Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 05:17
El Mundo, 1 de Febrero de 2008

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Apropósitodel sesquicentenario del nacimiento de don Tomás Carrasquilla, he estado releyendo sus fascinantes obras, y he comenzado este recorrido con la magistral “La marquesa de Yolombó”, tal vez la mejor novela que se ha escrito en Antioquia.

Esta obra inmensa narra la historia de doña Bárbara Caballero y Alzate, Marquesa de Yolombó, quien supuestamente vivió entre los siglos XVIII y XIX y fue gran empresaria aurífera del Nordeste Antioqueño.

Describe deliciosamente las costumbres antioqueñas de aquellos tiempos y hace mención, además, de importantes sucesos históricos, tanto de las vidas de los reyes europeos, como del desarrollo de la Independencia de Colombia.

Carrasquilla, magnífico en sus descripciones, muestra detalladamente el ambiente religioso, económico y social de la época; la vida de los nobles y los esclavos; critica a la sociedad enredadora y pacata, y hace una apología al trabajo manual inteligente con el cual los antioqueños, hijos de españoles, explotaron sus tierras y se enriquecieron, a la par que sembraban el progreso en las regiones.

Siempre genial, en su papel de narrador omnisciente ostenta su maestría y exquisitez en la utilización del idioma; mientras que en los diálogos, hace una viva réplica del lenguaje campesino (paleto) de los habitantes de Antioquia de la época, el cual varía según la condición del personaje, ya sea el español venido a América, el campesino antioqueño, el esclavo o el intelectual. Cuando Kurt Levy vino por primera vez a Colombia, para ahondar sus estudios sobre Carrasquilla, llegó primero a Barranquilla, y allí no encontró a nadie que hablara parecido a los personajes de don Tomás; siguió luego en travesía por varias poblaciones ribereñas del Magdalena, y tampoco encontró muestra alguna del estilo verbal en referencia, pero cuando ya estaba desolado, con deseos de devolverse a Canadá, pensando que había perdido el tiempo... llegó a Antioquia, y se maravilló al ver que aquí todavía guardamos el tesoro de las formas lingüísticas que don Tomás se propuso inmortalizar.

Para la escritura de la novela, don Tomás tuvo como fuente principal a su bisabuelo materno, don Martín Moreno Caballero, quien presenció los sucesos descritos en el relato. Con respecto a esto, escribió que: “Dirá usted que de dónde y cuándo saqué yo tanta cosa y tantas vejeces. Le diré: alcancé a mi padre Martín, tanto, que yo tenía 11 años, cuando él cumplió 97. Yo vivía pegado a él como un perrito. Mi abuelo Naranjo, sin haber sido testigo presencial de esos episodios, vivió enterado en todo y por todo; era viejo inteligente, erudito y de mucha lectura... me encargó, eso sí, que ya que me había metido a novelista, novelara algo sobre Yolombó y su marquesa”.

El autor, cosa extraña en su tiempo, repudia el machismo característico de entonces, al narrar cómo una dama joven y noble, a pesar del escándalo social, se dedica al trabajo duro y logra convertirse en la mujer más rica de la región; aprende a leer, cosa inadmisible en una mujer virtuosa; y rompe con frecuencia los paradigmas impuestos. Carrasquilla es un espíritu liberal y muy irónico, pero muy respetuoso de Dios. Puede relatar del modo más simpático las cosas más trascendentales...

Para un antioqueño regionalista, esta sola lectura sería suficiente para justificar su orgullo paisa...

En 1928, Barba Jacob escribió sobre Carrasquilla: “Lo considero como la más brillante personalidad en nuestra novela y como uno de los más altos exponentes de este género literario en los pueblos latinos del Nuevo Mundo”. Palabras muy justas estas del mayor poeta de Antioquia, para el mayor de nuestros novelistas. Y, curiosamente, a pesar de que Barba residió casi toda su vida en el exterior, mantuvo buena amistad con don Tomás, con quien se dice que compartía costumbres sexuales, aunque el novelista no era desenfrenado como el poeta.

En este sesquicentenario debemos también exaltar al investigador Kurt Levy, quien fue el principal difusor de la obra de Carrasquilla en el mundo. Como Levy estaba tan enamorado de Antioquia, pidió que sus cenizas reposaran en esta tierra, y, cosa que casi nadie sabe, éstas se encuentran en un cajón del escritorio del benemérito doctor Jorge Rodríguez Arbeláez. Sea, pues, esta la ocasión para que el gobierno de Antioquia y la industria privada se unan para hacerle una tumba-monumento. Se lo cuento al oído, doctor Adolfo Arango, ya que usted se ha lucido, en su auto-impuesta tarea de promover el culto a la memoria y a la obra de su eminente tío.

El ex presidente Alberto Lleras, con toda razón, expresó: “¿Por qué Carrasquilla no tiene la admiración popular que debiera, por qué no se conoce su obra en todas partes, por qué no se destaca señera de nuestras letras, el náufrago asombroso del Siglo de Oro que cuenta los más admirables relatos de nuestra raza, en nuestra lengua, con nuestros sentimientos? En las Letras Españolas, son bien pocos los que lo alcanzan y no me atrevería a decir que algunos lo superen”.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=75492&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=885

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios