Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

23 mayo 2010 7 23 /05 /mayo /2010 22:55

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 24 de febrero de 2010

 

“País de delfines”, fue el titular de carátula de la revista Semana de la semana pasada.  En el artículo, exponen el caso de algunos aspirantes al Congreso que contarían con la ventaja política de descender de ex presidentes de la República o de “mártires de la democracia”.  Dice que en las próximas elecciones “se pondrá en juego la estirpe de seis presidentes que han gobernado a Colombia en los últimos 75 años”.

 

Y, aparte de estos candidatos, la revista aborda el tema de las “dinastías” que han comenzado diversos mandatarios colombianos, muchas de las cuales han logrado consolidarse a través de las generaciones.  La revista menciona velozmente a algunos miembros de las familias López, Santos, Lleras, Ospina, Gómez, Rojas, Turbay, Barco y Gaviria, aparte de otras que, pese a que nunca han alcanzado la Presidencia de la República, han logrado constituirse en verdaderas dinastías regionales.  

 

Por otra parte, olvida a familias tan representativas como la del presidente Guillermo León Valencia.  Valencia heredó las banderas del conservatismo de su padre, el poeta Guillermo Valencia, quien fue dos veces candidato a la Presidencia.  Y sus hermanos también se nutrieron de esta influencia.  Su hermana Josefina fue la primera gobernadora y ministra de Colombia y fue también senadora y embajadora, y su cuñado Guillermo Nannetti Concha fue ministro, senador y embajador. 

 

En cuanto a los hijos del presidente Valencia, Ignacio fue senador y embajador y Pedro Felipe, también embajador.  En la actualidad, la actividad política de esta familia está en cabeza de Aurelio Iragorri, yerno del ex presidente, quien fue gobernador del Cauca y ocupa desde hace varios períodos un escaño en el Senado de la República.

 

Pero hay casos mucho más complejos de interrelaciones familiares en el poder.  La revista menciona, por ejemplo, que los Mallarino han dado tres presidentes de la República y, los Mosquera, dos.  Pero, si se tienen en cuenta los enlaces maritales, el resultado sería de cinco presidentes para los Mallarino y cuatro para los Mosquera.   En esta clase de estudios hay que tener siempre en cuenta los círculos  concéntricos, los cuales presentan esquemas como el siguiente:

 

-         Jorge Holguín Mallarino, quien fue dos veces presidente de la República era:

-         Hermano del presidente Carlos Holguín Mallarino.

-         Concuñado del presidente Miguel Antonio Caro (hijo de José Eusebio Caro, fundador del partido Conservador).

-         Sobrino del presidente Manuel María Mallarino.

-         Yerno del presidente Julio Arboleda, quien era sobrino político del cuatro veces presidente Tomás Cipriano de Mosquera, quien era hermano del también presidente Joaquín Mosquera y suegro del presidente Pedro Alcántara Herrán, quien a su vez era primo hermano del presidente Francisco Javier Zaldúa.

-         Consuegro del presidente Rafael Reyes, a su vez cuñado del presidente Euclides de Angulo.

-         Tío político del presidente Roberto Urdaneta A. (casado con Clemencia Holguín y Caro, hija del ex presidente Carlos).

-         Suegro de Eduardo López Pumarejo, hermano del dos veces presidente Alfonso López Pumarejo, padre del presidente López Michelsen.

 

Es necesario comentar que las ramas de poder de este sorprendente panorama se apuntalan mucho más cuando se contempla la “familia extendida” de cada uno de los personajes que acabamos de mencionar.  La lista de parientes de estos gobernantes que han ocupado las más altas posiciones del Ejecutivo y han sobresalido en la Diplomacia es tan larga, que no nos alcanzaría con media docena de columnas para hacer referencia a todos.  

 

Con semejante red de parentescos, no es extraño que, a pesar de que don Jorge murió hace más de 80 años, su familia mantenga aún una alta influencia en el gobierno.  Vemos, por ejemplo, que todavía están activos en el poder algunos de sus descendientes, como son la actual embajadora en Brasil, María Elvira Pombo Holguín; la secretaria de Gobierno de Bogotá, Clara López Obregón; María Ángela Holguín, dos veces embajadora durante el presente gobierno; Mauricio Ramírez Koppel, director de INVIAS de este gobierno; el ex ministro y ex gerente del Banco de la República Miguel Urrutia Montoya, y el ex alcalde de Bogotá y ex embajador Diego Pardo Koppel.  Y vale la pena mencionar que sobrino biznieto de don Jorge es el ex ministro y ex gobernador Carlos Holguín Sardi (a la vez hijo y nieto de gobernantes del Valle), cuyo hijo, Carlos José, se ha desempeñado recientemente como embajador en el Ecuador.

 

A pesar de que en esta columna sólo hablamos de aquellos que ejercen el poder desde el gobierno y omitimos a aquellos (numerosísimos) que lo hacen desde el sector privado, es imposible no comentar que entre los descendientes de don Jorge está también Roberto Pombo Holguín, el director de El Tiempo.

 

Personalmente, no estoy en contra de las dinastías.  Pienso que son una escuela de aprendizaje de la compleja labor de ensamblar y manejar un país y forman un tejido de soporte que sostiene el Estado y evita su derrumbamiento. Sin embargo, lo ideal sería que en los intersticios de estas redes pudieran penetrar y posicionarse con mayor facilidad personas venidas de familias menos prestantes que han sido capaces de demostrar públicamente que tienen la inteligencia requerida y han alcanzado la preparación necesaria para entregar al gobierno y al país el aporte de las clases menos encumbradas.

 

(Link El Mundo) 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios