Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:49
El Mundo, 16 de Diciembre de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

La semana pasada, el Museo de Arte Moderno de Medellín rindió un sentido homenaje a la memoria de la pintora Ethel Gilmour (norteamericana pero “antioqueñísima”), quien falleció el pasado mes de septiembre. El acto fue aprovechado para inaugurar el mural de Ethel “La Virgen de Giotto en Medellín”, terminado 15 días antes de su deceso. Además de un proceso gráfico que venía adelantando, este mural es su última obra.

Esta creación hace parte de un programa de intervención espacial efímera que ha implementado recientemente el MAMM y que ha bautizado con el nombre de “El Muro”. De acuerdo con las directrices de esta actividad, los murales participantes sólo pueden estar expuestos durante 3 meses, luego de los cuales deberán ser borrados, para dar paso a nuevas “experiencias artísticas” sobre el mismo muro.

Según me comenta el curador del Museo, el también artista Óscar Roldán, la nueva “Virgen paisa” de Ethel, de 2.5 x 3.8 metros, fue diseñada a partir de una obra suya un formato medio que lleva el mismo nombre, lo que la convierte en una versión ampliada y, claramente, en un nuevo original. La ejecución la hizo el taller de Libardo Ruiz, el cual ya había acompañado a Ethel en varios proyectos, como la magnífica “María Auxiliadora” de la Estación Itagüí del Metro (tema con el que se apasionó esta artista y cuyas obras escogió Fernando Vallejo para la carátula de “La Virgen de los Sicarios” –por cierto, Ethel fue una de las pocas personas a quienes visitó Vallejo, cuando regresó a Medellín, el pasado mayo).

Volviendo al mural, la idea de esta producción entusiasmaba tanto a nuestra artista, que, a pesar de las dolencias propias del cáncer que la aquejaba, decidió ponerse al frente de la dirección de la misma, con minucioso control e intervención en todos los detalles, hasta su finalización.

Esto nos lleva a pensar que, a pesar de que, aunque Ethel había aceptado que el mural se suprimiera posteriormente, el Museo debería contemplar seriamente el conservar la obra.

Cuando le manifesté esta reflexión al curador Roldán, me respondió que el Museo haría una excepción en este caso y dejaría “vivir” la obra, durante 6 meses, pero que, ineluctablemente, al cabo de este lapso, sería eliminada.

El curador expresó, además, que: “Cabe aclarar que la obra será registrada profesionalmente para poder replicarla en cualquier momento, además de quedar consignada en la memoria del MAMM y poder ser editada en los recuentos periódicos proyectados”.

¿Para qué reproducirla ulteriormente, si la comunidad ya cuenta con esta obra, en formato gigante, dirigida y supervisada por la artista en persona?
La importancia de que el MAMM haga lo pertinente para que esta obra permanezca entre el patrimonio cultural de los medellinenses se hace mayor, al considerar que esta artista fue cofundadora de ese mismo museo y que, como comentábamos, se trata de la última obra de quien bien puede compartir con Débora Arango y Dora Ramírez, el título de la principal mujer en las Artes de Antioquia.

Hay que considerar, además que el MAMM, que está próximo a estrenar una amplísima nueva sede, podría encontrar allí un espacio para continuar con el proyecto de ”El Muro”, por lo cual la conservación de la obra de Ethel tampoco perjudicaría el desarrollo de esa iniciativa, que, por cierto no está tan consolidada como para pensar que el muro actual es el único que puede intervenirse, pues antes de Ethel, el único artista que había participado fue Aníbal Vallejo G., con su “ Myne name is Lubbertd Das”.

Ethel sentía un enorme afecto por el MAMM. Recuerdo que, una tarde en su museo-apartamento en el Parque de Bolívar, comiendo palitos de queso con su inseparable esposo, Jorge Uribe, y con el doctor Jorge Rodríguez Arbeláez, manifestó que, para ella, la principal de sus exposiciones fue la que hizo en ese museo, en 1997 (que incluyó el lanzamiento del bellísimo libro sobre su obra, publicado por Eafit). Para entonces, Ethel, que era master nada menos que del Pratt Institute de Nueva York, había presentado su obra en más de un centenar de muestras en Colombia, Estados Unidos, Inglaterra, Holanda, Grecia, Bélgica, Chile y otros países.

Su última aparición en público fue en agosto, cuando la vimos invitar a la gente a “no perder la poesía”, en el lanzamiento del libro “Nosotros, Vosotros, Ellos”, en el cual Félix Ángel se encarga de describir la importancia de la generación de artistas antioqueños de los años 70, de la cual ella fue figura excepcional. Días después, poco antes de su viaje definitivo, estuve en su casa para entregarle mi libro “El Color en el Arte Colombiano”, en el cual la exalto como una de las más atrevidas e innovadoras coloristas de nuestra patria.

Ethel se nos fue, pero, además del gratísimo recuerdo que nos deja, nos queda su obra, valiosísima, que debemos preservar y proteger como merece.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=103449&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1210

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios