Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

23 mayo 2010 7 23 /05 /mayo /2010 07:50

  

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 6 de enero de 2010

 

 

Lo que no se ha dicho, lo que falta por reconocerle al doctor José Gutiérrez Gómez es su participación fundamental y fundacional en las ideas y los pasos iniciales que dieron origen al Hospital Pablo Tobón Uribe, una de las mejores instituciones de salud de toda América Latina.

 

Estoy dándome cuenta de esto, al leer la detallada e informada columna “Salud con alma”, a través de la cual nuestro amigo el columnista de EL MUNDO Luis Fernando Múnera recuerda los significativos méritos científicos del Hospital Pablo Tobón Uribe y repasa someramente la historia de esa entidad que es orgullo de los medellinenses. Estimulado por el resumen del apreciado columnista Múnera, consulté la reseña histórica que aparece en el sitio Web del Hospital y las referencias sobre el mismo en Wikipedia.  Me sorprendió comprobar que en ninguna parte se menciona el nombre de José Gutiérrez Gómez.

 

Como a nuestro admirado amigo Luis Fernando no le alcanzó el espacio para referirse en profundidad al proceso inicial de creación de esa institución hospitalaria, quisiera aprovechar (con su aquiescencia) para abordar el tema, mencionando el aporte que al mismo hiciera un personaje tan decisivo en el desarrollo de la Antioquia de la segunda mitad del siglo XX como fue José Gutiérrez Gómez, el inolvidable “Don Guti”. 

 

La mayoría de la gente, cuando habla del origen del Hospital se refiere principalmente a la figura del millonario antioqueño Pablo Tobón Uribe.  Pero son muy pocos los que recuerdan el papel decisivo de “Don Guti”, como fundador de esa ilustre entidad.  A continuación, rememoro la historia original de ese distinguido hospital, tal como me la contó mi tío abuelo político el doctor Gutiérrez Gómez:

 

En 1946, el doctor Gutiérrez, quien había asumido la presidencia de la recientemente fundada Asociación Nacional de Industriales -Andi-  se dio cuenta de que en Medellín hacía falta una gran clínica privada para atender especialmente a los trabajadores de las empresas afiliadas a ese gremio empresarial (y a sus familias),  y decidió construir la que se llamaría Clínica Andi.  Adquirió los terrenos en Robledo, envió al Exterior al arquitecto Gonzalo Vélez Pérez para que planeara los diseños... y comenzó a levantar la obra.  La primera piedra fue colocada en 1949.  Cuando ya estaban listas las bases y se había construido la primera etapa del edificio, la Andi se dio cuenta de que los fondos escaseaban y hubo de detener la construcción.  En esto también influyó el hecho de que la ciudad estaba inaugurando la Clínica del Seguro Social, la cual colmaría buena parte de las expectativas que motivaron inicialmente el proyecto del cual hablamos.

 

Fue entonces cuando “Don Guti” pensó en don Pablo Tobón Uribe, de quien había sido vecino y a quien había acompañado siempre en sus labores filantrópicas, no sólo cuando participó de la primera junta de construcción y administración del futuro Teatro Pablo Tobón Uribe, sino también cuando convenció al magnate de donar las lámparas de la Catedral Metropolitana (por cierto, según me contó el doctor Gutiérrez, él formuló la propuesta de viajar personalmente a Europa para adquirir unas lámparas en cristal de Baccarat para la basílica, pero don Pablo sólo autorizó las actuales de cobre).  

 

Don Pablo, que antes de su muerte, en 1954, había desarrollado las gestiones necesarias para dejar su nombre vinculado a su capital para siempre, había dispuesto que buena parte de su fortuna se destinara a la construcción de un hospital que lo inmortalizara.  Sin embargo el dinero que don Pablo destinó a tal fin no alcanzaba para la construcción de un hospital.  Entonces, “Don Guti”, quien todavía presidía la Andi, abogó por la conjugación de ambos proyectos hospitalarios, y para tal fusión se comprometió a cederle al proyecto a nombre de don Pablo los terrenos que estaban a nombre de la Andi, los diseños, lo que se había adelantado de la construcción y todos los haberes destinados a la misma.  En mayo de 1957, la fusión se llevó a cabo.

 

El legado de don Pablo al hospital estaba constituido principalmente por un gran paquete de acciones de Coltabaco.  El doctor Gutiérrez Gómez, quien hacía parte de la junta administradora, con su olfato de economista indicó que las acciones debían venderse, pues en ese período habían alcanzado un alto precio. Sin embargo la junta tuvo la misma visión.  Tiempo después, cuando las vendieron, las acciones ya habían bajado mucho de precio, de modo que la junta hubo de acudir al gobierno y a otros aportantes para terminar la erección y acondicionamiento del Hospital.  El resto de la historia ya hace parte de lo  que todos sabemos y todos debemos agradecer, tanto a los donadores iniciales como a cuantos dedicaron sus esfuerzos a desarrollar el proyecto y a convertirlo en una realidad. 

 

Vale mencionar aquí que, además del Hospital Pablo Tobón Uribe, el doctor Gutiérrez Gómez también tuvo importante papel en la fundación de otra significativa entidad hospitalaria, la Clínica Cardiovascular Santa María. Y estas dos clínicas son solo dos de las obras  que le deben su existencia al dinamismo que siempre desplegó este prohombre paisa.  Las otras, muy numerosas, no las mencionamos aquí, porque el tema de hoy es el de aclarar cómo se originó el Hospital y no la trayectoria completa de “Don Guti”.

 

Enlace original El Mundo

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios