Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

22 marzo 2010 1 22 /03 /marzo /2010 01:08


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 9 de septiembre de 2009

En medio del convulsionado panorama nacional, nada tan reconfortante como encontrar nuevos valores que se esfuercen por enriquecer nuestra cultura. Hoy, me referiré a dos de ellos:
- Por estos días, se presenta en la tradicional galería “La Oficina”, la exposición “De bichos y modas entre telas”, del artista antioqueño Aníbal Vallejo Garzón, quien regresó a nuestra ciudad, el año pasado, luego de una larga formación artística, en Europa y en los Estados Unidos.

 
La muestra comprende dibujos en gran formato, sobre lienzo.  En algunos de ellos, está presente el bordado, trazo que ha dejado en la obra de Aníbal el interés que anteriormente tuvo por el Diseño de Modas.

Me atrevería a aseverar que este artista, a pesar de su juventud, es uno de los mejores dibujantes actuales de nuestra tierra y cada vez se constituye con más fuerza en uno de nuestros más prometedores valores en las Artes.  Esto no es gratuito, pues en él se han sumado el hecho de haber nacido en una de las familias más hondamente artísticas de nuestra ciudad y el empeño y seriedad con que ha asumido la exploración de las artes, desde su adolescencia.

Aníbal, al igual que los exponentes de una importante vertiente del arte actual en Europa, ha querido retomar el dibujo y la pintura como manifestaciones máximas de las Artes Plásticas, más allá de las instalaciones y performances, tan en boga en el momento.

Su trabajo es profundamente onírico y original.  Así, logra sorprender al espectador, con figuras irreales que, al mismo tiempo, son de una perfección plástica desconcertante, cuya dificultad de ejecución es necesario resaltar, teniendo en cuenta el gran formato de las obras.  Vale la pena, sin duda, ir a ver esta exhibición.

- El corajudo trabajador de la cultura Henry Posada Losada nos ha hecho llegar su bello poemario “Pétalos de sangre”. Como su nombre lo indica, esta obra está cargada de dolor existencial. De corte muy moderno, el conjunto de los 36 poemas de este libro ha ganado merecidos aplausos. El último de ellos fue el reconocimiento que le hizo el Premio Nacional de Poesía “Carlos Héctor Trejos Reyes”, al escogerlo como uno de los cinco trabajos laureados este año.

Y no es raro que este gestor cultural paisa (oriundo de La Ceja) comience su carrera poética con una producción tan elevada, pues, desde hace años, ha hecho de la literatura la mayor de sus pasiones y ha preferido relacionarse con poetas y gente de la cultura, empezando por Estanislao Zuleta, a quien considera su maestro.

Precisamente, el trabajo de uno de sus amigos, el poeta Juan Manuel Roca, fue el objeto de su libro anterior, “Roca-bulario”.

Y como “adicto a las Letras”, se ha encargado, además, de hacer un invaluable apostolado de divulgación de las mismas. Desde Bogotá, dirige y conduce el programa “Tintos y tintas”, difundido por muchas de las principales estaciones culturales del país. En Medellín, podemos sintonizarlo a través de U.N. Radio, y en el Oriente Antioqueño, por la emisora de la Universidad de Antioquia. También puede
escucharse por Internet.

Con más de 200 emisiones acerca de los más representativos escritores, artistas plásticos y directores de Cine de Colombia (y muchas veces, con destacados invitados internacionales), Henry Posada ha hecho de “Tintos y tintas” uno de los mejores programas culturales de nuestra radio.

Anteriormente, nuestro personaje ya había ejercido el periodismo cultural, con igual eficiencia, en diversos diarios y revistas nacionales.

Y para completar, nuestro amigo Henry acaba de hacer su primera incursión en el Séptimo Arte. El joven cineasta Rubén Mendoza (reconocido especialmente por “La cerca”) lo invitó a interpretarse a sí mismo, en el papel de Santiago el poeta, en su nueva producción, “La sociedad del semáforo”, la cual se estrenará, en unos cuantos meses.

Como si fuera poco, Henry adelanta también la escritura de una novela, “Los hijos de la ira”, en la cual esperamos que estalle su inconsciente, después de ser nutrido, por tanto tiempo, con las mejores lecturas, que lo han hecho devenir en un verdadero “connaisseur”. Ya estamos ansiosos por leerla con el mismo
placer con que hemos gustado su magnífico nuevo poemario.

PUNTO APARTE: En la columna de opinión “De limosneros y pordioseros” (El Colombiano, 6 de septiembre), una distinguida columnista comienza el texto citando el Diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, más abajo, se le suelta la expresión “!Lo más de rico!”. Y como no la encierra entre comillas, nos quedamos sin saber si la periodista utiliza a propósito el antiguo lenguaje pueblerino o si considera que expresiones como esa puedan usarse en el lenguaje culto y en el discurso periodístico.

Según el Diccionario Panhispánico de Dudas, de la RAE, la forma correcta de este adjetivo o adverbio es “de lo más” y nunca, “lo más de”. Al respecto, tal diccionario nos dice que “de lo más”: “Equivale a muy: ‘Te encuentro de lo más bien’ Cuando lo que sigue es un adjetivo, este concuerda en género y número con el sustantivo al que se refiere: ‘La despedida fue de lo más rutinaria y amistosa’. En el español coloquial americano se suprime a veces, en estos casos, la preposición de: ‘Rosalinda está lo más bien’”.

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios

Luz Mary Toro 05/06/2010 05:35


Armenia, mayo 3 de 2010
Jacobo, un hermoso bebe de un día de nacido, llegó a nuestro hogar como un regalo de Dios, ocurrió el domingo 14 de marzo de 2010, la mamá no lo quiso tener con ella. Acogimos al bebe y lo
cuidamos, le dimos cariño por todo ese tiempo. Compartimos nuestra felicidad con muchas personas que nos quieren. Jacobo ya era el hermanito de Marianita y el bebe que todos, amigos y familiares,
querían ver y que inspiraba una gran ternura.
Pero un día, el 8 de abril, decidimos que debíamos de legalizar la adopción, por lo que acudimos al ICBF para pedir asesoría, ya que a través de ellos logramos la adopción de Mariana. Pero sin
escuchar razones y sin consideración alguna lo primero que hicieron fue llevarse al niño como si fuera un objeto sin sentimientos. No sirvieron las suplicas ni el llanto de la familia ni de la
madre que lo había cuidado y le había dado todo el amor que una bebe recién nacido merece tener. Todavía tengo en mi memoria la imagen de mi esposa arrodillada suplicándole a la psicóloga del ICBF
que no se lo llevara.
Al día siguiente acudimos desesperados al Instituto para tratar de recuperar al bebe. Nos dieron una cita con la señora Dora Liliana Gil, Defensora de familia. Allí estuvimos mi esposa, la madre
biológica de Jacobo, nuestra hija Mariana y Yo. Durante toda la diligencia que estuvimos, la defensora de familia nos recalcó varias veces que nosotros nos olvidáramos de Jacobo: “Jacobo para Uds.
nunca más”, fueron las palabras que como una puñalada se clavaron en nuestros corazones. Creí que mi esposa se me iba a morir allí sentada, lloraba y suplicaba. Aquellas palabras nos perforaban el
alma.
Aun cuando la madre biológica del bebe insistía que quería que Jacobo se quedara con nosotros, la señora “Defensora” de familia nos siguió tratando como si fuéramos unos criminales, nadie sabe el
dolor tan inmenso y la impotencia que sentíamos en esa oficina. Afirmaba que nosotros habíamos cometido un delito al recibir al bebe. Pero que delito es darle amor a un niño abandonado, acogerlo en
un hogar, darle alimento, llevarlo al pediatra, presentarlo ante Dios en la iglesia y estar pendiente de El día y noche. Todo esto sin esperar nada a cambio.
¿Eso es un delito? Un delito es negarle a un niño la oportunidad de tener una familia como nosotros lo fuimos para Jacobo.
Estábamos dispuestos a someternos a todas las investigaciones necesarias para demostrar que en ningún momento hubo mala intención ni nada ilegal en el proceso de llegada del niño a nuestra casa. Se
nos negó la opción de tenerlo como un “hogar amigo” mientras se esclarecían los hechos.
Jacobo se quedaría en un “Hogar” Sustituto, negándole el derecho a tener el amor incondicional de una madre y una familia. Se nos venía el mundo encima.
En ese momento quedaron en aire unos cuestionamientos:
• ¿En donde queda el “Derecho a la vida con calidad y un ambiente sano”? Calidad de vida en un hogar sustituto en donde se comparte una pequeña mesada mensual para el sostenimiento del bebe y los
otros miembros de una familia?
• ¿En donde queda el “Derecho a la protección contra el abandono físico, afectivo…”? El afecto verdadero queda en el hogar que lo ha dado sin condiciones y no en un sitio en donde se ve al niño
como una manera de obtener un ingreso para el sostenimiento de toda la familia.
• ¿En donde queda la dignidad del niño si el bebe tiene que compartir un pequeño cuarto son otros miembros de la familia?
• ¿Quién estaba vulnerando los derechos del niño? ¿Seríamos nosotros?
• ¿Quien le daría el tete a las 3 de la madrugada con el amor con que su madre se lo daba? No lo haría una familia desconocida a quien lo que menos le puede importar es darle cariño a esa hora.
Desde ese instante, al ver que se nos cerraban las puertas en Bienestar Familiar, y que nos veían como unos criminales, comenzamos una lucha incansable para tratar de recuperar a Jacobo:
Hablamos con la directora Fabiola Echeverry, con el comité de adopciones en cabeza de la señora María Elena Valencia y de nuevo con la defensora de familia Dora Liliana Gil, pero siempre fue la
misma respuesta: Nosotros no podemos adoptar a Jacobo. Aún cuando la madre biológica del niño se sostenía en que nosotros fuéramos los Papás. Incluso enviamos dos cartas de petición sin ninguna
respuesta. No hubo poder humano que los hiciera cambiar de opinión y Jacobo seguía lejos de nuestro hogar. Nadie fuera de la institución pudo darnos la mano en esta situación, todos querían ayudar
pero nadie sabía como.
La institución que vela por el bienestar de la familia tenía un hogar sumido en la desesperación y le estaba negando derechos básicos a un bebe inocente quien era el que estaba asumiendo todas las
consecuencias de una mala decisión basada en la ley. En alguna parte la ley olvidó que es más importante el bienestar de un niño que los intereses de una institución.
Pero luego de tantas suplicas y noches sin dormir, nuestro ruegos fueron escuchados, el Instituto de “Bienestar Familiar” nos entregaría a Jacobo: El día viernes, 30 de abril a las 9:00 de la
mañana, recibí una llamada en donde me decían que Jacobo, mi niño, al que le dimos tanto amor y que nos arrebataron por esas cosas de la ley que uno no comprende, había fallecido. Que dolor tan
grande!
Nuestro bebe se nos fue esperando el último beso y un abrazo de la madre que tanto lo amó. No soportó más la ausencia de la madre que lo acogió y le brindó sus primeras caricias.
Se me vinieron a la memoria aquellas palabras desgarradoras y ahora proféticas emitidas por un profesional del ICBF “Jacobo para Uds. nunca más”. Y ahora Jacobo para nadie, solo para Dios.
Quien iba a pensar que luego de que el ICBF le arrebatara a una familia un bebe hermoso y saludable se lo devolvería en cajón de madera.
Pero como si no hubiese sido suficiente y como si mi niño les hubiese hecho algo muy malo, le reservaron a Jacobo el más indigno de los lugares para ser enterrado: una fosa común, porque así se le
llama a un hueco que se comparte con otros cinco cuerpos y ubicado en el último rincón del cementerio. Todo porque el precio lo amerita, $50.000, “los otros son muy caros” según un funcionario de
una fundación abalada por el ICBF y encargada de estos menesteres.
Además, para el entierro solo citaron al madre biológica, no querían que la familia que lo quiso tanto se diera cuenta. Aún así, el sábado 1° de mayo, acudimos al cementerio y allí pudimos
convencerlos para que le asignaran un hueco digno y le dimos el último adiós a nuestro Jacobo como debería ser.
Como es posible que se trate a un ser inocente de esta manera. No se le dio la oportunidad de vivir, desde el primer día nuestro bebe estaba marcado por una estrella pero la sabiduría del hombre no
dejaría que esa estrella iluminara por mucho tiempo.
Que injusticia, que impotencia y que rabia se siente.
Que Dios perdone a todos los que le negaron el derecho a vivir Jacobo. Debe ser que Dios en su infinita sabiduría decidió que era mejor que un angelito nos cuidara desde el Cielo y darle una
lección a todos aquellos que creen que no hay más sabiduría que la que puede otorgar una Institución inventada por el hombre.
Que lo que pasó con mi angelito sirva para que no haya mas historias de Jacobo.
JUAN PABLO SUAREZ OCHOA.
CC. 7547934 de Armenia

La noticia del deceso de Jacobo se dio el viernes 30 de abril en EL TIEMPO y hoy 3 de abril en LA CRONICA.

Links:
http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-murio_un_bebe_en_hogar_icbf-seccion-judiciales-nota-12429.htm
http://www.eltiempo.com/colombia/ejecafetero/bebe-murio-en-extranas-circunstancias-en-hogar-del-icbf-_7689435-1


JACOBO
Marzo 13 / 2010– Abril 30 / 2010

Jacobo nació el 13 de marzo de 2010
Llegó a nuestro hogar el 14 de marzo
Fue retirado por el ICBF el día 8 de abril
Falleció el 30 de abril