Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 07:23


Omar Rayo, Sergio Esteban Vélez y María Helena Uribe de Estrada.  Medellín, 2005


SERGIO ESTEBAN VÉLEZ
El Mundo, 5 de Septiembre de 2008


Por estos días, la escritora antio queña María Helena Uribe de Estrada está celebrando sus 80 años de edad. A pesar de haberse alejado, desde hace años, de la vida pública, María Helena sigue siendo recordada como una de las primeras (y mejores) mujeres en nuestra Literatura.

Nacida en Medellín, en 1928, su pasión por las Letras no es gratuita, pues la casa de sus cultos padres, Gustavo Uribe Escobar (quien fuera rector de la Universidad de Antioquia) y Rosita Echavarría Misas, y las de sus tíos (los mayores benefactores del Arte en Antioquia, en su momento) siempre fueron lugares de encuentro de los principales personajes de nuestro departamento. Y ese interés familiar por aunar y respaldar a los trabajadores de la cultura, en pos de un país mejor, se le quedó marcado para siempre y por eso, cuando estableció su hogar con el doctor Leonel Estrada, su casa se convirtió en el santuario de todos los artistas. Por allí pasaron Fernando Botero, Alejandro Obregón, David Manzur, Enrique Grau, Marta Traba y todo aquel que se considerase importante en nuestra cultura. Leonel Estrada y María Helena Uribe y sus amigos entrañables Justo Arosemena y Olga Elena Mattei fueron las parejas estelares de la cultura en Medellín, en los años 60, y de sus energías visionarias (y de las de otros líderes de igual valía), queda el legado de una Antioquia que se esfuerza por la civilidad y la paz, a través de las Artes. Pero ya, en otra columna, hablaremos de los méritos inmensos del doctor Estrada, al cual debemos la inicial propulsión y apertura de nuestro medio al Arte Contemporáneo.

Y, en el campo de las Letras, María Helena Uribe ha descollado, como autora de obras de excelencia, como “Polvo y ceniza” y “Reptil en el tiempo”; que le han asegurado ya un lugar de privilegio en la nómina de nuestras mujeres de mayor talento. La estilística de estos libros la hizo acreedora del elogio unánime de la crítica literaria del país, especialmente de autores como Carlos Castro Saavedra y Manuel Mejía Vallejo, quien, en un comentario en “El Colombiano”, aseguró que ella era “la mejor novelista de Colombia”. Considero oportuno transcribir el siguiente comentario del maestro Fernando González, sobre “Polvo y ceniza”, que, por venir de quien viene, es prenda de la altura literaria de María Helena: “Este es el libro de la sabiduría. Usted es vasca, usted es minera; rompe, cava, desgarra en la apariencia, para hallar al que está escondido y es inefable. Por eso, usted es tenaz en agotar las palabras, en bombardear las imágenes”.


María Helena Uribe de Estrada, Sergio Esteban Vélez,
José Gutiérrez Gómez y Olga Elena Mattei.  1999

Y, justamente, fue tal la fruición de María Helena con la obra del maestro González, que, por años, sacrificó su propia vid, para dedicarse a desentrañar la obra de aquel filósofo inmensurable. Su obsesión por el trabajo de González la llevó a escribir y a publicar 3 libros sobre aquel pensador “profundo, agudo, arbitrario, independiente, profético”, como decía el hombre cívico del Valle Alfonso Bonilla Aragón, quien comentó, alguna vez, acerca de las exploraciones de María Helena sobre ese trascendental envigadeño: “No creía yo que hubiera en Colombia una mujer capaz de enfrentarse al ‘problema de Fernando González’ con tanto conocimiento y tanta lucidez. Escribir esos ensayos requería lectura y relectura de 20 libros difíciles, de muchos ensayos y artículos y reconstrucción de las plurales charlas con el maestro. Todo esto lo logró en la exacta medida y así pudo darnos, sin pedanterías ni pretensiones, un Fernando González en toda su verdad”. Cuando el doctor Bonilla hace referencia a la relectura que María Helena hiciera de los libros de Fernando, ignora que, además, se auto-obligó a la tarea de ¡sentarse a digitar en el computador todos los libros de Fernando! “Para que se me grabaran en el subconsciente”, como me comentó la autora hace unos años, cuando ella y su digno esposo fueron unos de los miembros más apreciados de la Academia Antioqueña de Letras.

No nos alcanzaría el espacio para ahondar en la profunda espiritualidad de esta escritora y de sus interesantes indagaciones sobre el Creador, la Virgen María y los ángeles, entre otros. Sólo nos resta, pues, invitar a los estudiosos de nuestra Literatura a analizar la producción de esta escritora, en un momento tan oportuno como es este significativo aniversario.
***
No se pueden perder la exposición de Margarita Vélez, en el Hotel Belfort. Esta joven artista se perfila ya como una de las mejores pintoras antioqueñas del siglo XXI. Original, satírica y metafórica, pero sin caer en la estupidez y en la extravagancia de muchos de los artistas jóvenes de nuestros días. Su obra merece el respaldo y el impulso de los curadores y conocedores. Ya varias galerías internacionales la tienen en la mira... No tienen pretexto para no darle un vistazo, pues la muestra estará colgada hasta el 25 de octubre.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=94560&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=1108

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios