Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

28 mayo 2009 4 28 /05 /mayo /2009 07:53
    
    
 SERGIO ESTEBAN VÉLEZ  
    
 El Mundo, 17 de junio de 2008  
    
    
 Un selecto jurado escogió, de entre más de 1.400 participantes, a la columnista de EL MUNDO Mariluz Uribe de Holguín, como ganadora del concurso "La más bella carta de amor".   
    
 Hasta el 14 de marzo, se recibieron trabajos para participar en la  
  segunda edición del concurso "La más bella carta de amor". Y gran dificultad fue para el jurado seleccionar la carta ganadora, pues la convocatoria fue tan exitosa, que llegaron más de 1.400.   
 El jurado, compuesto por personalidades de la vida nacional, como el ex presidente Belisario Betancur, Beatriz Salazar, Ivonne Nicholls, Pilar Castaño, Juan Gustavo Cobo Borda, Monseñor Juan Miguel Huertas, Simón Gaviria, David Luna, José Gabriel Ortiz y John Frank Pinchao, desarrolló la larga tarea de leer la totalidad de las misivas, de las cuales preseleccionaron 110, para, finalmente, señalar solo 6 cartas finalistas.  
 Para el jurado, reunido en la finca La Conchita (de donde vienen las rosas de Don Eloy), no fue difícil tomar una decisión: la carta enviada por Mariluz Uribe de Holguín era la ganadora. "Lloraron leyéndola", le contó la jurado Beatriz Salazar de Rueda a Mariluz.  
 Ella, la misma noche en que le entregaron el premio, nos escribió para hacernos partícipes de su triunfo: "Muy bonita la reunión de  
 premiación, en el Museo El Chicó, con selecto público, la gente de Rosas Don Eloy (nombre tomado por la familia de Germán Ribón y Valenzuela de su antepasado Eloy Valenzuela, compañero de Expedición de José Celestino Mutis), Montblanc, Aviatur y Air Comet (patrocinadores). Creo que leí la carta casi bien, el público aplaudió “de patitas” y me preguntaron si mi profesión era escritora. Que fue una decisión del 100% de los jurados... Picadas de verdad y vino con jugo de fresas. Alguien m preguntó algo así como que si estaba sorprendida, y espontáneamente dije que no, ¡que estaba acostumbrada! No se por qué me salió eso. Fotos... y yo, en vez de agradecer, regañando a los fotógrafos por no doblarse para disparar (...) recordé mis tiempos de modelo y lo que aprendí con Hernán Díaz".   
 Con este primer puesto, se hizo acreedora a un viaje a Madrid, para dos personas, con tiquetes en clase Ejecutiva y estadía en el Ritz (piensa viajar con su hija); además de un Juego de escritura Montblanc y rosas de Don Eloy, cada 15 días, por un año.   
 La ganadora dice de este premio que es "un 'succés fou', que la anima a seguir mandando escritos a los concursos”, cuando se entere, pues dice que nunca sabe dónde salen esas convocatorias, ni cómo supo de ésta.  
 "La carta a Dios" (que ya ha sido traducida al danés y publicada en Dinamarca), fue escrita como una de las herramientas de catarsis que utilizó durante el proceso de duelo por la temprana muerte de su hijo, Jorge Holguín Uribe, hace ya casi 20 años. Su inmensurable angustia, durante la enfermedad de su hijo, en un hospital de Copenhague, está plasmada en "De frente a la muerte", libro cuya edición prepara y que, por el momento, puede ser leído en la página web www.jorgeholguinuribe.com, la cual ha  
 creado Mariluz, para divulgar las producciones literarias y escénicas que hicieron que su hijo Jorge, a pesar de su juventud se convirtiera en escritor y dibujante, además de bailarín y coreógrafo de gran prestigio en Dinamarca.   
 Y muy seguramente, fue de su madre de quien Jorge heredó la multiplicidad de sus talentos, pues Mariluz no ha tenido una vida cualquiera.  
 Esta paisa, nació, como ella cuenta: "En la Plazuela de San Ignacio de Medellín, Colombia, S.A., a las 8:00 AM., bajo el signo de Libra". No dice en qué año, pues su madre, Lía Jaramillo Sierra, “les prohibía hablar de años, religión, política, ancestros y plata”.   
 Vivió parte de su infancia en Francia y en Argentina, donde su padre, el patriarca liberal Ricardo Uribe Escobar (posteriormente, rector de la Universidad de Antioquia y designado a la Presidencia de la República) desempeñó altos cargos diplomáticos. La vida en lugares distintos y el conocimiento de culturas diversas alimentó la personalidad de Mariluz. En París, por ejemplo, (donde decían en los años 30 que era más barata la vida que en Colombia, porque un dólar se conseguía con 80 centavos de peso colombiano) aprendió a hablar el francés, y en Buenos Aires, cuando apenas frisaba los 11 años de edad, resultó ganadora de un concurso de Dibujo de la Royal Drawing Society de Londres, en el cual participaron representantes de todos los colegios ingleses del mundo.   
 Por esos años, fue cuando también encontró la escritura como escape del mundo y medio de sublimación. Y, justamente, con los escritos de esa época, "Diarios de una niñita", piensa comenzar un libro que prepara con sus crónicas.  
 El cosmopolitismo de su educación la llevó a convertirse en una de las primeras mujeres que ingresaron a estudiar en la Universidad de Antioquia. "Me empujó mi padre, el primer feminista colombiano, que estuvo a punto de ser excomulgado por su tesis ‘Apuntes feministas’ y por su periódico, El Correo Liberal, que estaba prohibido leer. Cuando salí del colegio, me dijo: 'Si quiere plata, ¡trabaje!". Así que, entre los 17 y los 23 años, enseñé Castellano en la Escuela José Félix de Restrepo y Francés, en el Liceo de la Universidad de Antioquia".   
 Mientras tanto, culminaba con éxito su primera carrera, Filología y Literatura, y se adentraba más en la escritura y en la lectura, pues en su casa "estaba prohibido tener novio" y su padre insistía en decirle que ella era fea... Hasta que, en una fiesta para agasajar a un grupo de nadadores bogotanos, conoció al abogado Jorge Holguín Pombo, "el hombre más buen mozo de Colombia, y con una cultura francesa, que me tocó asumir".. entonces, se casó , y se trasladó a la Capital.  
 Allí, se dedicó a levantar a sus hijos, "siguiéndoles la corriente en todo" y animándolos a escribir, dibujar, bailar, viajar, estudiar, conocer gente y autoexplorarse.  
 Paralelamente, fue una de las primeras modelos de Colombia y trabajó en cinco programas de televisión, "todo en vivo y en directo, sin permiso a equivocarse, pues ¡no existan los videos!". En estas actividades, siempre sobresalió, gracias a que, según ella "hay que saber un poco de todo: Dibujo, Física, Geometría... no sólo para arreglar una casa, sino también para saber vestirse”. Y parece que su fórmula resultó, pues, en varias ocasiones, Mariluz fue escogida como una de las diez mujeres más elegantes del país. "Elegancia es sencillez", dice ella.  
 El tiempo le alcanzaba, además, para escribir todos los días una columna en "El Diario", fundado por su tío Eduardo Uribe Escobar, y para tomar clases de Pintura con el maestro David Manzur. En uno de esos días, se dio cuenta de que debía estudiar otra carrera, de que tenía que esforzarse por hacer algo nuevo, y, entonces, ingresó a estudiar Sicología.   
 Luego de graduarse, ejerció esta profesión, por muchos años, y, tras especializarse en "Expresión Corporal", trabajó en consultorios, universidades, colegios y se unió a entidades, como la International Transaccional Analysis Association, de San Francisco y la equivalente de Buenos Aires.   
 Hasta que... después de operarse del corazón, por parte y parte (una cirugía, después de la muerte de su hijo y de la de su esposo), encontró un escape en bailar tango y jazz. "Bailo casi diario, con maestros maravillosos. Pienso que la vida es para vivirla y no para llorarla, por trágica que sea, aún a través de enfermedades, crisis y de lo inevitable, muertes (...) El desafío es seguir adelante", asegura.   
 Además de una intensa labor social, en entidades como la Liga de Lucha Contra el Sida, está convencida de que escribir ha sido lo suyo siempre. Sus columnas en EL MUNDO, que se caracterizan por su pensamiento liberal y feminista y por su independencia, son su medio más eficaz para expresarse a la comunidad, "Me gusta mucho trabajar en EL MUNDO, porque nunca me han dicho: 'no escriba sobre tal cosa', ni me han tachado ningún renglón (...) Espero tener cada vez más lectores", agrega.  
 "Ahora, que el computador irónicamente reemplaza aquel objeto bello: el libro, del que nos podíamos inclusive enamorar, abrazarlo y dormir con él... pues me tocará hacer la página web www.mariluzuribe.com, con la que espero producir más de un insomnio (...) Pero me gustan los desafíos y, de cada uno de los horrores de diferentes especies que me han sucedido, he utilizado ese 'por la pica' de los paisas, para emprender una pequeña y dulce venganza, esa que llaman 'el placer de los dioses'", nos dijo.   
 Y, a propósito de placeres, afirma que: "Es sorprendente la cantidad de placeres que se pueden encontrar, si se los busca, si se sigue su propia ley: escogencia, responsabilidad, no límites (que tus límites sean sólo no hacer daño a los demás), vivir con la verdad, nunca con el engaño, y darse cuenta, ser consciente, de lo que uno hace o deja de hacer".  
 Hoy, vive en su apartamento de Bogotá, un poco bohemio, según le dicen. "Me gusta mucho vivir sola, no tener que 'marcar tarjeta' ni explicar nada", asegura. Y, como no le gusta 'quedarse sentada' y no cesa su avidez por aprender nuevas cosas y mantenerse actualizada, ha optado por estar cada vez más activa. Sus principales ocupaciones actuales son hacer traducciones, estudiar Alemán, escribir sus columnas en EL MUNDO, divulgar la obra de su hijo Jorge y, por sobre todo, gozar de sus dos grandes pasiones: ¡la Literatura y el Tango!  
    
    
  RECUADRO  
    
    
 LA CARTA PREMIADA  
    
 A DIOS, EN LA MUERTE DE MI HIJO  
    
    
    
    
    
 Dios: Te llevaste a mi niño, nuestro niño, el hijo de mi marido y mío, el hermano de su hermana, el amigo de sus amigos, el compañero de su amiga, el cuñado, el nieto, el tío, el sobrino; el profesor, el bailarín, el teatrero, el escritor, el dibujante...   
 Te hacía falta quién te llenara el cielo de cuadros coloridos, quién te escribiera cuentos y te los leyera, quién bailara y actuara para ti.  
 Quién te divirtiera con su ingenio, con su risa. Quién te ordenara y te decorara el cielo, quién hiciera las fiestas de bienvenida para todos los nuevos inquilinos.   
 Quién se encargara de los libros, las velas, la música, los postres, ¡y de mover la luna!  
 Quién diseñara lo que aún no se había inventado. Quién llenara ese vacío de santa monotonía, y acaso de falta de novedad que a lo mejor se respira por allá.   
 Jorge llegó con Pafi, su miquito de felpa, a barrer las nubes y a  
 poner las estrellas en su sitio. A sacudir la lluvia, a formar copos de nieve. Y a hacer que el sol brillara más claro con su propia transparencia.  
 Jorge llegó con su verdad, según tu voluntad. A conversar contigo. A oírte... y a que lo oyeras.  
 Una vez, él había escrito su "Oración a Diosesito", tú debes conocerla. Él te llamaba así, y escribía en su Diario: "Yo sabía que tenía que darle el regalo de mis danzas a la gente y a Diosesito".   
 He oído que mucha gente te da gracias a ti, Dios, por una cosa, otra y la de mas allá, pero esta vez toca que Tú, Dios, me las des a mí, o nuestra cuenta sigue pendiente.   
 Formal saludo, Mariluz  
    
    

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Artículos de Cultura
Comenta este artículo

Comentarios