Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:52
El Mundo, 5 de Enero de 2009

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Los amantes de la Literatura Latinoamericana podríamos decir que, durante todo el 2008, estuvimos de fiesta, pues este año que termina ha tenido la feliz particularidad de estar cargado de importantes efemérides literarias de nuestro continente: los 80 años de García Márquez; los 85 del nacimiento y 10 de la muerte de Manuel Mejía; 60, de la primera edición de “El Túnel”, de Sábato, y 45, de la inmortal “Rayuela”, de Cortázar, y de “La ciudad y los perros”, de Vargas Llosa. Habría que destacar también que el Premio Planeta de este año fue recibido por otro grande del Boom, mi amigo Jorge Edwards.

Todo esto nos hace, obligatoriamente, regresar al estudio de la increíble propulsión que han tenido nuestra Letras, durante la última centuria.

Cuando, en una ocasión, un periodista inglés le preguntó a Jorge Luis Borges: “¿Qué opina usted del Boom Latinoamericano?”, el argentino respondió: “Bueno, pues yo apenas me estoy actualizando en la literatura anglosajona del siglo XVIII”. Con esta respuesta, Borges pretendía, irónicamente, ignorar que en aquel momento, luego de siglos de desprecio e ignorancia de la Literatura Latinoamericana, por parte del resto del mundo, finalmente era América Latina la cuna de los escritores más reconocidos, empezando por él mismo.

El proceso que llevaría a la gloria literaria de Hispanoamérica sería lento y costoso: su primer logro arrollador fue la creación e impulsión del Modernismo, por parte del nicaragüense Rubén Darío, quien atraparía la atención de los autores españoles y franceses y sería sucedido en su cenit por los poetas argentinos Francisco Luis Bernárdez y Leopoldo Lugones. Por aquellos tiempos, ya habían luchado por obtener el gajo de laurel otros latinoamericanos, como nuestros compatriotas J. Isaacs, J. A. Silva, J. M. Vargas Vila, J. E. Rivera... y los antioqueños P. Barba Jacob y T. Carrasquilla, de quienes el mundo podría conocer su grandeza, años después de su fallecimiento (aunque nunca han sido realmente famosos, como enfatizó, recientemente, Fernando Vallejo).

Fue apenas en 1945, cuando por primera vez se le concedió el Nóbel de Literatura a un escritor latinoamericano y, para aumentar la ruptura del paradigma, quien lo recibió fue una mujer: la chilena Lucila Godoy, mundialmente famosa con el nombre de Gabriela Mistral. Ella formaría parte de esa tríada formidable que, con Juana de Ibarbourou y Alfonsina Storni, demostraría la inteligencia, sensibilidad y profundidad poética de la mujer latinoamericana, que se había centrado en la ya policentenaria y polémica figura de Sor Juana Inés de la Cruz.

La maduración de nuestras Letras fue más notoria, en los años 60 cuando los escritores latinos se tomaron definitivamente los mayores certámenes y ferias de Literatura mundiales, los principales auditorios y las grandes editoriales: es esta la consolidación del que pasaría a la historia como el “Boom Latinoamericano”, nombre que describe acertadamente la explosión del intelecto de esta región, luego de tantísimo tiempo en la oscuridad.

Los autores norteamericanos también habían sido ignorados en Europa, hasta el decenio de 1920. La década de los sesenta fue prioritaria para la consolidación del prestigio universal de la literatura latinoamericana. Por su parte, la Literatura Colombiana comenzó a visibilizarse, cuando, en 1963, Manuel Mejía V. recibió, en España, el importante Premio Nadal. Dos años después, el mismo premio caería en manos del también colombiano Eduardo Caballero Calderón.

Poco después, en 1967 y 1971, respectivamente, el hecho de que Miguel Ángel Asturias y Pablo Neruda recibieran el Nobel de Literatura, contribuiría, indudablemente, a la fortaleza de nuestras Letras ante el mundo. Para entonces, ya estaba definido el grupo que conformaría el Boom y que tendría como máximos exponentes a Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo, Jorge Luis Borges, Carlos Fuentes, Ernesto Sábato, Octavio Paz y Julio Cortázar, seguidos por Augusto Monterroso, Alfredo Bryce Echenique, Mario Benedetti, Manuel Puig, Adolfo Bioy Casares, Arturo Uslar Pietri y el colombiano Álvaro Mutis Y el mundo sabría enaltecer a esta generación al conceder el Nóbel a dos de sus mayores exponentes: Gabriel García Márquez y Octavio Paz.

Desde aquel momento de “efervescencia y calor”, como diría el Libertador, no han cesado de surgir grandes poetas y novelistas latinoamericanos y de ser acatados y gozar de enorme prestigio en todo el Orbe. Colombia cuenta con el gran trío de Gabriel García Márquez, Álvaro Mutis y Fernando Vallejo, todos residentes en México. Nuestras esperanzas están hoy puestas en jóvenes que son ya una realidad, como Héctor Abad, Ricardo Silva, Juan Carlos Botero, Mario Mendoza, Efraim Medina, Santiago Gamboa, Nahum Montt, Fernando Quiroz y Jaime Espinal. Habrá que ver...

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=104624&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1228

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios