Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 05:03
El Mundo, 6 de Diciembre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

En medio del proceso de “Justi-cia y Paz”, en los últimos meses, los jefes de las autodefensas, y especialmente algunos de altísima creatividad criminal, han hecho escalofriantes confesiones (aparte de todas las demás atrocidades que conocemos, pero que no han sido declaradas hasta el momento) que hacen ver como insignificantes los hechos bélicos, sangrientos y criminales que han inspirado grandes obras de Arte como Guernica, de Picasso, y los sobrecogedores “Fusilamientos”, de Goya.

Estas confesiones, sumadas a las pruebas de supervivencia de algunos secuestrados, que, la semana pasada, hicieron conocer las FARC, y que nos hielan el alma y son, a pesar del silencio de sus protagonistas, el más hondo alarido de protesta por las inconcebibles torturas de aquellos asesinos, me hacen, sin embargo, evocar la obra de los extraordinarios grabadores europeos Jacques Callot y William Blake, que demostraron haber tenido la suficiente lucidez para representar la traumática realidad que les tocó vivir.

“Miserias y desgracias de la guerra”, es el título de la colección de dolorosos grabados del francés Jacques Callot (1592 – 1635). Presunto encargo del rey Luis XIII y de su poderoso consejero, el cardenal Richelieu, en pos de profesionalizar el ejército francés y dejar constancia del drama doloroso que vivió Francia durante la Guerra de los Treinta Años, estos grabados, de tanta vigencia para una Colombia que se desangra, muestran las batallas, las crueldades cometidas por los soldados, los saqueos en el campo y en la ciudad, el retiro de las tropas, los tremendos castigos que imponía el código penal, los fusilamientos, la hoguera, el furor de la muchedumbre, la situación de los enfermos y heridos que dejó la guerra, las revueltas que trajo el fin de la beligerancia, los inútiles tratados de paz y la corrupta distribución de recompensas.

Tal vez, el más famoso de estos grabados es aquel que hace ver un árbol, del cual penden unos treinta ahorcados, imagen siniestra que nos llega al tuétano y que podría complementarse con la frase de don Quijote a Sancho, cuando, al aproximarse a Barcelona, se toparon con los cadáveres de los ahorcados: “Aquí cada árbol tiene su racimo”.

Tan desconcertante como la obra de Callot es la del inglés William Blake (1757 – 1827), quien, aunque notable impresor, grabador e ilustrador, es mucho más famoso por sus poemas, que lo consagran como uno de los grandes de su generación. Su espíritu, onírico y poético, estaba muy conectado con lo metafísico.

Poco antes de la Revolución Francesa, el capitán John Gabriel Stedman viajó a Surinam, la incipientemente colonizada Guayana Holandesa, y pudo ser testigo de las aberrantes violaciones a la dignidad humana, que cometían los holandeses contra sus esclavos y que los hicieron merecedores de gran reputación como esclavistas desalmados. El capitán se acercó tanto a los negros, que llegó a enamorarse de una esclava llamada Joanna y, para dar a conocer los sufrimientos grandísimos de estas personas, escribió un libro estremecedor.

Una vez en Europa, ningún editor quiso imprimir la obra y tuvo presentarse la ayuda de un mentor, radical defensor de los derechos humanos, para hacer de público conocimiento la obra, para lo cual solicitó a Blake la realización de las ilustraciones en grabados, cuya denuncia de las prácticas monstruosas de los dueños de las plantaciones en contra de sus esclavos, sirvió de apoyo a las campañas antiesclavistas de la época y a la promulgación de la abolición de la esclavitud en Europa (para entonces, Gran Bretaña era una fuerte promotora del esclavismo).

Blake, que anteriormente había ilustrado otras obras relevantes, demostró su excelencia en los 16 grabados de este libro, en los cuales comenzó enseñando la naturaleza de la región, hasta llegar al tema de los negros y de los terribles castigos a los cuales eran sometidos, muchas veces por sus propios hermanos de raza, que fungían como capataces.

Y muchos otros pintores (el mundo, duele decirlo, no ha tenido un solo segundo de sosiego). han dejado testimonio de la pesadilla de las guerras de sus pueblos, a través de obras que son hoy consideradas entre las más grandes de la Historia del Arte. Gracias a la denuncia de estos artistas, algunos de los más aterradores hechos históricos han trascendido y han sido aprehendidos por millones de personas... Pero, paradójicamente, más poderoso es el subfondo oscuro del ser humano que, a pesar de estas lecciones, sigue empeñado en la incomprensible lógica de la guerra.

Después de recordar, a través de las memorias del Arte, las horribles crueldades y matanzas de la humanidad, en épocas ya “civilizadas”, me reafirmo en mi terror de que las maldades de los forajidos terroristas colombianos hacen palidecer a los más sanguinarios torturadores.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=71343&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=828

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios

Carolina | gravidanza 01/25/2012 20:44

los jueces y politicos son crueles