Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 06:10
El Mundo, 2 de Mayo de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Gracias a un nuevo fallo de la Corte Constitucional, las parejas del mismo sexo estarán en igualdad de condiciones que las heterosexuales, en materia de pensiones. Anteriormente, la Corte ya se había pronunciado a favor de la afiliación de estas parejas al régimen contributivo de Salud.

Esta victoria de los defensores de las libertades individuales, bajo la guía de las preceptivas de la ONU, se debe en gran medida a los líderes del Partido Liberal, que han trabajado asiduamente por crear un ambiente propicio para estos cambios legales y de pensamiento.

Poco habría podido avanzarse sin la entrega a esta causa de Virgilio Barco I. y Felipe Zuleta Lleras, quienes heredaron la fuerza de sus ilustres padres para defender el ideario que por casi 160 años ha guiado al Liberalismo.

También descuella la actuación del ex presidente Alfonso López M., quien hasta el fin de sus días pronunció sendos discursos y escribió columnas en pos de finiquitar la discriminación contra las parejas gays y, ante la posición de Enrique Gómez Hurtado (tan intolerante, a pesar de que su sobrino Mauricio, el nieto de Laureano, “salió del clóset”), no se cansó de repetir que, justamente en la visión frente a este tema, era donde se apreciaban claramente las diferencias entre el Partido Liberal y el Conservador.

El ex presidente Gaviria, director único del Liberalismo, tampoco ha sido indiferente ante esta materia y, haciendo a un lado cualquier temor de lo que pudiera surgir y sin detenerse ante la opinión de los antagonizantes, ha recalcado su apoyo progresista a los derechos que deben cobijar a estas parejas.

Según diversos estudios, más del 10% de la población es homosexual. En nuestro país, esa comunidad, además de la discriminación por parte de un importante sector del grupo social, ha sufrido la indiferencia del Estado, el cual, constitucionalmente, defiende el libre desarrollo de la personalidad, pero no se había atrevido a proteger a las parejas del mismo sexo, ignorando que uno de los derechos esenciales y una de las mayores metas de toda persona es unirse en pareja y formar un hogar.

Pensando en la igualdad que prevé la Constitución y en la justicia y protección social que anhelamos todos, desde hace años, diversos congresistas (P. Córdoba, C. Gaviria, M. Londoño, Á. Araújo, la bancada de Cambio Radical –comandada por un nieto de Carlos Lleras-, con el apoyo del Liberalismo) han presentado proyectos, ante ambas cámaras, para lograr que, si las innumerables parejas homosexuales no pueden casarse, por lo menos tengan un régimen de bienes en común parecido al de la sociedad conyugal, que permita al miembro menos pudiente de la pareja no quedar en la absoluta desprotección al morir su compañero o finalizar la relación.

Todas estas iniciativas han sido hundidas, ante el temor de convertir a Colombia en una “nueva Sodoma”, infundido por quienes señalan al homosexualismo como aberración, vicio antinatural, desvío, patología y pecado, causante hasta de la mismísima caída de los imperios griego y romano –de este argumento se burlaría A. Aguirre, en su columna de “Cromos”-.

“Hay una clara separación entre sexualidad y reproducción”, dijo A. de Fluviá, pero los contradictores de la nueva sentencia de la Corte han convertido la interpretación literal del art. 42 de la Carta en su caballito de batalla para tratar de descalificarla.

Ejemplo del pensamiento de estos es un salvamento de voto del magistrado José G. Hernández, en 1996, en el cual manifestó que “Mal podría admitirse el homosexualismo como origen válido de la familia, que está basada en la procreación. La permisividad en materia de uniones con pretensión de ‘conformar familia’, establecidas entre homosexuales atenta contra la idea de familia, pues tales uniones fracasan respecto de uno de los fines primordiales del matrimonio y de la unión libre: la propagación de la especie humana a través de la procreación”. Para muchos, es increíble que todavía haya quien considere que el fin principal de la relación amorosa es la procreación y no el sentimiento del amor, la ternura, el acompañamiento y la realización emocional.

A través de la sentencia, Colombia avanza hacia el respeto y la pluralidad, desde la legislación. Pero todavía faltan muchas providencias acerca de otros ítems referentes a la población homosexual y, lo más importante, despertar conciencia en la comunidad de la “naturaleza creacional” de la diversidad sexual.

Se aproxima el día en que conoceremos la victoria de quienes han luchado por la equidad, batalla que ha causado tanta polémica como la emancipación de la mujer en el siglo pasado. Y como aseguraron, en 1996, acerca de este tema, los magistrados Eduardo Cifuentes y Vladimiro Naranjo: “No puede esperarse que el expediente fácil de una interpretación analógica sustituya lo que debe ser fruto de una decidida y valerosa lucha política”.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=83389&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=977

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios