Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

24 noviembre 2012 6 24 /11 /noviembre /2012 22:16

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

 

Pablo Escobar, el monstruo que sumió a nuestra patria en el pánico y en el dolor, está de nuevo de moda en Colombia. Y, a pesar de que se supone que la nueva telenovela sobre su vida es una versión “contada por los familiares de sus víctimas”, la serie, según me he enterado, está logrando un resultado muy distinto del esperado: nuestros jóvenes, que no vivieron la época ominosa de la guerra de Escobar, están enalteciéndolo como ídolo, sufren con los peligros que pueda enfrentar en la serie el maléfico personaje y minimizan el impacto destructivo de su mente criminal. 

 

Y, dado que los productores de “Escobar, el patrón del mal” han manifestado interés por rescatar la figura y el mérito de los grandes personajes del país eliminados por el protagonista, me ha sorprendido constatar cómo, al mismo tiempo que la serie consagra, por ejemplo, cuatro capítulos enteros al homicidio y exequias de don Guillermo Cano, no se refiere en ningún momento al infame secuestro y asesinato del industrial y filántropo antioqueño Diego Echavarría Misas, cuya autoría se ha imputado desde siempre a Escobar. 

 

Es inadmisible que los distinguidos realizadores bogotanos (el hijo de don Guillermo Cano y la sobrina de Luis Carlos Galán) consideren que el crimen de don Diego Echavarría no merece ni mínima mención. Y este hecho histórico no puede ser soslayado, no sólo por haber sido el primer “gran golpe” de Escobar y por la consternación y el duelo que produjo en la sociedad antioqueña, sino también por la categoría de la víctima.

 

La familia Echavarría Misas es una de las más sobresalientes de la industria colombiana del siglo XX. A ellos se debe la fundación y desarrollo de Coltejer, del Banco Comercial Antioqueño, de Corona y de otras muchas empresas importantes del país. Pero, lo más loable es que sus miembros ostentaron siempre la más pura vocación filantrópica y de servicio a la comunidad (basta recordar que la construcción y establecimiento del Hospital San Vicente de Paúl se debe en gran medida a la generosidad inmensa de don Alejandro Echavarría Isaza, padre de los Echavarría Misas).

 

Y, entre los Echavarría Misas, quien logró una mayor entrega a la causa del bien común fue don Diego. Él y su esposa, doña Benedikta, fueron fundadores o máximos benefactores de escuelas, hospitales, ancianatos, bibliotecas, museos y casas de la cultura y de desarrollo comunitario. Su fortuna, una de las más considerables de Antioquia, fue destinada casi en su totalidad a obras sociales y culturales. Los pobres lo veían como a un santo. Para una lista rápida de las donaciones más importantes de esta venerable pareja, necesitaría publicar dos columnas enteras. El ejercicio ya lo hicimos en estas mismas páginas en agosto y septiembre del 2010.

 

Imperdonable que los supuestamente objetivos productores de “Escobar, el patrón del mal” se hayan enfocado en la glorificación de sus propias familias y hayan decidido lanzar al cajón del olvido a uno de los grandes de Antioquia. Ojalá, ahora, cuando el tema está en los medios, nuestra prensa se encargara de rendir a don Diego el homenaje que merece como pocos.

 

Pero, como no todas las noticias pueden ser malas, nos alegra recibir de los amigos de la Galería Arte Autopista la buena nueva de que el arte paisa está por estos días presente en el marco de las actividades culturales de los Juegos Olímpicos de Londres. La obra del artista y arquitecto antioqueño Juan Rodrigo Piedrahíta está siendo expuesta, en estos tiempos de olimpíadas, en el prestigioso Barbican Centre, de Londres. Tal edificio es uno de los centros culturales más activos de Europa, que comprende no solo la distinguida galería que acoge a nuestro compatriota, sino también otros espacios de alta categoría, como su sala de conciertos, sede de compañías emblemáticas, como la Orquesta Sinfónica de Londres y la Orquesta Sinfónica de la BBC.

 

Esta muestra en Londres del trabajo de Piedrahíta es el punto más alto de un período de éxitos en el cual la obra de este artista ha sido presentada en salas de exhibición de países como España, Estados Unidos, Inglaterra, México y China.  Otro logro de este artista que nos alegró en su momento fue la inclusión de sus creaciones en el exclusivista libro “Gateway-An Artists Time Capsule”, de la  norteamericana Harriete Lawler.

 

La galerista Ana Lucía Mejía, una de las grandes conocedoras y promotoras de la obra de Piedrahíta, nos dice del trabajo de este talentoso medellinense: “Su obra (al óleo sobre lienzo) es de carácter figurativo con matices expresionistas. Trabaja el juguete como elemento simbólico de una realidad de diferentes lecturas para la edad adulta. (...) Su obra está inspirada en vivencias de su infancia. Ya adulto, utiliza las mismas herramientas con otro enfoque para desentrañar el significado de la existencia propia, de los objetos que lo rodean y del tiempo, evocando el disfrute innato de la niñez”.

 

Mil felicitaciones, maestro Piedrahíta.

 

El Mundo, 9 de agosto de 2012

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios