Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

22 marzo 2010 1 22 /03 /marzo /2010 01:22

 

 

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 30 de septiembre de 2009

 

Luego de mi reflexión de la semana pasada en torno a la serie televisiva “100 empresarios 100 Historias de vida”, recibí una amable y receptiva carta de la doctora Lina Vélez de Nicholls, la activa presidente de la Cámara de Comercio de Medellín, y sostuve un par de largas conversaciones con los representantes de la empresa programadora de la serie.  Tanto la ejecutiva doctora Vélez, como los realizadores, expresaron su disposición para hacer las correcciones necesarias a los programas en los cuales ha habido imprecisiones, en pos de que estas no sigan presentándose en las repeticiones de los mismos, a través de media docena de canales locales y regionales.

He decidido, entonces, no publicar en mis próximas columnas (como lo anuncié) el material erróneo detectado, pues, en vista de la abierta acogida de mis comentarios, por parte de los implicados, me parece más correcto y conveniente para todo el mundo colaborar con ellos, entregándoles el listado de mis hallazgos, para que se logre la optimización de la serie.

Considero que cumplo así no sólo con la defensa del rigor histórico que debe primar en emisiones como estas, sino con la defensa del interés de mis lectores y de toda la comunidad paisa, que es directa beneficiaria de la existencia de proyectos de este tipo, que divulgan y enaltecen lo mejor de la antioqueñidad.   Programas como estos son los que necesitamos en nuestra televisión, la cual no ha prestado la debida importancia a la enseñanza de la historia del pueblo antioqueño.  Ojalá las empresas líderes de nuestro departamento se animaran a apoyar este proyecto, en aras de que tenga los recursos necesarios para extenderse más allá de la difusión del legado de los grandes empresarios de Antioquia y pueda emprender también la tarea de exaltar a nuestros más ilustres representantes de las artes, las letras, las ciencias, la solidaridad social y el civismo, entre otros campos del servicio a la comunidad.

A continuación, vuelvo a mi pasada columna, en la cual menciono al banquero José Manuel Restrepo Escobar, ya que un lector me ha escrito para pedirme información acerca de este personaje tan importante en la Antioquia del siglo XIX.  Para atender su petición y, de paso, “desempolvar” esta figura, quisiera hacer una breve semblanza de don José Manuel.

Nació el día viernes, 20 de noviembre de 1807, hijo de don Javier de Restrepo Isaza (sobrino de José Félix) y de doña Teresa Escobar Vélez.  Fue uno de los comerciantes y banqueros más destacados de la Antioquia de su tiempo.

El 9 de octubre de 1854, fundó, con su hermano Luciano (futuro presidente del Estado Soberano de Antioquia y uno de los mayores líderes del liberalismo antioqueño de la época) la casa de Restrepos & Cía., con el objetivo esencial de “hacer comercio de toda especie de mercancías nacionales, extranjeras, agricultura, minería, que tengan por conveniente”. 

Por ese entonces, los hermanos Restrepo Escobar ya habían incursionado en la minería, a través de la Sociedad Minera El Zancudo, de la cual fueron los mayores accionistas, después de su prima Lorenza Uribe de Amador.   Tras la venta de sus acciones de El Zancudo, en 1861, los Restrepo Escobar se convirtieron en el respaldo bancario de esa empresa y de la cabeza de la misma (el marido de su prima, Carlos Coriolano Amador). 

Los Restrepo Escobar fueron también grandes impulsores de la siembra de tabaco en el suroeste antioqueño.  Fueron propietarios de la hacienda “El Piñón”, a orillas del río Cauca, en el municipio de Concordia, la cual fue una de las más fecundas tabacaleras de Antioquia.

En 1866, don Luciano y don José Manuel fueron fundadores de la Empresa del Telégrafo Eléctrico Colombiano, en compañía con el Estado de Antioquia, la Casa Davidson, Stiles y Woolsey, de Nueva York, y de otros varios ciudadanos distinguidos.

En mayo de 1873, comenzó a realizar operaciones el Banco de Antioquia, primera institución bancaria de la región.  Don Luciano y don José Manuel fueron accionistas principales del banco, en compañía de las casas comerciales de Vicente B. Villa y Botero Arango e Hijos.

Siguiendo esta línea, en 1875, la sociedad Restrepos & Compañía (sin cerrar el almacén de mercancías importadas) fue transformada en banco.  Esta empresa sobrevivió hasta 1915 y su sede, una inmensa casa de dos pisos situada en el costado occidental de la Plaza Mayor, actual Parque de Berrío, estuvo en manos de la familia, hasta 1920.  Hoy día, en aquel espacio se levanta el Edificio Coltabaco.

Don José Manuel falleció en septiembre de 1882.  Como fue soltero y sin hijos, pudo disponer libremente de sus haberes. Aparte de algunos legados para sus sobrinos, declaró en su testamento a su hermano Luciano, como heredero universal de su fortuna.  A este le correspondió la suma $347 455 en efectivo.  Podemos darnos cuenta de las dimensiones de esta suma en aquel tiempo, si consideramos que el exquisito mobiliario de la casa de don José Manuel estaba avaluado en $2.434.

Tras repasar los logros de este personaje, nos convencemos cada vez más de que es preciso estimular a los medios y a las instituciones, cuando manifiestan el propósito de rescatar la memoria de estas figuras.

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios