Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 08:33
 
SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

El Mundo,  30 de agosto de 2008
 
El joven artista antioqueño Wldrey Felipe Vásquez, radicado en París, está de visita en su ciudad, Medellín, para rememorar su propia historia y alimentar su obra.
 
A pesar de su juventud (no ha cumplido los 30 años), Wldrey Felipe Vásquez puede ostentar una formación académica y una madurez conceptual muy superior al promedio de los artistas colombianos de su generación.  A pesar de que ha pasado casi la mitad de su vida en el Exterior, no ha podido olvidarse de Colombia y ha convertido la evocación de la infancia en su tierra en su principal fuente de inspiración.
Desde niño, siempre se le veía dibujando y haciendo indagaciones artísticas.  Por esto, una vez cumplió los quince años, ingresó al Instituto de Bellas Artes.  Allí, estudió, por cinco años, las diversas técnicas de la Pintura.
En esos tiempos, cuando fue alumno del artista Freddy Serna, de pintura acrílica, se dio cuenta de que su obra de entonces tenía semejanzas con la de aquel, especialmente por el interés por pintar las casas y el panorama de los barrios populares.
 
Se abren nuevos horizontes
 
Graduado en Bellas Artes, viajó a las Antillas Holandesas, donde estudió francés, pensando siempre en la posibilidad de especializarse en Francia, país que siempre ha sido objeto de su fascinación.  Y su deseo se materializó, pues, poco después, viajó a Niza, a estudiar Literatura Francesa, en universidad principal de esa ciudad.  Y, desde ese momento, no pudo apartarse de ese país, seducido por la conciencia cultural de sus gentes y el vertiginoso ritmo de la vida cultural, hasta en las pequeñas villas de esa nación.
Al año siguiente, se trasladó a la ciudad de Nantes, atraído por una oferta de hacer una maestría en Diseño de Espacios, alternativa que ofrecían pocas universidades europeas y que le había interesado especialmente desde el inicio de sus exploraciones.  El énfasis de este nuevo enfoque de su preparación no era el de incursionar en la Arquitectura, sino el de estudiar a fondo el papel de los objetos y los ambientes en el Arte Contemporáneo.  En pos de profundizar en el análisis de estos ítems, fue autorizado a hacer una parte de esa maestría, en la ciudad holandesa de Utrecht, donde la orientación que se ofrecía era más hacia el Diseño Interior Urbanístico. Desde entonces, en su trabajo se hizo más notoria su intención de centrarse en asuntos de la ciudad y de la relación de su cuerpo con el exterior, con los objetos y con los demás seres humanos.
Así, se dio cuenta de que, para lo que él quería en el Arte, era mejor “no hacer escultura por hacer un objeto bello, sino tomar objetos de la vida cotidiana y analizar sus formas, para ver cómo estos objetos interactúan con las personas y con el espacio”.
Pero, más allá de sus altos estudios en aquellas universidades, tenía muy clara su intención de ingresar a la Escuela Nacional de Bellas Artes de París.  Y, a pesar de lo difícil que es la admisión allí, por tratarse de la escuela de Arte más prestigiosa de Francia, nuestro artista lo logró, gracias a la calidad del trabajo que había desarrollado en los años anteriores.  Y, a partir del 2004, se sumergió en el multicolor panorama que le abría aquella venerable institución.  
Allí, conoció a su artista guía, Christian Boltansky, paralelamente hacía un master en Multimedia (video, performances, instalaciones).
Posteriormente, hizo un “post-master”, como “artista en residencia” en la Ciudad Internacional de las Artes, de París.  En ese momento, sus motivaciones lo llevaban a complementar sus investigaciones sobre el Espacio, con estudios de Arquitectura, en la Escuela Superior, de la “Ciudad Luz”.  El año pasado, obtuvo la nacionalidad francesa.
 
Sus enfoques
 
Las decisiones estilísticas de nuestro artista miran hacia progresar en un trabajo analítico y filosófico, con una idea de base que le permita desarrollar un proyecto plástico, en su caso plasmado a través de videos, performances e instalaciones, vertientes artísticas con las que se siente más identificado, pues, a pesar de que en años anteriores demostró su excelencia en el dibujo y la pintura, estas técnicas le parecen insuficientes para transmitir lo que él quisiera que los demás pudieran aprehender a través del conjunto de los sentidos, más allá del de la vista, que es el único que se utiliza en la compenetración con la obra en lienzo.   “Si muchos artistas han concretado su sentir a través del lienzo, tal vez uno podría hacerlo con acciones más personales, en las cuales uno mismo viva la obra de Arte”, considera Vásquez.
En este sentido, en cuanto a sus incursiones en el performance, afirma que: “Uno como artista plástico, debe determinar cuál es el ámbito en el que se debe mover.  Es bueno inspirarse en el Teatro, que puede aportar mucho al performance, pero hay que guardar un límite y el performance debe estar dentro de las Artes Plásticas”.
Aclara, sin embargo, que con esta clase de Arte es preciso saber diferenciar entre los que pueden revelar verdadero trasfondo y aquellos que lo toman por el lado facilista: “En esta época, las instalaciones pueden ser una excusa para artistas que quieran hacer las cosas fáciles y el problema es que, para un espectador de base es muy difícil saber quién es bueno y quién se está burlando”.  Así, sus opiniones no distan mucho de las del maestro David Manzur, quien, esta semana, en conversación con este periodista, aseguró que: “La escultura y la pintura no se acabarán nunca. Lo que sí se les ha acabado a muchos es el talento y, sin talento, cualquier extravagancia es válida en la ‘modernidad’”.
Y su propuesta ha gustado a los curadores de Francia, a tal punto, que ha sido invitado a exponer en cerca de 50 exhibiciones, entre individuales y colectivas.   Su triunfo más reciente fue haber sido seleccionado, este año, como uno de los artistas participantes de la prestigiosa Bienal de Arte Contemporáneo de Cachan.  Allí, mostró su obra, al lado de artistas tan distinguidos como Julio Le Parc, uno de los mayores creadores latinoamericanos.  
 

  
CHRISTIAN BOLTANSKY
Su maestro
 
Cuando Wldrey Felipe Vásquez estudiaba en Nantes, visitó una exposición de Arte Contemporáneo, en la cual conoció la obra del artista Christian Boltanski, la cual lo sorprendió porque aquel maestro franco-polaco trabajaba temas muy parecidos a los suyos, como son la infancia, los recuerdos, la familia y la identidad personal, los cuales, en ese momento, absorbían el pensamiento de Wldrey, teniendo en cuenta la distancia que lo separaba de Colombia.
Boltansky (Paris, 1944) es fotógrafo, escultor y cineasta, conocido especialmente por sus instalaciones, que lo han llevado a consolidarse como uno de los principales artistas de Francia.
Nacido, a finales de la II Guerra Mundial, en una familia marcada por el holocausto, guió su carrera por sí mismo, de forma autodidáctica. A finales del decenio de 1960, comenzó a reconstruir su infancia a partir de fotografías.  Y, desde ese momento, ese sería el tema central de sus producciones.
Una vez admitido en la Escuela Nacional de Bellas Artes de París, Wldrey Felipe se aproximó a Boltansky, profesor de la misma, y, a pesar de que el consumado artista consideraba que Vásquez ya tenía una obra madura y que no necesitaba su guía, accedió a recibirlo en su taller, para trabajar y conocer su proceso de creación y su mundo artístico personal.   Desde entonces, Boltansky se convirtió en su maestro.
Nos cuenta Vásquez que aquel gran artista europeo aprecia mucho su trabajo. Y, así como Boltansky se siente “hijo artístico” de Warhol y de Beuys, a los cuales conoció personalmente; Vásquez se declara “hijo” y seguidor de Boltansky.  De manera que vendría siendo “nieto” de aquellos grandes del Arte Mundial.
 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo

Comentarios