Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

1 junio 2010 2 01 /06 /junio /2010 06:59

OLGA ELENA MATTEI

El Mundo, 22 de agosto de 2005

 

Alguien me dijo que la razón por la cual me gusta tanto la obra de este joven es por que, después de que le lavé la cabeza, lo puse a escribir poemas que parecen idénticos a los míos...  Por el contrario:  es porque son como yo quisiera poder escribir.  Son los poemas que yo hubiera querido escribir pero no supe.  Los poemas de Sergio Esteban Vélez son mucho mejores que los míos.  

Tenía sólo seis años cuando empezó a escribir y a publicar sus poemas. “El Niño Poeta”, era su título.  La prensa lo entrevistó y subrayó su precocidad. Yo lo leí con deleite en 1996.  En su período infantil, escribió 7 libros y publicó 2 de ellos.  Su elección, en cuanto al estilo poético en el que se movía entonces, fue la del verso tradicional que llamamos “centenarista”.  Ello se debió posiblemente a la prodigiosa facilidad que tiene para la rima automática, su gran oído para la musicalidad y el ritmo, su innato sentido de la métrica.  Todo esto hace que su poesía sea agradable y penetrante y colme el gusto de la gran mayoría de sus lectores. 

Permaneció mudo por un tiempo, y, de repente, al cumplir 20 años, se desató en un torrente que estaba represado... y produjo un conjunto de poemas, cuya excelencia me deja sobrecogida.  De corte moderno, pero nada árido, y lejos del vacío de significado con que llenan renglones algunos jóvenes poetas prepotentes que llaman poema a cualquier pensamiento puesto en un letrero.

Encuentro en su poesía múltiples elementos enriquecedores, como su amplio vocabulario, su abundante metáfora, su vibrante sensibilidad. Giros sorprendentes, inesperados; visión existencial llena de un phatos expresado con originalidad poética e ironía.

Es capaz de fundir modos llenos de espiritualidad, de sarcasmo filosófico, de vuelo poético, con modos tan opuestos como el corte seco de la Antipoesía y el dato intelectual del brillo de su cultura, ya que conoce al detalle temáticas como la Literatura, las Artes, la Música, la Geografía y la Historia universales, las de Colombia, la Política, nuestra genealogía (y en estas tres últimas su erudición nos maravilla), sabe también acerca de Derecho, de la historia y la evolución de las distintas religiones y sus tesis. Puedo mencionar cualquier personaje histórico o mundial, y él conoce bien su biografía, sus peculiaridades, las razones de su notabilidad... y su manía del conocimiento lo lleva a despertar entre nosotros, sus amigos, al principio algunas sonrisas perspicaces, y, finalmente, a veces, estruendosas carcajadas, cuando se nos revela su meticuloso placer en asediar las genealogías de nuestra gente.

Estas cualidades concuerdan con algunos de los rasgos de su personalidad, como su profunda espiritualidad, y, si me perdonan la mención inmediata de una característica tan antagonizante, hay que reconocerlo, su exquisita elegancia en el vestir y en sus modales.

 De todo ello se nutre su don de gentes, que todos disfrutamos.  Desde sus 13 años ya era amigo de grandes personalidades, tales como políticos, gobernantes, directivos, empresarios, jerarcas de la Iglesia, personajes de la cultura de todo el país, y de nuestra alta sociedad.

 Por eso, cuando a los 12 años sabía que ya era una persona capaz de realizar cualquier proyecto en el que necesitara desplegar gran liderazgo, capacidades organizativas, don de gentes, entusiasmo, energía y constancia, lleno de buenas ideas, puso manos a la obra... y por primera vez en dos siglos de cultura y literatura, tenemos Academia Antioqueña de las Letras.  

Sergio Esteban Vélez no solamente probó ser un niño y joven precoz, un líder, un estudioso, “adicto al conocimiento”, y una persona de gran talento, sino también un sorprendente, excelente, moderno y maduro poeta.

 

Compartir este post

Repost 0

Comentarios