Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 08:49

 

 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ


El Mundo, 11 de agosto de 2008

 

En el Club Campestre, se presenta la obra de la joven artista Margarita Vélez, quien rinde homenaje a Andy Warhol, en el octogésimo aniversario de su nacimiento.

 Por estos días, las obras que cuelgan de las paredes del Club Campestre de Medellín nos llevan a evocar los tópicos y la estética del Pop Art.  Dado el éxito de la exposición de Margarita Vélez, el año pasado, en ese mismo recinto (se vendieron todas las obras), esta corporación ha decidido exhibir una segunda muestra de esta artista, que avanza a pasos agigantados en su experimentación técnica, hacia un resultado que, por consenso, ha sido calificado de excelente.

Y, como se trata de una artista hiperactiva en un “momentum” de fertilidad, el próximo 26 de agosto, sumará a su serie de muestras de este año la inauguración de otra exhibición individual, en el Hotel Belfort.

Esta nobel creadora se dio cuenta de que lo suyo eran las Artes Plásticas, cuando estudiaba Publicidad.  Los dibujos y diseños que debía desarrollar hicieron que aflorara la sensibilidad artística que le inculcaron en su hogar, en el que siempre estuvieron presentes las Artes y las Letras, representados por su tío, el humanista Antonio Vélez y su prima Ana Cristina Vélez, directora de la revista de Arte de la Universidad de Antioquia.

Su entusiasmo al encontrar en el Arte el camino hacia la elación personal, la llevó a considerar necesario dedicarse de lleno a su realización en esta vocación. 

Y se ha entregado al Arte con tanta energía, que, en sólo cuatro años de profesionalización en este campo, ya ha presentado su obra en 14 exposiciones.  Entre las colecciones que albergan producciones suyas, descuella la del Hotel Holiday Inn Medellín (en La Strada), que exhibe de manera permanente 48 cuadros de su autoría.

La estilística por la que ha optado ha tenido diversos enfoques, siempre en procura de fusionar los conocimientos de Artes Gráficas adquiridos durante su carrera de Publicidad, con los de Artes Plásticas que ha acopiado, a lo largo de la investigación técnico-sociológica que ha venido desarrollando para encontrar su propia impronta.   En esta asociación entre la Publicidad y las Artes Plásticas se ha sentido guiada por los estudios que difundió otro gran publicista que se sintió más cómodo en la Pintura: Andy Warhol.  Y, justamente, Warhol ha sido el escogido por Margarita como el artista guía a la hora de asumir las cuestiones substanciales de su producción pictórica. 

Así, ha hecho propias temáticas del quehacer del Pop, como retratos de luminarias o de grandes personajes (como Chaplin, Marilyn Monroe... y hasta el presidente Uribe) y la disposición de diversas problemáticas de ciudad y del consumo, como eje principal de sus obras.  Acerca de esto, la misma pintora sabe que, como publicista, parecería extraño que su obra se esté orientando a criticar el consumismo.

A pesar de que ha querido rendir homenaje al genio de Warhol, tiene muy claro que el suyo es un Pop Art netamente antioqueño.  Los elementos del consumo y las causas de la crisis social son muy distintas, teniendo en cuenta los lugares, los contextos históricos, políticos y económicos,  por eso esta pintora es consciente de que, la representación del Empire State puede causar el efecto esperado en una sociedad como la norteamericana, pero no en la colombiana, en la cual los conflictos son otros.

Acerca de estas consideraciones, el pintor Pascual Ruiz anota que: “En nuestra Antioquia, Pedro Nel Gómez hizo Pop Art, cuando pintó sus barequeras, que eran ‘el pan de cada día’ en su comunidad.  Óscar Jaramillo hizo lo mismo, representando artísticamente los burdeles de Lovaina. Lo que pasa es que el consumo es distinto, dependiendo de las sociedades: en Estados Unidos, el objeto sería la sopa Campbell´s, pero en Lovaina, es la puta; en Guayaquil, son las yucas, la remolacha y el aguardiente. Cezanne hizo mucho Pop Art, pintando manzanas y botellas de vino (...)  Warhol sobredimensionó lo popular, lo sublimizó y así pudo enrostrarle a la sociedad lo terrible que es el afán por el consumismo”.

Precisamente, esta ha sido la perspectiva de la pintora Vélez, quien se ha preocupado por estudiar el legado artístico de sus antecesores.  Así, con alguna influencia del trabajo Kitsch del antioqueño Juan Camilo Uribe y del “Pop santandereano” de Beatriz González, Margarita Vélez se ha interesado por llevar a su arte la proyección de un aspecto tan fundamental en el alma del pueblo paisa, como es el de la religión.  Este interés la condujo a ejecutar una serie de obras que representaran en vivos colores la esencia religiosa de Antioquia, a través de íconos como el Sagrado Corazón de Jesús o La Última Cena.

Muy autocrítica y acuciosa estudiosa, su exploración la ha llevado a nutrirse de la obra de pintores representantes de vertientes diferentes al Pop.  Ha estudiado la obra de los mayores maestros latinoamericanos, entre los cuales, especialmente, le gusta la obra de Fernando Botero, “por criollo”. En el panorama antioqueño, por ejemplo, se ha sentido atraída por las consideraciones artísticas de Ethel Gilmour y Germán Londoño.

A pesar de que en muchos de los grandes salones de artistas, facultades y galerías se pregona que “La Pintura está pasada de moda”, Margarita Vélez ha decidido ser fiel a sí misma y no alejarse del lienzo y del óleo, que son los instrumentos con que mejor puede expresarse.  Al respecto, ella dice que:  “Lo de ahora es aburrido.  No me gustan ni los videos ni las instalaciones: me parecen facilistas y no me llenan.  Lo que me gusta es la Pintura”.

Por el momento, tiene sus miras puestas en el Exterior.  Y ya tiene varias propuestas de galerías internacionales.  Sin embargo, asegura que en Medellín se siente “una privilegiada”, ante la acogida y buena crítica que han tenido sus creaciones, no sólo entre los altos conocedores, sino también en el público comprador.

 

 SU ESTILO

El Pop Art

 

Las inquietudes intelectuales y sociales, el colorido y las técnicas en la obra de Margarita Vélez encajan en los paradigmas del Pop Art.  Teniendo en cuenta la temprana muerte de su “artista – guía”, Andy Warhol, esta pintora se propone llevar “más allá” la enseñanza de los grandes maestros de este estilo.  

Esta escuela creativa (el Arte Pop), apareció simultáneamente, pero de forma independiente (de 1955 a 1960), en el eje de Estados Unidos e Inglaterra.  Nos dice el crítico caldense Leonel Estrada que esta tendencia se ocupa de la ironización en el arte, de la sociedad de consumo, aunque este arte se convierte, a la vez, en un producto de la misma. 

El Pop Art elevó los objetos de la vida ordinaria a obras artísticas; incorporó en su temática nuevas formas y nueva iconografía; también el arte comercial, el cine, lo urbano, las tiras cómicas, los signos, las imágenes triviales, los avisos de publicidad, las etiquetas de los supermercados, etc.  Enaltece la banalidad y se apoya en las imágenes corrientes, en el lugar común, en lo trivial; en lo sacado de la televisión, de las revistas, de la moda...

En su momento, el Pop Art fue una vanguardia juvenil y transitoria, para una sociedad que no reaccionaba sobre causas y efectos.  Su nombre lo dio el crítico inglés Lawrence Alloway, en 1956.  Equivale en Europa al “Nouveau Realisme”, de Pierre Restany.

Entre sus militantes, sobresalen las figuras de Warhol,  Rauschemberg, Rosenquist, Jasper Johns, Oldemburg, Segal y Liechtenstein, como anota el crítico Estrada.

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo

Comentarios