El precio del gas no se puede controlar: está ligado al precio del petróleo. Por esta razón, no se les podría garantizar a los usuarios del Metroplús una estabilidad en el precio del uso de este transporte.

9) En los países europeos, la tendencia es suprimir el transporte con vehículos de gas y lo que se impone es el transporte movido con electricidad. Como decía una columnista de EL MUNDO... cuando allá ya vienen, nosotros apenas vamos. La misma Venezuela, que sí tiene grandes reservas de gas, se está esforzando por crear sistemas de transporte con energía limpia, como se está dando en Mérida, donde el gran medio de transporte es el Trolebús.

10) Antioquia, que siempre ha sido exaltada por su independencia y autosuficiencia, podría ver amenazadas tales calificaciones, si su transporte masivo tuviera que depender del suministro de gas venido de otras regiones o países.

11) Antioquia produce el 35% de la energía eléctrica del país y este porcentaje será aún mucho mayor, cuando se culmine el gran proyecto de Pescadero Ituango, el cual hará de la energía eléctrica la gran fuente de ingresos del Departamento.

12) Parte de la energía eléctrica del Ecuador es antioqueña. Y aquel país, a pesar de no ser productor, hizo los esfuerzos pertinentes para que el formidable sistema de transporte que opera en Quito fuera movido por electricidad (colombiana). ¿Como dice el doctor Luis Pérez, hacer un Metroplús de gas en Antioquia equivaldría a que la Federación de Cafeteros invitara a que la gente tomara Coca-Cola?
13) Las consideraciones en cuanto a la fuente motora para el Metroplús han estado divididas. Mientras el Ministro de Transporte, el Área Metropolitana, Empresas Públicas y algunos comentaristas creen que no es una buena idea la electricidad, por la opción eléctrica se han inclinado el Presidente de la República, el Ministro de Minas y Energía, la Asamblea Departamental, algunos de los principales columnistas de la ciudad, los representantes de los diversos grupos científicos, catedráticos universitarios, los ecologistas, los vecinos de las futuras troncales, la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y otros gremios.

14) Algunos opositores del Metroplús eléctrico dicen que se verían muy feos los cables conductores de energía... ¿Consideran, entonces, que también se debería prescindir de los cables de la electrificación de todas las casas de la ciudad, del Metro y del Metrocable? ¿O, para que la ciudad se vea bonita, es mejor que las radiografías de los pulmones de los habitantes se vean feas, ya que esas solamente las mira el médico?

15) En ciudades como Roma, Atenas y Lyon, se ha optado por buses eléctricos, sin carriles exclusivos. Aquí, el señor Fajardo “invirtió” miles de millones en construir carriles que no hubieran sido necesarios para la electrificación del transporte. Como las pretroncales del Sur apenas están en proceso de diseño, hay tiempo todavía para modificar.

16) ¿Qué negocios y de quiénes, debajo de la mesa, estará favoreciendo la decisión a favor del gas?

Pero, según hemos visto la firme testarudez del Alcalde, es inútil que la mayoría siga opinando en contra del gas.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=91522&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1071
Compartir este post
Repost0
17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:08
El Mundo,  4 de Julio de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El pasado sábado, nuestro admirado amigo Fabio Villegas Botero, columnista de EL MUNDO, celebró sus 80 años de edad. Son pocos los que llegan al “octavo piso” con tanta vitalidad y en tan buenas condiciones de salud.

Este eterno estudiante nunca está satisfecho en aspectos del conocimiento, por lo cual, no contento con ser profesional en Filosofía, Teología y Economía, no se cansa de adelantar más y más estudios (por ejemplo, concluyó su maestría, a los 61 años, y su doctorado, a los 65), ni de trabajar en la docencia universitaria, ni de sondear asuntos históricos de la mayor importancia, ni de urdir inteligentes propuestas para un mundo más práctico, como las que nos maravillaron, cuando nos acompañó en la Academia Antioqueña de Letras.

Antes de casarse y consolidar un hogar, fue jesuita y misionero, durante más de 20 años, y sobresalió como profesor de instituciones de la talla de la Universidad Sophia, de Tokio, en la cual dejó una impronta tan honda, que, varios decenios después, sus antiguos discípulos lo invitaron con su esposa a volver al Imperio del Sol Naciente.

Entre sus libros, descuellan: “Ricos y pobres” (1986), “La familia latinoamericana del nuevo milenio” (1994), “Fernando González teólogo” (1995), “Kalendarium Mundi” (1995), “Derechos y deberes humanos” (1998), “El alma recóndita del pueblo antioqueño” (1998) y “La saga inquietante” (sobre el presidente Mariano Ospina Rodríguez, 2005).

¡Felicitaciones, Fabio, en este importante cumpleaños! Por tu semblante y tu energía, vislumbramos que podremos contar con tu amistad y con tu palabra sabia, por muchos años más.
***
El doctor Bernardo Alejandro Guerra me llamó, la semana pasada, para invitarme a su despacho en el Concejo, a conversar sobre algunas consideraciones acerca de él y su familia expresadas en mi columna “Piscolabis”.
Teniendo en cuenta el temperamento beligerante que todos le hemos conocido al doctor Guerra en sus debates políticos, asistí a la cita con gran expectativa, pero, ¡grata sorpresa!, el concejal me atendió con la máxima amabilidad y caballerosidad.

Entablamos una plática que se prolongó por más de 2 horas, acerca de diversos problemas de la ciudad y del orden público nacional y, sólo cuando ya estábamos muy adentrados en estos temas, el concejal se refirió al asunto para el cual me había llamado y me entregó copias de diversos documentos relacionados con el reciente incidente del cual salió lesionado, que tal vez podrían servir en la causa de su defensa.

Aunque el concejal no me pidió publicar nota alguna de rectificación, me siento en el deber de comunicar, en esta misma columna, la altura y la simpatía con que me trató. Muchas gracias, doctor Guerra.
***
Con el perdón de mi nuevo amigo el doctor Guerra, no puedo resistir, como periodista meticuloso, el impulso de comentar un singular gazapo que hallé en uno de los documentos públicos que me suministró.

Cuando, según el doctor Bernardo anota en sus documentos: “la seguridad (del Hotel Dann Carlton) en cabeza de un policía me solicitó que me retirara del sitio”, tras el incidente con los notarios, el concejal se dirigió a la Unidad Permanente para los Derechos Humanos, a donde llegó a la 1:44 de la madrugada y procedió a asentar una “Queja bajo juramento”, en la cual declaró que el episodio se desató en el Hotel, luego de asistir a “una conferencia, en el ITM, dictada por el doctor Horacio Serpa Uribe, gobernador de Cundimarca” (Sic: extraño error -no es Cundinamarca, sino Santander-, seguramente por cansancio, a tan altas horas -él que es tan madrugador-).
***
En la citada visita a la sede del cabildo municipal, nos fue obsequiado el libro “330 años de Historia de Medellín”, publicado por el Concejo de Medellín y la Academia Antioqueña de Historia y escrito por los autorizados líderes de nuestra cultura Socorro Inés Restrepo, Evelio Ramírez Martínez y José María Bravo.

Cuál no sería nuestro orgullo, cuando pudimos comprobar que ese importante libro incluye a este columnista en la lista de diez poetas sobresalientes nacidos en Medellín.

Jamás imaginé que, a mis 23 años de edad, voces tan acreditadas me admitieran en un listado tan selecto, al lado de algunos de mis poetas favoritos, como León de Greiff, Olga Elena Mattei y Carlos Castro Saavedra.

Es de destacar, además, la acuciosa selección de 13 narradores medellinenses, entre los que descuellan Sofía Ospina de Navarro, César Uribe Piedrahita, Héctor Abad Faciolince, Juan José Hoyos, Jorge Franco y Fernando Vallejo.
Otra vez, ¡Muchas gracias!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=88881&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1041
Compartir este post
Repost0