Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 05:46

El Mundo,  25 de Abril de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

En estos días, en los que, con ocasión del fallecimiento del “cardenal intelectual” Alfonso López Trujillo, se han multiplicado los rumores contra su honra, que se han convertido en tema obligatorio de las conversaciones de los medellinenses, es indispensable que alguien, en pos de la justicia, enfrente el asunto y salga en defensa de la verdad, especialmente cuando el acusado ya no puede controvertir las inculpaciones que se le atribuyen.

A pesar de que, en la calle, la gente desocupada, como áspid venenoso y egoísta, no hace más que vilipendiar, en infames cuchicheos, a quien, muy probablemente, ya goza de la anhelada Paz Eterna, no puedo menos que reconocer que los medios de comunicación han actuado con toda la responsabilidad del caso, al resaltar, como es debido, el liderazgo mundial, la reciedumbre moral y las obras que deja el purpurado, y no se han dejado permear por los pasquines y libros, de diversos autores, que, durante casi 30 años, se han publicado para manchar la reputación de este pastor.

Hasta el motivo de la muerte del prelado ha sido blanco de polémica. No faltó quien, antes del deceso, enviara una carta al Romano Pontífice, en la cual, con evidencias dudosas, aseguraba que este mitrado colombiano estaba infectado con VIH y que en su cuerpo podía apreciarse claramente la impronta del Sarcoma de Kapossi, propio de quienes están en la etapa terminal de este mal (seguramente, esa misiva fue producto de aquellos que no encontraban razón en el llamado de este apóstol, para que la grey de la catolicidad, especialmente el pueblo de África, dejara de usar condones, pues, según sus investigaciones, este mecanismo no era seguro para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual).

¿Qué pudo sentir Su Eminencia, al ser objeto de tales vituperios? Mi llorado confesor, Monseñor Juan Botero R., me comentó alguna vez que el ilustre cardenal, de quien fue gran colaborador, amigo y asiduo corresponsal, en vez de entablar demandas por Injuria y Calumnia, había preferido perdonar a todos los que lo ofendieron y orar por sus difamadores (al igual que Don Bosco, quien sufrió en silencio, ante acusaciones similares). Este perdón es, sin duda, la mayor muestra de la grandeza de su espíritu, que confiaba solamente en el veredicto de la Justicia Divina y “sabía querer”, como recuerda el Pbro. Diego Uribe C. (EL MUNDO, 21 de abril).

Aquellos que conocen de cerca las dimensiones de su pastoral, no dudan en dar testimonio de la integridad de este “ministro de la familia”, como fue llamado, luego de que exhortó a los divorciados involucrados en nuevas uniones a regresar al matrimonio inicial. Uno de sus amigos y compañeros de lucha, el presidente de la República, Álvaro Uribe, ha hecho énfasis en que: “Fiel a la misión del pastor, vivió en coherencia, virtudes humanas y espirituales, que lo ubicaron como un líder religioso, valiente y piadoso. Ejemplo para las generaciones futuras” (...) “defensor de la sana doctrina cristiana, que lo llevó a advertir de los riesgos en la Teología de la Liberación” e hizo un llamado a “todos los fieles católicos a seguir las enseñanzas del cardenal López Trujillo, propias de un siervo bueno y fiel”.

En una página de internet, el activista de las minorías sexuales Manuel Bermúdez se atreve a asegurar que se habla de: “sacerdotes desaparecidos, desvinculados de la iglesia o arrinconados a parroquias muertas, por haber visto o por poner en duda las legalidades de su Monseñor (López Trujillo). Uno de ellos, reside en una humilde casa a la entrada de los grandes barrios del Sur de Medellín, pero no se atreve a entregar a la prensa el cerro de datos, mesas llenas de documentos, que recopilan las barbaries del monseñor a través de su reinado”.

Desde esta columna, lo inquiero y lo invito a que muestre a la opinión pública tales pruebas y a que, si no lo hace, rectifique y reconozca su proceder malintencionado.

Igualmente, confrontamos a todos los que, en sus comentarios y escritos, no rebajan al Cardenal de corruptor de menores, ladrón, aliado del narcotráfico, experto manipulador, encubridor, organizador de bacanales, soberbio y excluyente, entre la interminable serie de epítetos que se le adjudican “olímpicamente” y que nadie, nunca, ha podido probar, los cuales hemos mencionado, porque no nos da miedo a desafiar la falacia: “El que nada debe, nada teme”.

Esperamos que quienes se ensañaron en quitarle la paz de su profunda espiritualidad a aquel pregonador de “la verdad por la caridad” estén hoy compungidos con el remordimiento de saber que causaron tanto dolor a quien entregó su vida a la promulgación de la prístina doctrina cristiana.

Al final, siempre la verdad prevalece... ¡Bien por la objetividad de la prensa y por quienes no se dejaron meter “tanto embuchado”!

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=82844&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=970

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios