Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

3 noviembre 2009 2 03 /11 /noviembre /2009 09:06

 

El Mundo, 19 de mayo de 2009


Sergio Esteban Vélez


Como, desde hace meses, están faltando en nuestra prensa las sabias columnas de Abel Méndez, a partir de hoy, me atreveré, de vez en cuando, a anotar algunos comentarios acerca de pequeños errores que encuentre en diarios y revistas nacionales, porque creo que hace falta prestar atención para enmendar esos detalles. Bien sabemos que la prensa es la gran guardiana del decir cotidiano de aquellos a quienes ¡la cultura les alcanza al menos para leer prensa!

En su columna en EL MUNDO, “Etimologías -gripa, gripe o influenza” (9 de mayo), mi admirado colega Gabriel Márquez Cárdenas señala que: “En francés, el verbo gripper significa ‘agarrar, asir, atrapar’; de aquí que se haya aplicado el término grippe a una enfermedad”.

En esta ocasión, el siempre competente columnista Márquez se equivocó de verbo, pues para “agarrar, asir o atrapar” se utiliza “agripper” y no “gripper”, que puede significar funcionar mal o bloquearse en medio de un proceso.

Y ya que me refiero al doctor Gabriel, desde hace tiempo estaba en deuda de comentar lo importante que me parece su erudita columna, tan necesaria en un medio como el nuestro. Aprovecho, pues, para felicitarlo y para manifestar, una vez más, mi adhesión a su causa.

Elbacé Restrepo, en su columna “La pensión de Judith” (El Colombiano, 12 de abril), se refiere a “Cuando murió el ex ministro Juan Luis Londoño”. Ha debido decir: “Cuando murió el ministro Juan Luis Londoño”, puesto que este se desempeñaba como tal, en el momento de su trágico deceso.

“El Espectador” del pasado 3 de abril presenta el siguiente titular: “Monja que fue ex bailarina exótica bailará en el Vaticano”. Es lógico que, cuando dice que la religiosa “fue bailarina exótica”, se entiende de inmediato que se trata de una ex bailarina, y, viceversa, al decir que esta religiosa es una “ex bailarina exótica”, quiere decir que “fue bailarina”. Habría bastado con utilizar solo una de las dos opciones.

El Tiempo (13 de abril), al referirse al vergonzoso escándalo de las paternidades múltiples y las relaciones con menores del izquierdista presidente del Paraguay, Fernando Lugo, comenta que el hijo que recientemente se vio forzado a reconocer “…nació el 4 de mayo del 2007, poco después de la renuncia del ex prelado católico al sacerdocio en diciembre del 2006 para postularse a la Presidencia” y agrega que: “Sin embargo, hasta el 31 de julio del 2008 fue relevado de sus compromisos de castidad, pobreza y obediencia por el papa Benedicto XVI”.

En este caso, el periodista incurre en el popular error bogotano de invertir el significado de la palabra “hasta”. Lo correcto habría sido escribir: “Sin embargo, no fue sino hasta el 31 de julio que...”, pues decir que fue relevado de sus compromisos hasta el 31 de julio significa que ese día dejó de ser relevado.

En la nota “Violines y piano abren la temporada” (El Colombiano, 18 de marzo), el periodista Óscar Darío Montoya habla de “la virtuosidad de las hermanas Malkin”. Es importante recordar que la palabra “virtuosidad” no ha sido aceptada por la Real Academia Española y que el término que aparece en su diccionario es “virtuosismo”.

“El Colombiano” del pasado 15 de marzo incluye el artículo titulado “Galeras en alerta roja y la gente no evacúa”.

Desde que, hace algún tiempo, la Real Academia aprobó la posibilidad de conjugar los verbos licuar, adecuar y promiscuar con el mismo modelo del verbo “actuar”, muchas personas se han sentido en libertad para dar ese mismo tratamiento a “evacuar”.

Pero este verbo no ha sido incluido en tal reforma y la Academia insiste en que debe conjugarse como “averiguar”, por lo cual, si queremos ser fieles a las sugerencias de la Academia, debemos decir y escribir “evacua” y no “evacúa”.

Sin embargo, el Diccionario Panhispánico de Dudas sí acepta la conjugación de “evacuar” como “actuar”, pero hace claridad en que en el uso culto este verbo debe acentuarse como “averiguar”.

Para el verbo “fraguar”, tampoco se ha admitido la conjugación como “actuar”. De modo que no es aconsejable que digamos “fragúa”.

En el artículo “A mi padre no le hace falta nada” (El Tiempo, 12 de mayo), Rafael Escalona hijo, refiriéndose al proceso jurídico que inició su padre para recuperar el manejo de sus obras, lo defendió al asegurar que “es un patrimonio suyo, de nosotros, de él, de la Nación, y sería conveniente encausarlo como debe ser, teniendo en cuenta de que él se siente vulnerado”. Lo correcto habría sido decir: “... teniendo en cuenta que él se siente vulnerado”, pues la afirmación responde a la pregunta: “¿Qué hay que tener en cuenta?” y jamás a “¿De qué hay que tener en cuenta?”.

En este caso, el entrevistador ha debido corregir el flagrante dequeísmo del entrevistado, a la hora de publicar la entrevista, o, al menos, anotar entre paréntesis un (sic), para indicar la falta idiomática.


 http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=116781&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1375

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios