Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

22 marzo 2010 1 22 /03 /marzo /2010 01:59

 

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo, 21 de octubre de 2009

 

En el pasado Festival Internacional de la Poesía de Trois-Rivières, tuve la grata sorpresa de descubrir la obra poética y el trabajo de gestión cultural de Giovanny Gómez, el poeta bogotano que representó a nuestro país en tan reputado evento intercontinental.

A pesar de su juventud (30 años), Gómez se está consolidando como una de las más prometedoras figuras de nuestra poesía y como un ejemplar propulsor de la cultura en la ciudad de Pereira, donde se ha ganado el respeto y la admiración de la comunidad en general.  Gómez, además de crear poesía, se dedica a divulgar la obra poética de sus “rivales” y a celebrar la de todos.

Entre sus realizaciones, podemos destacar la creación de la revista literaria Luna de Locos, la cual ha logrado convertir en una de las mejores del país, a pesar de las dificultades que implica el trabajo cultural de excelencia en un medio como el nuestro, tan hostil para el patrocinio a la poesía.  La buena calidad del contenido y de la impresión de Luna de Locos ha logrado que además de llevar ya casi veinte ediciones y de haberse hecho a la fidelidad del público culto del Eje Cafetero, algunos de los principales escritores de nuestro país hayan apostado por esta idea y hayan decidido colaborar activamente con la misma, no sólo a través de artículos, poemas y entrevistas, sino también mediante su trabajo voluntario en el consejo editorial de la revista.  Dicha junta está compuesta por autores de la categoría de William Ospina, Héctor Abad, Juan Manuel Roca, Enrique Serrano, Ramón Cote Baraibar, el crítico Luis Fernando Afanador y, por supuesto, nuestro poeta Gómez.

Al darse cuenta, a través de la acogida de Luna de Locos, de que el público pereirano tenía sed de poesía, Giovanny se dio a la quijotada de crear allí mismo un festival internacional de este arte.  Y, más allá de las tribulaciones financieras y logísticas que habrá tenido que atravesar y del desaliento que seguramente le habrá producido la indiferencia de la empresa privada ante la realización de eventos de este tipo, sobre todo en una ciudad pequeña, el poeta Gómez se ha salido nuevamente con la suya: el Festival Internacional de Poesía de Pereira ha culminado con éxito tres versiones, con la participación de algunos de los más distinguidos poetas vivos colombianos y latinoamericanos, y ya está adelantando el programa de la cuarta edición. 

Este festival, completamente autónomo e independiente del de Medellín, como nos comentó el mismo Gómez, cuenta con la particularidad de que, contrario a otros eventos de este tipo, hace énfasis especial en divulgar la belleza y grandeza de la poesía escrita en lengua española.  Y muchos aplaudimos esta acertada orientación que el poeta Gómez ha querido dar a su festival, pues, sabiendo que hay más de veinte naciones hispanohablantes llenas de buenos poetas (sin contar a aquellas en las que el español está creciendo con fuerza como segunda lengua), lo ideal es mostrar a nuestras gentes la obra de los poetas de esos países, antes que la de autores indígenas, africanos o asiáticos, etc... que, si bien gozan de prestigio en sus respectivas patrias, cuando son traducidos, no pueden transmitir en nuestro idioma (por lo menos en poesía, ya que en prosa sí es más fácil) la melodía prístina de sus poemas, ni su ritmo original, ni los ricos giros de su vocabulario, ni el sentimiento propio de las palabras en sus lenguas, y, para rematar, al ignorar el español, no pueden interactuar fácilmente con el público que los recibe y que quiere aprovechar al máximo su presencia.   Sólo en casos de absoluta necesidad de divulgación, como la de poder conocer la poesía de autores de máxima gloria universal, como Shakespeare, Baudelaire, Whitman, Byron, Schiller, Eliot, Cavafis, etc., etc., se excusa la precariedad que impone la traducción a la poesía.

El hecho de que nos hayamos extendido en comentar las valiosas ejecutorias culturales de este gestor no quiere decir que dejemos en segundo plano su obra poética, la cual ha sido exaltada por críticos y poetas de reconocido criterio. Hace tres años, su primer libro, “Casa de humo”, mereció el Premio “María Mercedes Carranza”.  El jurado, que se refirió a su obra con los más elogiosos comentarios, estuvo integrado por Juan Gustavo Cobo Borda, Jotamario Arbeláez, José Luis Díaz Granados, Hernando Cabarcas y Mario Rivero.  Este galardón hizo visible su obra a los “pontífices” de nuestras letras, que quedaron tan positivamente impresionados, que han hecho lo pertinente para que, de la mano de los entes gubernamentales, Gómez pueda fungir como embajador poético de nuestro país en numerosos eventos internacionales de importancia, en países como Francia, España, Canadá, México, Argentina, Chile y Venezuela. 

Como dijimos arriba, en esta ocasión no nos queda espacio para calificar la obra poética de Gómez, a la cual esperamos dedicar una futura columna, donde reproduciremos algunas opiniones de colegas importantes, como William Ospina, que se han ocupado de explorarla.

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios