Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 06:21
El Mundo, 23 de Mayo de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Los lectores de la prensa colombiana estamos condenados a ser testigos de un constante desfile de “montañeros malparlantes". Para los defensores del idioma y de la ortografía, son un continuo disgusto los numerosos errores de redacción de los periodistas.

Cuando alguien decide consagrarse al Periodismo, debe estar consciente de que se convierte en referente del lenguaje de la comunidad, que acata y toma por correctas las formas lingüísticas utilizadas por quienes, se supone, manejan el idioma.

Más de una vez se han popularizado expresiones erradas, a causa de que periodistas las han empleado repetidamente. ¡Y ni hablar cuando, en la televisión, el papel de divulgar la información se les encomienda a modelos o a reinas! Aunque, muchas veces, las reinas, generalmente egresadas de muy buenos colegios, hablan mejor que los periodistas, quienes, a pesar de que dedican 5 años al estudio de este oficio, no reciben una formación que haga hincapié en que aprendan a usar el lenguaje, la gramática y la sintaxis correctamente.

Hace mucha falta que, en todos los semestres de esta carrera universitaria, haya una asignatura de Ortografía y Redacción y que, para poder graduarse, los estudiantes deban aprobar, con un mínimo de 4 sobre 5, varias pruebas de estas materias.

En un país en el cual, progresista y democráticamente, se ha establecido el fenómeno de la “movilidad social ascendente", es importantísimo que se eduque a los jóvenes de orígenes pueblerinos, quienes todavía hablan el lenguaje campesino de los personajes de Carrasquilla, como frecuentemente se expresan en la televisión gobernantes, académicos, médicos, etc., (sin mencionar los casos que demuestran que el parlache está permeando todos los estratos).

Para rematar, muchos medios impresos han optado por soslayar la figura del corrector de estilo y han decidido confiar en el poco seguro examinador ortográfico del computador, que, al no ser ente pensante y no poder estudiar cada caso, jamás podrá ser un soporte adecuado.

Veamos:
El Observador (16 de mayo). En entrevista a Amparo Grisales, se transcribe: “Pero si le puede dar un cambio a otras personas...". En ese caso, como el sí es un afirmativo y como personas es un acusativo en plural, lo correcto sería: “Pero sí (con tilde) les (con s) puede dar un cambio a otras personas". Se repite el error, pocas líneas después, en: “Pero si hay unos que te marcan..." y, falla similar: “A mi me marcó...". Nuevamente, confunde el sí afirmativo con el condicional (por ejemplo: si me dejas, me muero), y un mí con tilde, un pronombre personal, con un determinante posesivo (mi carro, mi casa...). Y como mi, si y le son correctos, pero en otras situaciones, el corrector del computador no hace ningún aviso de error.

Más adelante, en entrevista con el cantante Fonseca, se lee: “Me gusta que hayan cambios". Lo correcto: “Me gusta que haya cambios". Como hayan también es válido en otras circunstancias (como “cuando hayan terminado, me avisan"), el corrector del computador tampoco reacciona.

En la misma publicación, el actor Óscar Borda responde: “A la final le gustó...". Este mismo error lo cometió, en “La Virgen de los Sicarios", el sicario Alexis, ante lo cual, F. Vallejo, autopersonificándose, lo reprende: "Se dice al final" (en la novela, aquel personaje no parece inmutarse cuando su “niño" amado asesina a mujeres embarazadas, pero no puede soportar que cometa errores gramaticales).

Parecido al hayan al que hicimos alusión líneas atrás es el “¡Habrán tantas verdades cuántos seamos!", que anota el doctor Fernando Uribe Restrepo, en su columna de EL MUNDO (14 de mayo). Sorprende en él, uno de nuestros mayores jurisconsultos. Este habrán, que en este caso debe ser habrá, es correcto en otras oraciones, como: “Para entonces, ellos ya se habrán dormido". Y el cuantos, en este caso, no lleva tilde, porque no es interrogativo.

¡Ni hablar del tardiar, que menciona “Gente" del pasado sábado!

En El Colombiano (18 de mayo, pág. 5C), un cirujano plástico (hijo de una famosa columnista) responde: “Es un riesgo de la cirugía que deben de saber los pacientes". En este caso, nos quedamos sin saber a qué se refiere el galeno, pues, si utiliza el deben de, que es propio de la dubitación, lo que querría decir sería: “es un riesgo que es posible que sepan los pacientes". Pero suponemos que el facultativo se refiere a que es necesario que los pacientes conozcan este riesgo, por lo cual es preciso que diga, en vez de deben de, un deben saber, imperativo (sin de).

Por cierto, cuando los entrevistados cometen errores de este tipo, el periodista debe corregirlos al transcribir.

Los periódicos, que muchas veces publican notas en las que dicen que “no responden" por las opiniones de los columnistas, deberían advertir también que no son responsables de la incompetencia lingüística de sus periodistas. Amén.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=85235&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=998

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios