Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 04:45
El Mundo, 31 de Octubre de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Hace un par de años, en el apartamento del gran escritor Jorge Edwards (Premio Cervantes, 1999), en Santiago de Chile, al calor de unos vinos, este maestro latinoamericano abordó el tema de cómo la internet está permeando precipitadamente todos los fueros y todos los aspectos de la vida humana. Se quejaba de que, después de cumplir los 70 años de edad, le había tocado a él también entrar en la onda cibernética y decía sentirse vencido por este medio hostil para un escritor enamorado del papel.

Me aseguró que estaba decidido a cancelar su cuenta de e-mail. No soportaba más este mecanismo. Insistía en que no se podía permitir que el Arte fuese invadido por un medio tan frío como la internet, tan inerte per se, tan pobre para transmitir afectos y sensaciones.

Un año después, acerca de esto mismo, me escribía Pedro Gandolfo, crítico literario de “El Mercurio”: “Todo lo que aparece en e-mail pierde fuerza, se diluye, se desvanece. Será por la letra gris, el espacio en blanco... Pero comparados a la carta, la diferencia es abismal. En ella, incluso en la mecanografiada, hay una materialidad, hay huellas, restos del otro, de su persona, de su tarea manual”.

Pero, a pesar de estas humanísticas consideraciones, la internet cada vez gana más terreno en las Artes y las Letras, no sólo como medio para su divulgación y democratización, sino también como tema central de algunas producciones de elevada calidad.

Es el caso de la ópera “Las horas vacías”, de Ricardo Llorca, uno de los más reconocidos compositores españoles contemporáneos, ganador de numerosos premios y distinciones (como el Guggenheim y el Richard Rodgers) y autor de una nutrida obra, que se ha interpretado en los principales escenarios del mundo y le ha merecido los más altos elogios de la crítica internacional.

Sostengo correspondencia con este compositor, desde hace 3 años. El 4 de agosto de 2005, en uno de sus mensajes, Llorca me dejaba vislumbrar su nueva obra: “He estado totalmente aislado, durante dos meses, intentando concentrarme en mi nueva obra y la cosa está yendo muy lenta, aunque espero tener algunos bocetos terminados para diciembre y así poder buscar teatros y compañías interesadas en representarla. Se va a llamar “Las Horas Vacías” y es una Ópera-Monodrama (con texto hablado y partes cantadas) para soprano, coro, orquesta de cámara y percusión. El tema central es la soledad (...) Estoy escribiendo yo mismo el libreto. Es curioso, porque nunca había escrito un texto anteriormente y me ha sorprendido la facultad terapéutica que tiene...”.

Hoy, dos años después, la obra está concluida y ha sido estrenada, el pasado 7 de septiembre, en la Catedral de Berlín, en una gala producida por la Universität der Künste, la Coral de la Semana de Música Sacra de Berlín y la Orquesta del Julius Stern Institute.

“Las horas vacías” (con influencia, en su esquema, de “Il Telefono”, de Menotti y de “La voz humana”, de Poulenc) es la primera ópera sobre la red de redes y su composición demuestra, una vez más, que internet lo está envolviendo todo.

El autor, profesor de la Julliard School, de Nueva York, combina en ella técnicas tradicionales con elementos de música contemporánea y demuestra, una vez más, su constante interés en yuxtaponer estilos diversos, que logren una fusión de música atemporal. Las fuentes de inspiración estilística para este trabajo han sido ciertos motivos de la música del Renacimiento y elementos de la polifonía tradicional española, combinados con un lenguaje decididamente contemporáneo.

Se trata de un ensayo sobre la soledad, a través de una mujer adicta a internet, que vive encerrada en su propio mundo de fantasía.

Con esta ópera, el compositor ha intentado explorar uno de los estados psicológicos más comunes y más dolorosos que el ser humano puede experimentar: la soledad, la confusión entre el mundo real y el imaginario y la sensación de vacío en la que vive inmersa la materialista sociedad actual.

Este fenómeno de soledad – adicción a internet, es, justamente, uno de los problemas crecientes del desarrollo de la sociedad en red (según Wikipedia, Messenger -lanzado en 1999- tiene más de 130 millones de afiliados, que envían más de 2.500 millones de mensajes al día).

Aquí, se muestra esta compulsión, desde la mirada de las Altas Artes... La otra cara de la comunicación moderna. La faz que separa, que aleja. No hay miradas, ni roces de piel; ni besos, ni aromas; ni mucho menos la huella de alguna lágrima que haga correr la tinta... Sólo palabras, precisas y sintéticas, de desazón cibernética.

Esta obra nos muestra este fenómeno contemporáneo, de una manera más humana y realista, que cualquier libro de cualquier teórico, como Bericat y Castells, que tanto han ahondado en este estudio.

 

 


http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idedicion=792&idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=68319&imagen=070627080650sergio.jpg&vl=1&r=opinion.php

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios