Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

24 mayo 2010 1 24 /05 /mayo /2010 00:51

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 12 de mayo de 2010

 

La semana pasada, en esta serie sobre los candidatos a la Presidencia y a la Vicepresidencia de la República, hablamos sobre la dupla liberal de excelencia de Rafael Pardo y Aníbal Gaviria y comentamos brevemente las cualidades y falencias del equipo del Polo Democrático.  Ahora, el turno es para el Partido de la U.

 

Juan Manuel Santos: Pertenece a una de las familias a las cuales el Liberalismo Colombiano debe sus mayores glorias.  Aunque no votaré por él el 30 de mayo, debo reconocer que ha brillado en su carrera por capacidad y competencia.

 

Graduado en Economía y en Administración Pública en algunas de las más prestigiosas universidades del Orbe.  Ha ejercido también el periodismo y es autor de dos libros.

 

Lleva casi 40 años de labor pública, en la que sobresale su trabajo como ministro de Comercio Exterior, de Hacienda y de Defensa.  Fue también Designado a la Presidencia (equivale a la Vicepresidencia) de la República, en representación del Partido Liberal.

 

Es experto en Seguridad Nacional, y, como tal, fue artífice de las dos mayores proezas de nuestro Ejército, desde que Colombia se constituyó en República.

Es una persona de la total confianza del presidente Uribe y, como candidato del Uribismo, se ha comprometido a continuar las estrategias de la Seguridad Democrática con las que se ha combatido con furor al terrorismo durante los últimos ocho años.  Sus seguidores comentan que los tranquiliza pensar que su gobierno contaría con la permanente asesoría y colaboración del presidente Uribe, al punto de que Santos ha expresado que le ofrecerá el Ministerio de Defensa.

 

No lo favorecen el hecho de que no es un candidato que exude carisma y el de no ser gran orador.  Le falta “conexión con la gente”.  Sin embargo, ha presentado posiciones definidas, muy firmes, sobre los principales problemas del país.  Ha sido claro en que nunca dirá que admira a un tirano como Hugo Chávez, el gran aliado de los forajidos que han bañado en sangre a nuestra patria.  También ha expresado que, contrario a otros hipotéticos gobiernos, durante un mandato suyo los colombianos podremos estar seguros de que el presidente Uribe no será extraditado.

 

Las críticas de sus opositores se basan principalmente en dos temas: 1) Que no tiene ningún mérito personal, pues todo se lo debe a que hace parte de una familia muy importante. 2) Que es el culpable de los abominables crímenes de los Falsos Positivos, que cometieran algunos soldados, y que es directa responsabilidad suya todo lo que hayan hecho sus cientos de miles de subalternos en las Fuerzas Armadas (incluyendo las irregularidades que hubieren tenido lugar en las gloriosas operaciones Fénix y Jaque). 

 

Para mí, algunos de los hechos que se le imputan sí son repudiables, como es el caso de la calumnia que, imperdonablemente, lanzó hace unos años contra el doctor Rafael Pardo.  Como no soy el juez natural del candidato, no estoy en capacidad de juzgar las inculpaciones penales que se le adjudican. Espero que de esos asuntos se encargue la Justicia, si encuentra méritos para abrir investigaciones (mientras tanto, Santos, como todo colombiano, tiene derecho a gozar de la sagrada Presunción de Inocencia). 

 

Pero sí estoy en capacidad para referirme a un tema como el de la genealogía: si el criterio para escoger candidatos dependiera de vetar a aquellos que provengan de familias influyentes, sencillamente no podríamos votar por ninguna de las fórmulas.  Vemos, por ejemplo, que la candidata vicepresidencial del Polo Democrático es miembro de la familia López, tan poderosa como la Santos.

El representante de Cambio Radical es el heredero político de la casa Lleras, una de las más influyentes del país. El candidato presidencial del Liberalismo es biznieto de un eminente presidente de la República.  El candidato vicepresidencial del Conservatismo hace parte, por su esposa, de la familia de los destacados empresarios Carvajal.

 

El Partido Verde tampoco quedaría por fuera de esta clasificación. Sergio Fajardo, su candidato vicepresidencial, es hijo de un constructor millonario y yerno de un dignísimo ex alcalde de Medellín, ex embajador y ex congresista, muy respetado en nuestra ciudad.  Por lo demás, su hermana se casó con el hijo de un ex gobernador de Antioquia.

 

Y el aspirante Mockus, a pesar de que no sigue criterios religiosos, es leal a sus nexos raciales con la archipoderosa hermandad universal de los judíos, cuyos miembros se sienten como parte de una sola gran familia, y, como tal, se apoyan y se patrocinan, en pos de llegar a las más altas posiciones.  Esta gran familia le ha dado a Mockus el respaldo necesario, y él, por su parte, siempre la ha tenido en cuenta, a la hora de gobernar.  No podemos olvidar que cuando renunció irresponsablemente a la alcaldía de Bogotá hizo que nombraran en su reemplazo a Paul Bromberg, ni que su secretario de Hacienda era Israel Fainboim Yaker; su gerente de ETB, Sergio Regueros Swonkin, y mano derecha de sus dos administraciones fue John Sudarsky (hoy senador electo, en representación de este ex alcalde).  Y desde ahora se prevé que Mockus, de llegar al poder, seguirá gobernando con sus “hermanos”.  Los conocedores pronostican, por ejemplo, que su ministro de Hacienda sería Salomón Kalmanovitz...

 

¿Podrán tener razón quienes piensan que el simple hecho de ser miembro de una estirpe importante es un grave impedimento para ser un candidato de calidad?

 

  Link El Mundo

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios