Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 08:07

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ


 El Mundo, 2 de junio de 2008

 

El pasado sábado, el Teatro Pablo Tobón Uribe se llenó completamente.  Nadie quería perderse el concierto gratuito de tres importantes orquestas de Música Académica.

 

El pasado sábado, a las 4:00 pm., el público medellinense pudo gozar del regalo que constituyó el concierto que ejecutaron las orquestas Juvenil de las Américas, Sinfónica Nacional de Colombia y Juvenil e Infantil de la Red de Escuelas de Música de Medellín, con motivo de la trigésimo octava asamblea de la OEA. 

Los gestores y promotores culturales de la ciudad han repetido con frecuencia que no es correcto aseverar que la comunidad en general es indiferente a la cultura académica, sino que, mientras el acceso a espectáculos de alta cultura implique elevadas erogaciones de dinero, será muy difícil que el público masivo se decida a participar de estas manifestaciones.  Así, los asistentes habituales a las presentaciones de Ópera, Ballet y Música Clásica en la ciudad (a los cuales casi siempre hay que pagar para entrar) se han ido acostumbrando a que estas se desarrollen en auditorios medio vacíos.

El concierto del sábado, ofrecido por los ministerios de Relaciones Exteriores y de Cultura de Colombia y por la Alcaldía de Medellín, es la viva prueba de que la gente del común sí quiere acercarse, alimentarse y deleitarse con la Alta Cultura. 

A pesar de la temporada de fuertes lluvias y del cambio de escenario con sólo un día de anticipación (el concierto inicialmente se daría en la Plaza Botero), las butacas del Teatro Pablo Tobón Uribe no alcanzaron para acomodar a la multitud de personas que querían aprovechar la oportunidad de escuchar gratuitamente tres orquestas de tal calidad.  

Y la gente no sólo se arriesgó a asistir, a pesar de los negativos pronósticos del clima, sino que vibró y gozó con las interpretaciones de los ejecutantes, especialmente cuando comprobaron que la Música Popular podía “evolucionarse” y “depurarse” por medio de los recursos propios de la Música Académica.

“El Teatro Pablo Tobón Uribe sobrevive de lo que ingresa por la taquilla; por eso no podemos abrir libremente las puertas, pero cuando, como en este caso, el Estado asume su deber de subsidiar la entrada de la gente a este tipo de espectáculos de alta factura, es maravilloso ver que personas de todos los estratos, razas y edades puedan acceder a una sala tan buena como esta”, dice Cristina Restrepo, directora del teatro, acerca de la importancia de que el ente estatal cumpla con la responsabilidad de facilitar el acercamiento de la población a las manifestaciones culturales.  

Cuando le preguntamos si se estaba adelantando algún proceso para aprovechar la posición estratégica de esta sala en pos de convertirla en un auditorio libre y gratuito de espectáculos de Alta Cultura para toda la comunidad, la directora Restrepo nos respondió que están en conversaciones y buscando alianzas para que esto pueda darse, pues “el Estado debe ser consciente de su responsabilidad social frente a la Cultura y de que hay que abrir las puertas, para que mucha gente pueda acceder”.  “Cuando el Estado y la empresa privada hacen presencia en subsidiar espectáculos de calidad, estamos ganando todos”, concluye la directora.

La primera parte del concierto estuvo a cargo de la Orquesta Infantil y Juvenil de nuestra Red de Bandas y Escuelas de Música, la cual demostró desempeño sobresaliente en la ejecución de cinco obras.  Tres directores la condujeron: los maestros Alex Valencia, Wilder Corrales y Wilson Berrío.

Sorprendió que, entre las obras seleccionadas por los directores de esta orquesta, se hubieran incluido producciones de compositores europeos (Tachaikovsky y Suppe), pues, al ser este un evento de integración de las Américas, lo lógico y adecuado habría sido tocar solamente obras americanas o que, a pesar de no serlo, aludan al Nuevo Continente (como la Sinfonía del Nuevo Mundo, de Dvorák).  Las otras dos orquestas sí tuvieron presente este detalle y le brindaron al público únicamente obras de compositores de América.

La aplaudidísima presentación de la orquesta de nuestra Red de Bandas y Escuelas de Música es de gran significación en un evento de la magnitud de esta asamblea de la OEA, pues contribuye a cambiar la imagen de violencia y retraso que en el Exterior muchos tienen de Medellín, y la muestra como una ciudad culta y cosmopolita que está esforzándose por propiciar la paz y el cambio social a través del Arte, pues, como se ha dicho desde que el alcalde Sergio Naranjo Pérez, “contra viento y marea”, fundara la Red, en 1997: “Un niño que toque un violín jamás tocará un arma”.

En la segunda parte del concierto, una cuarentena de músicos de la Orquesta Juvenil de las Américas y un número similar de ejecutantes de nuestra Orquesta Sinfónica Nacional ofrendaron al auditorio siete obras de compositores americanos, bajo la batuta del maestro quebequense Jean-Pascal Hamelin. Para iniciar, se ofreció una explosiva mezcla entre los antiguo y lo moderno y las técnicas de Stravinsky y de Copland.

La primera obra fue una “Danza brasileña” del compositor M. Camargo, de ese país (quien, curiosamente, se hacía llamar así, pues no le gustaba su nombre de pila: Mozart Camargo Guarnieri, con el que lo bautizaron sus padres, que eran melómanos –su hermana se llamaba Rossinia-).

A continuación, se escuchó la “Pavana de Luis de Milán” (versión sinfónica 1), del compositor cubano - mexicano Orbón, quien fuera discípulo del estadounidense Aaron Copland. Esta obra, como su nombre lo indica, está basada en el español Luis de Milán (1500 – 1565).

Culminada esta interpretación, fue preciso hacer una pausa, para ubicar el piano, pues, por la estrechez del proscenio, este no se había instalado desde el comienzo.  Hizo su entrada, entonces, la joven y talentosa pianista brasileña Aline Rocha, quien, aunque a veces no podía ostentar gran expresividad (pero se le perdona, por su edad), se lució al tocar sin partitura y con perfecta técnica la deliciosa “Rhapsody in blue”, del estadounidense George Gershwin.

Posteriormente, se hizo una pausa, para retirar el piano, y se procedió a la ejecución de la sobrecogedora “Oblivion”, una de las exploraciones estilísticas del maestro argentino Astor Piazzolla.  Fungió como solista el joven oboísta colombiano Pablo Moreno, quien dejó muy en alto el nombre de nuestra patria.

Siguió la “Mediodía en el Llano”, del venezolano Antonio Estévez, pieza impresionista, a la manera de Debussy, que evoca los sonidos de la naturaleza en la Orinoquía y, cual pintura de ese estilo, recrea los cambios de la luz, los cuales pudieron “escucharse” muy claramente, gracias a la excelente acústica del teatro.

Y llegó el turno para la representación de Colombia, con la obra “Tumbaos”, del compositor Diego Vega, profesor de la Universidad Javeriana.   Esta pieza, compuesta por Vega, entre California y Colombia, en el verano del 2006, tiene aires de fanfarria y evocaciones de los “tumbaos” melódicos populares, especialmente del bembé (afro-cubano) y el olvidado merengue colombiano.  La obra, original y de factura impoluta es prenda de la excelencia del maestro Vega, quien estaba presente en el teatro.  ¡Lástima la escasa divulgación que ha tenido en nuestro medio!

La última obra programada fue “Bootlegger´s Tarantella”, del canadiense John Estacio.  En esta composición, puede apreciarse todo el fragor melódico que podría asociarse a los gánsters de los años veinte, alternado con el romántico y festivo ritmo de la Tarantella, danza típica siciliana.  Así, puede pasarse fácilmente de aires amorosos, a otros menos espirituales, en los que podrían vislumbrarse disparos y persecuciones de carros.

La orquesta remuneró los aplausos del público con un alegre encore: el Tico Tico brasileño, tan de moda en los años 40.

Y siguieron tantos aplausos, que a la orquesta no le quedó más remedio que entregarle al respetable otro encore, mucho más entrañable: la cumbia “Colombia tierra querida”, del maestro Lucho Bermúdez.  Ustedes podrán imaginarse el panorama del público eufórico, bailando y cantando esta obra tan de nuestro sentir, al compás de las palmas...

La gente salió feliz y los ejecutantes, mucho más, al sentir tal compenetración con el público. 

En nuestro “francés – paisa”, estuvimos hablando con el joven director invitado (J. P. Hamelin, quien normalmente desarrolla sus labores de dirección en Montreal y en Sherbrooke), que aseguró que estaba impresionado por la excelencia, sensibilidad y energía de nuestros músicos y calificó de “milagro” el proceso que adelanta nuestra Red de Bandas y Escuelas de Música, para que los niños de nuestra población en riesgo se encaminen por las sendas de la cultura.

En estos momentos, en los que se propende por la unión de los jóvenes de los países americanos para favorecer la integración de las naciones, es oportuno recordar que el compositor brasileño Heitor Villa-Lobos (quien llegó a reunir a 40.000 niños en un coro), decía que si él pudiera agrupar a los 40’000.000 de brasileños (que había en su tiempo) para cantar juntos durante sólo cinco minutos, ¡estaba seguro de que podría solucionar todos los graves problemas del país!

La segunda parte de este memorable concierto se repitió ayer, domingo, en el Teatro Metropolitano, para recibir a los ilustres delegados a la 38 asamblea de la OEA.

 

ORQUESTA JUVENIL DE LAS AMÉRICAS

LA INVITADA DE HONOR

 

A la altura de las mejores orquestas juveniles del mundo, la Orquesta Juvenil de las Américas (YOA, por sus siglas en inglés), fue fundada, en el 2001, por el Conservatorio de New England y Vision Inc.

Inspirada por el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, es una organización sin ánimo de lucro con sedes en los Estados Unidos y en Venezuela.

Integrada por jóvenes músicos de 23 países de América, la orquesta, desde su gira inaugural (2002), ha realizado más de 100 conciertos, en más de 15 países, y se ha presentado en prestigiosos teatros y salas de conciertos del mundo, como el Teresa Carreño, de Caracas; el Colón de Buenos Aires; el Palacio de Bellas Artes, de Ciudad de México, y el John F. Kennedy Center, de Washington DC., junto a figuras invitadas de la talla de Plácido Domingo, Yo-Yo Ma, Lorin Maazel y Leonard Slatkin.

 

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:53
    
    
 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ  
    
 El Mundo, 17 de junio de 2008  
    
    
 Un selecto jurado escogió, de entre más de 1.400 participantes, a la columnista de EL MUNDO Mariluz Uribe de Holguín, como ganadora del concurso "La más bella carta de amor".   
    
 Hasta el 14 de marzo, se recibieron trabajos para participar en la  
  segunda edición del concurso "La más bella carta de amor". Y gran dificultad fue para el jurado seleccionar la carta ganadora, pues la convocatoria fue tan exitosa, que llegaron más de 1.400.   
 El jurado, compuesto por personalidades de la vida nacional, como el ex presidente Belisario Betancur, Beatriz Salazar, Ivonne Nicholls, Pilar Castaño, Juan Gustavo Cobo Borda, Monseñor Juan Miguel Huertas, Simón Gaviria, David Luna, José Gabriel Ortiz y John Frank Pinchao, desarrolló la larga tarea de leer la totalidad de las misivas, de las cuales preseleccionaron 110, para, finalmente, señalar solo 6 cartas finalistas.  
 Para el jurado, reunido en la finca La Conchita (de donde vienen las rosas de Don Eloy), no fue difícil tomar una decisión: la carta enviada por Mariluz Uribe de Holguín era la ganadora. "Lloraron leyéndola", le contó la jurado Beatriz Salazar de Rueda a Mariluz.  
 Ella, la misma noche en que le entregaron el premio, nos escribió para hacernos partícipes de su triunfo: "Muy bonita la reunión de  
 premiación, en el Museo El Chicó, con selecto público, la gente de Rosas Don Eloy (nombre tomado por la familia de Germán Ribón y Valenzuela de su antepasado Eloy Valenzuela, compañero de Expedición de José Celestino Mutis), Montblanc, Aviatur y Air Comet (patrocinadores). Creo que leí la carta casi bien, el público aplaudió “de patitas” y me preguntaron si mi profesión era escritora. Que fue una decisión del 100% de los jurados... Picadas de verdad y vino con jugo de fresas. Alguien m preguntó algo así como que si estaba sorprendida, y espontáneamente dije que no, ¡que estaba acostumbrada! No se por qué me salió eso. Fotos... y yo, en vez de agradecer, regañando a los fotógrafos por no doblarse para disparar (...) recordé mis tiempos de modelo y lo que aprendí con Hernán Díaz".   
 Con este primer puesto, se hizo acreedora a un viaje a Madrid, para dos personas, con tiquetes en clase Ejecutiva y estadía en el Ritz (piensa viajar con su hija); además de un Juego de escritura Montblanc y rosas de Don Eloy, cada 15 días, por un año.   
 La ganadora dice de este premio que es "un 'succés fou', que la anima a seguir mandando escritos a los concursos”, cuando se entere, pues dice que nunca sabe dónde salen esas convocatorias, ni cómo supo de ésta.  
 "La carta a Dios" (que ya ha sido traducida al danés y publicada en Dinamarca), fue escrita como una de las herramientas de catarsis que utilizó durante el proceso de duelo por la temprana muerte de su hijo, Jorge Holguín Uribe, hace ya casi 20 años. Su inmensurable angustia, durante la enfermedad de su hijo, en un hospital de Copenhague, está plasmada en "De frente a la muerte", libro cuya edición prepara y que, por el momento, puede ser leído en la página web www.jorgeholguinuribe.com, la cual ha  
 creado Mariluz, para divulgar las producciones literarias y escénicas que hicieron que su hijo Jorge, a pesar de su juventud se convirtiera en escritor y dibujante, además de bailarín y coreógrafo de gran prestigio en Dinamarca.   
 Y muy seguramente, fue de su madre de quien Jorge heredó la multiplicidad de sus talentos, pues Mariluz no ha tenido una vida cualquiera.  
 Esta paisa, nació, como ella cuenta: "En la Plazuela de San Ignacio de Medellín, Colombia, S.A., a las 8:00 AM., bajo el signo de Libra". No dice en qué año, pues su madre, Lía Jaramillo Sierra, “les prohibía hablar de años, religión, política, ancestros y plata”.   
 Vivió parte de su infancia en Francia y en Argentina, donde su padre, el patriarca liberal Ricardo Uribe Escobar (posteriormente, rector de la Universidad de Antioquia y designado a la Presidencia de la República) desempeñó altos cargos diplomáticos. La vida en lugares distintos y el conocimiento de culturas diversas alimentó la personalidad de Mariluz. En París, por ejemplo, (donde decían en los años 30 que era más barata la vida que en Colombia, porque un dólar se conseguía con 80 centavos de peso colombiano) aprendió a hablar el francés, y en Buenos Aires, cuando apenas frisaba los 11 años de edad, resultó ganadora de un concurso de Dibujo de la Royal Drawing Society de Londres, en el cual participaron representantes de todos los colegios ingleses del mundo.   
 Por esos años, fue cuando también encontró la escritura como escape del mundo y medio de sublimación. Y, justamente, con los escritos de esa época, "Diarios de una niñita", piensa comenzar un libro que prepara con sus crónicas.  
 El cosmopolitismo de su educación la llevó a convertirse en una de las primeras mujeres que ingresaron a estudiar en la Universidad de Antioquia. "Me empujó mi padre, el primer feminista colombiano, que estuvo a punto de ser excomulgado por su tesis ‘Apuntes feministas’ y por su periódico, El Correo Liberal, que estaba prohibido leer. Cuando salí del colegio, me dijo: 'Si quiere plata, ¡trabaje!". Así que, entre los 17 y los 23 años, enseñé Castellano en la Escuela José Félix de Restrepo y Francés, en el Liceo de la Universidad de Antioquia".   
 Mientras tanto, culminaba con éxito su primera carrera, Filología y Literatura, y se adentraba más en la escritura y en la lectura, pues en su casa "estaba prohibido tener novio" y su padre insistía en decirle que ella era fea... Hasta que, en una fiesta para agasajar a un grupo de nadadores bogotanos, conoció al abogado Jorge Holguín Pombo, "el hombre más buen mozo de Colombia, y con una cultura francesa, que me tocó asumir".. entonces, se casó , y se trasladó a la Capital.  
 Allí, se dedicó a levantar a sus hijos, "siguiéndoles la corriente en todo" y animándolos a escribir, dibujar, bailar, viajar, estudiar, conocer gente y autoexplorarse.  
 Paralelamente, fue una de las primeras modelos de Colombia y trabajó en cinco programas de televisión, "todo en vivo y en directo, sin permiso a equivocarse, pues ¡no existan los videos!". En estas actividades, siempre sobresalió, gracias a que, según ella "hay que saber un poco de todo: Dibujo, Física, Geometría... no sólo para arreglar una casa, sino también para saber vestirse”. Y parece que su fórmula resultó, pues, en varias ocasiones, Mariluz fue escogida como una de las diez mujeres más elegantes del país. "Elegancia es sencillez", dice ella.  
 El tiempo le alcanzaba, además, para escribir todos los días una columna en "El Diario", fundado por su tío Eduardo Uribe Escobar, y para tomar clases de Pintura con el maestro David Manzur. En uno de esos días, se dio cuenta de que debía estudiar otra carrera, de que tenía que esforzarse por hacer algo nuevo, y, entonces, ingresó a estudiar Sicología.   
 Luego de graduarse, ejerció esta profesión, por muchos años, y, tras especializarse en "Expresión Corporal", trabajó en consultorios, universidades, colegios y se unió a entidades, como la International Transaccional Analysis Association, de San Francisco y la equivalente de Buenos Aires.   
 Hasta que... después de operarse del corazón, por parte y parte (una cirugía, después de la muerte de su hijo y de la de su esposo), encontró un escape en bailar tango y jazz. "Bailo casi diario, con maestros maravillosos. Pienso que la vida es para vivirla y no para llorarla, por trágica que sea, aún a través de enfermedades, crisis y de lo inevitable, muertes (...) El desafío es seguir adelante", asegura.   
 Además de una intensa labor social, en entidades como la Liga de Lucha Contra el Sida, está convencida de que escribir ha sido lo suyo siempre. Sus columnas en EL MUNDO, que se caracterizan por su pensamiento liberal y feminista y por su independencia, son su medio más eficaz para expresarse a la comunidad, "Me gusta mucho trabajar en EL MUNDO, porque nunca me han dicho: 'no escriba sobre tal cosa', ni me han tachado ningún renglón (...) Espero tener cada vez más lectores", agrega.  
 "Ahora, que el computador irónicamente reemplaza aquel objeto bello: el libro, del que nos podíamos inclusive enamorar, abrazarlo y dormir con él... pues me tocará hacer la página web www.mariluzuribe.com, con la que espero producir más de un insomnio (...) Pero me gustan los desafíos y, de cada uno de los horrores de diferentes especies que me han sucedido, he utilizado ese 'por la pica' de los paisas, para emprender una pequeña y dulce venganza, esa que llaman 'el placer de los dioses'", nos dijo.   
 Y, a propósito de placeres, afirma que: "Es sorprendente la cantidad de placeres que se pueden encontrar, si se los busca, si se sigue su propia ley: escogencia, responsabilidad, no límites (que tus límites sean sólo no hacer daño a los demás), vivir con la verdad, nunca con el engaño, y darse cuenta, ser consciente, de lo que uno hace o deja de hacer".  
 Hoy, vive en su apartamento de Bogotá, un poco bohemio, según le dicen. "Me gusta mucho vivir sola, no tener que 'marcar tarjeta' ni explicar nada", asegura. Y, como no le gusta 'quedarse sentada' y no cesa su avidez por aprender nuevas cosas y mantenerse actualizada, ha optado por estar cada vez más activa. Sus principales ocupaciones actuales son hacer traducciones, estudiar Alemán, escribir sus columnas en EL MUNDO, divulgar la obra de su hijo Jorge y, por sobre todo, gozar de sus dos grandes pasiones: ¡la Literatura y el Tango!  
    
    
  RECUADRO  
    
    
 LA CARTA PREMIADA  
    
 A DIOS, EN LA MUERTE DE MI HIJO  
    
    
    
    
    
 Dios: Te llevaste a mi niño, nuestro niño, el hijo de mi marido y mío, el hermano de su hermana, el amigo de sus amigos, el compañero de su amiga, el cuñado, el nieto, el tío, el sobrino; el profesor, el bailarín, el teatrero, el escritor, el dibujante...   
 Te hacía falta quién te llenara el cielo de cuadros coloridos, quién te escribiera cuentos y te los leyera, quién bailara y actuara para ti.  
 Quién te divirtiera con su ingenio, con su risa. Quién te ordenara y te decorara el cielo, quién hiciera las fiestas de bienvenida para todos los nuevos inquilinos.   
 Quién se encargara de los libros, las velas, la música, los postres, ¡y de mover la luna!  
 Quién diseñara lo que aún no se había inventado. Quién llenara ese vacío de santa monotonía, y acaso de falta de novedad que a lo mejor se respira por allá.   
 Jorge llegó con Pafi, su miquito de felpa, a barrer las nubes y a  
 poner las estrellas en su sitio. A sacudir la lluvia, a formar copos de nieve. Y a hacer que el sol brillara más claro con su propia transparencia.  
 Jorge llegó con su verdad, según tu voluntad. A conversar contigo. A oírte... y a que lo oyeras.  
 Una vez, él había escrito su "Oración a Diosesito", tú debes conocerla. Él te llamaba así, y escribía en su Diario: "Yo sabía que tenía que darle el regalo de mis danzas a la gente y a Diosesito".   
 He oído que mucha gente te da gracias a ti, Dios, por una cosa, otra y la de mas allá, pero esta vez toca que Tú, Dios, me las des a mí, o nuestra cuenta sigue pendiente.   
 Formal saludo, Mariluz  
    
    

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:46

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 27 de junio de 2008

 

El Hotel Portón Medellín presenta una completa exposición de paisajes del pintor antioqueño Rodrigo Uribe Mejía.

 Por estos días, en el Hotel Portón Medellín, el público puede apreciar la muestra “Mirando el horizonte”, del artista Rodrigo Uribe Mejía, profesor del Instituto de Bellas Artes de Medellín.

Este pintor no exponía en Medellín, desde hace ocho años, tiempo en el cual se dedicó a promocionar su obra en otras regiones.

En las obras comprendidas en esta exposición, se nota especialmente cómo el artista hace hincapié por exaltar las atmósferas celestes, contrario a otros paisajistas, que las omiten, para centrarse en la panorámica.    Justamente, el manejo que da a los juegos multicolores de la luz zenital hace que, en algunas ocasiones, su producción sea asociada a la obra del fallecido maestro Antonio Barrera, aunque Uribe no se ha enfocado en los paisajes marinos, como aquel.

Y son visibles, además, la influencia de otros destacados artistas de Colombia, a los cuales rinde tributo (no sabemos si voluntariamente): en su paisajística, de los “Sabaneros”, de comienzos del siglo XX; en las naturalezas muertas (con partituras, instrumentos musicales y azucenas), de David Manzur, y en los desnudos femeninos, de Darío Morales.

La exposición está compuesta por “tranquilos” óleos y acuarelas de formatos diversos.  Entre estos, descuella el manejo que da a la acuarela, la cual lleva al papel con una técnica similar a la del óleo, con capas y veladuras, lo cual produce que, en algunas de las fotografías, las obras que ha desarrollado de este modo puedan confundirse con óleos.  Y, aunque fue Pedro Nel Gómez quien pintó, por primera vez en Antioquia, acuarelas a la manera del óleo, las obras experimentales de Uribe no son hechas con pinceladas gruesas, como las del maestro de Anorí.

El pintor, oriundo de Zaragoza, Antioquia, ha sabido aprovechar en sus producciones la riqueza estética del paisaje de su región natal, la cual ha combinado con las impresiones que le han dejado las variaciones de la luz en algunas poblaciones ribereñas del Norte del país y con la fascinación que siempre ha sentido por las creaciones de los famosos paisajistas holandeses.

La poeta Conny Rojas Sanín, directora de la sala de exposiciones del Hotel Portón Medellín y curadora de esta muestra, resalta que Uribe Mejía: “Es un artista que sorprende en el color, en la veracidad de la figura y la emoción que produce al contemplar cada uno de sus cuadros.  Dueño, como es, de su propio estilo, su obra inspira poesía, en sus azules, en sus crepusculares ocres, en sus efectos de luz, penumbra y claroscuro, de su ya evidente y evolucionado naturalismo”.

La poeta Rojas asegura, además, que Uribe Mejía, quien ya ha presentado su obra en más de 50 exposiciones individuales y colectivas, es, para su gusto, uno de los mejores paisajistas del país: “Es un artista que ha entendido y tomado conciencia de que su oficio de pintor le exige evolucionar cada día.  Su constancia y disciplina le han permitido descollar dentro de los más destacados acuarelistas de la plástica nacional”.

Para Rojas, los medellinenses “no deberían dejar de visitar esta exposición”, que les ofrece el Hotel Portón Medellín, el cual, según nos cuenta, en los últimos seis años, se ha esforzado por promocionar el arte y la cultura de Colombia, no sólo entre los turistas que en él se hospedan, sino también en la comunidad en general, a través de las más de 35 exposiciones de artistas colombianos que ha inaugurado.   La próxima exhibición, que se abrirá en agosto próximo, enseñará la obra de cuatro artistas jóvenes de nuestra ciudad.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:30

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ


El Mundo, 5 de mayo de 2008


Hasta el próximo 31 de mayo, podrá apreciarse, en el Museo El Castillo, la obra de algunos de nuestros mejores ceramistas.

 
El pasado martes, el Museo El Castillo inauguró, en el Salón de los Cipreses, su nueva Exposición Colectiva de Cerámica.

La muestra reúne obras de artistas colombianos que han desarrollado un trabajo significativo en este arte, desde ceramistas reconocidos, hasta aficionados prometedores, con diversas propuestas de conceptos, técnicas, formas y acabados.

Algunos de los expositores son: María José González, Mariela Arango, Mercedes Cardona, Anita Rivas, Beatriz Gutiérrez, Blanca Mejía, Consuelo Ochoa, Daniel González, Gladys Parra, Jorge Hernán Morales, José Ignacio Vélez, Luz Helena Gaviria, Margarita María Muñoz, María Clara Villa, María Elena Morales, Noemí Sánchez, Olga de Briñón, Pablo Jaramillo, Santiago Echavarría, Yomaira Posada y Cristian Restrepo.

Encantado con la exposición, José Alvear Sanín, columnista de EL MUNDO, dice que: “Es fascinante.  Esta es la prueba de que en Medellín hay una cantidad de gente que trabaja extraordinariamente la Cerámica, con creatividad, originalidad y audacia.  Es obligatorio venir a verla”.

Una de las producciones expuestas que más elogios han merecido ha sido la del Grupo en Blanco, compuesto por Beatriz Gutiérrez y Daniel González.  Estos artistas fueron ganadores, el año pasado, de una de las becas nacionales de Creación en Artes Visuales, que concede el Ministerio de Cultura. 

Acerca de su novedoso trabajo, los artistas en mención comentan que: “Nuestro proyecto habla de cómo silenciosamente la guerra transforma los contextos y cómo las personas, en su infinita capacidad de adaptación logran adquirir nuevas habilidades, para sobrellevar las cargas que la situación impone. No olvidamos que para vender, nos debemos centrar en esa imagen agradable y positiva, así, unos objetos de consumo bellos, hechos con la fuerza de los artesanos, con el conocimiento de la tradición, pueden mostrar esa realidad terrible, para generar una estética terrible, pero que también nos pertenece como seres humanos”.

Con esta muestra, el Museo El Castillo ha querido, a la vez, rendir homenaje a su familia fundadora, la Echavarría Misas, que fue pionera del arte de la Cerámica en nuestro departamento.  El Museo, asimismo, recuerda que la Cerámica ha estado profundamente enraizada en la cultura como expresión plástica y que, además, es tema de diversas investigaciones arqueológicas y antropológicas, descubre enigmas y arroja luces sobre culturas desaparecidas y que, en el ámbito internacional es objeto de coleccionismo y sus obras más representativas se exhiben en los museos como referente sociocultural.

El artista Horacio Arbeláez, al visitar la exhibición, ha asegurado que: “Lo más importante que ha podido hacer el Museo El Castillo es reunir a estos artistas, porque hay que destacar la lucha que han tenido que asumir los ceramistas, frente a los representantes de otras áreas del Arte, pues muchos consideran que la Cerámica es algo artesanal y eso es una rotunda equivocación, pues la Cerámica es una de las formas más elevadas en la interpretación del Arte.  Es importantísimo que nuestros museos estén rescatando áreas que están un poco olvidadas”.

El Castillo, ha querido asociarse al Año Iberoamericano de los Museos, por lo cual los medellinenses podremos visitar la muestra de forma gratuita, hasta el próximo 31 de mayo, cuando será clausurada.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:29

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 29 de mayo de 2008

 

Esta noche, History Channel emitirá un documental, acerca de Medellín, sus tradiciones culinarias y su cultura.

 Mientras que en la televisión mundial, se habla insistentemente sobre los crímenes y las noticias de la guerrilla colombiana, hoy, a las 10:00 PM., History Channel estrenará un documental sobre Medellín.  Con el título de “Historia a la carta”, el programa gira alrededor de la Gastronomía y la Culinaria paisa y recorre distintas áreas de nuestra ciudad, al igual que diversos momentos de su historia.

El actor Luigi Aycardi fue escogido para la conducción y presentación de este espacio y el chef Federico Vega (de El Santísimo) se encargó de la preparación de la bandeja paisa.

El programa se apoyó, entre otros esquemas, en entrevistas a algunos personajes de nuestra ciudad, entre ellos Juan Luis Mejía Arango, rector de la Universidad Eafit; Conrado Uribe, director de Curaduría del Museo de Antioquia, y Olga Elena Mattei, escritora antioqueña.

Los comentarios acerca de asuntos históricos estuvieron a cargo del ex ministro Mejía Arango, mientras que los pertinentes a la Gastronomía Antioqueña se le encomendaron a Uribe. 

Por otra parte, a la escritora Mattei le enviaron, desde enero, un exhaustivo guión acerca de tradiciones de nuestra mesa y alimentos y golosinas típicas, tales como el alfandoque, los fríjoles y la panela.

La escritora nos comentó que los realizadores planeaban que hablara de los paisajes antioqueños, entre selvas, el Cauca y el mar Caribe y sobre autores extranjeros y santafereños de los siglos XVI, XVII y XVIII, con comentarios que nada tenían que ver con Antioquia.

Mattei nos dijo que: “Peor aún, querían que hablara sobre el padre Alonso de Sandoval, quien publicó en Sevilla, en 1627, un libro sobre los etíopes y sobre los negros esclavos de Cartagena y que agregara párrafos sobre Francisco Antonio Zea, que resolvió el problema de la discusión sobre los colores de la bandera nacional y sobre el alfandoque bogotano (a pesar de que en Antioquia no se conocía con ese nombre, sino con otros, como melcocha y velitas)”.

Pero lo que le pareció aún menos pertinente fue que sus parlamentos dedicaran el mayor espacio de su participación a hablar sobre García Márquez, Macondo y Aracataca.

Mattei, preocupada, al ver que no se hablaba nada acerca del Medellín moderno y de nuestra alta cultura, con gran temor, se enfrascó en una delicada correspondencia vía electrónica con los realizadores, para convencerlos de que los temas seleccionados no eran ni propios de Antioquia ni actuales y de que sería interesante y de la mayor importancia para los antioqueños que el programa hablara sobre la Medellín cosmopolita y de sus adelantos y entidades culturales. 

A tal efecto, Mattei escribió su propio guión para hablar de nuestras universidades, bibliotecas, museos, orquestas, grupos teatrales, escritores, artistas, etc.  Su propuesta fue aceptada. 

A finales de febrero, llegó a la ciudad el equipo de dirección y grabación y permaneció por más de una semana en sus labores, en distintos lugares de la ciudad y sus alrededores, como la Plaza de la Luz, el Parque de Berrío, la Plaza Botero y el Jardín Botánico. 

Filmaron un banquete que organizaron especialmente, en un bello lugar de Llanogrande, con las viandas típicas de nuestra región, al cual invitaron, entre otros, al más emblemático de los silleteros ancianos de Antioquia.

“No sabemos qué lugares y qué parlamentos habrán quedado incluidos en la edición final y cuáles habrán sido omitidos por problemas de espacio”, aclaró la escritora.

Esperamos que hayan seleccionado lo que le dé más prestigio cultural a la ciudad y contribuya a cambiar la imagen de violencia y retraso que en el Exterior muchos tienen de ella.

En Medellín, History Channel se sintoniza, por Une, en el canal 25, y por Cablepacífico, en el 32.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:20

Luego de ocho años de preparación en el Exterior, el artista antioqueño Aníbal Vallejo, se radica de nuevo en Medellín.

 



SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 1 de mayo de 2008

 


 Por estos días, en el Museo de Arte Moderno de Medellín (Mamm), puede apreciarse el mural “Myne name is Lubbertd Das”, del artista Aníbal Vallejo. 

Con esta obra, la nueva administración del Mamm estrena el proyecto llamado “El muro”, que consiste en realizar, cada tres meses, en una pared del museo, un mural de un artista diferente.  La próxima en turno para intervenir “El muro” es la norteamericana Ethel Gilmour, quien ya se siente “antioqueñísima”. 

Acerca de esta nueva producción de Vallejo, Óscar Roldán, curador del Mamm, asevera que el artista: “ha regresado a Medellín con un trabajo oxigenado por nuevos aires.  Las imágenes ‘confeccionadas’ que propone se mueven en una suerte de atmósfera psicológica, donde todos nos podemos ver, aun siendo niños, asumiendo roles diversos, como quien está definiendo su personalidad”.

Vallejo comenta que para hacer la obra, de 250 x 380 centímetros, sólo le dieron un día de plazo y que se demoró más de 16 horas ininterrumpidas ejecutándola.

Este mural hace referencia a “La extracción de la piedra de la locura”, del pintor holandés Jerónimo Bosch “el Bosco”, artista que ha influenciado hondamente la producción de Vallejo.  “Esta era la oportunidad para reinterpretar su obra sarcástica.  Mantuve la composición y ciertos elementos y los acomodé a mi lenguaje”, anota el pintor.

Además de “el Bosco”, para la formación de su estilo expresivo, han sido fundamentales los aportes que ha tomado de otros maestros, como Velásquez, Ribera, Brueghel y algunos contemporáneos como Lucien Freud y Francis Bacon, además de Pollock y Motherwell, que fueron de su predilección, en el período en que desplegó su obra desde el Abstraccionismo.

El artista, que regresa a radicarse en Medellín, luego de permanecer durante 8 años en Europa y en los Estados Unidos, llega a nuestra ciudad pisando fuerte, pues, además de haber sido escogido para inaugurar el nuevo proyecto mural del Mamm, clausuró, el mes pasado, su exposición individual “In the glass half empty or half full”, que los medellinenses pudimos visitar, durante varias semanas, en el Museo El Castillo.

Esta muestra lo dejó muy satisfecho, especialmente por los comentarios elogiosos que recibió, que se refieren a la suya como una obra refrescante, que retoma el trabajo académico con gran originalidad.




                                                     Aníbal Vallejo, Fernando Vallejo y Sergio Esteban Vélez


Lucrecia Piedrahita, historiadora del Arte y ex directora del Museo de Antioquia, es, entre los promotores del Arte Colombiano, una de las que más positivamente se han sorprendido con las nuevas propuestas de Vallejo.  Considera que en la obra que está desarrollando: “el collage se construye a partir de telas, brocados, dibujo, pintura, filigrana que sirve para dar presencia a sus alusiones de tiempos cruzados y evitar darle fuerza al poder del olvido. Los recuerdos, sus recuerdos de niño los exhibe el artista fuera de sus armarios. Diversos estudios de la adolescencia que se traducen en su obra con un alto rigor estético y en donde nada sucede por accidente. Los contrastes están en los estados de ánimo. El frío se respira, la ventisca golpea fuerte. Sus personajes se desploman en el vacío. Paisajes del espacio definidos por lomas de color. Retratos indomables, rostros bosquejados, animales insinuados a través de una línea”.

A pesar de que, desde hace algunos años, diversos críticos y curadores han logrado que se imponga en los círculos artísticos universitarios la idea de que “la pintura está pasada de moda”, Aníbal Vallejo ha preferido no prestar atención a “lo que se usa”, que en el momento es hacer Instalación, Performance, Fotografía o Video, y se ha dejado llevar por lo que le dicta su esencia, que irremediablemente, lo guía hacia el Dibujo y la Pintura.  “La Pintura es la manera más cercana a mí, es mi foma íntima de decir lo que quiero decir. Siempre me ha interesado la parte manual: la línea, la mancha, el trazo”, asegura el artista, muy aferrado a la enseñanza de los grandes maestros del Arte. 

En el Antiguo Continente y en los Estados Unidos, se confirmó como pintor, cuando se dio cuenta de que no era el único en querer desarrollar nuevas corrientes artísticas, pero desde la Pintura, y pudo ver cómo se estaba dando un resurgimiento del Arte Académico, más allá del esnobismo y el exhibicionismo.  

A Europa llegó, luego de hacer estudios de Artes Plásticas, en la Universidad de Antioquia, y de Diseño de Modas, en la Colegiatura Colombiana de Diseño, con la intención de ver museos y galerías, y estudiar y hacer un profuso acercamiento a las altas manifestaciones artísticas, en las ciudades cuna del gran arte mundial.  Así, se sumergió, durante casi seis años, en el mundo cultural de Inglaterra, España e Italia.  De allí, se mudó a Nueva York, donde vivió por dos años y se definió y concretó sustancialmente el enfoque de su estilo pictórico. 

Más allá de los riesgos para la divulgación internacional de su obra que entraña una decisión como la de regresar a Medellín, cuando se le pregunta por el motivo de esta determinación, responde que: “Volví, a estar tranquilo.  Después de estos años, me di cuenta de que lo que me interesa es vivir tranquilo y el único sitio donde me siento así, es en la ciudad donde nací y crecí”.

Sin embargo, su relación con los países de los que tanto aprendió sigue muy viva, pues su obra continúa “moviéndose”, en galerías de Nueva York, Los Ángeles y Florencia, entre otras ciudades, y está planeando una nueva exhibición, en Washington D.C., que se convertiría en su decimoséptima exposición.

Lucrecia Piedrahita, quien hace énfasis en lo autobiográfico en la obra de este joven artista (33 años), recalca que: “Sus personajes no son expuestos a una mirada irónica, por el contrario, busca una observación analítica y así alejarlos de cualquier cliché. A él le interesa la representación de una personalidad individual, así a muchos de ellos no les defina el rostro. Su presencia, su corporalidad, su gestualidad denotan autonomía que imprime carácter a sus personajes y los lleva a una perspectiva de la distancia”.

 

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:16

  

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 31 de mayo de 2008

 

La Ciudad de la Eterna Primavera está aprovechando la presencia de las delegaciones internacionales visitantes, para enseñar al mundo lo mejor de su cultura.

 En estos días, en que la Capital Antioqueña es anfitriona de la trigésimo octava asamblea de la Organización de Estados Americanos (y de la celebración de los 60 años de la fundación de la misma) y de otros grandes foros y congresos adyacentes, la dirigencia cultural y las autoridades gubernamentales han puesto “manos a la obra” para revelar a los diplomáticos, empresarios, prensa internacional y demás visitantes que, contrario a lo que muchos piensan en el Exterior, Medellín se está consolidando como ciudad de Arte.

Por este motivo, el lugar seleccionado para el acto de bienvenida a las delegaciones (esta tarde, a las 4:00) es el complejo Plaza Botero – Museo de Antioquia, donde los ilustres concurrentes podrán, además de apreciar de cerca la obra de Fernando Botero y de nuestros más destacados artistas, disfrutar de un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta Juvenil de las Américas.

Paralelamente, la administración municipal ha dispuesto la organización de exhibiciones de Arte en lugares públicos, como los parques biblioteca, el paseo Carabobo y el parque Explora;  mientras, en diversas salas de entidades culturales y educativas de la ciudad (Eafit, Universidad de Antioquia, Universidad de Medellín, Instituto de Bellas Artes, entre otras) se han venido inaugurando otras exposiciones, con la esperanza de que, además de los huéspedes internacionales, la comunidad en general pueda nutrirse y recrearse con los diversos estilos artísticos que se ofrecen.

El Museo de Antioquia, se ha asociado a las celebraciones, con la apertura de la muestra “Bordes y confines”, mientras el Museo de Arte Moderno de Medellín (Mamm) ha hecho lo propio, al inaugurar, el pasado miércoles, las exhibiciones “Me gustas mucho tú” y “panorámicas”.

Y no sólo el sector público y el cultural y educativo están demostrando interés por exhibir nuestro talento artístico, sino también diversos empresarios de sectores relacionados con el desarrollo de la gran asamblea que está concentrando la atención de Medellín.  Así, por ejemplo, la mayoría de los principales hoteles de la ciudad están presentando a los visitantes exposiciones en sus vestíbulos y salas especiales y se está preparando la instalación de la muestra “Animarte”, en diversos centros comerciales de la ciudad.

Para algunos líderes culturales, este afán por instalar muestras que luzcan nuestras Artes es prueba de que, a raíz de las equivocaciones y las oportunidades perdidas en pasados eventos internacionales de alta envergadura realizados en la ciudad, la administración ha ido ganando experiencia para darse cuenta de las prioridades en cuanto a la imagen de la ciudad.

A propósito de esto, el escritor Juan Luis Gómez* nos dijo que en estos preparativos se pensó en asuntos que no habían estado en la mira en otras oportunidades, como en el Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, el año pasado, durante el cual: “Esta inexperta, cándida ciudad intentó ‘botar la casa por la ventana’ y lucirse, al organizar toda una semana de festejos ‘culturales’, para los huéspedes y para toda su ciudadanía, pero la falta de cosmopolitismo le impidió abarcar el panorama de lo que debió hacer, sin perder la percepción de los detalles importantes”, debido, según el escritor, a que: “Ni los funcionarios del Municipio (administración Fajardo) ni nadie, entre los personajes a cargo, conocía muy profundamente qué es cultura”.

Es posible que, después del balance de eventos como aquel, se haya tomado conciencia de las anteriores falencias y los líderes antioqueños se hayan dado cuenta de que no pude desperdiciarse la oportunidad inmensa que representa el importante acontecimiento que está teniendo lugar en Medellín y de que no podemos permitir que perdamos vitrinas de este tipo, por falta de conocimiento de nuestra cultura y de visión de lo propio y lo global.  


* Nombre cambiado por petición de la fuente

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:12

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 31 de mayo de 2008 

 

Esta exhibición, que puede apreciarse en el Mamm, muestra el trabajo del fotógrafo argentino Esteban Pastorino (con curaduría de Clemencia Poveda), el cual se centra principalmente en la experimentación con una nueva cámara diseñada y construida por él mismo, que lo lleva a obtener imágenes continuas, que hacen reflexionar sobre el aspecto ilusorio de la fotografía.

Pastorino, de 36 años de edad, explora nuevos usos de la fotografía, modificando la técnica, para comprobar que al cambiar el “cómo”, también se modifica la mirada.  En esta búsqueda, le han sido de gran utilidad sus estudios de Ingeniería Mecánica.

Su obra, fruto de su intensa investigación intelectual y lúdica “pretende definir los resultados estéticos mediante la forma de trabajo y las características del proceso, más que por la valoración de la mirada del fotógrafo”, como afirma el artista, quien, además, hace hincapié en que su propuesta: “tiene como eje las relaciones existentes entre la fotografía y sus principales registros: tiempo y espacio. Los cambios en la percepción de estas variables tienen lugar cuando los códigos de representación son alterados por manejos técnicos que se apartan de la percepción natural del hombre, tales como la no utilización de la perspectiva central, la inclusión de efectos ópticos y la dilatación del instante representado”. 

Esta es la primera muestra en Colombia de Pastorino, quien ya ha presentado el resultado de sus indagaciones en múltiples exposiciones en ciudades como París, Nueva York, Madrid, Barcelona, Bruselas, Rótterdam, Hull (Inglaterra) y Buenos Aires, donde reside actualmente.

Acerca de su enfoque estilístico y el sistema óptico por el que ha optado, Pastorino asevera que: “Presenta grandes diferencias con el uso común de la fotografía. La representación del espacio no se corresponde con la perspectiva central; el registro del tiempo se realiza en una forma lineal y no acumulativa como sucede en una cámara de película fija; y los movimientos de sujetos y cámara juegan un papel determinante en la formación de la imagen fotográfica”.

La exposición estará abierta al público, hasta el viernes 12 de julio.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:10

 

 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 31 de mayo de 2008

 

En el Mamm, se presenta la exposición “Me gustas mucho tú”, del Colectivo “Populardelujo”, integrado por Juan Esteban Duque, Roxana Martínez y Esteban Ucrós (con curaduría de Óscar Roldán).

Esta agrupación pretende analizar desde un nuevo ángulo diversas muestras del estilo artístico popular conocido como “kitsch”.  Estos artistas han sondeado la influencia de culturas foráneas en el ideario y en la vida cotidiana de las comunidades de nuestras ciudades y han desarrollado un cotejo entre la visión de la cultura popular en México y en Colombia.

De esta manera, estudian la música, el cine, la televisión, los eventos sociales, la comida, la religión y otros múltiples factores que intervienen en la transformación de la cultura urbana, desde el punto de vista del Arte, como han hecho, en los últimos decenios, los máximos representantes del Kitsch y el Pop.

Nuestra ciudad se ha ido familiarizando con esta clase de propuesta artística, gracias, en parte, a la obra desarrollada por artistas como Juan Camilo Uribe y Ethel Gilmour.

La exposición consta de cinco “ámbitos”, que han destinado, respectivamente, a enfocarse en los siguientes aspectos sociales: ocio,  celebración, romance, alimentación y devoción.  En estos ambientes, se pueden contemplar vitrinas, figuras silueteadas, un televisor de pantalla plana y diversos elementos de pared, entre ellos, fotografías y otras piezas impresas de diferentes calidades y tamaños.

Para la investigación conceptual y estética que llevó a los resultados que hoy se exponen en esta muestra, el Colectivo recibió el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Estará abierta al público, hasta el sábado 26 de julio de este año.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo
28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 06:58

 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 31 de mayo de 2008

Puede visitarse en la nueva sala de Arte del Edificio de la Cultura de la Cámara de Comercio (sede Centro), cuya entrada es por la calle de Maracaibo.

En esta exposición, el maestro colombo – mexicano John Muriel ostenta todo el vigor de su expresionismo, influenciado, en algunas ocasiones por el Action Painting norteamericano y en otras, por el maestro germano-colombiano Guillermo Wiedemann.

La potencia de su colorido evoca a los mejores exponentes del Expresionismo Alemán. En su obra, el color es el protagonista absoluto, de suerte que, sin este elemento, la obra perdería su carácter.

Acerca de esta muestra, Diego León Arango, director del Museo de la Universidad de Antioquia, dice que: “El color y los gestos predominan y subordinan la forma.  Sólo ceden ante la imponencia del formato, que nos avasalla y nos envuelve en un ambiente de fuerza explosiva, abandonados en medio de una composición que nos inunda.  En el plano, las coloraciones se funden y en sus variaciones nos ofrecen las vibrantes y fugaces formas del caleidoscopio urbano.  La metrópoli bulle de tintes y movimiento”.

“Vale la pena, sin duda; excelente”, fue el comentario general, en su apertura, el pasado miércoles.

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo