Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : El blog de Sergio Esteban Vélez
  • El blog de Sergio Esteban Vélez
  • : En este sitio, la cultura es protagonista. Se puede apreciar lo mejor del arte y de la literatura colombiana, a través de entrevistas a sus mayores representantes y de más de un centenar de artículos sobre el trabajo de los mismos. También hay un espacio para la Historia, la Política y la Lingüística, además de una compilación de la obra poética que el autor ha desarrollado desde su niñez, cuando ya publicaba libros y era admirado en su país como "el Niño Poeta".
  • Contacto

Visitas

contador de visitas

Búsqueda

El color según los maestros

Guerra, Padura y Manet

17 mayo 2009 7 17 /05 /mayo /2009 03:34
El Mundo, 16 de Agosto de 2007

SERGIO ESTEBAN VÉLEZ

Hace unas semanas, en mi papel de anfitrión de un destacado columnista del Sur del Continente, lo llevé a conocer los sitios más interesantes de Medellín, en los que incluimos los parques bibliotecas que estrena la ciudad. Y, luego de examinarlos y explorarlos, mi amigo columnista exclamó:

“¡Pero si no son ni parques ni bibliotecas! No son parques, porque no tienen árboles, y no son bibliotecas, porque no tienen libros”.

Ante tal afirmación, cualquier paisa chauvinista podría sentir herido el orgullo recientemente inflamado por la inauguración de estos nuevos referentes de la ciudad, pero, si los visita y les hace una valoración objetiva, muy probablemente terminará de acuerdo con el crítico evaluador.

Con una inversión de más de 40.000 millones de pesos (dineros de EPM), se pensaría que estos lugares podrían convertirse en grandes propulsores de la Cultura en nuestros barrios. Sin embargo, sólo nos encontramos, aparte de los inmensos y vacíos corredores de concreto sin estucar y de las ludotecas, con unas grandes salas llenas de computadores y con otras muy pequeñas, con muy pocos libros (muchos de ellos no muy aptos para quien apenas se inicia en el camino de la pasión por la lectura). La biblioteca más robustecida es la de La Ladera, con 7.846 libros (la de cualquier colegio de clase media es más completa).

En pos de compararlas con las de Bogotá, me tomé el trabajo, antes de escribir esta columna, de visitar las nuevas megabibliotecas bogotanas y, para sorpresa mía, que pensaba que estas eran las inspiradoras de los parques bibliotecas, me encontré con unas edificaciones maravillosas, con salas y más salas de libros de todas las temáticas. La menor de ellas, la Virgilio Barco (con 15 floridas hectáreas y una inversión equivalente a la de dos de los parques bibliotecas) cuenta con más de 89.000 volúmenes y 115.502 usuarios, al mes. ¡Ustedes podrán juzgar!

En un caso como este, uno podría preguntarse si valía la pena hacer una inversión de tal envergadura, en un parque biblioteca sin libros y sin árboles, en Santo Domingo Savio, en vez de instalar muros de contención, en aquella montaña, de la cual tantas casas se están cayendo.

Las zonas “campestres” de estas construcciones, más parecen patios, que parques, y, en el caso de la de La Ladera, es difícil que tanto cemento crudo logre borrar la imagen depresiva que la comunidad tiene del lugar donde quedaba una prisión.

Si sabemos que la Arquitectura debe abordarse teniendo en cuenta una relación espacio-histórica-temporal, estas edificaciones, que parecen containers o bases militares, habrían podido hacerse con un diseño y unos materiales más propios de nuestra historia y de nuestra identidad. ¿Qué necesidad había de gastar millonadas, en moles de concreto de diseño antiestético y poco práctico?

Con esos recursos, si el Alcalde quería nuevos parques, habría podido comprar manzanas enteras, en los lugares más contaminados de la ciudad, y llenarlas de frondosa vegetación, o adquirir algunos de los pocos predios arborizados privados que quedan en esta urbe, para convertirlos en parques, antes de que los arrasen para levantar edificios, y, si quería bibliotecas, habría podido perfectamente construir más de 100, en diversos sectores de nuestras comunas, a un precio de 400 millones cada una. (¡Una biblioteca de 400 millones es sumamente buena!) Sin duda, las comunidades afianzarían un mucho mayor sentido de pertenencia frente a estas bibliotecas barriales.

Sin embargo, nuestra gente más humilde cuenta ya con una formidable red de bibliotecas públicas con magníficas colecciones que pueden utilizar y aprovechar. Están la Biblioteca Pública Piloto (la segunda más importante del país) y sus 6 filiales, las 3 bibliotecas populares, las 8 de la Secretaría de Cultura y las 12 del Área Metropolitana. Sin contar las excelentes bibliotecas que diversas entidades privadas han abierto para la comunidad. Las de Comfenalco, por ejemplo, son muy desarrolladas y viven repletas. Y ni hablar de las de Comfama, ¡que tienen más de 270.000 volúmenes! Nuestros niños y jóvenes, por su parte, se han visto beneficiados, desde hace muchos años, por las nutridas bibliotecas que hay en cada uno de los colegios públicos de la ciudad.

Y en cuanto a la apropiación que la comunidad está teniendo de los parques bibliotecas, me comentaba una escritora que, cuando se disponía a donar algunos libros para uno de ellos, indagó a la bibliotecaria, al ver la sala de lectura absolutamente vacía, sobre la regularidad y calidad de los lectores de la misma, a lo cual le respondió: “Aquí vienen los niños, a la ludoteca; algunos muchachos, a ver páginas de internet, y unos pocos ancianos, a leer sólo la prensa”.

http://www.elmundo.com/sitio/noticia_detalle.php?idcuerpo=1&dscuerpo=Sección%20A&idseccion=3&dsseccion=Opinión&idnoticia=61578&imagen=&vl=1&r=buscador.php&idedicion=715

Compartir este post

Repost 0
Published by Sergio Esteban Vélez - en Columnas de Opinión
Comenta este artículo

Comentarios