Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

24 noviembre 2012 6 24 /11 /noviembre /2012 22:11

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

 

 

Una de las mejores cosas de vivir en Canadá es tener la oportunidad de disfrutar constantemente de la alta cultura, ampliamente auspiciada y omnipresente en este país. Aquí, un ciudadano promedio puede gozar del inmenso placer de ser asiduo a conciertos, exposiciones de arte y festivales literarios y artísticos diversos.   Personalmente, uno de los certámenes culturales canadienses que más me han maravillado es el Internacional de Fuegos Loto-Quebec, la gran competición intercontinental que desde hace 28 veranos ha presentado en Montreal lo mejor de la pirotecnia mundial.

 

Hoy quiero referirme a la grandiosidad de este evento, que, gracias a su excelencia, ha logrado consolidarse en todo el Orbe como “las olimpiadas de la pirotecnia”.

 

No hay compañía artificiera que no quiera participar en este certamen. Y, si el hecho de ser seleccionado para competir es de suyo un honor que llena de prestigio, obtener el gran trofeo, el “Júpiter”, representa, para el ganador, ser ungido oficialmente entre los “grandes”, ser coronado como “Campeón del mundo”. Los criterios del jurado, a la hora del fallo, son la diversidad y la calidad de las piezas pirotécnicas, la riqueza de los colores, la sincronización, la banda sonora de cada espectáculo, la concepción técnica, la utilización del espacio y la concepción piromusical (armonía de la música y las piezas pirotécnicas, la originalidad y la dinámica rítmica del matrimonio luces-música, durante la media hora que dura cada presentación).

 

Por esto, de todos los rincones del planeta, llegan a este concurso propuestas pirotécnicas de altísimo valor. De ellas, alrededor de 250 se han materializado en Montreal. Así pues, a lo largo de los años, la meta por hacerse al preciado galardón que ofrece este festival ha impulsado un tremendo desarrollo del arte de la pirotecnia. 

 

Porque, entre lo que hay que exaltar de este evento, destaca el hecho de que ha sido el que mejor ha sabido tratar a los trabajadores de la pirotecnia no como artesanos, sino como verdaderos artistas. Es preciso tener en cuenta que hoy en día la tecnología de los fuegos artificiales se ha convertido en todo un arte, de práctica muy compleja, que implica el dominio de sofisticados programas informáticos que logran la ejecución cuasiautomática de las secuencias de las detonaciones, de las exquisitas “coreografías” que estos artistas esbozan y diseñan con todo rigor. 

 

Así, estos creadores deben saberlo todo acerca de los procesos computacionales necesarios para generar todo un sistema de engranaje, debidamente coordinado, que hace que los disparos, al son de la música, vuelen con tanta sincronía y buen ritmo como cualquier espectáculo de ballet.

 

Y además de ser peritos en computación, estos artistas deben también ser expertos en química y en leyes físicas. Gracias a estos conocimientos, consiguen la producción de los colores y los efectos especiales de sus explosiones. Vemos pues cómo la labor del pirotecnista de hoy no consiste simplemente en disparar pólvora desorganizadamente, como algunos podrían creer, sino en desplegar de manera ordenada y perfectamente programada sucesiones prodigiosas de luces espectaculares en el cielo. Un arte lleno de secretos.

 

Y el público sabe apreciar el talento de estos creadores. Se calcula que anualmente más de tres millones de personas se congregan para asistir a estas exhibiciones mágicas. Muchos de ellos, turistas que se desplazan a Montreal atraídos por la reputación incomparable de estos espectáculos. Esto, por supuesto, produce beneficios económicos significativos para la ciudad. Los hoteles presentan altas tasas de ocupación, restaurantes y comercios incrementan sus ingresos, las agencias de viajes prosperan e incluso hay compañías que ofrecen competitivos planes de cruceros por el río San Lorenzo, para ver desde el agua los inefables fuegos pirotécnicos. Todo esto sin contar los cientos de empleos que este campeonato genera directamente.

 

Pero lo más importante es el impacto de esta fiesta en el estado anímico de las personas. Los habitantes de Montreal y los aficionados de todo el mundo esperan el año entero a que sea el verano para poder vibrar en éxtasis con el milagro que realizan los artificieros presentes en esta competición: ¡crear verdaderos cosmos en miniatura! ¡Trazar en el cielo negro los más refinados poemas visuales!

 

Esperamos que no sea lejano el día en el cual nuestros países latinoamericanos hayan avanzado tanto en la resolución de los problemas de infraestructura, educación, salud, vivienda, transporte y demás necesidades básicas de sus ciudadanos, que puedan darse el lujo de utilizar algún dinero extra en diversiones públicas de la calidad y la categoría que los espectáculos del Internacional de Fuegos Loto-Quebec han podido alcanzar. 

 

El Mundo, 1 de agosto de 2012

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios