Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

23 mayo 2010 7 23 /05 /mayo /2010 22:41

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 3 de febrero de 2010

 

Hace pocos días, tuve el gusto de conocer la versión electrónica del inédito “Almanaque Ideal del año 30 de Cristo”.   Su autor, mi admirado amigo el historiador Germán Suárez Escudero, lo llama "ideal", porque es un salvataje, el mejor que podría hacerse, del caos cronológico de la Antigüedad, con las mejores ideas que se han podido conceptualizar en la investigación de esta problemática.

 

Nos cuenta este ilustre académico que tan riguroso trabajo es resultado de su vocación por el estudio de la cronología, mantenido por más de medio siglo, alimentado por medio de documentos bíblicos y profanos, y por toda clase de almanaques y de cuadros sinópticos hechos por él mismo, que le permiten presentar, en el término de minutos, cualquier calendario de la Era Cristiana, y aún desde el año 44 a de C.

 

Este original registro cronológico nos proporciona una sustancial cantidad de informaciones significativas acerca de la distribución del año en los tiempos de Cristo.  Nos aclara, por ejemplo, lo relacionado con la reforma gregoriana, que corrigió la cuenta de la duración del año, y los cambios estructurales que han sufrido algunos meses.

Y ya que nos referimos a este nuevo producto intelectual del profesor Suárez, sea esta la ocasión para hacerle un reconocimiento a la vasta trayectoria de este estudioso que, paradójicamente, es más conocido en otras latitudes, que en su propia comunidad paisa. 

 

Este frontineño pura cepa se graduó en Administración de Negocios, en la Universidad de Columbia.  Sin embargo, a pesar de que bien habría podido dedicarse a las gestiones financieras, decidió consagrarse a la Historia, a la Geografía y a la Cartografía, materia esta última en la cual se especializó con empeño y excelencia tales, que llegó a convertirse en máxima autoridad de nuestro departamento.

 

Su trabajo empezó a darse a conocer en los años cincuenta, cuando la Editorial Bedout y la Comunidad Lasallista comenzaron a publicar sus mapas, láminas escolares y libros como “Todo Mapas”,  “Medellín, su historia y su geografía”,  “Valle del Cauca” y  “Caldas”.  Por esos mismos tiempos, cuando proveía de tan interesante material a la Federación Nacional de Cafeteros y al Colombia Information Service, se produjo el relevante fenómeno de que ¡sus mapas llegaron a venderse más en Nueva York que en Bogotá!

 

Nos cuenta el doctor Suárez que, poco después, en 1964, calificó para trabajar en la Nasa, pero con la condición de renunciar a la ciudadanía colombiana, requisito que lo llevó a declinar tan provocativa oferta.  De la misma categoría fue la invitación que recibió, por parte de la Secretary Air Force Office Information, para viajar, junto a un importante grupo de profesores de distintos países, al remoto Campamento Centuria, en Tule, Groenlandia.

 

Y al mismo tiempo que desarrollaba sus investigaciones con proyección internacional, nuestro protagonista continuaba instalando sus grandes mapas de Colombia en Relieve, de escala 1: 750.000, en muchos colegios y universidades del país.  En relación con estos mapas magistrales, el poeta Jorge Robledo Ortiz diría que: “Para Germán, el cuerpo de Colombia no tiene ningún secreto. Lo ha sentido totalmente desnudo, palpitante, prisionero en la red de sus ríos, en la resolana de sus valles y en la frescura de sus montes donde se encharca la sombra”.

 

Entre sus magníficamente bien documentados estudios históricos, vale la pena mencionar el libro “Medellín, estampas y brochazos”, publicado por el Concejo de la ciudad, y su “Diario de Colón”, recogido en un libro, luego de ser publicado durante 72 días consecutivos, en 1992, por El Colombiano, uno de los periódicos de los que ha sido colaborador.

 

Entre otras de sus más interesantes creaciones están, por ejemplo, una rara y funcional presentación del globo terráqueo, y un Planisferio Afrocéntrico, por medio del cual pretende apuntalar su demostración de que el meridiano de Greenwich no es el genuino primer meridiano.  Ojalá pudiera publicarse este planisferio, pues, sin duda, contribuiría notablemente al posicionamiento de Colombia en el campo de la Cartografía.

 

Gracias a  su extenso trabajo académico y científico, nuestro amigo Germán ha sido llamado para ser miembro de asociaciones internacionales de la talla de la National Geographic Society y de la American Geographical Society, además de instituciones locales, como la Academia Antioqueña de Historia, la Sociedad Bolivariana de Antioquia y el Club de Geografía de la Universidad de Antioquia.    Sin embargo, para él, el verdadero homenaje no ha surgido de las instituciones de su gremio, sino de la gente común a la que ha podido ayudar a través de sus realizaciones.  Recuerda, por ejemplo, a un estudiante del Japón, que le escribió: “¡Por favor!, mándeme su último mapa de Colombia. Como no puedo incluir dinero en la carta, le pago con estampillas de correo”. 

 

Volviendo a su almanaque, esperamos que algún empresario se interese por tan atractivo producto, para que muy pronto esté en la Web, compitiendo con los más acuciosos estudios que se han hecho sobre la muerte de Cristo, y para que sea publicado y pueda llegar a las bibliotecas, donde, estoy seguro, sobresaldrá como una de las publicaciones más sorprendentes.

 

(link El Mundo)

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios