Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

22 marzo 2010 1 22 /03 /marzo /2010 01:51

 

 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 10 de octubre de 2009

 

En el día de hoy, quisiera retomar un tema que tenía pendiente desde hacía algún tiempo:  las dudas y dificultades gramaticales que resultan en frecuentes errores de sintaxis cometidos por nuestros comunicadores.

De las numerosas faltas lingüísticas que he detectado en nuestra prensa escrita, en las últimas semanas, me gustaría enfocarme en las siguientes tres, teniendo en cuenta el nivel de expansión de estas equivocaciones, en buena parte de nuestro continente.  Veamos:

- El Tiempo (6 de octubre) publica el artículo “Declaración de las Farc como terroristas estaría buscando debatir Rafael Correa en Unasur”.  En dicha nota, el periodista asevera que: “Así se los reveló el presidente de Ecuador a políticos colombianos que lo visitaron el pasado viernes”.

En esta oportunidad, el autor incurre en el error que algunos gramáticos han bautizado como “selosismo”, que consiste en utilizar el pronombre plural “los”, cuando el objeto directo está en singular, momento en el cual debería usarse el “lo”.   Así, en vez de decirles a varios interlocutores frases como “Se lo dije” (el secreto), “Se lo advertí” (el riesgo), o “Se lo comenté” (el problema), muchos dicen, erróneamente: “Se los dije”, “Se los advertí” o “Se los comenté”; así lo dicho, advertido o comentado sea un objeto en singular.  Y cuando el objeto es femenino, la situación es la misma; muchos dicen: “... yo ya se las había dicho” (la estrofa, a ustedes), en vez del correcto “... yo ya se la había dicho”.

En el manejo de este problema lingüístico, nos aventajan los españoles, quienes no incurren en esta alteración, pues, gracias al uso del “vosotros”, dicen: “Os lo dije, os lo advertí y os lo comenté”, sin modificar el pronombre, cuando se trata de objetos en singular.  Y cuando el objeto es plural, utilizan el “... os los dije” (los secretos), “... os los advertí” (los riesgos), “... os los comenté” (los problemas).

En relación con esto, el Diccionario Panhispánico de Dudas señala que: “En el español de muchos países de América, es frecuente, especialmente en registros populares o coloquiales, trasladar a la forma singular del pronombre átono de acusativo en función de complemento directo el rasgo de plural correspondiente al complemento indirecto, cuando este va representado por la forma invariable se: ‘¡No entienden que este es mi espacio, es mi lugar! Cuántas veces quieren que se los diga’ (sic), en lugar de ‘Cuántas veces quieren que se lo diga’. Aunque en algunos países esta transferencia indebida se ha extendido incluso entre hablantes cultos, se recomienda evitarla en el habla esmerada”.

Ya es hora de que pongamos más atención al respecto.

- Un buen columnista de El Colombiano publicó, el pasado 19 de septiembre, la columna “Dejen a Antioquia tranquila”.  En ella, cuando critica la actitud ofensiva contra nuestro departamento por parte del senador Rodrigo Lara Restrepo, comenta, entre otras cosas, que aquel "debería de pensar primero en vez de lanzar frases que buscan efectos mediáticos".

Vemos cómo el columnista confunde el verbo “deber” en su sentido imperativo (que implicaría la utilización, en este caso del verbo despojado de la preposición “de”), con su uso en sentido dubitativo (caso en el cual sí se acompaña de “de”).  Así, si decimos, por ejemplo, “(...) debe de pensar en sus hijos”, nos referimos a que suponemos que el sujeto piensa en sus hijos, pero no estamos seguros; mientras que si afirmamos que “(...) debe pensar en sus hijos”, estamos expresando que el sujeto tiene el deber de pensar en sus hijos.

- El artículo "La isla se llamó libertad" (El Mundo, 21 de septiembre), sobre el concierto de Juanes en La Habana, dice: "Los ánimos en la Plaza de la Revolución siguieron subiendo y los artistas aportaron en todo momento para que el mundo entero entienda que aunque hayan (sic) pensamientos e idiomas diferentes, la música siempre será un común denominador".

El periodista ignora que este es uno de los casos en los cuales la conjugación del verbo “haber” es invariable, por tratarse de un sujeto impersonal.  Al respecto, la Real Academia Española conceptúa: “Puesto que el sustantivo que aparece en estas construcciones es el complemento directo, el hecho de que dicho sustantivo sea plural no supone que el verbo haya de ir también en plural, ya que la concordancia con el verbo la determina el sujeto, no el complemento directo. Por consiguiente, en estos casos, lo más apropiado es que el verbo permanezca en singular, y así sucede en el uso culto mayoritario, especialmente en la lengua escrita, tanto en España como en América: ‘Había unos muchachos correteando’; ‘Hubo varios heridos graves’; ‘Habrá muchos muertos’ (...)  Paralelamente, se comete también el error de pluralizar el verbo conjugado cuando haber forma parte de una perífrasis: *‘Dice el ministro que van a haber reuniones con diferentes cancilleres’”.

Esto no quiere decir que conjugaciones como “hayan”, “habían”, “hubieron” o “habrán” no sean correctas en otras ocasiones, como cuando decimos: “Cuando hayan llegado...”, “Ellos ya habían venido dos veces”, “Cuando hubieron terminado de cenar...” o “En ese momento, ya habrán llegado...”, porque en estas alocuciones tal verbo no está en función impersonal, puesto que sí tiene sujeto, en este caso, plural.  Amén.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios