Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 08:08
El Mundo, 10 de Marzo de 2009

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

En la columna “Una democracia secuestrada” (EL MUNDO, 27 de febrero), en la cual mi colega Víctor Arteaga insinúa que lo que mueve a los colombianos contra el terrorismo es el ánimo de venganza por el asesinato del padre del presidente Uribe, aquel columnista acusa a la derecha colombiana de ser “santandereana”.

Sería necesario comentar que, en primer lugar, el adjetivo que debería haber empleado es “santanderista” y no “santandereana” y, en segundo lugar, que, en la historia de Colombia, quienes se han identificado con Santander han sido los liberales, más orientados hacia la izquierda, y no los conservadores, más de derecha, que siempre se han asociado al ideario bolivariano.  Claro está que, para las juventudes, no sería difícil pensar que los “bolivarianos” son los comunistas, a causa de la imagen que pretenden mostrar las Farc y algunos presidentes suramericanos.

Y ya que mencionamos a Santander, me parece oportuna y necesaria la propuesta de la Academia de Historia de Norte de Santander de que en la sexta estrofa del Himno Nacional se haga menciôn de “el Hombre de las Leyes”, como ilustra El Tiempo (1 de marzo).

Sin embargo, no estoy de acuerdo con el texto de la modificación sugerida, la cual, según ese proyecto, quedaría: “Bolívar cruza el Andes que riegan dos océanos,/ espadas cual centellas fulguran en Junín/ Centauros indomables ascienden de los Llanos,/ y Santander encabeza de la epopeya el fin”.

El segundo hemistiquio del último verso, en el cual se menciona a Santander, es octosílabo y no heptasílabo, lo cual arruinaría el ritmo alejandrino del canto de Núñez, “el Regenerador”. Sería mejor si al “y Santander encabeza de la epopeya el fin”, se le suprimiera la “y” inicial, con lo cual se arreglaría la métrica, o que la palabra “encabeza” se sustituyera por otra de tres sílabas, como “comanda”, “conduce” o “dirige”.

En la nota dominical “Paisas con la fiebre caucana del siglo XIX” (El Colombiano, 1 de marzo), se enumera a los antioqueños que han ocupado la Presidencia de la República: “Carlos E. Restrepo, Marco Fidel Suárez, Pedro Ospina, Mariano Ospina, Rubén Piedrahíta, Belisario Betancurt (sic) y Álvaro Uribe” y se afirma que estos seis mandatarios han sido de filiación conservadora.

En primer lugar, deberíamos acotar que la lista a la que se refiere ese texto es sólo la de los antioqueños que han sido presidentes titulares. Por eso, es excusable que se omitan los nombres de aquellos que gobernaron apenas por pocos dîas (como Liborio Mejía, Francisco Antonio Obregón y hasta José Manuel Restrepo –quien no aceptó posesionarse), pero no que se haya olvidado a Juan de Dios Aranzazu, quien gobernó durante casi un año, de 1841 a 1842.

Además, habría que aclarar que el presidente Uribe es de origen liberal, partido al cual debe su carrera política, y que nunca ha militado en el conservatismo.

Acerca de Carlos E. Restrepo, teniendo en cuenta sus raíces, no creo que el periodista se equivoque al calificarlo de “conservador”, a pesar de que Restrepo (al igual que José Vicente Concha) ascendió al poder como representante de la llamada “Unión Republicana” (esta aclaración va también para algunos columnistas que han afirmado que Uribe es el primer presidente electo por fuera de los dos partidos tradicionales).

Por otra parte, es preciso comentar que el apellido del presidente Belisario es “Betancur” y no “Betancurt”; que al presidente Mariano Ospina ha debido agregársele el segundo apellido, Pérez, para que no sea confundido con su abuelo Mariano Ospina Rodríguez (también presidente, pero no antioqueño) y que el nombre con el que siempre se ha conocido al presidente “Pedro Ospina” es “Pedro Nel” y no “Pedro”, a secas (sería como llamar “Luis Galán” a Luis Carlos Galán).

Al respecto, me parece importante que esta nota haya incluido a Pedro Nel Ospina en la lista de presidentes antioqueños, a pesar de que diversos historiadores lo anoten como bogotano.

Pedro Nel bien puede llamarse antioqueño, pues su madre, la valerosa dama Enriqueta Vásquez J. (de quien valdría la pena escribir una biografía, como se lo he propuesto a su biznieta, mi queridísima amiga María Clara Ospina Hernández), era antioqueña; su esposa y prima hermana, Carolina Vásquez U., también lo era; sus hijos fueron antioqueños; falleció en Antioquia; su inmensa fortuna tuvo origen paisa (aunque luego la multiplicó en Córdoba), lo mismo que su capital político.

Aquellos que insisten en negar su antioqueñidad argumentan que Ospina nació en Bogotá, en el Palacio de San Carlos, de padre cundinamarqués (el entonces presidente Mariano Ospina R.), que fue criado en Centroamérica y educado en los Estados Unidos y en Europa y que cuando se radicó de nuevo en Colombia ya era todo un hombre.

Para Ignacio Arizmendi P., experto en nuestros presidentes, a Ospina habría que ubicarlo como nacido en una jurisdicción especial, el Palacio Presidencial, que no se consideraría dentro de ningún departamento en particular. DP: ¡Distrito Palaciego!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=110376&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1297

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios

Gentilicios del mundo 06/21/2011 10:59


muy buen articulo, hay muchos gentilicios en el mundo son practicamente infinitos