Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

2 junio 2012 6 02 /06 /junio /2012 02:32

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 22 de febrero de 2012

 

Me alegra enterarme de que la Asamblea Departamental de Antioquia y la Academia Antioqueña de Historia se han animado a rendir especial homenaje a la memoria del expresidente de Antioquia y padre de la banca antioqueña don Luciano Restrepo Escobar, en estos días, cuando se cumplen 200 años de su nacimiento.

 Este es, por tanto, el mejor momento para ir publicando algunos apuntes de importancia sobre la vida de ese egregio patriota y empresario, cuya biografía, según el general Uribe Uribe, sería la historia misma de la Antioquia del siglo XIX.

 En el día de hoy, quisiera compartir con ustedes algunas informaciones acerca de los últimos días de don Luciano, las cuales, a pesar de los decenios, han permanecido completamente inéditas.  

 Cuando, el 28 de febrero de 1885, los conservadores nuñistas ganaron oficialmente la sangrienta y famosa guerra de ese año, no tardaron en apresar a don Luciano, el presidente de Antioquia, que se les había enfrentado con toda valentía en aras de salvar a un Partido Liberal traicionado por el nuevo Presidente de la República.   Don Luciano, que estaba en el poder desde 1881, tenía ya 73 años de edad y se hallaba delicado de salud.  Para liberarlo, los conservadores le impusieron la condición del pago de un comparto de guerra, a lo cual el depuesto mandatario se negó virilmente.

 Tal comparto fue fruto del Decreto 218 de cinco de marzo de 1885 que dictara el presidente Rafael Núñez, en el cual dispuso que los “rebeldes” antioqueños habrían de cancelar al Tesoro Nacional la suma de $2.000.000 y designó para la recaudación de los mismos al señor Julio Betancourt, quien sería remunerado con el 10% de dichos dineros.

 La siguiente es la transcripción original que en el archivo de la familia Restrepo se guarda de una conversación sostenida por esos días entre el mencionado señor Betancourt con don Fernando Restrepo, rico comerciante conservador muy allegado a don Luciano.:
“- Restrepo: Buenos días doctor. Como que está Usted muy ocupado…
- Betancourt: Estoy, es cierto; pero para usted siempre tengo tiempo. Siéntese Usted.
- Vengo a lo siguiente: tengo mucho interés por ver que el comparto de don Luciano se arregle y, aunque no estoy autorizado para arreglarlo, quiero servirles de intermediario a ver si llegan a convenirse en algo. Vamos a ver: ¿Cuánta es la rebaja que usted puede hacerle? ¡Vea que esa es una suma monstruosa!
- Ni un cuartillo. Esa suma por el contrario es muy módica. ¿Para él, que es el responsable de todos los males que sufre el Estado; de gastos de millones que cuesta esta guerra a la Nación? Antes va a irle muy bien, pues que con $60.000 sale (en efectivo).
- Pero no, eso no puede ser.  Es necesario que usted le haga una reducción de consideración.
- Absolutamente. Antes bien, que arreglen pronto eso, porque las cosas pueden ponerse peor y puede costarle 8 veces más.  Al señor (Carlos Coriolano) Amador le costará $100.000 el suyo, si no lo terminan de aquí al martes; y yo creo que los jóvenes Restrepos (los hijos de don Luciano) están poniendo inconvenientes para llevar a efecto ese arreglo.
- Usted me ha manifestado confianza y consideraciones que creo me autorizan un poco para molestarlo. Vamos a ver: dígame, en reserva, ¿a cuánto puede rebajarle el comparto?
- No le rebajo nada. ¿Vio usted la oferta? ¡$24.000!  Porque estaba en su casa lo soporté.
- Hagamos una cosa: autoríceme a mí para arreglar esto.
- Sí, lo autorizo por $80.000”.

 Finalmente, a pesar de la negativa rotunda de don Luciano al pago del comparto, sus hijos (que habían tenido que esconderse, temiendo por sus vidas y por su propia libertad), prevenidos por el médico de la familia, decidieron sufragar la suma del rescate, con tal de que su padre pudiera irse a morir a casa.  Por dicho comparto, la familia tuvo que desembolsar un total de $100.000 (gran fortuna en aquel tiempo, si consideramos que una casa en un buen sector de la villa podía costar $2.000).

 Pocos días después, agonizante, don Luciano solicitó un sacerdote para que le suministrara la extremaunción. Pero, como los conservadores se opusieron tajantemente a que se le diera la absolución a un liberal y no permitieron que el presbítero ingresara a la residencia Restrepo, entonces, un conservador, amigo de don Luciano, convenció a un clérigo y lo ayudó a entrar por el solar de una casa vecina y de allí, por el techo, a la casa del moribundo, pudiendo así don Luciano expirar “en estado de gracia”, el 2 de julio de 1885, a las diez de la noche.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios